Exportaciones para un desarrollo sostenible

 
Países / Territorios

Reglamento de Arbitraje de la Comisión Permanente de Arbitraje de la Cámara de Comercio de la Ciudad de México (2000)

  • Aprobado por el Consejo Directivo de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México el 

    25 de septiembre de 2000. 

    SECCIÓN I. DISPOSICIONES GENERALES

    Artículo 1

    Ámbito de aplicación

    1. Cuando las partes hayan acordado por escrito que sus controversias relacionadas con una relación contractual o no contractual, se sometan a arbitraje de la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, o utilicen expresiones que denoten su intención de someterse a este Reglamento, tales controversias se resolverán de conformidad con el presente Reglamento de Arbitraje, sin perjuicio de las modificaciones que las partes pudieran acordar por escrito.

    2. Cuando las partes hayan acordado recurrir al arbitraje según el Reglamento, se someten, por ese solo hecho, al Reglamento vigente a la fecha de inicio del proceso arbitral a menos que hayan acordado someterse al Reglamento vigente a la fecha del acuerdo de arbitraje.

    3. Este Reglamento regirá el arbitraje, excepto cuando una de sus normas esté en conflicto con una disposición de derecho público que las partes no puedan derogar, en cuyo caso prevalecerá esta disposición.

    4. Toda referencia a un contrato en este Reglamento, se entenderá hecha también a cualquier relación jurídica de naturaleza no contractual, respecto de la cual haya surgido un litigio que las partes hayan acordado someter a arbitraje.

    5. Se considera arbitraje internacional aquél en el que:

    a) Las partes al momento de la celebración del acuerdo de arbitraje, tengan su domicilio o su establecimiento en países diferentes; o

    b) El lugar del arbitraje, pactado en el acuerdo de arbitraje o con arreglo al mismo, el lugar del cumplimiento de una parte sustancial de las obligaciones de una relación o el lugar en el cual el objeto del litigio tenga una relación más estrecha, esté situado fuera del país en el que las partes tienen su establecimiento.

    Para los efectos de este artículo, si alguna de las partes tiene más de un establecimiento, se considerará como establecimiento aquel que guarde una relación más estrecha con el acuerdo de arbitraje y; si una parte no tiene ningún establecimiento, se tomará en cuenta su residencia habitual.

    6. Un arbitraje que no caiga dentro del ámbito del párrafo 5 de este artículo, será un arbitraje nacional.

    Artículo 2

    Notificación, cómputo de los plazos, escritos

    1. Para los fines del presente Reglamento, se considerará que toda notificación, incluso una nota, comunicación o propuesta se ha recibido si se entrega personalmente al destinatario, o si se entrega en su residencia habitual, establecimiento de sus negocios o dirección postal, o, si no fuera posible averiguar ninguno de ellos después de una indagación razonable, en su última residencia habitual o en el último establecimiento conocido de sus negocios. La notificación se considerará recibida el día en que haya sido así entregada.

    2. Para los fines del cómputo de un plazo establecido en el presente Reglamento, tal plazo comenzará a correr desde el día siguiente a aquel en que se reciba una notificación, nota, comunicación o propuesta. Si el último día de ese plazo es inhábil por disposición oficial o no laborable en la residencia o establecimiento de los negocios del destinatario, el plazo se prorrogará hasta el primer día laborable siguiente. Los demás días feriados oficiales o días no laborables que ocurran durante el transcurso del plazo se incluirán en el cómputo del plazo.

    3. Para fines de este Reglamento se considerará como escrito todo intercambio de cartas, telex, telegramas, telefax, correo electrónico y cualquier otro medio de comunicación que deje constancia de la información en él contenida.

    4. Todos los escritos, así como todos los documentos anexos a ellos, deberán comunicarse a cada una de las partes, a cada uno de los árbitros y a la Comisión de Mediación y Arbitraje Comercial (Comisión). Un escrito no surtirá efectos sino hasta que se haya dado cumplimiento a este requisito. Sin embargo, el tribunal arbitral podrá considerar que es justificada la demora o impedimento de dar cabal cumplimiento a este párrafo, cuando existan causas razonables.

    Artículo 3

    Notificación del arbitraje

    1. La parte que inicialmente recurra al arbitraje (la Demandante), deberá notificarlo por escrito a la Comisión, la que procederá a comunicarlo a la otra parte u otras partes, (la Demandada).

    2. Se considerará que el procedimiento arbitral se inicia en la fecha en que el escrito de notificación de arbitraje es recibido por la Comisión.

