Exportaciones para un desarrollo sostenible

 
Países / Territorios

Reglamento de arbitraje (2002)

  • Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá 

      

    PRESENTACIÓN 

      

    El Decreto Ley N° 5 de 8 de julio de 1999, establece los principios jurídicos y éticos que guían los 

    procesos de arbitraje, conciliación y mediación en Panamá. 

    En este sentido, el Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (CeCAP), bajo los auspicios 

    del banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura 

    de Panamá, y otros gremios empresariales del país, elaboró y aprobó los reglamentos de 

    arbitraje, conciliación y mediación, así como los Códigos de Ética para Árbitros, Mediadores y 

    conciliadores, que hoy ponemos en sus manos. 

    Estos procedimientos estatuyen de forma sencilla y de fácil comprensión, el desarrollo del 

    arbitraje institucionalizado, así como las reglas básicas que rigen las conciliaciones y 

    mediaciones institucionalizadas, ofreciéndole a empresarios abogados, y demás usuarios del 

    Centro, la certeza del fiel cumplimiento de ellas, a través de las Secretarías Generales de 

    Arbitraje, Conciliación y Mediación y Administrativa. 

    El Reglamento de Arbitraje, conforme las facultades conferidas por la Ley, otorga competencia 

    al CeCAP para conocer de las solicitudes de arbitrajes institucionalizados en derecho o 

    equidad, nacionales e internacionales, así como la organización de arbitrajes ad-hoc, cuando 

    así le soliciten sus servicios. 

    Este Reglamento, desarrolla además, cada una de las etapas del procedimiento arbitral 

    institucionalizado, pasando por una etapa preliminar de solicitud y contestación de las partes, la 

    Constitución del Tribunal Arbitral, formalizaciones de la solicitud y contestación, la fijación de la 

    causa, la etapa probatoria, alegaciones y dictamen del laudo; recogiendo los modernos 

    principios que, en materia de arbitraje, contiene nuestra legislación nacional y los convenios 

    suscritos por la República. 

    En estricto orden, los reglamentos precisan lo referente a la presentación y postulación 

    procesar basados en el principio de la autonomía de la voluntad de las partes. El reglamento 

    fija plazos y la forma de computarlos; indica con claridad cuándo se inicia el arbitraje, el 

    momento de la integración del tribunal y subsiguientes fases procesales hasta alcanzar el 

    laudo mediante el cual se resuelve la controversia. 

    Estos procedimientos son sencillos, es decir, de fácil comprensión y aplicación, no hay 

    ritualismo procesal; las partes no pueden valerse de técnicas dilatorias ni de recursos ni de 

    apelaciones para una segunda instancia, viéndose compelidos los árbitros en un término 

    máximo de cuatro meses, prorrogables únicamente por dos mese adicionales. El laudo alcanza 

    valor de cosa juzgada y de ejecutabilidad. 

    Los reglamentos viabilizan la práctica del arbitraje, no sólo interno sino también internacional, 

    lo cual es una nota de singular importancia para el desarrollo de la institución arbitral, que 

    viene siendo potenciado con la globalización y la reversión del Canal de Panamá. 

    El reglamento incluye también un Código de Ética para árbitros, conciliadores y mediadores, lo 

    que constituye una innovación que viene a satisfacer los requerimientos del manejo del acceso 

    a la justicia privada. 

    Dentro de los parámetros que guía el acceso a la justicia privada, vía conciliación y mediación, 

    se establecen los requisitos de cualificación para actuar como facilitador, a fin de asegurar un 

    entendimiento imparcial, guiado por un tercero neutral, que al alcanzar el acuerdo mediante 

    acta firmada por las partes y el facilitador, dicho acuerdo tiene el valor de una sentencia, 

    cuando se trata de Conciliación y mérito ejecutivo para la Mediación. 

    Abre un ámbito profesional nuevo en Panamá que permite alcanzar, bajo una nueva cultura de 

    paz, el entendimiento pacífico de las partes en controversia. 

