•  SP header 
  •  

    Viet Nam integra la defensa del comercio en su política

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2007, © Centro de Comercio Internacional

    La defensa del comercio requiere un sistema compartido y un buen entendimiento entre empresas y gobierno. El CCI ayudó al miembro más reciente de la OMC a sentar las bases.

    En enero de 2007, Viet Nam pasó a ser el miembro número 150 de la OMC, tras 11 años de preparación, entre ellos, ocho de negociaciones. En esa ocasión, Pascal Lamy, Director General de la OMC, encomió los "notables esfuerzos" realizados por Viet Nam para preparar su adhesión que, según dijo, "deberían servir de inspiración a todos nosotros". Formar parte de la OMC ayudará a Viet Nam a utilizar la apertura del comercio como motor de su desarrollo y su crecimiento económico.

    Truong Dinh Tuyen, Ministro de Comercio, afirmó que las negociaciones de adhesión a la OMC acompañaron muy de cerca las reformas económicas del país. "El acceso a la OMC plantea retos importantes para nuestra economía. Aun así, creemos que Viet Nam pondrá todo su empeño en desempeñar proactivamente su papel en el desarrollo del sistema comercial multilateral", declaró.

    Gestión de la nueva cancha



    El acceso a la OMC exigió grandes modificaciones de la legislación comercial de Viet Nam y, dado que sus barreras comerciales desaparecieron, el país tiene que protegerse para no ser víctima de prácticas comerciales injustas.

    La mayoría de los agentes comerciales clave recurre a instrumentos de defensa comercial (IDC), tales como medidas de salvaguardia, medidas antidumping y antisubvenciones cuyo uso se basa en reglas derivadas de los acuerdos de la OMC y permite que el país defienda a sus productores frente a importaciones subvencionadas o negociadas en forma injusta.

    Hasta hace poco, Viet Nam no disponía de legislación sobre medidas de defensa comercial y, por ende, tampoco tenía competencia alguna en la materia. En calidad de miembro de la OMC, ahora debe investigar y reaccionar frente a las medidas tomadas por otros países contra sus ramas de actividad económica. Las investigaciones relativas a los IDC pueden ser complejas y largas. A un sólido marco jurídico han de añadirse funcionarios capacitados con amplios conocimientos en la materia y un sector privado bien informado.

    Allí es donde el CCI jugó un papel clave y elaboró un proyecto con tres objetivos: mejorar el marco jurídico de los IDC (comprobando que cumplan con los requisitos de la OMC y estableciendo las condiciones previas para aplicarlos); capacitar a funcionarios en la aplicación de los mismos y concienciar a la comunidad empresarial al respecto.

    El proyecto fue cimentando la capacidad del gobierno y el sector empresarial en la materia. En primer lugar, se revisó la legislación de defensa comercial que fuera promulgada recientemente en Viet Nam y se crearon las plantillas de preguntas que son esenciales para la investigación sobre los IDC.

    Luego, el CCI capacitó a un grupo de representantes de los sectores público y privado organizando siete talleres en Hanoi y Ciudad Ho Chi Minh durante seis meses. Estos talleres eran secuenciales e iban nutriendo los conocimientos y la información de los participantes.

    "En cada taller, aumentaba el número de preguntas que iban siendo cada vez más concretas a medida que los participantes articulaban mejor sus pensamientos y las enmarcaban con mayor precisión", comenta Jean-Sébastien Roure del CCI que estuvo a cargo de los talleres. "Esa mayor confianza para preguntar implicaba que dominaban mejor los temas tratados."

    Personal del Departamento de Administración de Competencia viajó a Bruselas para participar en cursos de formación dictados por las autoridades de defensa comercial de la CE.

    También se creó una biblioteca sobre cuestiones relacionadas con los IDC para que los funcionarios vietnamitas tengan acceso a las últimas novedades en este campo.

    Lo ideal es un enfoque común



    Ya se trate de presentar una queja o responder a una investigación, la comunidad empresarial y las autoridades investigadoras deben coordinar sus enfoques. Este fue un mensaje clave que transmitió el CCI durante todo el proyecto. Los casos de defensa comercial son complejos y al no haber uniformidad en los procedimientos de investigación de los países, se complican aún más. Si trabajan juntos, el gobierno y el sector empresarial tienen más probabilidades de encontrar respuestas efectivas.

    Centrándose en las consecuencias empresariales de la política comercial, el CCI demostró que el sector empresarial debe participar a la hora de abordar asuntos de comercio injusto. La comunidad empresarial inicia el procedimiento solicitando que el gobierno investigue y los productores, importadores y exportadores locales responden a las solicitudes de información de las autoridades investigadoras.

    En este proyecto, que contribuyó a sentar las bases del marco jurídico de un régimen de IDC, se impartió la debida formación a un gran número de funcionarios del gobierno y representantes del sector privado. Debido a la complejidad de la tarea, la capacitación de recursos humanos en asuntos relacionados con los IDC es un proceso en constante evolución. El proyecto también propició una interacción más sólida y sostenible entre el Gobierno de Viet Nam y el sector privado en esta esfera. 

    Redactores: Natalie Domeisen, Julie-Anne Lee,
    Jean-Sébastien Roure y Christopher Simpson, CCI.