    3. La notificación de arbitraje contendrá la información siguiente:

    a) La mención expresa de que el litigio se someta a arbitraje;

    b) El nombre y la dirección de las partes;

    c) Una referencia a la cláusula de arbitraje que se invoca;

    d) Una referencia al contrato o a la relación jurídica de la que resulte la controversia o con el cual la controversia esté relacionada;

    e) La naturaleza general de la demanda y, si procede, la indicación del monto involucrado;

    f) La materia u objeto que se demanda;

    g) Una propuesta sobre el número de árbitros, que pueden ser uno o tres, cuando las partes no hayan convenido previamente en ello.

    4. La notificación de arbitraje podrá contener asimismo:

    a) La propuesta relativa al nombramiento del árbitro único;

    b) La notificación relativa al nombramiento del árbitro mencionado en el artículo 9;

    c) El escrito de demanda mencionado en el artículo 23.

    Artículo 4

    Representación y asesoramiento

    Durante el procedimiento de arbitraje las partes podrán estar representadas o asesoradas por personas de su elección. En este caso, deberán comunicar por escrito a la Comisión, a la otra parte y al tribunal arbitral, los nombres y las direcciones de estas personas. Esta comunicación deberá precisar si la designación se hace a efectos de representación o de asesoramiento.

    Artículo 5

    Confidencialidad

    Salvo acuerdo expreso en contrario de las partes, las actuaciones arbitrales serán confidenciales. No se considerará que se viola la confidencialidad cuando se recurra a los tribunales públicos para solicitar el reconocimiento o la ejecución de un laudo o en cualquiera otro caso previsto por el Reglamento o en una norma de orden público.

    Artículo 6

    Exoneración de responsabilidad

    Queda expresamente establecido que ni la Cámara Nacional de Comercio de la Ciudad de México, ni los miembros de la Comisión, ni los árbitros, serán responsables, frente a persona alguna, de hechos, actos u omisiones relacionadas con el arbitraje.

    SECCIÓN II. COMPOSICION DEL TRIBUNAL ARBITRAL

    Artículo 7

    Número de árbitros

    Si las partes no han convenido previamente en el número de árbitros, que podrán ser uno o tres, y si dentro de los quince días siguientes a la fecha de recepción por la Comisión de la notificación del arbitraje, las partes no han convenido en el número de árbitros, la Comisión determinará el número de árbitros.

    Artículo 8

    Nombramiento de árbitros

    1. Salvo acuerdo de las partes, cuando se ha de nombrar árbitro único, éste será designado por la Comisión. Las partes podrán proponer a la Comisión el nombre de una o más personas para que las considere al designar el árbitro único.

    2. La Comisión nombrará al árbitro único, tan pronto como sea posible. Al hacer el nombramiento la Comisión procederá de acuerdo al sistema que enseguida se establece, a menos que ambas partes convengan en que no se utilizará el sistema de lista o que la propia Comisión determine discrecionalmente que el uso del sistema de lista no es apropiado para el caso:

    a) A petición de una de las partes, la Comisión enviará a ambas partes una lista idéntica de tres nombres por lo menos;

    b) Dentro de los quince días siguientes a la recepción de esta lista, cada una de las partes podrá devolverla a la Comisión, tras haber suprimido el nombre o los nombres que le merecen objeción, enumerando los nombres restantes de la lista en el orden de su preferencia;

    c) Transcurrido dicho plazo, la Comisión nombrará al árbitro único de entre las personas aprobadas en las listas devueltas y de conformidad con el orden de preferencia indicado por las partes;

    d) Si por cualquier motivo no pudiera hacerse el nombramiento según este procedimiento, la Comisión ejercerá su discreción para nombrar al árbitro único.

    3. La Comisión tomará las medidas necesarias para garantizar el nombramiento de un árbitro independiente e imparcial; y, cuando el arbitraje sea internacional, tendrá en cuenta la conveniencia de nombrar a un árbitro de nacionalidad distinta al de la nacionalidad de las partes.

    Artículo 9

    1. A no ser que otra cosa se convenga, si se han de nombrar tres árbitros, cada una de las partes nombrará uno. Cada parte deberá notificar a la Comisión y a la otra parte el nombramiento de árbitro que haga. En todo caso, la Comisión tendrá la facultad de confirmar o no dicho nombramiento.

    2. Salvo acuerdo de las partes, el tercer árbitro, quien ejercerá las funciones de presidente del tribunal arbitral, será nombrado por la Comisión. Para nombrar al árbitro presidente, la Comisión se sujetará al procedimiento establecido en el artículo 8 para el nombramiento de un árbitro único.

    3. Si dentro de los treinta días siguientes a la recepción de la notificación de una parte en que se nombra un árbitro, la otra parte no hubiera notificado a la primera parte el árbitro por ella nombrado, la primera parte podrá solicitar a la Comisión que nombre el segundo árbitro. La Comisión podrá ejercer su discreción para nombrar al árbitro.