    INDICE 

    SECCIÓN I. Disposiciones Generales 

    Artículo 1 

    Artículo 2 Modalidades de Arbitraje 

    Artículo 3 Aplicación del Reglamento 

    Artículo 4 Interpretación del Reglamento 

    Artículo 5 Aplicación de otras Normas y Reglamentos 

    Artículo 6 Arbitraje de Derecho y Arbitraje en Equidad 

    Artículo 7 Circunstancias del Arbitraje 

    Artículo 8 Representación y Postulación 

    Artículo 9 Cómputo de Plazos 

    Sección II. Procedimiento Arbitral 

    Artículo 10 Iniciación del Arbitraje 

    Artículo 11 Saneamiento de la Solicitud 

    Artículo 12 Traslado y contestación de la petición de arbitraje 

    Sección III. Composición del Tribunal Arbitral 

    Artículo 13 Nombramiento de los árbitros 

    Artículo 14 Designación de árbitros por el Centro 

    Artículo 15 Nombramiento de árbitro único 

    Artículo 16 Nombramiento de Árbitro Presidente 

    Artículo 17 Condiciones para el nombramiento de los Árbitros 

    por el Centro 

    Artículo 18 Carácter definitivo de las decisiones del Secretario 

    General de Arbitraje 

    Artículo 19 Independencia de los Árbitros 

    Artículo 20 Aceptación de los Árbitros 

    Artículo 21 Recusación 

    Artículo 22 Procedimiento del Incidente de Recusación 

    Sección IV. Constitución del Tribunal Arbitral 

    Artículo 23 Momento de la Constitución 

    Artículo 24 Formalización de la Solicitud de Arbitraje 

    Artículo 25 Fijación de la Causa 

    Artículo 26 Efectos de la Declaración sobre la Competencia 

    Del Tribunal Arbitral 

    Artículo 27 Práctica de Pruebas 

    Artículo 28 Medidas Cautelares 

    Artículo 29 Trámite de Conclusiones 

    Artículo 30 Declaración de Conclusión del Procedimiento 

    Sección V. El Laudo Arbitral 

    Artículo 31 Laude de acuerdo con las partes 

    Artículo 32 Acuerdos Transaccionales Parciales 

    Artículo 33 Plazo para dictar el Laudo 

    Artículo 34 Contenido del Laudo 

    Artículo 35 Pronunciamiento sobre costas 

    Artículo 36 Carácter Definitivo del Laudo 

    Artículo 37 Examen del Proyecto de Laudo por el Secretario 

    General de Arbitraje 

    Artículo 38 Firma del Laudo 

    Artículo 39 Votos Separados 

    Artículo 40 Forma de dirimir las Discordias 

    Artículo 41 Otras formas de terminación del Proceso Arbitral 

    Artículo 42 Notificación del Laudo 

    Artículo 44 Peticiones de Aclaración o Corrección del Laudo 

    Artículo 45 Extinción de la Jurisdicción Arbitral 

    Artículo 46 Eficacia del Laudo 

    Artículo 47 Cosa Juzgada y Ejecución del Laudo 

    Artículo 44 Arbitraje Internacional 

    Sección VI. Código de Ética para Árbitros 

    REGLAMENTO DE ARBITRAJE 

    SECCIÓN I. DISPOSICIONES GENERALES 

    Artículo 1.En cumplimiento y desarrollo de la Ley y las facultades que el Estatuto otorgan al 

    Consejo Directivo del Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá (que en adelante se 

    denominará el Centro), se adopta el presente Reglamento de Arbitraje. 

    Artículo 2.- MODALIDADES DE ARBITRAJE.- 

    Los Arbitrajes que organice y administre El Centro podrán ser de cualquiera de las 

    modalidades establecidas en los artículos 4, 5 y 10 del Decreto Ley 5 de 8 de julio de 1999, en 

    delante Decreto Ley, y todas aquellas que se establezcan como desarrollo del citado Decreto Ley 

    o de otras cualesquiera en relación a sus cometidos. 

    El Centro podrá organizar Arbitrajes ad hoc, o especiales para determinados asuntos o en 

    determinados ámbitos o materias, con sujeción a las normas de procedimientos que establezcan 

    las partes o que elabore El Centro, por indicación de las partes. 

    Artículo 3.- APLICACION DEL REGLAMENTO.- 

    Cuando las partes, a través de cualquiera de las modalidades de convenio establecidas 

    en el Decreto Ley, hayan decidido someter a arbitraje sus diferencias derivadas de una relación 

    jurídica, se aplicará el presente Reglamento. 

    También se aplicará cuando así lo haya determinado la autoridad de designación 

    conforme a lo establecido en el Artículo 10 del Decreto Ley. 

    Cuando El Centro actúe como autoridad de designación en el nombramiento o sustitución 

    de árbitros lo hará de entre los integrantes de su lista de forma inapelable, conforme al presente 

    Reglamento. También podrán ser nombrados árbitros de las listas pertenecientes a las filiales, y 

    éstas podrán utilizar asimismo las listas del Centro. 

    El Arbitraje pactado se llevará a cabo pese a la negativa u obstrucción de alguna de las 

    partes, de conformidad con el artículo 11 del Decreto Ley. 

    Artículo 4.- INTERPRETACION DEL REGLAMENTO. 

    En todo lo no previsto en este Reglamento, se estará a lo que decida el Tribunal Arbitral, 

    a petición de las partes o de oficio. 

    Cuando no exista procedimiento arbitral entablado el Secretario General de Arbitraje 

    tendrá la facultad de interpretación y aclaración del Reglamento, el cual solicitará la opinión del 

    Secretario General de Conciliación y Mediación. 

    Artículo 5.- APLICACION DE OTRAS NORMAS Y REGLAMENTOS.- 

    Cuando en la administración de un Arbitraje encomendado al Centro, las partes en 

    el convenio hayan determinado la aplicación de las normasde la Corte Internacional de 

    Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional, a las de la Comisión de las Naciones Unidas 

    para el desarrollo del Derecho Mercantil (UNCITRAL) a las de la Comisión Interamericana de 

    Arbitraje Comercial (CIAC) o cualquier otro Reglamento de carácter internacional, se aceptará la 

    voluntad de las partes, con sumisión a la Legislación Nacional de Arbitraje. 

    Artículo 6.- ARBITRAJE DE DERECHO Y ARBITRAJE DE EQUIDAD.- 

    El Centro practicará los Arbitrajes de derecho y en equidad establecidos en el Artículo 3 

    del Decreto Ley. 

    En el Arbitraje de derecho los árbitros deberán ser abogados en ejercicio. 

    Si se tratare de arbitraje internacional de conformidad al Decreto Ley, esta condición se 

    acreditará según la Ley del lugar en el que ejerza la abogacía el árbitro de derecho. 

    En el Arbitraje de equidad los Árbitros deberán ser personas graduadas por lo menos de 

    enseñanza secundaria y si no lo son, que tengan al menos treinta anos de edad. 

    Artículo 7.- CIRCUNSTANCIAS DEL ARBITRAJE. 

    Las circunstancias de lugar, idioma y domicilio para notificaciones serán las previstas en 

    el Decreto Ley 

    A falta de designación expresa por las partes del lugar del Arbitraje, este será el de la 

    sede del Centro o de sus filiales, según corresponda al proceso en cuestión. 

    Igualmente a falta de designación expresa por las partes, del idioma del Arbitraje, este 

    será siempre el español si al menos una de las partes es panameña. En otro caso, la designación 

    corresponderá al Secretario General de Arbitraje, eligiendo aquella lengua que guarde mayor 

    afinidad con las partes o con el fondo de la controversia. 

