Exportaciones para un desarrollo sostenible

 
Países / Territorios

Reglamento de arbitraje del colegio de abogados de Lima (2003)

  • REGLAMENTO DE ARBITRAJE DEL COLEGIO DE ABOGADOS DE LIMA 

      

      

      

    TITULO I 

    DISPOSICIONES GENERALES 

      

    Artículo 1º.- Definiciones.Para los efectos del presente reglamento, los siguientes términos tendrán el significado que se establece a continuación: 

      

    1.1 Arbitraje: Procedimiento de solución de conflictos regulado por el presente reglamento y administrado por el Tribunal. 

    1.2 Arbitraje Ad-hoc: Procedimiento arbitral, sometido a la administración o supervisión del Tribunal, en el que las partes en litigio han establecido sus propias reglas de procedimiento o han delegado el establecimiento de dichas reglas al Arbitro Unico o Corte Arbitral designados para resolver la controversia. 

    1.3 Arbitro Único: Persona que, en forma exclusiva, tiene a su cargo la resolución de una controversia sometida a arbitraje. 

    1.4 Arbitros: Término utilizado para referirse conjuntamente al Arbitro Unico y/o la Corte Arbitral que tengan a su cargo el arbitraje. 

    1.5 Convenio Arbitral: Acuerdo entre dos o más partes para someter a arbitraje las controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas, pudiendo adoptar cualquiera de las formas previstas en las leyes que resulten aplicables a sus relaciones jurídicas. 

    1.6 Corte Arbitral: Cuerpo colegiado integrado por tres o más árbitros, siempre en número impar, que tienen a su cargo la resolución de una controversia sometida a arbitraje. 

    1.7 Demandado(s): Parte o partes contra las que se dirige una petición de arbitraje. 

    1.8 Demandante(s): Parte o partes que formulan una petición de arbitraje. 

    1.9 Petición de Arbitraje: Solicitud dirigida al Tribunal con el propósito de iniciar un arbitraje. 

    1.10 Presidente del Tribunal: Persona designada por la Junta Directiva del Colegio de Abogados de Lima encargada de la dirección, administración y coordinación general de las labores del Tribunal así como para desempeñar las demás funciones atribuidas por el Estatuto de la Orden, el Reglamento de Organización y Funciones del Tribunal Arbitral del Colegio de Abogados de Lima y por el presente reglamento. 

    1.11 Procedimiento Arbitral: Procedimiento regulado por este reglamento al que se someten dos o más partes a fin de dirimir sus controversias. 

    1.12 Reglamento: El presente reglamento de arbitraje. 

    1.13 Secretario General: Persona designada por el Tribunal a fin de hacerse cargo de la supervisión y coordinación general de los arbitrajes sometidos al Tribunal, así como para desempeñar las demás funciones atribuidas por el Reglamento de Organización y Funciones del Tribunal Arbitral del Colegio de Abogados de Lima y por el presente reglamento. 

    1.14 Secretario Técnico: Persona designada por el Tribunal para asistir a la Corte Arbitral o Arbitro Único durante el desarrollo del procedimiento arbitral en las tareas relacionadas con el manejo del expediente, así como la coordinación de actuaciones y notificaciones a las partes a través del Tribunal. 

    1.15 Tribunal: El Tribunal Arbitral del Colegio de Abogados de Lima en su condición de centro administrador y supervisor de arbitrajes. 

      

    Artículo 2º.- Ámbito de aplicación y competencia administrativa. El reglamento será de aplicación cuando dos o más partes en litigio, con arreglo a un convenio arbitral, acuerden someter sus controversias a arbitraje bajo la administración del Tribunal. 

      

    Si las partes así lo acuerdan el Tribunal podrá administrar o supervisar procedimientos de arbitraje que incorporen reglas distintas a las contempladas en el reglamento, siendo éste último de aplicación supletoria. 

      

    Todo cambio introducido por las partes al reglamento podrá estar referido, únicamente, a temas de carácter dispositivo, quedando los árbitros facultados para interpretar, suplir o rechazar dichos cambios a fin de que no se desnaturalice el arbitraje. 

      

    El Tribunal tendrá competencia administrativa sobre un arbitraje cuando las partes así lo hayan acordado o cuando hubiesen pactado la aplicación del reglamento sin hacer reserva expresa respecto de su competencia administrativa. 

      

    La competencia administrativa del Tribunal para efectos de la organización y administración de procedimientos arbitrales y la designación de árbitros se inicia en la fecha de presentación de la petición de arbitraje respectiva, siempre que ésta cumpla con los requisitos previstos en el reglamento. 

      

    Artículo 3º.- Lugar y sede del arbitraje. El arbitraje se realizará en la ciudad de Lima y en la sede del Tribunal, lugar en el que se desarrollarán las actuaciones arbitrales. A solicitud de los árbitros la Secretaría General podrá autorizar que se lleven a cabo actuaciones fuera de la sede, así como habilitar días y horarios para dichas actuaciones. El Laudo se considera emitido en el lugar de la sede del Tribunal. 

      

    Artículo 4º.- Notificaciones. Toda notificación u otra comunicación que pueda o deba efectuarse en virtud del reglamento, deberá constar por escrito, pudiendo ser entregada personalmente o a través de correo, o transmitida por telex, facsímil, correo electrónico o cualquier otro medio de telecomunicación que permita tener constancia inequívoca del envío. 

      

    Salvo pacto en contrario, toda comunicación se considerará recibida si es entregada a su destinatario personalmente o a través del medio autorizado por éste, o si se entrega en el domicilio señalado en el instrumento que contiene el convenio arbitral. De no haberse señalado uno, la entrega podrá realizarse en el domicilio real, domicilio postal, residencia habitual o establecimiento de negocios del destinatario. Cuando no pueda determinarse ninguno de ellos tras una indagación razonable, la notificación se efectuará en su último domicilio o establecimiento conocido de negocios. 

      

    La notificación se considerará recibida el día en que haya sido entregada. El Secretario General puede dar fe de la notificación mediante anotación firmada por él en el documento a notificar, indicando fecha y hora. 

      

    Artículo 5º.- Presentación de escritos. Las partes deberán presentar al Tribunal un ejemplar original y tantas copias de las comunicaciones, escritos y sus anexos como partes y árbitros haya en el proceso. Las partes deberán suscribir los escritos que presenten, no requiriéndose necesariamente la firma de un abogado. 

