•  SP header 
  •  

    ¿Por qué la ONU se ocupa de moda?

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 3/2006

    © Pulse Investments Limited

    El llamativo mundo de la moda dista del quehacer habitual de la ONU -tratados de paz, cascos azules y ayuda alimentaria- sin embargo, también forma parte de su labor en aras de una vida mejor y más segura para los pueblos del mundo.

    Tres de los cuatro artículos sobre desarrollo del comercio incluidos en este número tratan de moda. El cuarto tiene por tema la ayuda alimentaria. Todos muestran que pequeñas empresas de países en desarrollo pueden aumentar su volumen de negocios mediante las exportaciones. También reseñan los esfuerzos de las Naciones Unidas por crear empleos e ingresos sostenibles para las comunidades más pobres del mundo.

    En estas cuatro crónicas se describen iniciativas de países que sufrieron los horrores de la guerra civil: Côte d'Ivoire, Etiopía, Mozambique y Sri Lanka. Tres figuran entre los países menos adelantados y el cuarto se recupera de un tsunami devastador. A fin de pasar de la asistencia humanitaria a la ayuda para el desarrollo, Naciones Unidas invierte recursos en desarrollo económico y ayuda a los países pobres a dotarse de capacidades de exportación para dar un gran salto: …de los cascos azules, a la ayuda alimentaria y, de allí, a la moda.

    Hoy en día, la ayuda alimentaria es un mercado internacional. Ya se trate de intervenciones frente a catástrofes naturales o crisis más complejas, el potencial de compra a las empresas de las regiones damnificadas es cada vez mayor. Estas empresas tienen que comprender las exigencias y oportunidades propias de la ayuda internacional. A su vez, donantes, organismos humanitarios y Naciones Unidas tienen que cambiar criterios y adquirir suministros en los mercados locales para contribuir a la creación de empleo y el desarrollo de las economías.

    La moda ofrece oportunidades similares de desarrollo sostenible, basadas en el mercado, pero impulsadas por un movimiento más amplio del que forman parte recientes iniciativas de alimentación orgánica, comercio justo y responsabilidad social de la empresa. Los consumidores hacen concesiones en cuanto a los precios y, a veces, también al estilo, para adquirir productos compatibles con el medio ambiente y fabricados en empresas que dan un trato justo a los trabajadores.

    La Campaña Roja, en cuyo marco algunas grandes empresas ceden los beneficios de determinados productos para luchar contra el VIH/SIDA en África, y el auge de los etiquetados de comercio justo son ejemplos de ese nuevo proceder de algunos consumidores.

    En el informe Ethical Consumerism Report de 2005, publicado por el banco británico Cooperative Bank, se cifra esta tendencia: durante seis años seguidos, el consumo ético registró un aumento sostenido en el Reino Unido (15% en valor total) y en 2004, ascendió a £25.800 millones.

    La nueva conciencia social de la moda

    En la moda existe una tendencia similar, salvo que los consumidores pudientes y con un buen nivel de educación también se interesan por el estilo y están dispuestos a comprar productos acordes con su conciencia social, siempre y cuando, la calidad no se resienta. Últimamente, esta moda ética se presentó en las semanas de la moda de Londres y París. La moda ética figura entre las categorías reconocidas por el Ethical Consumerism Report, que cifra en £680 millones su volumen de negocios en 2005. La subcategoría de ropa ética incluye prendas de algodón orgánico, marcas que respetan las normas del trabajo y marcas que utilizan materiales reciclados. Sus ventas pasaron de £25 millones en 2002 a £43 millones en 2004. El informe también subraya las pérdidas sufridas por algunos productores de ropa y calzado tras el boicot de los consumidores británicos, que se movilizaron contra la explotación de la mano de obra y el maltrato de animales.

    El lanzamiento de una marca de artículos de lujo de Etiopía obedece claramente a la voluntad de implantarse en este mercado. "Estamos ante una nueva tendencia cuyo principal elemento es que el producto traduzca la personalidad del consumidor", señala Simone Cipriano, experto del CCI que ayudó a los empresarios etíopes a crear esta marca.

    Visión compartida por los promotores de una elegante línea de pulseras de madera que tomaron la decisión estratégica de competir en las exigentes ferias de moda de París. Las pulseras son fabricadas por comunidades pobres de Mozambique que utilizan maderas obtenidas mediante una gestión forestal sostenible de bosques en peligro.