    Las circunstancias del Arbitraje se tomarán en cuenta a efectos de notificaciones, de conformidad 

    al presente Reglamento. 

    Serán válidas las notificaciones hechas en el domicilio designado por las partes, el de sus 

    representantes o sus apoderados. 

    Artículo 8.- REPRESENTACION Y POSTULACION. 

    Las partes en un procedimiento arbitral podrán actuar por si mismas, por medio de 

    representante o apoderado, acreditando debidamente dicha circunstancia, o valerse de Abogado 

    en ejercicio.- 

    Artículo 9.- COMPUTO DE PLAZOS.- 

    Sin perjuicio de lo convenido por las partes, conforme al principio de autonomía de la 

    voluntad, para el cómputo de plazos establecidos en el presente Reglamento o que establezcan 

    los árbitros en el desarrollo de las actuaciones arbitrales, los términos se computarán siempre 

    como días hábiles. 

    SECCIÓN II- PROCEDIMIENTO ARBITRAL 

    Artículo 10.- INICIACION DEL ARBITRAJE. 

    La petición de Arbitraje será cursada al Secretario General de Arbitraje. La petición deberá 

    contener, según corresponda: 

    1- Nombre, domicilio y números de teléfono, fax o de correo electrónico de las partes, si lo 

    hubiere. 

    2- Indicación de si las partes han de actuar por sí mismas, por representante o mediante 

    Abogado, en cuyo caso se indicará la misma información solicitada en el numeral anterior. 

    3- Referencia del convenio arbitral y fotocopia del mismo. 

    4- Referencia del contrato o relación jurídica en que tiene causa la controversia. 

    5- Los hechos que sirven de antecedente a la petición. 

    6- Las pretensiones que desean someter al Tribunal Arbitral. 

    7- La propuesta de árbitro único o la designación del árbitro y su suplente de conformidad con el 

    Decreto Ley y el presente Reglamento o la solicitud de que sean nombrados conforme al 

    mismo. Esta designación deberá incluir los datos solicitados en el numeral 1 del presente 

    artículo. 

    8- Cuantía aproximada de las pretensiones o indicación de que la cuantía es indeterminada. 

    Dicha solicitud deberá ser presentada en original con tres (3) copias. 

    La solicitud de Arbitraje deberá estar acompañada por la provisión de fondos establecida por 

    El Centro. En ningún caso se dará curso a la solicitud que no cumpla con este requisito.Dicho 

    pago no será reembolsable si por desistimiento o por cualquier otra razón no se efectúa el 

    Arbitraje. Se exceptúan de esta disposición, los casos en que la parte requerida rechace la 

    solicitud de arbitraje, en cuyo caso se devolverá al solicitante el cincuenta por ciento (50%) de la 

    provisión de fondos que consignó. 

    Artículo 11.- SANEAMIENTO DE LA SOLICITUD.- 

    El Secretario General de Arbitraje verificará si la solicitud cumple con los requisitos 

    establecidos en el artículo anterior. De lo contrario, ordenará su corrección dándole traslado al 

    solicitante quien en un plazo máximo de siete (7) días deberá subsanar la misma. Transcurrido 

    dicho plazo sin subsanar, se devolverá la solicitud tomando nota de las actuaciones. 

    Artículo 12.-TRASLADO Y CONTESTACION DE LA PETICION DE ARBITRAJE.- 

    El Secretario General de Arbitraje dará traslado a la otra u otras partes indicadas en la 

    solicitud, en el plazo de cinco (5) días a partir de su recepción. La parte a quien se le ha hecho 

    traslado de la solicitud inicial de Arbitraje dará respuesta a ella en el plazo de cinco (5) días a 

    partir de la notificación. En ella dará cuenta de su aceptación o rechazo al Arbitraje solicitado, 

    dando las razones para ello. 

    Igualmente, las partes podrán designar los árbitros de acuerdo a lo pactado o propondrán 

    los que sean necesarios para la constitución del Tribunal Arbitral. 

    En caso de dejar vencer el plazo mencionado sin contestación, o si existiere negativa al 

    Arbitraje, el Secretario General de Arbitraje examinará la documentación aportada y de haber 

    quedado establecida la competencia del Centro para administrar el Arbitraje, proseguirán las 

    actuaciones, en la forma que se establece en los artículos siguientes. 

    SECCION III- COMPOSICION DEL TRIBUNAL ARBITRAL. 

    Artículo 13.- NOMBRAMIENTO DE LOS ÁRBITROS. 

    Si nada hubieran previsto las partes en cuanto al número de Árbitros, el Tribunal Arbitral 

    estará compuesto por tres Árbitros cuando el caso sea de mayor cuantía o cuantía indeterminada 

    y por uno en los casos de menor cuantía. 

    Se entiende por mayor cuantía la que exceda de CIEN MIL DOLARES ($100,000.00) y 

    por menor cuantía cuando no exceda de esa cantidad. 

    Artículo 14.- DESIGNACION DE ÁRBITROS POR EL CENTRO.- 

    En el supuesto de que las partes de común acuerdo, no hayan designado en el convenio 

    arbitral los árbitros o hayan omitido la forma de designación, cada parte nombrará un árbitro en el 

    supuesto de Tribunal Arbitral colegiado o propondrá el nombre del árbitro único en el supuesto de 

    Tribunal unipersonal. 

    Estos nombramientos o propuestas de nombramiento de los Árbitros serán hechas por las 

    partes en sus correspondientes escritos de iniciación o contestación a la petición inicial de 

    Arbitraje. 

    Si las partes en tiempo oportuno, no nombran ni proponen o estuvieren en desacuerdo 

    sobre el árbitro único, lo hará en su lugar el Secretario General de Arbitraje en el plazo de cinco 

    (5) días a partir de la contestación a la petición. 