      

    Cada una de las partes deberá numerar correlativamente todos los escritos que presente dentro del procedimiento, partiendo del escrito que contenga el petitorio o su contestación. Instalado el Tribunal, todo documento o información que se dirija a los árbitros se comunicará simultáneamente a la otra parte. 

      

    Artículo 6º.- Plazos. Para los fines del computo de un plazo establecido en el presente reglamento, éste comenzará a correr a partir del día siguiente de recibida la notificación o comunicación. Salvo acuerdo en contrario de las partes, los plazos se contaran en días hábiles del lugar de notificación. Sí el último día de ese plazo es feriado o día no laborable del lugar de notificación, el plazo se prorrogará hasta el primer día hábil siguiente. 

      

    Artículo 7º.- Negativa a participar en el arbitraje. Una vez que se haya corrido traslado de la petición de arbitraje, si el demandado no se apersona o cualquiera de las partes se abstiene de participar en el procedimiento arbitral o en cualquier etapa de éste, el arbitraje continuará no obstante dicha negativa o abstención, debiendo el Tribunal seguir efectuando las notificaciones conforme a lo establecido en el reglamento. 

      

    En todos estos casos, sólo los árbitros estarán facultados para pronunciarse respecto de su competencia para resolver la controversia sometida a arbitraje, siempre que la parte interesada haya cumplido con cancelar el íntegro de las tasas y honorarios correspondientes. 

      

    Artículo 8º.- Acumulación de procesos. Cuando se presente una petición de arbitraje con el propósito de iniciar un nuevo procedimiento arbitral entre dos o más partes que ya tengan un arbitraje en curso administrado por el Tribunal, respecto a una misma relación jurídica, cualquiera de ellas podrá solicitar, a través del Tribunal, la acumulación del arbitraje a iniciarse como consecuencia de dicha petición al procedimiento existente. Sólo los árbitros que tengan a su cargo el procedimiento existente podrán resolver válidamente esta solicitud, debiendo desestimarla en caso consideren que carecen de conexidad o que la nueva pretensión tiene por finalidad la dilatación del arbitraje en trámite. 

      

    TITULO II 

    PETICIÓN DE ARBITRAJE 

      

    Artículo 9º.- Petición de Arbitraje.- La parte o las partes que deseen recurrir a arbitraje bajo la administración y/o supervisión del Tribunal deberán presentar ante la Secretaria General una solicitud que contenga lo siguiente: 

      

    Los nombres de las partes involucradas en la controversia, sus datos de identidad y dirección para efectos de una adecuada notificación. Tratándose de personas jurídicas deberá indicarse el nombre y apellido del representante, su documento de identidad y la referencia al documento que acredite su poder de representación, el mismo que deberá adjuntarse en copia certificada o legalizada. 

      

      

    Instrumento donde conste el convenio arbitral. En caso de no existir, deberá indicarse la intención de someter a arbitraje un conflicto determinado, quedando supeditado el inicio del arbitraje a la aceptación de las demás partes involucradas en la controversia. 

      

      

    En caso de acuerdo previo entre las partes, el nombre del Arbitro Único o árbitros que integrarán la Corte Arbitral que conocerá el procedimiento a iniciarse o el procedimiento previsto para su designación. De no existir acuerdo, la(s) parte(s) demandante(s) podrán proponer un procedimiento alternativo para la designación de árbitros o solicitar al Tribunal su designación conforme al procedimiento contemplado en el Título III del Reglamento. 

      

      

    Cuando las partes hayan pactado la conciliación como mecanismo de solución de conflictos previo al arbitraje, deberá adjuntarse el documento que acredite haber culminado dicha etapa. 

      

      

    La declaración de aceptar y cumplir con el pago de las costas, costos, multas y/o gastos administrativos que fije el Tribunal Arbitral en la oportunidad que corresponda. 

      

      

    El comprobante que acredite el pago de la tasa administrativa por petición de arbitraje. Dicho pago esta destinado a cubrir los gastos administrativos necesarios para dar inicio al procedimiento arbitral y no será reembolsable aun cuando éste no llegue a iniciarse. 

    El Secretario General podrá otorgar a la parte o partes demandantes un plazo prudencial para subsanar o completar la documentación antes señalada. De no subsanarse las observaciones dentro del plazo otorgado se dispondrá el archivamiento del expediente, quedando a salvo el derecho del demandante de presentar nuevamente su solicitud. 

      

    Artículo 10º.- Respuesta a la petición de arbitraje.- Cumplidos los requisitos señalados en el articulo anterior, el Secretario General correrá traslado de la petición de arbitraje a la(s) parte(s) no demandante(s), concediéndole(s) un plazo de cinco (5) días para presentar su respuesta. Esta respuesta podrá ser de aceptación o rechazo de la petición de arbitraje. 

      

    En caso de aceptación, la respuesta deberá contener lo siguiente: 

      

    Nombre, documento de identidad y domicilio de la(s) parte(s) demandadas. Tratándose de personas jurídicas deberá indicarse el nombre y apellido del representante, su documento de identidad y la referencia al documento que acredite su poder de representación, el mismo que deberá adjuntarse en copia certificada o legalizada. 

      

      

    Pronunciamiento respecto del procedimiento de designación de árbitro(s) propuesto por la(s) parte(s) demandante(s). En caso se cuestione el acuerdo previo invocado por la(s) parte(s) demandante(s) para la designación del Arbitro Unico o Corte Arbitral, la(s) parte(s) demandada(s) deberán solicitar al Tribunal el cumplimiento del procedimiento dispuesto en el Título III del reglamento. 

      

      

    La declaración de aceptar y cumplir con el pago de las costas, costos, multas y/o gastos administrativos que fije el Tribunal Arbitral en la oportunidad que corresponda. 

      

    En caso la respuesta sea de rechazo a la petición arbitral, deberá exponerse los argumentos por los cuales la(s) parte(s) se opone(n) al inicio del procedimiento arbitral. 

      

    Artículo 11º.-Competencia Administrativa del Tribunal.- En caso la parte demandada no presente su respuesta a la petición de arbitraje o de haberlo hecho, haya formulado rechazo respecto de la misma dentro del plazo de cinco (5) días señalado en el articulo anterior, el expediente será remitido al Presidente del Tribunal para que se pronuncie sobre la competencia administrativa del Tribunal, mediante resolución debidamente fundamentada.Contra esta resolución no cabe recurso alguno. 

