•  SP header 
  •  

    Tesis en favor de la neutralidad climática

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1/2010

    En la publicación Case for Climate Neutrality: Case Studies on Moving Towards a Low-Carbon Economy, los participantes en la Red de Neutralidad Climática (CN Net por su sigla en inglés) impulsada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) comparten los retos, recompensas y frustraciones ocasionales en lo que se refiere a ampliar fronteras en materia de cambio climático.

    Desde su creación en febrero de 2008, la CN Net fue captando un número cada vez mayor de participantes -empresas, asociaciones, ciudades, regiones, organismos internacionales e incluso países- dedicados a reducir e ir eliminando poco a poco el impacto negativo de las emisiones de carbono en el clima.

    Achim Steiner, Subsecretario General de la ONU y Director Ejecutivo del PNUMA, sostuvo que "no existe ningún enfoque de talla única para lograr la neutralidad climática, pues ésta engloba prácticas y prioridades propias a las distintas organizaciones. Ahora bien, lograrla no sólo puede ser una experiencia valiosa y enriquecedora que convierte el cambio climático en un asunto real y tangible, sino también una manera de traducir el proceso político en verdaderas medidas sostenibles en el terreno".

    Los participantes en la CN Net presentados en estos estudios de casos tienen experiencias positivas que compartir y que podrían alentar a muchos otros a comprometerse con la neutralidad climática. Veamos un par de mensajes clave.

    • Medir y encontrar formas de reducir las emisiones a menudo redundó en un ahorro sustancial de costos para empresas y entidades públicas.
    • El avance en la consecución de la neutralidad climática ahora es una buena manera de tomar la delantera antes que la reglamentación oriente a los mercados hacia un futuro de bajo carbono.

    Compensar las emisiones no es sólo cuestión de pagar algo más de dinero para tranquilizar la conciencia. El impacto en el clima puede ir mucho más allá de las emisiones directamente generadas por las actividades de su empresa, ciudad u organización: los proveedores que fabrican los materiales que usted utiliza y los clientes de sus productos o servicios forman parte de la huella más amplia de dichas actividades. Influir en esos impactos puede ser más importante que las emisiones directas de las actividades básicas de una entidad.

    Una dieta de bajo carbono

    A escala mundial, la agricultura contabiliza el 13 por ciento de las emisiones de GEI enumerados en el Protocolo de Kyoto. Acabar con el impacto climático de comidas y bebidas es un auténtico reto, pues estos productos suelen conllevar largas y complejas cadenas de producción y distribución. No obstante, algunas empresas del sector que adhirieron al concepto de neutralidad climática descubren que puede contribuir a recortar costos y a motivar tanto al personal como a la clientela.

    Dole Fresh Fruit, Costa Rica

    Dole Fresh Fruit International decidió avanzar hacia la producción de clima neutral respondiendo a la aspiración de Costa Rica de llegar a ser climáticamente neutral en 2021. Dole, empresa líder mundial de la exportación de piñas y bananas a Estados Unidos y Europa, no escatimó esfuerzos para encontrar medios de reducir al mínimo las significativas emisiones relacionadas con la colocación de sus productos en el mercado.

    Al igual que en todas las empresas que apuntan a ser carbono neutrales, la primera etapa consistió en determinar el alcance o los límites de las emisiones a medir y calcular la huella hasta ese momento. El inventario de Dole recoge las emisiones asociadas a la producción agrícola y el transporte de la fruta por tierra y mar.

    La estrategia de la empresa para reducir las emisiones incluye buscar soluciones innovadoras. Por ejemplo, se está investigando la utilización de árboles leguminosos en lugar de postes de cemento para apuntalar las plantas de banano. Además de eliminar las emisiones necesarias para fabricar el cemento, los propios árboles capturan carbono y añaden nitrógeno al terreno.

    Otras medidas consisten en usar fertilizantes de liberación controlada para reducir las emisiones de óxido nitroso (el tercer GEI más importante, después del dióxido de carbono y el metano), capacitar a operadores de maquinaria para reducir al mínimo el consumo de combustible y ahorrar emisiones en el transporte mediante varias iniciativas.

    Para compensar las emisiones generadas en el traslado de la fruta a los puertos, Dole contribuye al Programa de Pago por Servicios Ambientales de Costa Rica, ofreciendo incentivos de reforestación a pequeños agricultores del país.