    Artículo 10

    1. Si hay varias partes Demandantes o varias partes Demandadas, el árbitro único o los tres árbitros serán nombrados por la Comisión, la que indicará cuál de los tres ejercerá las funciones de presidente del tribunal arbitral. Para nombrar a los árbitros, la Comisión se sujetará al procedimiento del artículo 8 para el nombramiento de un árbitro único.

    2. Las partes podrán convenir que el tribunal arbitral se forme de una manera diferente a la estipulada en el párrafo 1 de este artículo, pero si el acuerdo de las partes produce como consecuencia que una o más de las Demandantes o de las Demandadas no sea tratada con igualdad en la formación del tribunal arbitral, en lugar del acuerdo de las partes se aplicará lo dispuesto en el citado párrafo 1 de este artículo.

    Artículo 11

    Antes de entrar en funciones, los árbitros que hayan sido designados por las partes o por los otros árbitros, deberán ser confirmados por la Comisión.

    Artículo 12

    1. La persona propuesta como árbitro deberá revelar a la Comisión todas las circunstancias que puedan dar lugar a dudas acerca de su imparcialidad o independencia. Una vez nombrado o elegido el árbitro, la Comisión revelará tales circunstancias a las partes, a menos que previamente hayan sido informadas de ellas.

    2. Un árbitro deberá dar a conocer a las partes y a la Comisión, inmediatamente y por escrito, cualquier circunstancia de la misma naturaleza que aquellas mencionadas en el párrafo 1 de este artículo, que surja o llegue a su conocimiento con posterioridad a su nombramiento.

    Artículo 13

    1. La Comisión podrá requerir de cualquiera de las partes, la información que considere necesaria para el desempeño de sus funciones en la designación de árbitros.

    2. Cuando las partes propongan como árbitros a una o más personas que no formen parte de la lista de árbitros de la Comisión, deberán indicar por escrito su nombre y dirección completos y su nacionalidad. La Comisión podrá requerir información adicional acerca de las cualidades y experiencia de los árbitros así propuestos.

    Artículo 14

    1. Las decisiones de la Comisión sobre la confirmación, recusación o sustitución de un árbitro, serán definitivas. Las razones que motiven esas decisiones no serán comunicadas a las partes ni a los árbitros.

    2. Cuando un árbitro haya sido designado por la Comisión, su nombramiento sólo podrá objetarse siguiendo el procedimiento de los artículos 15 a 16.

    Artículo 15

    Recusación de árbitros

    1. Cualquiera de las partes podrá promover la recusación de un árbitro, dentro de los quince días siguientes a la notificación del nombramiento de dicho árbitro o dentro de los quince días siguientes a la fecha en que tenga conocimiento de las circunstancias señaladas en el artículo 12 de este Reglamento.

    2. La recusación se notificará a la Comisión, a la otra parte, al árbitro recusado y a los demás miembros del tribunal arbitral. La notificación se hará por escrito y deberá estar debidamente motivada.

    3. Cuando un árbitro ha sido recusado por una parte, la otra parte podrá aceptar la recusación. El árbitro también podrá, después de la recusación, renunciar al cargo. En ninguno de ambos casos se entenderá que esto implica aceptación de la validez de las razones en que se funda la recusación. Además, en ambos casos, se aplicará íntegramente el procedimiento previsto en el artículo 8 para el nombramiento del árbitro sustituto, incluso si, durante el proceso de nombramiento del árbitro recusado, una de las partes no ha ejercido su derecho al nombramiento o a participar en el nombramiento.

    Artículo 16

    1. Si la otra parte no acepta la recusación y el árbitro recusado no renuncia, la decisión respecto a la recusación, será tomada por la Comisión. La decisión de la Comisión no podrá ser recurrida ante la autoridad judicial.

    2. Cuando un árbitro haya sido designado por la Comisión, su nombramiento sólo podrá objetarse siguiendo el procedimiento que se señala en esta Sección.

    Artículo 17

    Remoción de árbitros

    La Comisión podrá remover un árbitro en caso de que tenga conocimiento de que existen razones fundadas para considerar que el árbitro no es imparcial o independiente o cuando no cumpla con sus funciones o esté impedido, de hecho o de derecho, para cumplirlas.

    Artículo 18

    Muerte o renuncia de un árbitro

    1. En caso de muerte o renuncia de un árbitro durante el procedimiento arbitral, se nombrará o elegirá un árbitro sustituto, de conformidad con el procedimiento previsto en el artículo 8.