      

    Artículo 12º.- Admisión a trámite.-La petición de arbitraje será admitida a trámite mediante resolución expedida por el Presidente del Tribunal, siempre que se cuente con una respuesta de aceptación a la petición de arbitraje o que, rechazada ésta, el Presidente haya declarado la competencia administrativa del Tribunal. 

      

    La resolución de admisión a trámite deberá estar sustentada en el consentimiento entre las partes o en la obligatoriedad, desprendida del convenio arbitral, de someter las controversias existentes a un arbitraje administrado por el Tribunal. En ningún caso la resolución comprenderá un pronunciamiento sobre la ineficacia o invalidez del convenio arbitral, materias que están reservadas al pronunciamiento de los árbitros que se designen para conocer el procedimiento arbitral. Esta resolución es inimpugnable. 

      

    Para la admisión a trámite será necesario adjuntar el recibo correspondiente al pago de la tasa administrativa que resulte de aplicar al monto de la controversia las tasas vigentes contenidas en la Tabla de Aranceles aprobada por el Tribunal. Para estos efectos, el monto de la controversia será el importe más alto de los consignados en los escritos de demanda o contestación. 

      

    Cuando las partes se hayan puesto de acuerdo respecto a la designación de los árbitros con anterioridad a la emisión de la resolución que admite a trámite la petición arbitral, ésta deberá ratificar dicha designación y conceder a los árbitros un plazo de 10 días para que procedan a la instalación, conforme a lo dispuesto en el artículo 24 del reglamento. 

      

      

    TITULO III 

    DESIGNACIÓN, RECUSACION Y SUSTITUCION DE ARBITROS 

      

    Artículo 13º.- Numero de árbitros.- Si las partes no acordaron previamente el número de árbitros y no logran ponerse de acuerdo meditante la petición de arbitraje y su respuesta, se considerará que optan por una Corte Arbitral compuesta por tres árbitros. 

      

    Artículo 14º.- Designación del Arbitro Unico.- Si las partes acordaron la fórmula de Arbitro Unico, cada una de las partes podrá proponer a la otra el nombre de una o más personas para que ejerzan dicha función. Las propuestas se efectuarán mediante comunicaciones por escrito dirigidas directamente a la(s) contraparte(s), con copia al Tribunal. Si las partes no llegaran a un acuerdo dentro de un plazo de 5 días contados a partir del día siguiente de la fecha de notificación de la resolución de admisión a trámite, el Tribunal nombrará al Arbitro Unico. 

      

    No obstante, la designación de árbitros por parte del Tribunal podrá posponerse cuando las partes, de común acuerdo, se sometan al siguiente procedimiento alternativo: 

      

    A petición de las partes el Tribunal les remitirá una lista idéntica conteniendo no menos de tres nombres de candidatos a árbitros. 

    Dentro de los 3 días siguientes a la recepción de esta lista cada una de las partes podrá devolverla al Tribunal tras haber suprimido el nombre o los nombres que le merecen objeción, enumerando los nombres restantes de la lista en el orden de su preferencia. 

    Transcurrido el plazo mencionado, el Tribunal nombrará al árbitro único entre las personas aprobadas en las listas devueltas y de conformidad con el orden de preferencia indicado por las partes. 

    Si por cualquier motivo no pudiera hacerse el nombramiento, según este procedimiento, el Tribunal ejercerá su discreción para nombrar al árbitro único. 

    Artículo 15º.- Conformación de Corte Arbitral.- Si se ha de conformar una Corte Arbitral cada parte nombrará un árbitro y los dos árbitros designados nombrarán a un tercero que será el Presidente de la Corte Arbitral. 

      

    Si en un plazo de 5 días, contados desde el día siguiente de la fecha de notificación de la resolución de admisión a trámite, una de las partes no ejerce su derecho a designar un árbitro, el Tribunal designará al segundo árbitro. Cuando los árbitros nombrados no se pongan de acuerdo en la designación del tercer árbitro, dentro de un plazo de cinco días computados desde la aceptación al cargo por parte del segundo árbitro, este será nombrado por el Tribunal. En este último caso, el árbitro nombrado por el Tribunal será el Presidente de la Corte Arbitral. 

      

    Artículo 16º.- Requisitos y calificaciones de los árbitros.- Para actuar como árbitro se deberá reunir los requisitos establecidos por la ley, el presente reglamento y los acuerdos de las partes. En particular, el árbitro deberá reunir las siguientes calificaciones: 

      

    Ser persona natural y mayor de edad con capacidad de ejercicio de sus derechos civiles. 

    En caso de arbitrajes de derecho, ser miembro activo del Colegio de Abogados de Lima y encontrarse al día en el pago de la cuota social. 

    Carecer de cualquier vínculo que pudiese afectar su independencia e imparcialidad frente a las partes. 

    Carecer de antecedentes penales o judiciales. 

    No estar incurso en causal de incompatibilidad para actuar como árbitro de conformidad con las leyes aplicables y el reglamento. 

    No haber actuado como conciliador, mediador u otra función equivalente en el mismo caso. 

    Ser una persona de reconocida trayectoria y especialización en la materia controvertida. 

    Artículo 17º.- Designación de árbitros por el Tribunal.- La designación de árbitros por el Tribunal se efectuará mediante resolución emitida por el Presidente del Tribunal, la cual no requiere ser motivada y es inimpugnable. 

      

    El Tribunal nombrará a los árbitros, a su discreción, escogiéndolos del Registro de Arbitros vigente, conforme a los criterios de especialidad en la materia controvertida, dominio de la legislación y reglamentos aplicables al procedimiento arbitral a iniciarse y experiencia profesional. 

      

    En los casos en que el Tribunal designe un árbitro deberá consignarse en la resolución su nombre completo, domicilio y nacionalidad, debiendo adjuntarse a la misma una copia simple del currículum vitae de la persona designada como árbitro. 