    Los árbitros designados o propuestos podrán o no pertenecer a las listas del Centro.En 

    todo caso, los árbitros que de conformidad a los artículos anteriores nombre el Secretario 

    General de Arbitraje, lo serán siempre de entre los integrantes de las listas en la forma prevista 

    en el presente Reglamento. 

    Artículo 15.- NOMBRAMIENTO DE ARBITRO UNICO.- 

    Será árbitro único el designado de común acuerdo por las partes, si fuere el caso. 

    En caso de desacuerdo o resistencia a su nombramiento, el árbitro único será nombrado 

    por el Secretario General de Arbitraje, en la forma prevista en el artículo anterior. 

    Artículo 16.- NOMBRAMIENTO DE ARBITRO PRESIDENTE.- 

    Si el Arbitraje ha de desarrollarse ante un Tribunal colegiado los Árbitros nombrados 

    elegirán de común acuerdo al tercer árbitro que ejercerá de árbitro Presidente, en el plazo de 

    siete (7) días a partir de la aceptación del último de estos. 

    El árbitro presidente deberá ser integrante de la lista de árbitros del Centro. 

    Si no lo hicieran, el Secretario General de Arbitraje lo hará en la forma prevista en el 

    artículo 14 del presente Reglamento. 

    Artículo 17.-CONDICIONES PARA EL NOMBRAMIENTO DE LOS ÁRBITROS POR EL 

    CENTRO.- 

    En el nombramiento de Árbitros por el Centro siempre se tendrá en cuenta la especial 

    idoneidad de estos y, en su defecto, afinidad en razón a la materia objeto del arbitraje, habida 

    cuenta de su acreditación en los archivos del Centro. Cuando se trate de Arbitraje internacional, 

    además de los anteriores señalamientos se tendrá especial atención a la nacionalidad de los 

    arbitros procurando nombrar Árbitros de nacionalidades distintas a las de las partes. 

    En los supuestos de arbitraje en equidad, la designación se hará mediante sorteo entre 

    ellos. 

    Las propuestas o nombramientos de árbitros contendrán siempre el nombre del titular y 

    un suplente. 

    Artículo 18- CARÁCTER DEFINITIVO DE LAS DECISIONES DEL SECRETARIO GENERAL DE 

    ARBITRAJE. 

    Todas las decisiones del Secretario General de Arbitraje relativas al nombramiento de 

    Árbitros y aquellas inherentes al ejercicio de sus funciones, serán inapelables. 

    Artículo 19.- INDEPENDENCIA DE LOS ÁRBITROS.- 

    Los árbitros deberán mantenerse siempre independientes de las partes en causa. 

    Antes de su aceptación los árbitros propuestos darán a conocer al Secretario General de 

    Arbitraje los hechos o circunstancias susceptibles de poner en duda su independencia ante las 

    partes y que pudieran ser causales de abstención o de recusación, las cuales se comunicarán a 

    las partes. 

    Igualmente comunicarán dichas circunstancias si sobrevinieren o fueran conocidas 

    durante el curso del procedimiento arbitral. 

    En todo caso, los Árbitros no deberán aceptar el nombramiento o, hecho éste, abstenerse 

    si concurren algunas de las circunstancias señaladas por el artículo 21 del presente Reglamento. 

    Artículo 20.- ACEPTACION DE LOS ÁRBITROS 

    Los árbitros propuestos o nombrados deberán expresar su aceptación al Secretario 

    General de Arbitraje en el plazo de cinco (5) días a partir de su notificación. 

    Transcurrido dicho plazo en silencio, se entenderá que no aceptan. En ese caso el 

    suplente ocupará el puesto del titular, así como en el supuesto de que por cualquier circunstancia 

    faltare el árbitro propuesto o nombrado como titular. 

    De no aceptar o faltar el suplente, se iniciará de nuevo el procedimiento para el 

    nombramiento de los árbitros en la forma prevista en los artículos anteriores. 

    Los árbitros se someterán en su actuación a la Ley, a los Reglamentos y al Código de 

    Ética del Centro. 

    Artículo 21.- RECUSACION .- 

    A los árbitros les serán aplicables los impedimentos y causales de recusación previstos 

    para los jueces en el Código Judicial. 

    En todo caso, asiste el derecho a las partes de plantear la recusación de un árbitro, la 

    cual se sustentará ante el Tribunal Arbitral en el plazo de los quince (15) días siguientes a su 

    constitución o dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha en que la parte tuvo 

    conocimiento de los hechos y circunstancias en que se fundamenta su petición, si dicha fecha es 

    posterior a la constitución del Tribunal Arbitral. 

    Las partes sólo podrán recusar al árbitro que haya sido nombrado por ellas o en cuyo 

    nombramiento hayan participado, por causas sobrevinientes a su nombramiento o que hayan 

    conocido con posterioridad a éste. 

    Artículo 22.- PROCEDIMIENTO DEL INCIDENTE DE RECUSACION.- 

    El árbitro recusado podrá aceptar de plano la recusación, en cuyo caso lo comunicará a 

    las partes y al Tribunal, separándose inmediatamente. La parte que haya alegado la causal de 

    recusación podrá, dentro del plazo de tres (3) días, promover incidente de recusación ante el 

    propio tribunal, el cual establecerá plazos razonables que no excederán de cinco (05) días, para 

    la presentación de los alegatos. 

    El Tribunal confirmará o no al árbitro objeto de la recusación. Esta decisión será 

    inapelable e insusceptible de recurso alguno, sin perjuicio de lo previsto en el artículo 16 párrafo 

    último del Decreto Ley. 

    Los Árbitros nombrados que se abstengan o cuya recusación sea aceptada o resuelta, 

    serán sustituidos por el suplente, si lo hubiere. En caso contrario, serán sustituidos mediante el 

    nombramiento de otros nuevos, de conformidad al presente Reglamento. 