    Rudy Amador, Director de seguridad alimentaria y medioambiental de Dole, afirma que el proceso ya produjo beneficios tangibles, tales como el ahorro de combustible que se saldó por una reducción de 1.000 toneladas en las emisiones anuales de dióxido de carbono y ahorros en las propias facturas de combustible de los trabajadores, gracias a la formación en uso eficiente de los vehículos.

    "Uno no necesita medir continuamente las emisiones para actuar, pues analizando la empresa desde la perspectiva del cambio climático se detectan posibilidades de mejoras que pueden realizarse de inmediato o a corto plazo", concluye.

    Kaffehuset Friele, Noruega

    El ahorro de costos que trae aparejado ser carbono neutral también se está descubriendo en Kaffehuset Friele, empresa noruega, líder en la torrefacción del café. La primera gran medida que tomó esta empresa fue usar gas en lugar de fueloil en sus tostadoras, lo que redundó en el ahorro de unas 500 toneladas de dióxido de carbono por año.

    Para contabilizar las emisiones restantes de la empresa, Friele está invirtiendo en dos proyectos de reducción de carbono en países cultivadores de café: un pequeño hidrosistema en Brasil certificado por el Mecanismo de Desarrollo Limpio de la ONU y un proyecto en Kenya para producir biodiesel a partir de plantas de jatrofa que responde a los criterios de certificación Gold Standard.

    Olav Munch, Presidente de Friele, afirma que para su empresa fue importante seleccionar proyectos de compensación con los que tiene una conexión directa, en lugar de limitarse a comprar los créditos habituales. "Nos dimos cuenta que nuestra empresa incide en comunidades de países en desarrollo y que gran parte de las emisiones de CO2 generadas en el proceso de producción de nuestro café también les afectan. Por lo tanto, consideramos que era nuestra responsabilidad invertir en proyectos de energía limpia en las regiones donde operamos", explica.

    El Sr. Munch añade que "la medición de las emisiones de CO2 es bastante intangible. ¿Quién puede hacerse una idea precisa de lo que representan 500 toneladas de CO2? Tener algo que invertir en aquello que podemos relacionar con una cantidad similar hace que todo parezca un poquito más tangible", añade.

    Aún así, comenta que no fue fácil comunicar los esfuerzos de la empresa a sus trabajadores y clientes pues hubo mucha mala prensa a causa de empresas que publicitaban su neutralidad climática, cuando en realidad no era así. "De ahí que muchas veces nos pareciera sentir más bien resistencia que aprobación del público cuando anunciábamos ser carbono neutrales. Sería bueno que hubiera consenso sobre los requisitos necesarios para proclamar esa neutralidad", concluye.

    Antipodes Water, Nueva Zelandia

    En Antipodes Water, que comercializa agua embotellada carbono neutral, extraída de un acuífero profundo, se estudiaron medidas para reducir la huella de carbono que incluyen: utilizar botellas de vidrio reciclado en lugar de plástico, contar con personal en las principales regiones de distribución para reducir al mínimo los viajes de negocios, enviar las botellas por ferrocarril e instalar paneles solares para la calefacción.

    La empresa compensa todas las emisiones inevitables aplicando proyectos aprobados por Landcare Research de Nueva Zelandia a través de su programa carboNZero. Antipodes Water también saneó dos humedales y reforestó una zona con 2.000 kahikatea, árboles nativos, junto a su planta de embotellado; la empresa sostiene que eso hace que su producto sea carbono positivo.

    Andrew Railton de Antipodes Water de Nueva Zelandia, aconseja a las empresas que se proponen ser carbono neutrales que no se lo tomen a ligera. "Quien busca un rápido parche de marketing, se equivoca. Lograr que una empresa sea carbono neutral, le obligará a darla vuelta de arriba a abajo y ver todas las piezas con nuevos ojos.

    El PNUMA proporciona el liderazgo ambiental en temas de cambio climático para el resto del sistema de las Naciones Unidas, organizaciones internacionales, gobiernos nacionales, la sociedad civil y el sector privado. Proporciona orientación y asesoramiento a los gobiernos en la reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero y en prepararse para las consecuencias de un clima cambiante, ayudó también a desarrollar los acuerdos internacionales sobre el cambio climático.

    Más información en: www.unep.org/spanish/climatechange/

    Nota: Fragmentos de estudios de casos de la citada publicación del PNUMA en la que se presenta a participantes de la CN Net (www.unep.org/climateneutral ). Enlace al informe completo en inglés: www.unep.org//pdf/CN-Net_case_studies.pdf