      

    Artículo 18º.- Actuación del Tribunal como entidad nominadora.- El Tribunal podrá actuar como entidad nominadora de árbitros en procesos que no estén bajo su administración, para lo cual cualquiera de las partes involucradas en la controversia presentará una solicitud conteniendo los requisitos establecidos en los literales a) y b) del artículo 9º, así como el comprobante el pago de la tasa administrativa correspondiente. La designación de él o los árbitros se sujetará a lo dispuesto en el artículo precedente. 

      

    Artículo 19º.- Aceptación de la designación.- Efectuada la designación de un árbitro, el Secretario General procederá a notificarle dicha designación, debiendo aquél, dentro de los 5 días de notificado, aceptar o rechazar el cargo a través de una comunicación por escrito dirigida al Tribunal. Transcurrido el plazo para que se produzca la aceptación, sin que medie respuesta alguna, se considerará rechazada la designación. En todos los casos de rechazo a la designación de un árbitro, cualquiera sea la parte que lo designó, corresponderá al Tribunal efectuar una nueva designación. 

      

    Toda persona que acepte su nombramiento como árbitro deberá comprometerse a disponer el tiempo y la dedicación suficiente para llevar adelante el arbitraje con celeridad, profesionalismo e imparcialidad. Asimismo, el árbitro deberá declarar bajo juramento no estar incurso en causal alguna de impedimento o incompatibilidad, manifestando al Tribunal las circunstancias que puedan crear dudas justificadas sobre su imparcialidad o independencia. 

      

    La aceptación del cargo obliga al árbitro a desempeñarse conforme a las normas de conducta y ética del Colegio de Abogados de Lima, quedando sometido, en caso de incumplimiento, a las medidas disciplinarias previstas en los reglamentos de la institución. 

      

    Efectuada la aceptación por parte del Arbitro Unico o del Presidente de una Corte Arbitral, el Secretario General notificará a las partes comunicando la misma, adjuntando copia de la declaración jurada, así como de la liquidación de la tasa administrativa y los honorarios de los árbitros debidamente aprobada por el Tribunal. 

      

    Artículo 20º.- Recusación de árbitros.- Un árbitro podrá ser recusado cuando no cumpla con las condiciones previstas en el convenio arbitral, la ley o el reglamento, o cuando existan circunstancias que den lugar a dudas justificadas sobre su imparcialidad e independencia. 

      

    El árbitro propuesto o nombrado por una parte sólo podrá ser recusado por esta misma parte si la causal de recusación se ha configurado con posterioridad al nombramiento. 

      

    Artículo 21º.- Causales de recusación.- Son causales de recusación de un árbitro: 

      

    Ser amigo íntimo o enemigo manifiesto de alguna de las partes o sus representantes. 

    Ser pariente hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad o tener vínculo espiritual con alguna de las partes. 

    Tener relaciones civiles o comerciales con alguna de las partes, o ser él o su cónyuge o concubino, empleador o empleado de alguna de ellas. 

    Tener interés directo o indirecto en el resultado del arbitraje. 

    Las demás establecidas en el convenio arbitral, la ley y el reglamento. 

    Artículo 22º.- Procedimiento de recusación.- La parte que desee recusar a un árbitro deberá comunicarlo dentro de los 5 días siguientes de haber recibido la notificación de su aceptación, o dentro de los 3 días de haber conocido las circunstancias mencionadas en los artículos 20º y 21º, antes de vencido el término probatorio. 

      

    Toda solicitud de recusación, para ser admitida, deberá formularse por escrito precisando los hechos y fundamentos en que se sustenta, así como aportar prueba suficiente sobre la causal alegada y acompañar el recibo de pago de la tasa correspondiente. 

      

    La recusación será notificada a la otra parte, al árbitro recusado y, de ser el caso, a los demás miembros de la Corte Arbitral. Notificada la recusación, la otra parte podrá aceptarla y el árbitro recusado renunciar al cargo. De producirse la renuncia, ésta no implicará la validez de las razones en que se funda la recusación. Si la otra parte no acepta la recusación y el árbitro recusado no renuncia el Tribunal decidirá sobre la misma en un plazo de 10 días, a menos que se produzca la renuncia del árbitro recusado. 

      

    La solicitud de recusación será resuelta mediante resolución motivada e inapelable, que será emitida por una de las Salas Arbitrales que conforman el Tribunal. Si el Tribunal acepta la recusación se procederá al nombramiento de un árbitro sustituto conforme lo dispuesto en el artículo 14º precedente. 

      

    El trámite de recusación no interrumpe la prosecución del procedimiento arbitral. 

      

    Artículo 23º.- Sustitución de árbitros.- La sustitución de un árbitro procederá en los siguientes casos: 

      

    Renuncia. 

    Muerte. 

    Recusación aceptada por el Tribunal. 

    Cuando las partes lo soliciten de manera conjunta. 

    En todos estos casos, deberá nombrarse un árbitro sustituto de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 14º precedente. A menos que el Tribunal disponga lo contrario, el procedimiento arbitral no se interrumpe mientras se encuentre pendiente la sustitución. 

      

    En caso de sustitución del Arbitro Unico, se repetirán todas las audiencias realizadas a la fecha de la sustitución. En caso de la sustitución de uno de los árbitros que integran una Corte Arbitral, ésta tendrá potestad de decidir si repite o no las audiencias. 

      

    TITULO IV 

    PROCEDIMIENTO ARBITRAL 

      

    Artículo 24º.- Instalación.- Dentro de un plazo de 10 días contados a partir de la aceptación del Arbitro Unico o del Presidente de una Corte Arbitral, los árbitros levantarán un acta de instalación en la cual dejarán constancia de que se constituyen como tales y asumen la función de resolver la controversia sometida a arbitraje. El acta de instalación podrá ser levantada sin presencia de las partes y contendrá lo siguiente: 

      

    Introducción: (1) ciudad, hora, día y año, (2) lugar del Arbitraje, (3) nombres completos e identificación de los árbitros, (4) nombres completos e identificación de las partes, sus representantes y asesores, y (5) referencia a la aceptación y declaración jurada formulada por los árbitros. 

    Tipo de arbitraje: (1) de conciencia o de derecho, (2) ad hoc o administrado, y (3) nacional o internacional. 

    Normas y reglas aplicables: (1) marco normativo que regirá el arbitraje y leyes de aplicación supletoria, (2) reglamento de arbitraje aplicable, (3) modificaciones al reglamento y/u otras normas especialmente introducidas por las partes a través del convenio arbitral o en forma previa a la instalación, y (4) delegación de facultades a los árbitros para resolver cualquier asunto no reglamentado ni considerado en la ley aplicable. 