    2. En el supuesto de que un árbitro no cumpla con sus funciones o en el caso de que exista imposibilidad de derecho o de hecho que le impidan ejercerlas, se aplicará el procedimiento relativo a la recusación y sustitución de un árbitro, previsto en los artículos precedentes.

    Artículo 19

    Repetición de las audiencias en caso de sustitución de un árbitro En el caso de sustitución del árbitro único o del árbitro presidente, se repetirán todas las audiencias celebradas con anterioridad; si se sustituye a cualquier otro árbitro, quedará a la apreciación del tribunal si habrán de repetirse tales audiencias.

    SECCIÓN III. PROCEDIMIENTO ARBITRAL

    Artículo 20

    Disposiciones generales

    1. Con sujeción a lo dispuesto en el presente Reglamento, el tribunal arbitral podrá dirigir el arbitraje del modo que considere apropiado, siempre que se trate a las partes con igualdad y que, en cada etapa del procedimiento, se dé a cada una de las partes plena oportunidad de hacer valer sus derechos.

    2. A petición de cualquiera de las partes y en cualquier etapa del procedimiento, el tribunal arbitral celebrará audiencias para la presentación de pruebas por testigos, incluyendo peritos, o para alegatos orales. A falta de tal petición, el tribunal arbitral decidirá si han de celebrarse audiencias o si las actuaciones se sustanciarán sobre la base de documentos y demás pruebas.

    Artículo 21

    Lugar del arbitraje

    1. A falta de acuerdo entre las partes sobre el lugar en que haya de celebrarse el arbitraje, dicho lugar será determinado por el tribunal arbitral, de acuerdo con las circunstancias del arbitraje.

    2. El tribunal arbitral podrá determinar el sitio del arbitraje dentro del país convenido por las partes. Podrá oír testigos y celebrar reuniones de consulta entre sus miembros en cualquier lugar que estime conveniente, habida cuenta de las circunstancias del arbitraje.

    3. El tribunal arbitral podrá reunirse en cualquier lugar que estime apropiado para inspeccionar mercancías y otros bienes o documentos. Se notificará a las partes con suficiente antelación para permitirles asistir a esas inspecciones.

    Artículo 22

    Idioma

    1. Con sujeción a cualquier acuerdo entre las partes, el tribunal arbitral determinará sin dilación después de su nombramiento, el idioma o idiomas que hayan de emplearse en las actuaciones. Esa determinación se aplicará al escrito de demanda, a la contestación y a cualquier otra presentación por escrito y, si se celebran audiencias, al idioma o idiomas que hayan de emplearse en ellas.

    2. El tribunal arbitral podrá ordenar que los documentos anexos al escrito de demanda o a la contestación, y cualesquiera documentos o instrumentos complementarios que se presenten durante las actuaciones en el idioma original, vayan acompañados de una traducción al idioma o idiomas convenidos por las partes o determinados por el tribunal arbitral.

    Artículo 23

    Escrito de demanda

    1. A menos que el escrito de demanda se haya incluido con la notificación del arbitraje, dentro de un plazo que determinará el tribunal arbitral, la Demandante comunicará su escrito de demanda a la Comisión, a la Demandada y a cada uno de los árbitros. El escrito de demanda deberá ir acompañado de una copia del contrato o, si existiere, del documento que haya dado origen a la relación extracontractual y otra del acuerdo de arbitraje, si éste no está contenido en el contrato.

    2. El escrito de demanda debe contener los siguientes datos:

    a) El nombre y la dirección de las partes;

    b) Una relación de los hechos en que se base la demanda;

    c) Los puntos en litigio;

    d) La materia u objeto que se demanda.

    Salvo que otra cosa ordene el Tribunal Arbitral, la Demandante podrá acompañar a su escrito de demanda todos los documentos que considere pertinentes, o referirse a los documentos u otras pruebas que vaya a presentar.

    Artículo 24

    Contestación

    1. Dentro de un plazo que determinará el tribunal arbitral, la Demandada deberá comunicar por escrito su contestación a la Comisión, a la Demandante y a cada uno de los árbitros.

    2. La contestación se referirá a los extremos b), c) y d) del párrafo 2 del artículo 23. Salvo que otra cosa ordene el tribunal arbitral, la Demandada podrá acompañar su escrito con los documentos en que base su contestación o referirse a los documentos u otras pruebas que vaya a presentar.

    3. En su contestación, o en una etapa ulterior de las actuaciones, si el tribunal arbitral decidiese que las circunstancias justificaban la demora, la Demandada podrá formular una reconvención fundada en el mismo contrato o relación extracontractual, o hacer valer un derecho basado en el mismo contrato o en cualquier otra relación que las partes hayan acordado someter al arbitraje conforme a este Reglamento, a los efectos de una compensación.