    SECCIÓN IV-. CONSTITUCION DEL TRIBUNAL ARBITRAL. 

    Artículo 23.- MOMENTO DE LA CONSTITUCION. 

    Quedará constituido el Tribunal Arbitral con la aceptación del último de los Árbitros 

    nombrados. 

    El Secretario General de Arbitraje comunicará a las partes y a los Árbitros la constitución 

    del Tribunal Arbitral y el inicio del proceso. Deberá también dirigirse a las partes respecto de los 

    gastos del Arbitraje y demás aspectos relativos a la administración del mismo. 

    Ambas partes deberán desembolsar la provisión ante El Centro por partes iguales, en un 

    término de diez (10) días a partir de la fecha en que recibió la notificación de la constitución del 

    Tribunal. 

    Si alguna de las partes no consignara, podrá hacerlo la otra en su nombre y cuenta, sin 

    perjuicio de la declaración de costas y posterior liquidación. 

    Si ninguna de las partes hace la consignación, se declarará disuelto el Tribunal, de lo que 

    quedará constancia mediante acta que levantará el Secretario General de Arbitraje. 

    En caso de ser necesario, previa consulta al Secretario General de Arbitraje, el Tribunal 

    podrá solicitar a las partes nuevos aportes a la cuenta de gastos cuando la suma inicial se 

    encuentre agotada, en cuyo caso se fijará el término para su consignación. 

    Si, independientemente de la demanda principal, se formula una o varias demandas 

    reconvencionales, El Centro fijará provisiones separadas para la demanda principal y para la 

    demanda o demandas reconvencionales. 

    El Tribunal Arbitral deberá designar un Secretario para el Tribunal, de entre los inscritos 

    en listas establecidas en El Centro o sus Filiales, que habrá de recaer, en todo caso, en un 

    Abogado en ejercicio. 

    El Secretario del Tribunal tendrá a su cargo las siguientes funciones: 

    􀀀 Dar fe de las actuaciones del procedimiento 

    􀀀 Indicar al Tribunal los trámites a seguir 

    􀀀 Preparar las resoluciones durante el desarrollo del procedimiento 

    􀀀 Velar por el cumplimiento de los términos 

    􀀀 Hacer las notificaciones a las partes, testigos y peritos. 

    􀀀 Asistir al Tribunal en la elaboración del laudo 

    􀀀 Todas aquellas que le encomiende el Tribunal. 

    Artículo 24.- FORMALIZACION DE LA SOLICITUD DE ARBITRAJE.- 

    Dentro de los diez (10) días siguientes a la constitución del Tribunal Arbitral, si las partes 

    hubieren efectuado el depósito de la provisión de fondos, el Tribunal Arbitral se dirigirá a las 

    partes dándoles un plazo de diez (10) días comunes para que completen la solicitud inicial de 

    Arbitraje y contestación, con la explicación sucinta de los hechos, y presenten los documentos en 

    que intenten apoyar sus pretensiones e indiquen los medios de prueba de que intenten valerse. 

    La parte demandada podrá presentar, con la contestación, demanda reconvencional. 

    De cada uno de estos escritos deberá presentarse un (1) original y cuatro (4) copias. 

    Las partes sólo podrán invocar la incompetencia del Tribunal Arbitral por inexistencia, 

    invalidez, caducidad o ineficacia del convenio arbitral o por inarbitrabilidad de la controversia, en 

    los respectivos escritos de formalización, teniendo este trámite valor preclusivo. 

    El Tribunal dispondrá el traslado de estos escritos en forma cruzada para que en el plazo 

    de diez (10) días se presente la contestación de la demanda reconvencional y/o las partes 

    aleguen lo que a su derecho convenga. 

    Artículo- 25.- FIJACION DE LA CAUSA.- 

    El Tribunal, en audiencia, invitará a las partes a que de común acuerdo con el Tribunal 

    establezcan la Fijación de la Causa. 

    La Fijación de la causa tendrá por objeto la resolución de las siguientes cuestiones: 

    1- Establecimiento de la competencia del Tribunal Arbitral y de su alcance. 

    2- Señalamiento de las controversias que oponen a las partes y resumen de sus respectivas 

    pretensiones. 

    3- Detalle y exposición de los puntos que son necesarios establecer para el esclarecimiento 

    y resolución de las controversias que se someten a los Árbitros. 

    4- Lo relativo a la práctica de pruebas. 

    En caso de que las partes, o alguna de ellas, no firmaren el acta de la fijación de la 

    causa, el Tribunal Arbitral lo hará por sí mismo. 

    Artículo 26.- EFECTOS DE LA DECLARACION SOBRE COMPETENCIA DEL TRIBUNAL 

    ARBITRAL.- 

    Si los árbitros en el examen sobre su propia competencia decidieren negativamente sobre 

    ella, se dará por finalizado el arbitraje, comunicándolo a las partes y al Secretario General de 

    Arbitraje. 

    Si por el contrario, los árbitros estimaren su propia competencia, continuarán con las 

    actuaciones, pese a la negativa u obstrucción de cualquiera de ellas. 

    Artículo 27.- PRACTICA DE PRUEBAS 

    En la Fijación de la causa los árbitros decidirán lo relativo a forma y términos para la 

    práctica de pruebas, disponiendo lo concerniente, en su caso, sobre el auxilio judicial, de 

    conformidad con los artículos 23 y 24 del Decreto Ley. 

    Los árbitros podrán asimismo decidir de oficio la práctica de pruebas que consideren 

    pertinentes, o disponer el fallo en base a documentos únicamente. 

    En ningún caso el término para la práctica de pruebas podrá excederse de veinte (20) 

    días; salvo prórroga de igual término otorgado por el Tribunal Arbitral en los supuestos de 

    especial dificultad en la práctica de pruebas o de llevarse ésta en el extranjero. 