    Sede del arbitraje: (1) sede en la cual se desarrollará el arbitraje, y (2) posibilidad de llevar a cabo actuaciones fuera de la sede. 

    Idioma: Indicación respecto del idioma en el cual deberá desarrollarse el arbitraje. 

    Designación del Secretario: designación de la persona que actuará como Secretario Técnico y enumeración de sus funciones y responsabilidades. 

    Declaraciones de principios: (1) referencia a los principios que deberán regir el desarrollo del arbitraje, y (2) compromiso de los árbitros de actuar con imparcialidad, independencia, neutralidad y de llevar el arbitraje con celeridad, profesionalismo y con arreglo al las normas aplicables. 

    Pago de honorarios: determinación del monto y oportunidades para el pago de los honorarios correspondientes a los árbitros. 

    Declaración de instalación: (1) declaración sobre el cumplimiento de los requisitos previos y el consecuente inicio del arbitraje, y (2) declaración de instalación del Arbitro Unico o Corte Arbitral. 

    Conclusión: (1) señalar hora en que concluye la instalación y se da lectura al acta, y (2) firma de los árbitros y el secretario y, opcionalmente, de los representantes de las partes. 

    La instalación únicamente procederá cuando las partes hubiesen cumplido con abonar el íntegro de la tasa administrativa correspondiente. 

      

    Artículo 25º.- Normas especiales.- El Arbitro Unico o Corte Arbitral podrán dirigir el arbitraje del modo que estimen apropiado, siempre que guarde sujeción con las normas señaladas en el reglamento y respete el principio de igualdad de las partes y la posibilidad de un efectivo ejercicio del derecho de defensa. 

      

    Los árbitros son competentes para conocer y resolver todas las cuestiones subsidiarias, accesorias o incidentales que se promuevan durante el proceso. 

      

    Artículo 26º.- Lugar e idioma del arbitraje.- Las actuaciones arbitrales se llevarán a cabo en la sede del Tribunal, salvo que por la naturaleza de las mismas sea conveniente realizarlas fuera de dicha sede. A falta de acuerdo de las partes los árbitros señalarán el lugar donde deben realizarse las actuaciones. 

      

    Salvo pacto en contrario el arbitraje se desarrollará en idioma español. De considerarlo conveniente los árbitros determinarán la presentación de traducciones o el desarrollo de actuaciones en idiomas distintos al del arbitraje. 

      

    Artículo 27º.- Petitorios, contestaciones y reconvenciones.- A efectos de la presentación de los petitorios los árbitros aplicarán el siguiente procedimiento: 

      

    A través de la comunicación por la cual se notifica a las partes con el acta de instalación, se concederá a la parte demandante un plazo de diez días para que presente su petitorio debidamente fundamentado. 

    Una vez recibido el petitorio se correrá inmediato traslado a la otra parte para que conteste en un plazo de diez días y, de ser el caso formule reconvención. 

    De formularse reconvención, se correrá inmediato traslado a la otra parte para que conteste en un plazo de diez días. 

    Alternativamente, las partes podrán someterse, de mutuo acuerdo, al siguiente procedimiento: 

      

    A través de la comunicación por la cual se notifica a las partes con el acta de instalación, se concederá a ambas partes un mismo plazo de diez días para que presenten sus petitorios debidamente fundamentados. 

    Recibidos los escritos se correrá inmediato traslado a las partes para que los contesten, sin lugar a reconvención, en un plazo de diez días. 

    Los petitorios deberán contener los siguientes requisitos: 

      

    La indicación de las partes en litigio. 

    La exposición clara y precisa de la o las pretensiones y los asuntos controvertidos. 

    Los hechos que fundamentan la o las pretensiones. 

    Las normas que fundamentan la o las pretensiones, si el arbitraje es de derecho. 

    La relación de los medios probatorios que se ofrecen, indicando su naturaleza y origen. 

    El monto o valor del petitorio, salvo que no pudiera establecerse. 

    La firma de la parte o de su representante. 

    Los petitorios deberán estar acompañados de las pruebas que las partes tengan en su poder e indicarán las que se presentarán posteriormente. Los escritos de contestación y/o reconvención deberán contener los requisitos señalados en este artículo en lo que fuere aplicable. 

      

    Si no se contestara un petitorio dentro del plazo establecido, los árbitros continuarán con las actuaciones sin considerar aceptadas por el demandado las alegaciones del demandante. 

      

    Los árbitros decidirán si se requiere que las partes presenten o no otros escritos, además de los mencionados en este artículo fijando los plazos para su presentación. 

      

    Artículo 28º.- Representación y asesoramiento.- Las partes podrán estar representadas o asesoradas por las personas de su elección. 

      

    La designación de las mismas debe constar en el petitorio o contestación, estando facultadas las partes para hacer una nueva designación comunicándola por escrito a los árbitros y a la otra parte. Para el caso de asesoramiento por abogados no es requisito que éstos se encuentren registrados como tales en un Colegio de Abogados de la República. 

      

    Artículo 29º.- Medidas provisionales de protección.- A petición de una de las partes, los árbitros podrán adoptar toda clase de medidas provisionales que estimen necesarias respecto del objeto del litigio, incluyendo, las medidas destinadas a conservar bienes o a enajenarlos, cuando se trate de bienes perecederos. 

      

    Los árbitros podrán solicitar una contracautela al beneficiario para asegurar el costo de esa medida y la indemnización por daños y perjuicios a la parte contraria, en caso su pretensión fuese declarada infundada en el laudo definitivo. 

      

    La medida podrá estipularse en un laudo provisional.Contra esta decisión no procede recurso alguno. 

      

    Artículo 30º.- Conciliación durante el proceso.- Los árbitros podrán promover la conciliación durante todo el proceso. Si las partes concilian sus pretensiones antes de la expedición del laudo, los árbitros emitirán un laudo definitivo que contenga todos los datos, hechos y puntos conciliados, dando por concluido el arbitraje y adquiriendo lo acordado la calidad de cosa juzgada. Si la conciliación es parcial, los árbitros emitirán un laudo definitivo respecto de los puntos conciliados, continuando el arbitraje respecto de los demás puntos controvertidos. 