    4. Las disposiciones del párrafo 2 del artículo 23, se aplicarán a la reconvención y a la demanda hecha valer a los efectos de una compensación.

    Artículo 25

    Modificaciones de la demanda o de la contestación

    En el curso de las actuaciones, cualquiera de las partes podrá modificar o complementar su demanda o contestación, a menos que el tribunal arbitral considere que no corresponde permitir esa modificación en razón de la demora con que se hubiere hecho, el perjuicio que pudiere causar a la otra parte o cualesquiera otras circunstancias. Sin embargo, una demanda no podrá modificarse de manera tal que la demanda modificada quede excluida del campo de aplicación del acuerdo de arbitraje.

    Artículo 26

    Declaratoria de la competencia del tribunal arbitral

    1. El tribunal arbitral estará facultado para decidir acerca de las objeciones de que carece de competencia, incluso de las objeciones respecto de la existencia o la validez del acuerdo de arbitraje.

    2. El tribunal arbitral estará facultado para determinar la existencia o la validez del contrato del que forma parte un acuerdo de arbitraje. Para los efectos de este artículo, un acuerdo de arbitraje que forme parte de un contrato y que disponga la celebración del arbitraje con arreglo al presente Reglamento, se considerará como un acuerdo independiente de las demás estipulaciones del contrato. La decisión del tribunal arbitral de que el contrato es nulo, no entrañará ipso iure, la invalidez del acuerdo de arbitraje.

    3. La excepción de incompetencia del tribunal arbitral deberá ser promovida por escrito, a más tardar en la contestación o, con respecto a una reconvención, en la réplica a esa reconvención.

    4. En general, el tribunal arbitral deberá emitir un laudo preliminar sobre las objeciones relativas a su competencia. Sin embargo, el tribunal arbitral podrá seguir adelante en las actuaciones y decidir acerca de tales objeciones en el laudo final.

    Artículo 27

    Otros escritos

    El tribunal arbitral, a su discreción, decidirá si se requiere que las partes presenten otros escritos, además de los de demanda y contestación, o si están en posibilidad de presentarlos, y fijará los plazos para la comunicación de tales escritos.

    Artículo 28

    Plazos

    Los plazos fijados por el tribunal arbitral para la comunicación de los escritos, incluidos los escritos de demanda y de contestación, no deberán exceder de cuarenta y cinco días. Sin embargo, el tribunal arbitral podrá prorrogar los plazos si estima que se justifica la prórroga.

    Artículo 29

    Pruebas

    1. Cada parte deberá asumir la carga de la prueba de los hechos en que se base para fundar sus acciones o defensas.

    2. El tribunal arbitral podrá, si lo considera pertinente, requerir que una parte entregue al tribunal y a la otra parte, dentro del plazo que el tribunal arbitral decida, un resumen de los documentos y otras pruebas que esa parte vaya a presentar en apoyo de los hechos en litigio expuestos en su escrito de demanda o de contestación.

    3. En cualquier momento de las actuaciones, el tribunal arbitral podrá exigir dentro del plazo que determine, que las partes presenten documentos u otras pruebas.

    Artículo 30

    Audiencias

    1. Previamente a la celebración de cada audiencia, el tribunal arbitral dará aviso a las partes, con suficiente antelación, de su fecha, hora y lugar.

    2. Si han de participar testigos en una audiencia, cada parte comunicará al tribunal arbitral y a la otra parte, por lo menos quince días antes de la audiencia, el nombre y la dirección de los testigos que se propone presentar, indicando el tema sobre el que depondrán y, en su caso, el idioma en que lo harán.

    3. El tribunal arbitral, con la intervención de la Comisión, hará arreglos respecto de la traducción de las declaraciones orales hechas en la audiencia o de las actas de la misma si, dadas las circunstancias del caso, lo estima conveniente o si las partes así lo han acordado y lo han comunicado al tribunal por lo menos con quince días de anticipación a la celebración de la audiencia.

    4. Las audiencias serán privadas, a menos que las partes acuerden lo contrario. El tribunal arbitral podrá exigir el retiro de cualquier testigo o testigos durante la declaración de otros testigos. El tribunal arbitral es libre de decidir la forma en que ha de interrogarse a los testigos.

    5. Los testigos podrán también presentar sus deposiciones por escrito, debidamente firmadas.

    6. El tribunal arbitral determinará la admisibilidad, la pertinencia y la importancia de las pruebas presentadas.

    Artículo 31

    Medidas provisionales de protección

    1. A petición de cualquiera de las partes, el tribunal arbitral podrá tomar todas las medidas provisionales que considere necesarias respecto del objeto en litigio, inclusive medidas destinadas a la conservación de los bienes que constituyen el objeto en litigio, tales como ordenar que los bienes se depositen en manos de un tercero o que se vendan los bienes perecederos o que puedan devaluarse.

