•  SP header 
  •  

    Soluciones para adaptarse a los derechos de copyright en la era de la tecnología

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 3/2009

    La evolución de Internet y la tecnología digital creó un mercado abierto para la distribución y el compartir de propiedades intelectuales. Pero en el mundo acelerado y cambiante de la era digital, ¿cómo pueden proteger su propiedad intelectual quienes trabajan en las industrias creativas?

    La protección de los derechos de propiedad intelectual es uno de los problemas más difíciles que se plantea en las industrias creativas y que afecta por igual a gobiernos, artistas, creadores, analistas y entidades. El reto más significativo reside en ajustar los marcos jurídico y político al acelerado mundo digital en constante evolución. La tecnología cambia rápidamente y aparecen innovaciones que por un lado ayudan a las industrias creativas, pero por el otro, erigen miles de barreras jurídicas y sociales al uso y la protección eficaz de sus productos.



    En el mundo actual, el ritmo del cambio tecnológico creó una situación donde a menudo no es posible hacer aquellas cosas que la propia tecnología facilita y abarata. Internet, y en particular el constante desarrollo de las redes sociales, pone de relieve el desajuste que existe en lo posible y lo permitido. ¿Compartir archivos? Eso es ilegal según las normas internacionales de derechos de autor. Las mezclas de música, texto o vídeo también suelen ser ilegales. El traspaso de extractos de una página web o de un blog sigue siendo ilegal en la mayoría de los casos. Aunque estas "infracciones" se siguen cometiendo, es difícil construir modelos de negocios o legítimas prácticas sostenibles cuando todo participante es potencialmente un delincuente ante los ojos de la ley.



    Las licencias de Creative Commons: un movimiento que crece rápido





    Aunque el copyright sigue siendo el garante fundamental del derecho de autor, el movimiento Creative Commons es un área de interés que registra un rápido crecimiento en lo que respecta a la protección de los derechos de propiedad intelectual de artistas, creadores y educadores. Creative Commons (CC) es una ONG sin ánimo de lucro cuyo objetivo es facilitar el compartir de obras conforme a las normas de copyright. Mediante licencias y otras herramientas gratuitas, CC aporta un mecanismo para que los creadores aprovechen las capacidades que ofrece Internet de colaborar virtualmente y ampliar el acceso a la información y las oportunidades. Las licencias de CC no reemplazan el copyright, sólo facilitan la cesión y renuncia de derechos, sobre todo de obras de bajo valor comercial inmediato.



    Las licencias de CC se crearon en colaboración con expertos en propiedad intelectual del mundo entero para garantizar su aplicación global y ofrecen una combinación de cuatro posibilidades básicas. Ya hay más de 250 millones de ítems con licencia de CC en Internet, creados por artistas, autores, músicos, científicos, artesanos, educadores y todo aquel que quiera compartir su trabajo, cimentar su reputación o aumentar el impacto de sus esfuerzos. Entre las instituciones y los grupos más conocidos que usan licencias de CC figuran el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en su iniciativa de acceso abierto a los cursos; Al Jazeera en la reposición de sus vídeos Creative Commons; Google en búsquedas y descubrimientos, e incluso la Casa Blanca de Estados Unidos en todos los canales públicos de comunicaciones.



    Licencias básicas de Creative Commons





    ATRIBUCIÓN

     Permite copiar, distribuir, exponer, interpretar y mezclar obras con copyright, siempre que se atribuya la autoría en la forma especificada por el creador o el licenciante.



    NO COMERCIAL

     Permite copiar, distribuir, exponer, interpretar y mezclar obras exclusivamente sin fines comerciales. Si se quieren utilizar con fines comerciales hay que solicitar la autorización del creador.



    COMPARTIR OBRASDERIVADAS IGUAL

     Permite crear, mezclar y crear obras derivadas a partir de un trabajo creativo, siempre que se distribuyan bajo la misma licencia de CC de la obra original.

    SIN OBRAS DERIVADAS

     Permite copiar, distribuir, exhibir e interpretar solamente copias literales de la obra sin hacer obras derivadas de la misma. Si la obra se quiere alterar, transformar, utilizar como base o mezclar, hay que solicitar autorización del creador.