      

    Artículo 31°.- Audiencia de Puntos Controvertidos.- Dentro de los cinco días de vencido el plazo para la presentación de los escritos de contestación a que se refiere el artículo 27°, los árbitros convocarán a una Audiencia de Puntos Controvertidos, aún cuando no se haya contestado algún petitorio. Si los árbitros lo estiman conveniente, en esta misma audiencia podrán pronunciarse sobre la admisión y actuación de los medios probatorios ofrecidos por las partes, así como permitir a las mismas o sus representantes el uso de la palabra por un tiempo máximo de 30 minutos. 

      

    Artículo 32°.- Audiencias especiales.- Los árbitros podrán disponer que se lleven a cabo el número de audiencias que estimen convenientes para la actuación de las pruebas testimoniales, la actuación y presentación de peritajes y declaraciones de parte, así como la formulación de alegatos orales. 

      

    Los árbitros convocarán a las nuevas audiencias y reuniones, notificando a las partes con tres días de anticipación, señalando fecha, hora y lugar de realización. 

      

    Los árbitros podrán prescindir de llevar a cabo las audiencias solicitada por las partes, con el propósito de actuar los medios probatorios. En cuyo caso las pruebas se actuarán sobre la base de documentos y de todo material que sirva para que los árbitros se formen un criterio. 

      

    Salvo pacto en contrario de las partes, las audiencias se celebrarán en privado y constarán en actas, pudiendo los árbitros determinar el registro magnético de las mismas. 

      

    Artículo 33°.- Actuación de medios probatorios.- La actuación de medios probatorios se sujetará a las siguientes reglas: 

      

    Los costos de las actuaciones de las pruebas serán asumidas por la parte que las presenta. Salvo pacto en contrario, la parte que no asumiera el costo de la actuación de una prueba se tendrá por desistida de la misma. 

    Cuando la actuación de una prueba requiera de medios técnicos, la parte que la presenta proporcionará los mismos. 

    Los árbitros tienen la potestad para determinar la admisibilidad, pertinencia y valor de las pruebas, por lo que están facultados para: 

    Pedir de oficio la actuación de medios probatorios que estimen conveniente. 

    Solicitar a las partes aclaraciones o informaciones en cualquier etapa del proceso. 

    En caso de prueba pericial, podrán ordenar que se explique o amplíe el dictamen pericial. 

    Aunque las partes se encuentren inactivas, podrán proseguir con el procedimiento arbitral y dictar el laudo sobre la base de lo actuado. 

    De estimarlo conveniente prescindir de las pruebas aún no actuadas que consideren innecesarias por estar debidamente informados. 

    Podrán ser presentados todos los medios probatorios tipificados en el Código Procesal Civil, en lo que resulte pertinente. 

    Artículo 34°.- Testigos.- De haberse solicitado la declaración de testigos se deberá haber indicado en el petitorio, contestación o reconvención, la identidad de los mismos, su domicilio, el objeto de su testimonio y el idioma en que prestará su declaración. Los árbitros están facultados para rechazar la prueba testimonial de considerarlo no pertinente o superfluo. 

      

    Cada una de las partes podrá efectuar preguntas a cualquier testigo que se presente, estando los árbitros facultados para pronunciarse sobre si las preguntas son o no pertinentes o deben ser reformuladas. Los árbitros podrán efectuar preguntas en cualquier etapa del examen. 

      

    Los árbitros determinarán si el examen del testigo se hará en forma privada o pública, pudiendo solicitar a los testigos que se retiren de las audiencias, en especial cuando otros testigos se encuentren declarando. Asimismo, los testigos se encuentran sujetos a las responsabilidades que establece la ley por prestar juramento en falso. 

      

    Artículo 35°.- Peritos.- Los árbitros podrán nombrar uno o más peritos del registro que posee el Tribunal para que le informen por escrito sobre las materias concretas que éstos determinen, debiendo comunicar a las partes respecto de las atribuciones que les han sido asignadas. 

      

    Las partes suministrarán al perito toda la información pertinente o presentarán para su inspección todos los documentos o todas las cosas pertinentes que aquél pueda requerirles. Cualquier diferencia entre una parte y el perito acerca de la pertinencia de la información o presentación requeridas se remitirá a la decisión de los árbitros. 

      

    Recibido el dictamen del perito, los árbitros notificarán con una copia del mismo a las partes, a quienes se ofrecerá la oportunidad de expresar por escrito su opinión sobre el dictamen. Las partes tendrán derecho a examinar cualquier documento que el perito haya invocado en su dictamen. 

      

    Después de la entrega del dictamen y a solicitud de cualquiera de las partes, podrá interrogarse a los peritos en la audiencia de pruebas o en la que los árbitros dispongan. En esta audiencia, cualquiera de las partes podrá presentar testigos peritos para que presten declaración sobre los puntos controvertidos. 

      

    Artículo 36°.- Alegatos.- Vencida la etapa probatoria o cuando consideren que las pruebas ofrecidas no requieren de actuación, los árbitros notificarán a las partes para que dentro de un plazo de cinco días presenten sus alegatos. Los árbitros podrán determinar la procedencia de alegatos orales. 

      

    Artículo 37°.- Desistimiento y suspensión.- Antes de la notificación del laudo, de común acuerdo y comunicándolo a los árbitros, las partes pueden desistirse del arbitraje, en cuyo caso todos los gastos serán asumidos por las partes en iguales proporciones, salvo pacto en contrario. Las partes también podrán suspender el arbitraje, de común acuerdo, por un plazo máximo de tres (3) meses; vencido este, deberá reiniciarse el procedimiento. 

      

    TITULO V 

    LAUDO ARBITRAL Y EJECUCION 

      

    Artículo 38°.- Concurrencia y Decisiones.- La Corte Arbitral delibera con la concurrencia de la mayoría de los árbitros a menos que las partes hayan acordado que sea con la totalidad. Las deliberaciones son reservadas. 

      

    Las decisiones se tomarán por mayoría de votos de los árbitros. En caso de empate el Presidente de la Corte Arbitral dirime. Asimismo podrá decidir por sí solo las cuestiones de procedimiento en los casos en que no se obtenga mayoría o cuando la Corte Arbitral lo hubiese facultado expresamente para ello. 