    2. Dichas medidas provisionales podrán estipularse en un laudo provisional. El tribunal arbitral podrá exigir una garantía para asegurar el costo de esas medidas.

    3. La solicitud de adopción de medidas provisionales dirigida a una autoridad judicial por cualquiera de las partes, no se considerará incompatible con el acuerdo de arbitraje, ni como una renuncia a ese acuerdo.

    Artículo 32

    Peritos

    1. El tribunal arbitral podrá nombrar uno o más peritos para que le informen por escrito, sobre las materias concretas que determine. Se comunicará a las partes una copia de las atribuciones del perito, fijadas por el tribunal.

    2. Las partes suministrarán al perito toda la información pertinente o presentarán para su inspección todos los documentos o todos los bienes pertinentes que aquél pueda pedirles. Cualquier diferencia entre una parte y el perito acerca de la pertinencia de la información o presentación requeridas, se someterá a la decisión del tribunal arbitral.

    3. Una vez recibido el dictamen del perito, el tribunal arbitral comunicará una copia del mismo a las partes, a quienes se ofrecerá la oportunidad de expresar por escrito su opinión sobre el dictamen. Las partes tendrán derecho a examinar cualquier documento que el perito haya invocado en su dictamen.

    4. Después de la entrega del dictamen y a solicitud de cualquiera de las partes, podrá oírse al perito en una audiencia en que las partes tendrán oportunidad de estar presentes e interrogar al perito. En esta audiencia, cualquiera de las partes podrá presentar testigos peritos para que presten declaración sobre los puntos controvertidos. Serán aplicables a dicho procedimiento las disposiciones del artículo 30.

    Artículo 33

    Rebeldía

    1. Si dentro del plazo fijado por el tribunal arbitral, la Demandante no ha presentado su demanda sin invocar causa suficiente, el tribunal arbitral ordenará la conclusión del procedimiento. Si dentro del plazo fijado por el tribunal arbitral, la Demandada no ha presentado su contestación sin invocar causa suficiente, el tribunal arbitral ordenará que continúe el procedimiento.

    2. Si una de las partes, debidamente notificada bajo los términos de este Reglamento, no comparece a la audiencia sin invocar causa suficiente, el tribunal arbitral estará facultado para proseguir el arbitraje.

    3. Si una de las partes, debidamente requerida para presentar documentos, no lo hace en los plazos fijados sin invocar causa suficiente, el tribunal arbitral podrá dictar el laudo basándose en las pruebas de que disponga.

    Artículo 34

    Cierre de la audiencia

    1. El tribunal arbitral podrá preguntar a las partes si tienen más pruebas que ofrecer, testigos que presentar o exposiciones que hacer y, si no las hay, podrá declarar cerradas las audiencias.

    2. El tribunal arbitral podrá, si lo considera necesario en razón de circunstancias excepcionales, decidir por propia iniciativa o a petición de parte, que se reabran las actuaciones en cualquier momento, antes de dictar el laudo.

    Artículo 35

    Renuncia a objetar

    Si una parte prosigue el arbitraje sabiendo que no se ha cumplido alguna disposición del presente Reglamento o algún requisito del acuerdo de arbitraje y no exprese su objeción a tal incumplimiento sin demora justificada o, si se prevé un plazo para hacerlo y no lo hace, se entenderá renunciado su derecho a impugnar.

    Artículo 36

    Arbitraje acelerado

    Las partes podrán reducir los diferentes plazos previstos en este Reglamento, o estipular un término para que se dicte el laudo o se termine el arbitraje. El acuerdo para reducir los plazos, dar un término para que se dicte el laudo o se termine el arbitraje, será legalmente efectivo cuando lo apruebe el tribunal arbitral.

    No obstante la existencia y efectividad legal de un acuerdo de las partes reduciendo los plazos o estableciendo los términos a que se refiere este artículo, la Comisión, a solicitud del tribunal arbitral, si lo encuentra justificado, podrá prorrogar los plazos acordados por las partes.

    Artículo 37

    Renuncia de recurrir ante la autoridad judicial

    Cuando el arbitraje tenga lugar dentro de la República Mexicana, las partes renuncian a los recursos ante las autoridades judiciales previstos en los artículos 1429 y 1432 del Código de Comercio en vigor en México.

    SECCIÓN IV. LAUDO

    Artículo 38

    Decisiones

    1. Cuando haya tres árbitros, todo laudo u otra decisión del tribunal arbitral se dictará por mayoría de votos de los árbitros.