    NUEVAS VÍAS PARA MATERIALES EDUCATIVOS

     La infraestructura jurídica de CC aporta flexibilidad al creador, protege a los usuarios y facilita la colaboración entre educadores, pues si respetan los términos de uso, no tienen que preocuparse de saber si cometen infracciones de copyright. A su vez, los materiales con licencia abierta ofrecen a los educandos un amplio acceso a conocimientos y nuevas formas de aprender. CCLearn, la división de educación de Creative Commons, obra por reducir o eliminar las barreras jurídicas, técnicas y sociales del crecimiento de los denominados recursos educativos abiertos (REA).





    Estos últimos ya tienen un impacto importante en el intercambio intelectual del profesorado, el mayor acceso a la educación y el aumento de oportunidades de colaboración. Por ejemplo, el Consorcio OpenCourseWare cuenta con más de 150 instituciones afiliadas de todas partes del mundo. Asimismo, iniciativas regionales, como el Proyecto Siyavula de Sudáfrica, están transformando el panorama educativo en el plano local. En el sitio web de Siyavula se afirma que las licencias abiertas fomentan la innovación, aligeran la carga de los profesores y dan lugar a materiales localizados de contenido específico y utilidad inmediata para los docentes.





    La Open Database of Education Projects and Organizations contiene una lista parcial de proyectos y organizaciones relacionados con los REA. Dicha base de datos abierta es uno de los diversos proyectos comunitarios incluidos en el sitio de OpenEd, comunidad global de educación abierta, que hospeda CCLearn. El movimiento educativo abierto, es decir, el uso de licencias en muchos dominios e industrias, no ha hecho más que empezar.



    La arquitectura de Internet allanó el panorama de la información y abrió oportunidades de innovación a todo aquel que tenga acceso, especialmente en el mundo en desarrollo y los mercados emergentes. Las licencias de CC garantizan que esas nuevas oportunidades basadas en la red abierta faciliten una amplia participación internacional sin riesgo de complicaciones jurídicas y, a la vez, permiten que los creadores conserven los derechos inherentes a su trabajo.





    NUEVAS HERRAMIENTAS PARA LA ERA DIGITAL





    Recientemente, Creative Commons habilitó las siguientes herramientas que permiten obtener el máximo de Internet sin comprometer los derechos de copyright.



    Búsqueda



    Un sitio web de búsqueda instalado como directorio por defecto en el navegador Firefox para buscar contenidos que pueden usarse con fines comerciales y ser modificados, adaptados o servir de base. Véase: http://search.creativecommons.org



    Blip.tv



    Base de datos de contenidos visuales que son generados por el usuario y centrada en creadores que producen ciberespectáculos o series. Actualmente Blip.tv distribuye 2,4 millones de episodios producidos por más de 48.000 productores independientes de ciberespectáculos a una audiencias de 22 millones. Véase: http://blip.tv



    Búsqueda de música Owl



    Owl permite buscar música cargando archivos sonoros para encontrar canciones similares en la base de datos. Owl contiene un índice de más de 98.980 canciones de catálogos sonoros, tanto comerciales como independientes, que figuran en los sitios musicales ccMixter, Magnatune y Jamendo. Véase: www.owlmusicsearch.com



    SpinXpress



    Sitio comunitario en el que se invita a colaborar compartiendo vídeos y otros archivos voluminosos. Véase: http://spinxpress.com



    Más información sobre Creative Commons en: www.creativecommons.org





    DEL ARTISTA AL PÚBLICO

    Gestión colectiva del derecho de autor

    ¿Cómo garantizar que un músico sea remunerado cada vez que sus canciones se emiten por la radio? ¿O que un dramaturgo también lo sea cada vez que se representa una de sus obras? ¿Cómo gestionar con eficiencia el derecho de autor y los derechos conexos de los creadores para que puedan concentrarse en su actividad creativa y recibir la debida compensación económica?

    En Del artista al público, publicación de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores y la Federación Internacional de Organizaciones de Derechos de Reproducción, se intenta responder a algunas de esas preguntas en el contexto del sistema del derecho de autor y los derechos conexos mediante la gestión colectiva de los mismos.

    Del artista al público (Publicación No. 922) en:  http://www.wipo.int/freepublications/es/copyright/922/wipo_pub_922.pdf