      

    Además del laudo definitivo, los árbitros podrán dictar laudos provisionales, interlocutorios o parciales. 

      

    Artículo 39°.- Plazo de emisión del laudo.- Los árbitros deberán emitir el laudo definitivo dentro de los veinte días posteriores a la fecha de presentación de los alegatos de las partes o del vencimiento del plazo para su presentación. Excepcionalmente, cuando la naturaleza de la controversia lo amerite o medien causas debidamente justificadas, el Tribunal podrá ampliar este plazo a pedido de los árbitros. 

      

    El laudo, con la firma de los árbitros, deberá ser remitido a la Secretaría General del Tribunal para su notificación a las partes, dentro de los 5 días de emitido. 

      

    Artículo 40°.- Carácter definitivo del laudo.-El laudo arbitral pone fin a la controversia, es definitivo y obligatorio para las partes, salvo que éstas hubiesen pactado expresamente la posibilidad de interponer el recurso de apelación a que se refiere el artículo 47° del reglamento. 

      

    Las partes se comprometen a cumplir el laudo sin demora pudiendo los árbitros establecer sanciones pecuniarias por su demora a favor de la parte perjudicada. 

      

    Artículo 41º.- Contenido del laudo.-El laudo contendrá lo siguiente: 

      

    Lugar y fecha de la expedición. 

    Nombre de las partes y de los árbitros. 

    Cuestión sometida a arbitraje y una breve reseña de los hechos y las alegaciones de las partes. 

    Valoración de las pruebas en que se sustente la decisión. 

    Fundamentación de hecho y de derecho para admitir y rechazar los respectivos petitorios y argumentos de defensa. 

    La decisión. 

    En caso se expida un laudo de conciencia, éste deberá reunir los requisitos de los literales a, b, c, y f precedentes, además de una exposición de los fundamentos que motivan la decisión. 

      

    Artículo 42º.- Ley aplicable.-Los árbitros decidirán de conformidad con la ley que las partes hayan acordado para el fondo del litigio. Si las partes no indicaron o no estuvieron de acuerdo respecto de la ley aplicable, los árbitros aplicarán la ley que determinen las normas de conflicto de leyes que estimen aplicables. 

      

    En todos los casos, los árbitros decidirán con arreglo a las estipulaciones contenidas en los contratos celebrados entre las partes y tendrán en cuenta los usos y costumbres mercantiles aplicables al caso. 

      

    Artículo 43º.- Transacción y otras formas de conclusión del arbitraje.- Si antes de que se dicte el laudo las partes llegan a una transacción, los árbitros dictarán una orden de conclusión del proceso o en caso que lo pidan ambas partes y los árbitros lo acepten, se registrará la transacción en forma de laudo arbitral en los términos convenidos por las partes. 

      

    Si los árbitros observan que es innecesaria o imposible la prosecución de las actuaciones emitirán una orden de conclusión del arbitraje, que notificarán a las partes con los mismos requisitos que debe contener el laudo. 

      

    Los árbitros también dispondrán la conclusión del arbitraje por inactividad de las partes en un plazo tres (3) meses; de no hacerlo lo podrá disponer de oficio el Tribunal, sin perjuicio del derecho de las partes de solicitar un nuevo arbitraje. 

      

    Artículo 44°.- Aclaración del laudo.- Dentro de los cinco días de recibido el laudo emitido, cualquiera de las partes puede solicitar a los árbitros, notificando a la otra parte, una aclaración del laudo. 

      

    La aclaración se efectuará por escrito y única vez dentro de los cinco días siguientes a la recepción de la solicitud, prorrogables por acuerdo de las partes. La aclaración forma parte del laudo. 

      

    Artículo 45º.- Rectificación del Laudo.- Dentro de los cinco días siguientes a la recepción del laudo, cualquiera de las partes podrá requerir a los árbitros, notificando a la otra parte, que se rectifique en el laudo cualquier error de cálculo, de copia, tipográfico o cualquier otro error de naturaleza similar. Dentro de los cinco días siguientes a la comunicación del laudo, los árbitros podrán efectuar dichas correcciones por su propia iniciativa. 

      

    Artículo 46°.- Laudo Adicional.-Dentro de los cinco días siguientes a la recepción del laudo, cualquiera de las partes podrá requerir a los árbitros, notificando a la otra parte, que dicte un laudo adicional respecto de reclamaciones formuladas en el procedimiento arbitral pero omitidas en el laudo. 

      

    Si los árbitros estiman justificado el requerimiento de un laudo adicional y consideran que la omisión puede rectificarse sin necesidad de ulteriores audiencias o pruebas, completarán su laudo dentro de los veinte días siguientes a la recepción de la solicitud. 

      

    Artículo 47°.- Recurso de apelación.- Sólo si así lo hubiesen acordado las partes, cualquiera de ellas podrá apelar el laudo de derecho emitido por los árbitros ante las Salas Arbitrales que conforman el Tribunal. Para este efecto, tendrán un plazo de diez días contados desde la fecha de notificación del laudo emitido. Para el trámite de la apelación se deberá acreditar el pago de los derechos correspondientes. 

      

    La Sala Arbitral resolverá sólo sobre la base del contenido del expediente y los informes orales o escritos de las partes o sus abogados. En estos casos la decisión de la Sala produce la autoridad de cosa juzgada. 

      

    Artículo 48°.- Registro del laudo.-El laudo pronunciado por los árbitros será conservado por el Tribunal en su Libro de Registro de Laudos. Los documentos y contratos originales serán devueltos a los interesados si éstos los reclaman. De lo contrario, la documentación podrá ser destruida en el plazo de diez años contados desde la fecha de conclusión del procedimiento arbitral. 

      

    Si la legislación de arbitraje del país en que se ejecutará el laudo requiere el registro o el depósito del laudo por los árbitros o el Tribunal, éstos cumplirán este requisito dentro del plazo señalado por la ley aplicable. 

      

    TITULO VI 

    COSTOS Y TASAS DEL ARBITRAJE 

      

    Artículo 49°.- Costos.- El término "costos" comprende únicamente lo siguiente: 

      

    Los honorarios de los árbitros, que se indicarán por separado para cada árbitro y que serán establecidos por el Tribunal de acuerdo a su tabla de aranceles. 

