•  SP header 
  •  

    Una perspectiva "desde la base" : El salto digital en la pequeña empresa

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 3/2003

    Las estrategias nacionales deben centrarse en resolver los verdaderos problemas digitales de las pequeñas empresas que tratan de aprovechar las TIC.

    Hay que difundir más ampliamente las ventajas y mejoras que las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) pueden aportar a los países en desarrollo, y especialmente a las pequeñas y medianas empresas (PYME), motor de su crecimiento. Estimular el sector de las PYME es una estrategia inteligente cuando se trata de crear oportunidades económicas para los más desfavorecidos, sobre todo si se sabe que el espíritu de iniciativa contribuye incuestionablemente al crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

    Las PYME son a menudo el pilar del sector privado en los países en desarrollo, pues crean empleos y son un contribuyente importante a los recursos fiscales, los que a su vez financian la modernización de las infraestructuras básicas, escuelas y hospitales. Con frecuencia, las PYME son los únicos proveedores de empleo para millones de pobres en todo el mundo.

    Promesas del comercio-e

    Aunque las TIC podrían parecer superfluas, sobre todo cuando las PYME parecen necesitar buenos planes de negocios y capitales semilla, en vez de computadoras, la realidad es que la sociedad de la información hace necesaria la incorporación de al menos un cierto grado de uso de las TIC. Las que emplean adecuadamente las TIC ganan eficacia y acceso a mercados que antes eran inalcanzables.

    Muchos países en desarrollo no llegan a crear ni mantener un entorno favorable al crecimiento de las PYME y al empleo de las TIC. La falta de infraestructuras, desde caminos y electricidad hasta teléfonos y conexiones de internet, es una barrera generalmente insuperable. Por su parte, el régimen jurídico y normativo puede favorecer o entorpecer el desarrollo de las PYME y las TIC.

    Por ejemplo, las empresas pueden necesitar una tecnología o infraestructura cuya disponibilidad está restringida por la legislación vigente, como ocurre con el control o la prohibición de las conexiones vía satélite, o de la telefonía Voz sobre IP (VoIP). Otro ejemplo es el de las empresas basadas en las TIC, frenadas por las políticas fiscales o aduanerastecnologías informáticas o de servicios basados en las TIC.

    En los sectores donde el uso de las TIC no está regulado por la legislación y las normativas actuales, reina la opacidad en vez de la transparencia que necesitan las empresas. En la atención sanitaria, por ejemplo, hacen falta leyes sobre la protección de la privacidad y los datos aplicables al manejo de información por medios electrónicos.

    Hacer realidad el acceso

    Para que las PYME cosechen los frutos del comercio-e, las estrategias nacionales en materia de TIC y desarrollo digital deben prever una diversidad de disposiciones y llevarlas a la práctica a largo plazo. Es lo que en Bridges.org llamamos el acceso real a las TIC.
    • Infraestructura. El comercio-e será una realidad sólo cuando el acceso físico a las TIC responda a las necesidades de las empresas y a las circunstancias locales.
    • Accesibilidad financiera. El uso o la adquisición de la tecnología debe ser abordable para las PYME, y el empleo de las TIC debe ser financieramente viable en las condiciones locales.
    • Capacitación. El personal de las PYME debe ser capaz de aprovechar el potencial de las TIC para mejorar la actividad económica, lo que exige una formación eficaz.
    • Utilidad. Las PYME deben poder encontrar las aplicaciones, contenidos y servicios necesarios para su actividad, en su propio idioma.
    • Integración. Las tecnologías deben integrarse en la actividad de la empresa, y acelerar, abaratar o simplificar las operaciones, en vez de representar una carga de trabajo adicional.
    • Seguridad. Las PYME deben comprender los riesgos que conlleva el trabajo en un entorno digital y conocer sus responsabilidades en cuanto a la protección de la esfera privada y los datos; por ende, deberían usar técnicas de seguridad.
    • Marco normativo. Los gobiernos deben adoptar políticas macroeconómicas y aplicar las normas jurídicas y reglamentarias que permiten usar las TIC en el contexto de las PYME.
    • Cultura. No debe haber factores socioculturales que coarten el uso de las TIC en las PYME (discriminación de usuarios por motivos de sexo, edad u otros factores).
    El comercio transfronterizo es una de los muchas cuestiones que se han de considerar. La mayoría de las PYME de los países en desarrollo no están preparadas para operar en el comercio internacional. Muchas tienen dificultades para usar los instrumentos básicos de TIC, lo que les cierra las puertas del comercio-e.

    Dar prioridad al aprovechamiento de las TIC en el comercio nacional sería un útil primer paso para desarrollar los mercados internos y alcanzar la masa crítica necesaria para el uso de las TIC en la empresa.

    La confianza es esencial para los intercambios

    Ganar la confianza de los mercados internacionales es uno de los retos más grandes. Los interlocutores comerciales y los clientes de otros países necesitan estar seguros de la fiabilidad de las PYME con las que tienen relaciones y de los sistemas usados para las transacciones.

    Un firme apoyo de las autoridades puede ser muy útil, por ejemplo, para crear entidades que actúen como intermediarias, facilitadoras y avales. También podrían dar asesoramiento y apoyo a las PYME locales. Intermediarios idóneos son las empresas más prestigiosas y solventes, las cámaras de comercio y los organismos públicos de desarrollo.

    Indicadores de éxito

    Medir los resultados del comercio-e es importante, no sólo para demostrar la viabilidad del concepto, sino para suscitar la participación de las autoridades y las pequeñas y medianas empresas. Entre otras variables, se evalúa el aumento del número de PYME con operaciones electrónicas, el número de intermediarios fiables y el establecimiento de acuerdos bilaterales y multilaterales entre países desarrollados y países en desarrollo.

    Cobrar conciencia del potencial digital

    La participación de los países en desarrollo en los mercados de empresas (B2B) se logrará sólo cuando los empresarios comprendan las ventajas que ofrecen las TIC y el comercio-e.

    Hay que mostrar a los planificadores y responsables de políticas los retos y problemas que afrontan las PYME de los países en desarrollo, mediante documentos escritos en su propio idioma. Se deben dar a conocer las necesidades en materia de género, ya que las mujeres están demostrando una gran habilidad en el empleo de las TIC. Adoptar un enfoque integrado permitirá tener debidamente en cuenta las costumbres y formalidades de las empresas locales.

    Las TIC ofrecen a las PYME la posibilidad de competir a nivel mundial, pero los déficit infraestructurales y las políticas adversas bloquean el progreso. La sensibilización ayudará a establecer estrategias de comercio-e orientadas a superar las dificultades de las PYME.

    Teresa Peters es Directora Ejecutiva de Bridges.org, organización internacional sin fines de lucro con sede en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Bridges.org tiene por cometido promover el uso eficaz de las TIC en los países en desarrollo para mejorar la calidad de vida de la población, promoviendo políticas y leyes de fomento de las TIC, y favoreciendo su comprensión y su utilidad práctica. Para más detalles, diríjase a tmpeters@bridges.org o visite su sitio web (http://www.bridges.org).