•  SP header 
  •  

    Resultados palpables - Proyecto piloto del ITC en Etiopía

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2009 
     

    Fotos de Marden Dean 

    El análisis comparativo muestra que los programas inducidos por las exportaciones contribuyen a mitigar la pobreza en países en desarrollo.

    Desde 2005, el ITC se esfuerza por incrementar el comercio y reducir la pobreza en Etiopía, concretamente ayudando a desarrollar la capacidad exportadora de pequeñas empresas del sector agrícola. El proyecto piloto de reducción de la pobreza a través de las exportaciones (PRPE) en Entiopía que se lleva a cabo en colaboración con instituciones de apoyo al comercio, contribuyó a establecer vínculos entre el sector de productores orientados al mercado y compradores extranjeros. Un primer estudio del PRPE etíope recoge signos alentadores de que la capacitación y el acceso a mercados internacionales permiten mejorar la vida de las comunidades más pobres de los países en desarrollo.

    Al inicio del proyecto piloto, en octubre de 2005, se hizo una primera encuesta de 123 hogares, 118 de los cuales fueron objeto de seguimiento en febrero de 2008. La población comprendida en el estudio se seleccionó en función de varios indicadores tales como pobreza relativa, potencial para iniciar los cultivos agrícolas que se habían seleccionado, accesibilidad geográfica, grado de compromiso de los asociados locales y regionales, etc. Dado que gran parte de la zona del proyecto está aislada y poco desarrollada, y que toda innovación lleva su tiempo antes de concretizarse, se entiende que la turbulencia del comercio mundial en los 18 meses últimos no afectará a las comunidades beneficiarias.

    Los resultados del estudio muestran una marcada mejora en todos los aspectos del nivel de vida de los habitantes, entre ellos, el acceso a la educación, los ingresos, los ahorros y la capacidad comercial.

    Indicadores demográficos y sociales



    En la evaluación de impacto se constató un aumento del tamaño de los hogares, pues el promedio de miembros pasó de 7,54 en 2005 a 8,05 en 2008. Los hombres encabezan el 99 por ciento de los hogares. En ese mismo período, duplicó la alfabetización de adultos (mayores de 15 años).



     

     

    Indicadores económicos



    También hay una marcada mejora en los medios de subsistencia de las comunidades meta, cuyos hogares obtuvieron un aumento significativo del ingreso entre 2005 y 2008. En particular, mejoraron los medios de subsistencia de los más pobres, ya que el promedio de sus ingresos brutos aumentó más del doble. En 2005, los ingresos medios del cabeza de familia ascendían a 710 birr (unos $EE.UU. 56) y en 2008 habían pasado a 1.673 birr ($EE.UU. 133). También mejoró la repartición de esos ingresos y el jornal individual pasó de $EE.UU. 0,46 a $EE.UU. 0,98. Aunque supone un logro notable, cabe recordar que ese jornal sigue estando por debajo del umbral de pobreza internacional que equivale a $EE.UU. 2. La Unión Europea ha previsto financiar la ampliación de este proyecto y su realización en otras zonas con la perspectiva de generar más aumentos de ingresos en las comunidades y lograr que el nivel de vida supere el umbral de la pobreza.

    A raíz de esta duplicación del ingreso, hay más hogares con capacidad de ahorrar (96 por ciento, frente a 68 por ciento en 2005) y los ahorros también aumentaron (hoy, 73 por ciento de los hogares tiene ahorros por más de $EE.UU. 100, en 2005, sólo los tenía el 40 por ciento).

    Otro avance importante guarda relación con el agua potable: en 2008, más del 71 por ciento de los hogares tenía agua corriente, frente al 56 por ciento de la fase inicial, lo que se logró gracias al aumento del número de bombas de agua en las comunas, la mayor movilidad de los beneficiarios y la sensibilización sobre los riesgos para la salud que conlleva beber agua de ríos y estanques. Además, casi el 90 por ciento de los hogares tiene radio, en comparación con el 80 por ciento de 2005. En la comunidad piloto aún no hay electricidad, pero los patrocinadores del proyecto se han propuesto remediar la situación con la aprobación de las autoridades.

    Indicadores agropecuarios



    La actividad primordial es la agricultura familiar, de ahí que la relación entre ingresos, cosechas y comercio sea el quid del PRPE etíope. Durante el período analizado, el número de reses por familia se duplicó y la venta de los productos animales también aumentó un 89,1 por ciento. El uso de bicicletas pasó de 9 por ciento en 2005 a 32 por ciento en 2008.

    En 2005, sólo el 23 por ciento de los hogares vendía productos por más de $EE.UU. 1.000; en 2008, lo hacía el 75 por ciento. Hoy, tan sólo el 3 por ciento de los hogares gana menos de $EE.UU. 500 por año, cambio sustancial respecto al 30 por ciento de la fase inicial (parte del aumento de ingresos obedece a la subida del precio de los cereales). Gracias al desarrollo de la actividad agropecuaria, más del 85 por ciento de los hogares forma parte de cooperativas agrícolas, lo que acrecienta su capacidad de producción y comercialización.

    En el informe se señala que si bien el comercio favorece el crecimiento económico, su aporte no debería exagerarse. El crecimiento sostenido depende del desarrollo de capital humano, la infraestructura, el buen gobierno, el funcionamiento de instituciones sólidas (incluida la eficiencia de los mercados financieros), la tecnología y la estabilidad macroeconómica. Políticas que mejoren la distribución del ingreso, el crédito, la educación y la atención de salud son cruciales para reducir la pobreza y promover el crecimiento económico.

    Reducir la pobreza exige adoptar una visión integral que abarque la capacitación de pequeños productores en competencias técnicas que les permitan explotar su potencial productivo y la inclusión del comercio en la estrategia nacional de desarrollo. El crecimiento económico por sí solo no garantiza una reducción sostenida de la pobreza y la desigualdad, pero es requisito indispensable para lograrla. Los resultados del estudio confirman que dotar a pequeños productores de competencias de exportación es una estrategia clave de reducción de la pobreza.


    Fotos de Marden Dean