•  SP header 
  •  

    Reducir la pobreza mediante el comercio: Hambre cero en un balneario brasileño

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 4/2004

    El éxito del Programa Berimbau, que promueve un desarrollo comunitario sostenible, se adivina en la sonrisa del Director Ejecutivo del CCI, J. Denis Bélisle, y el buen humor de estos niños brasileños.Photo: CCI

    "Berimbau, berimbau, berimbau: una calabaza, un alambre y un palo" cantan las mujeres de la región de Sauípe, en el estado brasileño de Bahía. El berimbau, instrumento musical esencial de la cultura local, se ha convertido en un símbolo de esperanza para las comunidades pobres que rodean el complejo turístico de la Costa do Sauípe.

    Integrado en la campaña Fome Zero (Hambre Cero) impulsada por el Presidente Lula, el Programa Berimbau promueve la inclusión social mediante la participación de las comunidades aledañas al balneario en actividades turísticas, agrícolas, pesqueras y de artesanía, así como a través de la oferta de educación básica y formación profesional y del fortalecimiento de la cultura local.

    El CCI contribuyó a la puesta en marcha de este proyecto aportando métodos para demostrar la viabilidad del programa ante las comunidades locales y las entidades de financiación. Hoy, las comunidades respaldan la estrategia de desarrollo del balneario, orientada a aumentar los ingresos de exportación gracias al turismo y a mejorar de forma sostenible el nivel de vida de los sectores antes excluidos.



    Costa do Sauípe es un balneario de "turismo de calidad" situado en el corazón de una zona de protección ecológica del Brasil, a 70 km de Salvador, la capital de Bahía.

    En realidad, a pesar del desarrollo de este sector, un 54% de los habitantes de las comunidades locales siguen sin percibir un ingreso regular. Cerca del 45% de los adultos son analfabetos y el 23% de la población activa gana menos que el salario mínimo nacional. Esto explica que las comunidades se sintiesen inicialmente ajenas al desarrollo del balneario.

    Adhiriéndose a la campaña Hambre Cero del Presidente Lula, el Banco do Brasil emprendió en 2003 el Programa de Trabajo y Comercio Generador de Ingresos, y buscó un asociado para llevar a cabo los proyectos piloto correspondientes. Tras explorar la internet, los responsables del Banco tomaron contacto con el CCI. "Me dijeron que apreciaban nuestra metodología, ya que éramos la única institución que proponía un enfoque global de la reducción de la pobreza", explica Jaime Crespo‑Blanco, Coordinador del Programa de Reducción de la Pobreza a travès de las Exportaciones, del CCI. "En efecto, el CCI no se limita a las cuestiones de salud, bienestar social o empleo."

    En junio de 2003, el Banco do Brasil y el CCI firmaron un Memorándum de Entendimiento para formalizar su colaboración, en virtud del cual el CCI facilitó al Banco la metodología, las mejores prácticas y los instrumentos necesarios para poner en marcha un proyecto de reducción de la pobreza a travès de las exportaciones en Brasil.

    Después de que el CCI hubiera examinado varias propuestas, ambas instituciones decidieron respaldar el "Programa Berimbau" de Costa do Sauípe, centrado en un fomento turístico al servicio tanto de las comunidades locales como de los empresarios.

    "Desde nuestra perspectiva estratégica, este proyecto ofrece condiciones ideales para su éxito", dice el Sr. Crespo‑Blanco. "Es una iniciativa privada socialmente responsable, en la que participan cadenas hoteleras internacionales, el Banco do Brasil, la Fundación Banco do Brasil y su fondo de pensiones. La población de beneficiarios potenciales es de unas 10.000 personas. La iniciativa comprende diversas oportunidades de integración de las comunidades pobres vecinas en la cadena de valor de productos y servicios.

    Además, es un medio práctico para la promoción a nivel de políticas, ya que se ajusta plenamente al programa Hambre Cero del Presidente Lula."

