•  SP header 
  •  
  • Número 4/2001

                                                                                                                                                      4-2001 

  •  
  • La ONG de desarrollo ActionAid, del Reino Unido, presentó un recurso legal contra la práctica de la ayuda condicionada ante los órganos de la Unión Europea por considerar que, de no estimularse la participación de los países más pobres en el mercado de los contratos y las compras institucionales, muchos de los aspectos negativos del condicionamiento iban a seguir coartando su desarrollo.

    El paludismo es uno de los problemas sanitarios más graves del mundo. Según la OMS, cada año se registran entre 300 y 500 millones de casos, 90% de ellos en África. En octubre de 1998, la OMS, el UNICEF, el PNUD y el Banco Mundial emprendieron el programa Roll Back Malaria (RBM), con el propósito de reducir a la mitad la incidencia de esta enfermedad para el año 2010.

    El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) está promoviendo la capacidad empresarial digital y la formación de asociaciones en el sector privado. Entre otras iniciativas, el centro de compras del PNUD (Oficina de Servicios Interinstitucionales de Adquisición - OSIA), con sede en Dinamarca, creó un sitio web llamado UN Web Buy, al que tienen un fácil acceso todos los actores del campo humanitario (http://www.unwebbuy.org)

    Dar los primeros pasos en este mercado puede exigir mucho tiempo y esfuerzos. A continuación, proponemos algunas orientaciones prácticas para que las empresas de países en desarrollo eviten los obstáculos más frecuentes.

    Hendrik Roelofsen, nuevo Director de la División de Coordinación de la Cooperación Técnica del CCI, describe a continuación el programa «Favorecer el acceso de las empresas africanas al aprovisionamiento de las agencias internacionales de desarrollo».

    En todo el mundo, los organismos de asistencia internacional impulsan programas de desarrollo o de ayuda de urgencia para combatir la enfermedad, reducir la pobreza, fomentar el desarrollo económico y social, promover el respeto de los derechos humanos y proteger el medio ambiente. Estas iniciativas se traducen en la compra de bienes y servicios por valor de unos US$ 50.000 millones. Los criterios de compras que hoy aplican estos organismos están creando más oportunidades para las empresas de los países en desarrollo.

    En este artículo, los proveedores de países en desarrollo encontrarán indicaciones sobre algunas de las tendencias de las compras electrónicas en el ámbito humanitario, así como datos y direcciones útiles.

    Aumentar la capacidad comercial regional e internacional de los países en desarrollo es vital para asegurar su crecimiento y prosperidad. Pero las empresas nacionales no saben a menudo lo que deben hacer para operar fuera de sus fronteras.

    Día tras día, de algún rincón perdido del planeta donde se ha producido un conflicto o una catástrofe, o donde se lleva a cabo un programa de asistencia al desarrollo, nos llegan imágenes de la distribución de alimentos, material de albergue, medicamentos y otros suministros por los organismos de ayuda internacional. Lo que estas imágenes no nos dicen es que las compras de dichos suministros para la asistencia humanitaria y de desarrollo constituyen un gran segmento comercial, con transacciones por un valor total de unos US$ 50.000 millones al año. Dicho mercado, hasta ahora dominado por los países industrializados, ha comenzado a limitar la práctica de la ayuda «condicionada» o «vinculada» y abre grandes posibilidades a las empresas de países en desarrollo.

    Las compras de la comunidad humanitaria: un vasto mercadoEn 2000, los organismos de ayuda internacional compraron bienes y servicios por valor de unos US$ 50.000 millones, para proveer sus programas de socorro y desarrollo en todo el mundo. De este total, el sistema de las Naciones Unidas (NU) compró US$ 3.700 millones. Cada vez más extensa y diversa, la lista de bienes, equipo y productos básicos adquiridos por los organismos internacionales abarca desde granos, cereales y equipo agrícola hasta equipo sanitario y de suministro de agua, materiales de albergue y enseres domésticos, equipo médico, de transporte y de oficina y combustibles. Por ejemplo, el Fondo de las NU para la Infancia (UNICEF) compra cada año más de 2.500 productos y servicios en todo el mundo, pero sobre todo en África, Asia, América Latina y el Oriente Medio.

    Las ONG internacionales son interlocutores de peso en el mercado de los bienes y servicios para fines humanitarios. Cada año hacen en conjunto compras por cientos de millones de dólares a proveedores del mundo entero. Un ejemplo ilustrativo es el del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, que se esfuerza hoy por racionalizar las compras de suministros.

    Kaluworks, fabricante de utensilios de cocina de Nairobi (Kenya), ha suscrito un acuerdo a largo plazo con el ACNUR, el CICR, la FICR, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo Save the Children (Reino Unido).

    Jean-Claude Faure, Presidente del Comité de Ayuda al Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE/CAD), responde a nuestras preguntas sobre la reciente Recomendación de la OCDE en el sentido de poner fin al condicionamiento de la asistencia a los países menos adelantados (PMA).

    Listas de proveedores/licitadores en línea (algunas mediante pago) • Base de Datos Común de Naciones Unidas para Proveedores • AlertNet • ReliefWeb • DevBusiness • AidMatrix • Relief Guide • Official Development Assistance - Japón • Tenders on the Web • Business Information Publications • Tenders Direct • Aid-Funded Business International • Mbendi

    El caso de Spinners and Spinners, con sede en Nairobi (Kenya), ilustra tanto las oportunidades como las dificultades que los proveedores de países en desarrollo tienen en su trato con los organismos internacionales.

    Desvincular la ayuda que reciben los países menos adelantados (PMA) ha sido desde hace años una de las metas de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE). Una medida tomada recientemente podría aumentar la capacidad de los países más pobres para gastar una mayor parte de los fondos de asistencia en los mercados de su conveniencia, y no en los que les impongan los gobiernos donantes.