    Artículo 28.- MEDIDAS CAUTELARES 

    Con el propósito de asegurar el objeto y los resultados del proceso, cualquiera de las 

    partes podrá solicitar medidas cautelares al Tribunal Arbitral, las cuales deberán ser otorgadas 

    con sus respectivas garantías. 

    Estas medidas cautelares serán las establecidas en el Código Judicial y podrán 

    mantenerse hasta la ejecución del laudo. 

    Serán otorgadas por el Tribunal arbitral, el cual se dirigirá, si ello fuera necesario, a la 

    autoridad competente para su implementación y al Registro Público con el objeto de garantizar 

    su constancia y publicidad. 

    Artículo 29.- TRAMITE DE CONCLUSIONES.- 

    Concluida la instrucción del proceso, el Tribunal Arbitral citará a las partes para ser oídas 

    en alegatos de conclusión. 

    Este trámite podrá ser sustituido, a petición de ambas partes, o por resolución del 

    Tribunal, por escritos de conclusiones sucintas. 

    En ambos casos, las partes expondrán breve y sistematizadamente los fundamentos de 

    hecho o de derecho cuando proceda, a la vista de las pruebas practicadas, en apoyo de sus 

    respectivas pretensiones con indicación de la petición de fallo. 

    Artículo 30.- DECLARACION DE CONCLUSION DEL PROCEDIMIENTO.- 

    Finalizado el trámite de conclusiones el Tribunal declarará inmediatamente concluido el 

    procedimiento arbitral y dictará laudo a la brevedad posible. 

    SECCION V- EL LAUDO ARBITRAL.- 

    Artículo 31.- LAUDO DE ACUERDO CON LAS PARTES. 

    En cualquier etapa y hasta el momento de la conclusión del procedimiento, las partes 

    podrán convenir transacción sobre el objeto del proceso elevándola a laudo, que firmaran con los 

    Árbitros, de conformidad al Artículo 30 del Decreto Ley. 

    Artículo 32.- ACUERDOS TRANSACCIONALES PARCIALES.- 

    Igualmente podrán convenir acuerdos transaccionales parciales elevando la oportuna 

    propuesta a los Árbitros para su inclusión en el laudo, en la forma que se previene en EL Artículo 

    30 de la Ley. 

    Artículo 33.- PLAZO PARA DICTAR EL LAUDO. 

    Si las partes en el convenio arbitral no hubiesen dispuesto otra cosa, se entenderá que el 

    plazo para dictar laudo es el de cuatro (4) meses a partir de la constitución del Tribunal Arbitral. 

    El Tribunal Arbitral puede, en virtud de solicitud motivada de alguno de los Árbitros o de 

    cualquiera de las partes, prorrogar dicho plazo. 

    En ningún caso, el plazo total para dictar laudo excederá del término de seis (6) meses a 

    partir de la fecha de constitución del Tribunal Arbitral. 

    Artículo 34. - CONTENIDO DEL LAUDO.- 

    El laudo deberá contener como mínimo: 

    a) La identificación de las partes con sus datos y los de sus representantes o 

    abogados si los hubiere. 

    b) Las circunstancias de lugar, idioma y demás, del Arbitraje. 

    c) La identificación de los árbitros y del Secretario. 

    d) Una referencia del examen de la competencia objetiva del Tribunal y de la Fijación de la 

    Causa. 

    e) Una exposición sumaria de las pretensiones respectivas de cada una de las partes 

    extraídas de sus alegaciones. 

    f) Un breve resumen de las pruebas propuestas y admitidas y de su practica. 

    g) Los fundamentos jurídicos o de equidad, según sea caso, que avalen el fallo. 

    h) El fallo o decisión de la causa. 

    i) El pronunciamiento sobre las costas. 

    Artículo 35.- PRONUNCIAMIENTO SOBRE COSTAS.- 

    En la imputación de costas, el Tribunal Arbitral podrá apreciar elementos de temeridad o 

    mala fe u otras causas de carácter objetivo, como el principio del vencimiento, que ameriten 

    imputar las costas entre las partes de forma diferente. 

    Las costas se imputarán a la parte perdedora; las mismas comprenden todos los gastos 

    generados del proceso tales como: 

    a) Gastos de administración del arbitraje establecidos por El Centro 

    b) Honorarios de los árbitros y del Secretario del Tribunal 

    c) Gastos producidos por la práctica de las pruebas 

    d) Gastos originados por el mismo proceso, tales como transporte y alojamiento de árbitros, 

    secretario, y testigos, cuando fuere el caso; certificaciones, traducciones, peritajes, entre 

    otros. 

    Artículo 36.- CARACTER DEFINITIVO DEL LAUDO.- 

    El Laudo será final, obligatorio y vinculante para las partes, sin perjuicio de las peticiones 

    de aclaración, corrección tipográfica o aritmética y del recurso de anulación ante la sede judicial 

    que determina el Decreto Ley. 

    Artículo 37.- EXAMEN DEL PROYECTO DE LAUDO POR EL SECRETARIO GENERAL DE 

    ARBITRAJE.- 

    Antes de la firma definitiva por parte de los Árbitros, el Tribunal expondrá el proyecto de 

    laudo al Secretario General de Arbitraje, quien podrá sugerir modificaciones únicamente de 

    forma, y encaminadas a conseguir la ejecución y el reconocimiento de los laudos dictados. 

    El Secretario General de Arbitraje se pronunciará en el plazo de siete (7) días a partir de 

    la presentación del Proyecto por el Tribunal. 

    Siempre se respetará la autonomía del Tribunal Arbitral en su decisión sobre el fondo, que 

    no será susceptible de revisión ni de recurso alguno. 