    2. En lo que se refiere a cuestiones de procedimiento, si no hubiere mayoría, o si el tribunal arbitral hubiese autorizado al árbitro presidente a hacerlo, éste podrá decidir por sí solo, a reserva de una eventual revisión por el tribunal arbitral.

    Artículo 39

    Forma y efectos del laudo

    1. Además del laudo definitivo, el tribunal arbitral podrá dictar laudos provisionales, interlocutorios o parciales.

    2. El laudo se dictará por escrito y será definitivo, inapelable y obligatorio para las partes. Las partes se comprometen a cumplir el laudo sin demora.

    3. El tribunal arbitral expondrá las razones en las que se base el laudo, a menos que las partes hayan convenido en que no se dé ninguna razón.

    4. El laudo será firmado por los árbitros y contendrá la fecha y el lugar en que se dictó. Cuando haya tres árbitros y uno de ellos no firme, se indicará en el laudo el motivo de la ausencia de la firma. El laudo se considerará dictado en el lugar del arbitraje.

    5. El tribunal arbitral comunicará el laudo a la Comisión. A ese efecto, el tribunal arbitral entregará a la Comisión copias del laudo firmadas por los árbitros, en número suficiente para la Comisión y para cada una de las partes.

    6. Si el derecho de arbitraje del país en que se dicta el laudo requiere el registro o el depósito del laudo por el tribunal arbitral, éste cumplirá este requisito dentro del plazo señalado por la ley.

    Artículo 40

    Ley aplicable, amigable componedor

    1. El tribunal arbitral aplicará al fondo de la controversia, las normas de derecho que las partes hayan acordado. A falta de acuerdo de las partes, el tribunal arbitral aplicará las normas de derecho que considere apropiadas.

    2. El tribunal arbitral decidirá como amigable componedor (ex aequo et bono) sólo si las partes lo han autorizado expresamente para ello y si la ley aplicable al procedimiento arbitral permite este tipo de arbitraje.

    3. En todos los casos, el tribunal arbitral decidirá con arreglo a las estipulaciones del contrato y tendrá en cuenta los usos mercantiles aplicables al caso.

    Artículo 41

    Transacción u otros motivos de conclusión del procedimiento

    1. Si antes de que se dicte el laudo, las partes convienen en una transacción que resuelva el litigio, el tribunal arbitral dictará una orden de conclusión del procedimiento o si lo piden ambas partes y el tribunal lo acepta, registrará la transacción en forma de laudo arbitral en los términos convenidos por las partes. Este laudo no será necesariamente motivado.

    2. Si antes de que se dicte el laudo se hace innecesaria o imposible la continuación del procedimiento arbitral por cualquier razón no mencionada en el párrafo 1 de este artículo, el tribunal arbitral comunicará a la Comisión y a las partes, su propósito de dictar una orden de conclusión del procedimiento. El tribunal arbitral estará facultado para dictar dicha orden, a menos que la Comisión o una parte haga valer razones fundadas para oponerse a esa orden.

    3. El tribunal arbitral comunicará a la Comisión y a las partes, copias de la orden de conclusión del procedimiento o del laudo arbitral en los términos convenidos por las partes, debidamente firmadas por los árbitros.

    Cuando se pronuncie un laudo arbitral en los términos convenidos por las partes, se aplicará lo dispuesto por el artículo 39, párrafos 2 a 6.

    Artículo 42

    Interpretación del laudo

    1. Dentro de los treinta días siguientes a la recepción del laudo, la Comisión o cualquiera de las partes, notificando a la otra parte, podrá requerir del tribunal arbitral una interpretación del laudo.

    2. La interpretación se dará por escrito dentro de los cuarenta y cinco días siguientes a la recepción del requerimiento. La interpretación formará parte del laudo y se aplicará lo dispuesto en los párrafos 2 a 6 del artículo 39.

    Artículo 43

    Rectificación del laudo

    1. Dentro de los treinta días siguientes a la recepción del laudo, la Comisión o cualquiera de las partes, notificando a la otra parte, podrá requerir del tribunal arbitral que se rectifique en el laudo cualquier error de cálculo, de copia, ortográfico, tipográfico o cualquier otro error de naturaleza similar. Dentro de los treinta días siguientes a la comunicación del laudo, el tribunal arbitral podrá efectuar dichas correcciones por su propia iniciativa. La Comisión podrá prorrogar este plazo.

    2. Dichas correcciones se harán por escrito, formarán parte del laudo y se aplicará lo dispuesto en los párrafos 2 a 6 del artículo 39.