    Los gastos de viaje y las demás expensas realizadas por los árbitros. 

    El costo del asesoramiento pericial o de cualquier otra asistencia requerida por los árbitros. 

    Los gastos de viaje y otras expensas realizadas por los testigos, en la medida en que los árbitros lo estimen. 

    El costo de representación y de asistencia de letrados de la parte vencedora si se hubiera reclamado dicho costo durante el procedimiento arbitral y sólo en la medida en que los árbitros decidan que el monto de ese costo es razonable. 

    Cualesquiera honorarios y gastos por servicios prestados por el Tribunal. 

    Las multas fijadas por no cumplir los mandatos de los árbitros. 

    Los árbitros fijarán en el laudo los costos del arbitraje y establecerán cual de las partes y en que proporción deben asumirlos. A tal efecto, tomarán en consideración el resultado o sentido del Laudo así como la actitud que hubiesen tenido las partes en el arbitraje, penalizando el evidente entorpecimiento o dilación del mismo. 

      

    Artículo 50°.-Tasa de Petición de Arbitraje.- Para dar inicio a todo arbitraje el demandante deberá abonar por concepto de petición de arbitraje la suma correspondiente que a la fecha de presentación de la solicitud se encuentre vigente según la tabla de aranceles del Tribunal.En ningún caso este monto será reembolsable. 

      

    Artículo 51°.-Tasa por designación de árbitros.- Cuando al Tribunal se le solicite nominar árbitros en procedimientos no administrados por el mismo, la parte o partes interesada(s) deberá(n) abonar por cada árbitro a ser nominado la suma correspondiente que a la fecha de presentación de la solicitud se encuentre vigente según la tabla de aranceles del Tribunal. 

      

    Artículo 52°.- Tasa Administrativa.- Para la admisión a trámite de una petición de arbitraje será necesario que las partes hayan abonado el íntegro de la tasa administrativa vigente conforme a la tabla de aranceles aprobada por la Junta Directiva del Colegio de Abogados de Lima. En caso la parte demandada no haya presentado su respuesta o, de haberlo hecho, haya formulado rechazo respecto de la petición de arbitraje interpuesta, la parte demandante podrá subrogarse en el pago de la tasa administrativa a partir de la fecha en que le sea notificada la resolución que declara la competencia administrativa del tribunal sobre el arbitraje solicitado. 

      

    Artículo 53°.- Tasas administrativas, honorarios y multas.- El cálculo y pago de las tasas administrativas, los honorarios de los árbitros, secretarios, peritos y demás auxiliares que intervengan en el arbitraje, así como las multas que apliquen los árbitros y/o el Tribunal, se efectuarán sobre la base de la Tabla de Aranceles Administrativos, la Tabla de Honorarios de Arbitros y la Tabla de Multas aprobadas por la Junta Directiva del Colegio de Abogados de Lima que se encuentren vigentes a la fecha en que deba efectuarse el pago de dichas tasas, honorarios y/o multas. 

      

    Artículo 54°.- Controversias no cuantificables.-Cuando no pueda cuantificarse el monto de la controversia, las partes abonarán la tasa administrativa mínima, la misma que se considerará como pago a cuenta de la tasa administrativa que fijarán los árbitros en función a la complejidad de la controversia. La tasa administrativa definitiva deberá ser abonada dentro de los diez días siguientes de la determinación del monto por los árbitros y, en todo caso, antes de la expedición del laudo definitivo. 

      

    El Tribunal, a su vez, definirá el honorario de los árbitros teniendo en cuenta la complejidad de la controversia. 

      

    Artículo 55°.- Reajuste de tasas administrativas y honorarios.- Cuando se formule reconvención, el Tribunal procederá a liquidar nuevamente las tasas administrativas y los honorarios correspondientes a los árbitros, de manera tal que reflejen el monto real de la controversia, suspendiéndose el arbitraje hasta que las partes cumplan con abonar los mayores montos que correspondan. 

      

    En caso las partes no cumplieran con abonar los montos establecidos, los árbitros podrán dar por concluido el arbitraje sin que corresponda la devolución de los pagos efectuados. 

      

      

    TITULO VII 

    NORMAS DE CONDUCTA Y SANCIONES 

      

    Artículo 56°.- Normas de conducta.- Los participantes en todo arbitraje sometido a la administración y/o supervisión del Tribunal, quedan obligados a actuar bajo los principios de celeridad, imparcialidad, integridad, confidencialidad y debida diligencia, así como a comportarse con arreglo a lo dispuesto en el Código de Etica de los Colegios de Abogados del Perú. 

      

    Artículo 57°.- Sanciones.- En caso un árbitro, secretario, perito u otro auxiliar que participe en un arbitraje sometido a la administración y/o supervisión del Tribunal incumpliera las normas de conducta a que se refiere el artículo precedente, el Tribunal podrá aplicarle las siguientes sanciones: 

      

    Pérdida de parte o el íntegro de los honorarios que le correspondan por la función desempeñada en el arbitraje. 

    Suspensión del árbitro, secretario, perito u otro auxiliar hasta por el plazo de un año de los registros del Tribunal. 

    En caso de falta grave o reincidencia, separarlo en forma definitiva de los registros que lleve el Tribunal y/o denunciarlo ante los órganos deontológicos del Colegio de Abogados de Lima u otro colegio profesional donde se encuentre registrado el infractor. 

    Artículo 58º.- Multas.- Los árbitros podrán imponer multas a la parte o partes que no cumplan sus mandatos por el monto que determine la tabla correspondiente del Tribunal, la Ley General del Arbitraje, o las normas complementarias vigentes durante el procedimiento. 

      

      

    DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS Y TRANSITORIAS 

      

    PRIMERA.- Legislación supletoria.- En todo aquello que no haya sido convenido por las partes o no esté previsto en el reglamento, se aplicará supletoriamente las normas de la Ley No. 26572, Ley General de Arbitraje, y/o las normas complementarias que se encuentren vigentes durante la tramitación del arbitraje. 

      

    SEGUNDA.- Vigencia del Reglamento.-El presente reglamento entrará en vigencia a partir del 1 de agosto del año 2003. En los procedimientos ya iniciados ante el Tribunal Arbitral del Colegio de Abogados de Lima este reglamento sólo será aplicable a los procedimientos que expresamente señalen los árbitros.