    Artículo 38.- FIRMA DEL LAUDO.- 

    El laudo será firmado por todos los miembros que integran el Tribunal y resuelto por la 

    mayoría. 

    Si algún árbitro se negase a firmar se entenderá que vota con la mayoría. 

    También firmará el Secretario del Tribunal Arbitral. 

    Artículo 39.- VOTOS SEPARADOS.- 

    Los Árbitros discrepantes deberán formular voto separado debidamente razonado, para 

    su inclusión en el laudo. 

    Artículo 40.- FORMA DE DIRIMIR LAS DISCORDIAS.- 

    En caso de discordia será voto dirimente el del Presidente, dictará el laudo, si no se 

    alcanzase la mayoría. 

    Artículo 41.- OTRAS FORMAS DE TERMINACION DEL PROCESO ARBITRAL.- 

    El proceso podrá finalizar además, por las siguientes causas: 

    a) La caducidad del plazo conferido a los árbitros para dictar laudo, sin perjuicio de la 

    responsabilidad en que éstos puedan incurrir por esta causa. 

    b) El desistimiento o la renuncia a la acción por parte del demandante, siempre que sea así 

    aceptado por el Tribunal Arbitral. 

    c) El desistimiento y la renuncia conjunta al Arbitraje. 

    El Tribunal Arbitral dictará la oportuna resolución de terminación del procedimiento en 

    estos casos, imponiendo las costas a la parte que desiste o renuncia o se ha allanado, en 

    función de su temeridad o mala fe, a juicio del Tribunal. 

    Artículo 42.- NOTIFICACION DEL LAUDO.- 

    La notificación del laudo se hará, por comparecencia de las partes o de sus 

    representantes o abogados, debidamente citados en la forma prevista en el artículo 7 del 

    presente Reglamento. 

    En caso de comparecencia, se dará lectura íntegra del laudo a las partes, y se levantará 

    acta que firmarán los concurrentes y el Secretario General de Arbitraje, quien dará a dicha acta el 

    archivo correspondiente. 

    Artículo 44.- A petición de parte interesada se expedirán copias certificadas del laudo, por el 

    Secretario General de Arbitraje. 

    Artículo 45.- PETICIONES DE ACLARACION O CORRECCION DEL LAUDO.- 

    Dentro de los cinco (5) días siguientes a la notificación laudo, las partes podrán solicitar 

    del Tribunal Arbitral la aclaración de algún punto dudoso del mismo, o la corrección de errores de 

    tipo mecanográfico o aritmético. 

    Los Árbitros deberán resolver sobre la petición formulada, en un plazo no mayor de diez 

    (10) días. En caso de que no lo hicieren dentro de este plazo se entenderá que rechazan la 

    petición. 

    Artículo 45- EXTINCION DE LA JURISDICION ARBITRAL. 

    Una vez notificado el laudo o efectuadas las correcciones o aclaraciones pertinentes, o 

    sobrevenido otras formas de terminación del procedimiento, quedará extinguida la jurisdicción 

    arbitral y finalizado el Arbitraje. 

    Artículo 46.- EFICACIA DEL LAUDO. 

    Habida cuenta de la naturaleza convencional y jurisdiccional del Arbitraje el laudo final 

    será cumplido y ejecutado por las partes en todos sus pronunciamientos y sin demora, salvo lo 

    dispuesto en el artículo 34 del Decreto Ley respecto del recurso de anulación. 

    Artículo 47.- COSA JUZGADA Y EJECUCION DEL LAUDO. 

    El laudo tiene la eficacia de cosa juzgada tanto formal como material y se ejecutará en la 

    forma prevista en el Decreto Ley y el Código Judicial como una sentencia judicial firme. 

    Las partes podrán solicitar del Centro cuantos certificados, copias o testimonios sean 

    necesarios para la ejecución del laudo o para la interposición del recurso de anulación de 

    conformidad al Decreto Ley o para el tramite de reconocimiento y ejecución, en su caso. 

    Artículo 48.- ARBITRAJE INTERNACIONAL.- 

    Cuando fuere internacional el Arbitraje desarrollado, de conformidad con el Decreto Ley y 

    al presente Reglamento, se entiende que las partes renuncian al recurso de anulación previsto en 

    el artículo 34 del Decreto Ley. 

    El laudo dictado en este procedimiento únicamente será susceptible de reconocimiento y 

    ejecución en la sede que corresponda. 

    SECCION VI.- 

    CODIGO DE ETICA PARA ÁRBITROS 

    Artículo 49.- Los árbitros actuantes en procesos arbitrales del El Centro de Conciliación y 

    Arbitraje se someterán al Decreto Ley, al Reglamento del Centro u otro que fuere de aplicación, a 

    las resoluciones de los Organos Directivos del Centro y al presente Código de Etica para Árbitros. 

    Artículo 50.- El presente código establece sin perjuicio de otros que sean de aplicación en 

    materia de responsabilidad o normas deontológicas o de carácter corporativo que correspondan 

    en razón de la pertenencia de los parbitros a asociaciones o corporaciones profesionales y 

    empresariales. 

    Artículo 51.- Los árbitros ejercen una jurisdicción en la medida que así se lo tienen reconocido 

    las partes y actuarán, en consecuencia, con imparcialidad, transparencia, neutralidad, claridad, 

    independencia y equidistancia respecto de las partes. 

    Los árbitros guardarán en todo momento las reglas de deontología profesional que les 

    confiere les demande su estatuto, obrando de buena fe, con honestidad y rigor, dando a las 

    partes las suficientes garantías para asegurarle imparcialidad y neutralidad. 

    Los árbitros promoverán el acuerdo entre las partes, buscando su confianza y dirimiendo 

    las cuestiones a ellos sometidas, con diligencia, no dilatando los plazos conferidos y cumpliendo 

    con los principios, las fases y los tramites del procedimiento establecido. 