    Un enfoque basado en la comunidad

    El proyecto ofrecía un "triángulo de sostenibilidad", el cual vinculaba a ocho comunidades pobres beneficiarias del proyecto con una "cadena de mercado" socialmente responsable (integrada por cuatro empresas hoteleras de renombre internacional) y una dinámica "institución de apoyo al comercio" (el Banco do Brasil).

    Pero el proyecto también incluye actividades educativas y culturales. "Nos ayudó a rescatar la práctica de la capoeira (baile y arte marcial callejero) y de nuestra samba da roda (en que se forman grandes círculos de bailarines)", dice Janete de Souza Carneiro, Presidenta de la Asociación de Habitantes de Vila Sauípe.

    Los deportes también han sido beneficiados por el proyecto, que ha ganado credibilidad al aportar ayuda en este campo.

    Gracias al programa, la región de Sauípe dispone ahora de un centro social en cuyas salas se celebran reuniones y se imparte formación. Allí se han ofrecido diversos cursos de capacitación, inclusive alfabetización para 252 adultos. Rosevaldo Conceição dos Santos, uno de los maestros, comenta: "Muchos de los participantes han podido encontrar un trabajo o incluso crear su propia empresa." Personas de 50 años están aprendiendo a leer, y los artesanos tienen por primera vez refrigeradores, televisores y teléfonos en sus hogares.

    Los habitantes de la región de Sauípe producen jabón, champú y artículos de artesanía que venden a los hoteles y turistas. También han previsto confeccionar ropa, como los uniformes para el personal de hotelería, y organizar actividades culturales en los hoteles y las aldeas vecinas.

    Ana Maria Alcãntara, Presidenta de una cooperativa local, añade que la apicultura ha demostrado su viabilidad económica en el marco del Programa Berimbau: "estamos iniciando la explotación, que será una nueva fuente de ingresos para los agricultores".

    Carpeta didáctica ayuda a la toma de decisiones

    Para lograr estos avances, el proyecto ha debido salvar diversas dificultades desde sus inicios, en octubre de 2003. Entonces, pocas comunidades locales creían en su potencial. Algunas no comprendían las ventajas del trabajo en grupo, y carecían de capacidades para determinar las necesidades prioritarias.

    El CCI organizó un seminario de seis días de duración, al inicio del proyecto. Su carpeta de medidas para la reducción de la pobreza a través de las exportaciones sirvió para que los participantes formularan un programa convincente. También capacitó a 30 tutores nacionales, que ayudan a las comunidades a organizarse y desarrollar sus capacidades para abastecer productos y servicios de calidad.

    Desde entonces, se han constituido y siguen funcionando varias agrupaciones comunitarias. El Programa Berimbau se dotó de un almacén para las frutas y legumbres producidas por las comunidades, lo que le permite asegurar el control de calidad y vender directamente a los hoteles. Asimismo, se construyó una sala de exposición y venta de artesanía, así como un taller comunitario. "Trabajar juntos es ventajoso para todos", dice la artesana Waldimira Batista Bispo Silva. "Si alguien se retrasa, otra persona le ayuda a cumplir el pedido. Si algo no funciona bien, siempre hay alguien capaz de repararlo. Cooperar es mejor que trabajar cada uno en su casa."

    Ciento por ciento local

    Cuando concluya el proyecto (diciembre de 2005), los hoteles deberían emplear un 100% de mano de obra local, frente a 50% en la actualidad.

    Pero el Programa tiene algunas tareas pendientes, como la integración de los pescadores artesanales. En general, todos los habitantes de la comunidad consideran que el método aplicado es provechoso.

    "El primer gran paso de Berimbau obedeció a la necesidad de actuar de forma socialmente responsable", dice Marcella Ferri, Coordinadora de la Asociación de Artesanos de Porto de Sauípe. "Fue una de las primeras veces que algo semejante se hacía en Brasil, desde muchos puntos de vista. El proyecto se propuso actuar como interlocutor de todos los sectores de la sociedad, promoviendo y organizando la cooperación de los hoteles del complejo turístico a fin de mantener la escuela local, el comedor escolar y el cuerpo docente, inspirándose en una hermosa filosofía de la enseñanza, basada en la aceptación del otro y en la calidad de la instrucción."