    Artículo 44

    Laudo adicional

    1. Dentro de los treinta días siguientes a la recepción del laudo, cualquiera de las partes podrá requerir del tribunal arbitral, quien deberá notificarlo a la otra parte, que dicte un laudo adicional, respecto de reclamaciones formuladas en el procedimiento arbitral, pero omitidas en el laudo.

    2. Si el tribunal arbitral estima justificado el requerimiento de un laudo adicional y considera que la omisión puede rectificarse sin necesidad de ulteriores audiencias o pruebas, completará su laudo dentro de los sesenta días siguientes a la recepción de la solicitud. La Comisión podrá prorrogar este plazo.

    3. Cuando se dicte un laudo adicional, se aplicará lo dispuesto en los párrafos 2 a 6 del artículo 39.

    Artículo 45

    Costas

    El tribunal arbitral determinará en el laudo la proporción en que las partes contribuirán al pago de las costas del arbitraje, cuyo monto será determinado por la Comisión. El término "costas" comprende únicamente lo siguiente:

    a) Los honorarios del tribunal arbitral, que se indicarán por separado para cada árbitro y que fijará la Comisión;

    b) Los gastos de viaje y demás expensas realizadas por los árbitros;

    c) El costo del asesoramiento pericial o de cualquier otra asistencia requerida por el tribunal arbitral;

    d) Los gastos de viaje y otras expensas realizadas por los testigos, en la medida en que dichos gastos y expensas sean aprobados por la Comisión;

    e) El costo de representación y de asistencia de letrados de la parte vencedora, si se hubiera reclamado dicho costo durante el procedimiento arbitral y sólo en la medida en que el tribunal arbitral en el laudo determine que su pago sea a cargo de la parte perdedora;

    f) Los cargos administrativos de la Comisión, los que se calcularán según el arancel respectivo.

    Artículo 46

    La Comisión determinará los honorarios del tribunal arbitral y las cuotas administrativas de acuerdo al arancel, teniendo en cuenta el monto en litigio, la complejidad del asunto, el tiempo dedicado por los árbitros y cualesquiera otras circunstancias pertinentes del caso.

    Artículo 47

    1. Salvo lo dispuesto por el artículo 45, en principio las costas del arbitraje serán a cargo de la parte vencida. Sin embargo el tribunal arbitral podrá prorratear cada uno de los elementos de estas costas entre las partes, si decide que el prorrateo es razonable, teniendo en cuenta las circunstancias del caso.

    2. Respecto del costo de representación y asesoramiento a que se refiere el artículo 4, el tribunal arbitral decidirá, teniendo en cuenta las circunstancias del caso, qué parte deberá pagar dicho costo, o podrá prorratearlo entre las partes si decide que el prorrateo es razonable.

    3. Cuando el tribunal arbitral dicte una orden de conclusión del procedimiento arbitral o un laudo en los términos convenidos por las partes, se aplicarán los artículos 39 y 41.

    4. El tribunal arbitral no podrá cobrar honorarios adicionales por la interpretación, rectificación o complementación de su laudo, con arreglo a lo dispuesto por los artículos 42 a 44.

    Artículo 48

    Depósito y pago de las costas

    1. La Comisión, como requisito para que el tribunal arbitral inicie o continúe con el arbitraje, podrá requerir a cada una de las partes que depositen una suma igual, en concepto de anticipo de las costas previstas en los incisos a), b), c) y f) del artículo 45.

    2. En el curso de las actuaciones, la Comisión podrá requerir depósitos adicionales de las partes.

    3. Si transcurridos treinta días desde la comunicación del requerimiento de la Comisión, los depósitos requeridos no se han abonado en su totalidad, la Comisión informará de este hecho a las partes a fin de que cada una de ellas pueda hacer el pago requerido. Si este pago no se efectúa, la Comisión podrá ordenar la suspensión o la conclusión anticipada del procedimiento de arbitraje. La Comisión podrá condicionar la notificación del laudo, al pago previo del saldo de las costas que eventualmente pudiera existir.

    4. Una vez notificado el laudo, la Comisión entregará a las partes un informe de los depósitos recibidos y les reembolsará todo saldo no utilizado.

    Artículo 49

    Cuotas administrativas

    El monto de las cuotas administrativas que tendrá derecho a cobrar la Comisión en sus funciones de administrador de los procedimientos de arbitraje, por otros servicios y por reembolsos, son los que se señalan en el anexo de este Reglamento.

    Transitorio

    UNICO. Salvo que otra cosa se convenga:

    I. Las disposiciones de este Reglamento entrarán en vigor a partir del 25 de septiembre de 2000.

    II. Los procedimientos arbitrales que se encuentren en trámite a la fecha de la entrada en vigor de este Reglamento, se continuarán rigiendo por las disposiciones vigentes al momento de su inicio.