    Artículo 52.- Especial atención guardarán en la transparencia del proceso, de manera que todas 

    sus resoluciones en curso del procedimiento o que pongan término a éste, serán razonadas, 

    otorgando el conocimiento de las mismas a todas las partes implicadas, de manera que estas 

    puedan ejercer plenamente sus derechos de defensa. 

    Artículo 53.- Los Árbitros cuidarán en todo momento de mantener la equidistancia debida entre 

    las partes y se abstendrán de intervenir en procedimientos en que incurran en causas de 

    inhabilitación o recusación según el Decreto Ley y el Reglamento, comunicando a las partes, si 

    fuera el caso, estas circunstancias para que las mismas puedan ejercer su derecho a la 

    recusación y a la imparcialidad del Tribunal Arbitral. 

    Artículo 54.- Los Árbitros desarrollarán sus poderes de impulso del procedimiento para asegurar 

    plenamente el principio pro arbitrato, cumpliendo y haciendo cumplir lo pactado por las partes. 

    Artículo 55.- En particular, los Árbitros cuidarán de los siguientes extremos contenidos en el 

    Decreto Ley, el Reglamento y el presente Código de Etica: 

    a- Aceptar los casos para los que sean propuestos, de no mediar excusa válida o impedimento 

    debidamente justificados. 

    b- Transmitir sin dilación a los demás árbitros y a las partes, las decisiones tomadas en curso 

    del procedimiento y respecto del laudo final u otras formas de terminación del proceso 

    arbitral. 

    c- Participar con diligencia y rigor debidos en los trámites de constitución del Tribunal Arbitral y a 

    la iniciación, impulso y desarrollo del procedimiento. 

    d- Cumplir puntualmente con las sesiones, audiencias y comparecencias en los términos que 

    establezca el Reglamento, o las normas de procedimiento aplicables, salvo fuerza mayor o 

    impedimento realmente grave, y procurando restablecer la sesión lo más pronto posible. 

    e- Cumplir con las funciones asignadas por el Decreto Ley y las normas de procedimiento dentro 

    de los principios, la filosofía y la ética inherentes a su condición y estatuto. 

    f- Guardará la debida confidencialidad en relación a los asuntos del proceso del que forman 

    parte . 

    g- Aportar la información requerida por las partes en curso de procedimiento o por los 

    Organos del Centro, según la Ley, las normas procedimentales aplicables y las normas 

    estatutarias del Centro. 

    h- Los Árbitros no podrán actuar como tales o como conciliadores o mediadores o como 

    representantes o abogados, en procesos judiciales respecto de asuntos relacionados o 

    derivados de aquellos que conformaron el objeto de su jurisdicción en un proceso arbitral. 

    Tampoco podrán actuar como testigos, ni como peritos, en cualquiera de sus formas o 

    modalidades en algunos de estos procesos. 

    i- Los Árbitros guardarán en todo momento lealtad a lo pactado por las partes, y en especial, 

    incluirán en los laudos de acuerdo con las partes o laudos transaccionales lo querido y 

    establecido por ellas, sin distorsiones, ambigüedades o modificaciones. 

    j- Los Árbitros, sean de derecho o de equidad, cumplirán estrictamente los principios, fases y 

    elementos del procedimiento.- 

    k- Los Árbitros participarán con diligencia y sin dilación en las actividades de control, 

    seguimiento, evaluación, estudio e investigación que lleve a cabo El Centro, suministrando 

    la información requerida y participando activamente en estas tareas. 

    l- Igualmente procurarán mantener su capacitación y formación dentro de los niveles de 

    actualización y rigor que se exija para el idóneo ejercicio de sus funciones participando en 

    los cursos, seminarios u otras tareas de formación requeridas por El Centro. 

    m- Los Árbitros ejercerán las funciones de carácter discrecional que les encomienda el 

    Decreto Ley, se ceñirán a los procedimientos de aplicación con sujeción estricta a los 

    principios que informan el proceso arbitral y las presentes reglas, dentro del máximo 

    respeto a la autonomía de la voluntad de las partes y a la aplicación de las reglas de fondo 

    y de equidad que sean idóneas al desarrollo del Arbitraje y a la decisión de fondo, relativa o 

    pertinente a la relación jurídica en la que surge la controversia. 

    Artículo 56.- El Centro, mediante resolución fundamentada del Secretario General de Arbitraje 

    se podrá dirigir al árbitro o Árbitros que incumplieren algunas de sus funciones o contraviniere 

    de alguna manera sus deberes y obligaciones, para requerir la información necesaria, y en su 

    caso, elevar un informe al Consejo Directivo con propuesta de expediente disciplinario. 

    Artículo 57.- El expediente disciplinario será incoado por el Secretario General de Arbitraje o 

    funcionario del Centro en quien este delegue, y contendrá, dentro de las debidas garantías, las 

    fases de instrucción y de propuesta de sanción o de sobreseimiento, que será tomada por el 

    Consejo Directivo del Centro. 

    Artículo 58.-Las sanciones, por incumplimiento de las funciones establecidas en el Código 

    de Etica, serán independientes de cualquiera otra responsabilidad que pudiera derivarse de la 

    aplicación de otras leyes y Reglamentos, y podrán ser del siguiente tenor: 

    · Advertencia privada y por escrito. 

    · Suspensión de seis (6) meses a dos (2) años para actuar como árbitro. 

    · Expulsión de la lista de árbitros o inhabilitación para pertenecer a las listas del Centro o de 

    alguna de sus filiales. 

    El presente Reglamento de Arbitraje entrará en vigencia a partir de su aprobación 

    por el Consejo Directivo del Centro de Conciliación y Arbitraje de Panamá en 

    marzo de 2000, y deroga el existente a partir de la misma fecha.