    Ely Ferreira, Vicepresidenta de los Residentes de la aldea vecina de Canoas, resume sus esperanzas: "A medida que crece el Programa, nos vamos uniendo cada vez más. Hoy somos más fuertes: tenemos las comunidades, colaboradores, interlocutores y un gran socio, el Programa, que nos permiten soñar en un futuro mejor."

    Un enfoque adaptable

    El Banco do Brasil está divulgando la metodología del CCI en otras zonas de Brasil, y se propone movilizar a sus filiales en el extranjero para reproducir la experiencia piloto en otros países. En la segunda etapa del Programa Berimbau, el CCI dará apoyo técnico para ayudar a los productores locales a elegir productos de buena rentabilidad y conseguir condiciones comerciales justas, en el marco de acuerdos contractuales con el complejo turístico.

    "La adopción de la metodología de reducción de la pobreza a través de las exportaciones fue muy importante para que el Programa Berimbau alcanzara un buen nivel de eficacia en la promoción del desarrollo sostenible entre las comunidades pobres de la Costa do Sauípe", dice Francisco Oliveira, Coordinador del Programa Berimbau. Los hoteles también reconocen las ventajas de la metodología del CCI. Según Christophe Caron, Gerente General de SOFITEL Costa do Sauípe, "el éxito del Programa Berimbau confirma que su metodología podría reproducirse en todos los hoteles del Grupo ACCOR en los países en desarrollo."



    Terreno de ensayo para un proyecto "verde"

    El Programa Berimbau es también un terreno de pruebas para una innovadora planta procesadora de desechos inventada por un profesor universitario brasileño, en la que el ciclo de transformación de los residuos en fertilizantes orgánicos dura tres días y cuesta 20% menos que el procesamiento habitual.

    Dicha planta, inaugurada en julio de 2004, creó directamente 40 puestos de trabajo. Ahora bien, los agricultores utilizan los fertilizantes para producir frutas y legumbres que venden a los hoteles, lo que equivale a más puestos de trabajo creados indirectamente.

    Los campesinos están muy satisfechos con la planta de reciclaje. La ingeniera agrónoma Rosivane Cruz Pires, Directora de una asociación de pequeños campesinos de Sauípe, está orgullosa del funcionamiento del sistema según un ciclo ecológico cerrado, habida cuenta de que en otros lugares los desechos generados por la actividad turística no se gestionan.

    Cuando se enteró de la existencia de esta innovación, J. Denis Bélisle, Director Ejecutivo del CCI, organizó un encuentro con el profesor universitario y el director de una organización de promoción comercial (OPC) caribeña, cuya familia es un importante productor de plátanos. "Al CCI le interesaba el potencial exportador que esta planta de abono orgánico podía representar para el Brasil", explica el Sr. Bélisle. "Estuvimos muy contentos al promover esa reunión."

    En el debate participaron otros brasileños. "En realidad, no se trataba de un simple prototipo. El profesor me dijo que el sistema funcionaba ya en 18 comunidades del Brasil, procesando 8.300 toneladas de desechos al día. Y que un banco de inversiones había manifestado su intención de adquirir el invento.

    Pero el profesor comprende el potencial que la planta de procesamiento de desechos orgánicos tiene para el desarrollo, y es reacio a permitir su explotación comercial. En casos como éste, el CCI puede actuar como facilitador de los contactos necesarios para alentar un tipo de exportaciones orientadas a reducir la pobreza y promover el desarrollo general. La OPC caribeña comprendió de inmediato el potencial del sistema, por lo que esperamos que estos contactos se traduzcan en una iniciativa concreta."



    Texto de Peter Hulm

    Organizaciones mencionadas en este artículo:

           

    Enlaces con el CCI

    Programa de reducción de la pobreza a través de las exportaciones:
    http://www.intracen.org/eprp/es/welcome.htm