    En Sri Lanka, un proyecto de joyas para consumidores de ingresos medios, ofrece diseños sofisticados y una sensibilidad "étnica" que es apreciada en la moda internacional.

    Tal vez, estos mercados especializados supongan una oportunidad para los países en desarrollo que no pueden competir con una producción de alto y bajo costo. Gracias al mercado de la moda, que valora la originalidad y la exclusividad, los países aprovechan el potencial de sus productos emblemáticos. En el proyecto de Etiopía se aúnan destrezas ancestrales de tejido, bordado y adornos con abalorios. Sus productos (bolsos, zapatos, pañuelos, etc.) también integran otros materiales como el algodón de grado superior. El diseño de joyas de Mozambique y Sri Lanka traduce una idiosincrasia local muy cotizada en los mercados internacionales.

    "El CCI promueve activamente este tipo de proyectos. Estamos convencidos que las exportaciones de productos acabados en vez de materias primas pueden ayudar a reducir la pobreza. La incorporación de la cultura y las tradiciones nacionales en el diseño puede ser una ventaja. Las empresas de países en desarrollo que entienden el potencial de la imagen de marca nacional pueden beneficiarse de ésta para romper el ciclo de la pobreza", explica Patricia Francis, Directora Ejecutiva del CCI.

    Tendencias de diseño, posibilidades de mercado

    Ahora bien, no siempre es fácil penetrar en mercados más complejos y seguir abasteciéndolos. ¿Cuáles son las necesidades prioritarias de las comunidades productoras? "Conocer perfectamente las tendencias de diseño y disponer de información actualizada sobre mercados es primordial para las empresas que quieren implantarse en esos mercados", afirma Iris Hauswirth, Oficial Superior de Desarrollo de Mercados del CCI, especializada en artesanía y sectores creativos. Las joyas de Sri Lanka, las pulseras de Mozambique y los bolsos de Etiopía reflejan un buen conocimiento de compradores, ferias comerciales y tendencias de diseño. "En muchos casos, eso se aprende de los organismos de desarrollo a cargo de proyectos, pero una vez terminados, también suele terminar el acceso a la información. Entonces, si se pretende que los proyectos tengan un impacto duradero, hay que empezar a buscar intermediarios idóneos e impartir formación profesional", añade la Sra. Hauswirth. Calidad, fiabilidad y capacidad de aprovechar las tendencias de diseño en los mercados de la moda son cualidades que no sólo exigen tiempo y formación, también deben incluirse en todo proyecto bien concebido.

    "En otros tiempos, una marca de moda se consolidaba al cabo de cinco a diez años. Ahora, sólo se dispone de tres a cinco años", indica el Sr. Cipriani. Esta dificultad se suma a los problemas de desarrollo que se plantean a quienes tratan de impulsar actividades comerciales que sean viables en algunas de las comunidades más pobres del mundo.

    Esperamos que estas reflexiones sirvan de respuesta al periodista que nos preguntó por qué la ONU se interesaba por la moda, y oriente a los lectores que se encuentren en situaciones similares.




    La creciente diversidad de la moda


    Los diseños procedentes de países en desarrollo y los valores que simbolizan se van abriendo camino en la moda internacional. La foto de portada es de la edición 2005 de la Semana de la Moda Caribeña. "Estos modelos combinan la cultura africana tradicional y la cultura caribeña actual", indica Sandra Thompson, diseñadora de la colección, residente en Jamaica.

    El concepto se popularizó y la Sra. Thompson exporta a países de su región (Barbados, Martinica y Trinidad y Tabago) y otras regiones. En octubre pasado, promovió su marca en un encuentro internacional de diseñadores que tuvo lugar en Nueva York, donde, en 2007, presentará su colección en la prestigiosa Semana de la Moda.

    De origen jamaiquino, la Sra. Thompson se crió en el Reino Unido, donde los productos éticos son muy cotizados. Hace nueve años, regresó a Jamaica y cuatro años después fundó su empresa; esto no obedeció a una determinada política de empleo, sino al valor que ella atribuye a la colaboración con las comunidades desfavorecidas. "Allí hay gente calificada y en medio de la pobreza, se puede obtener un trabajo de alta calidad y un aporte muy creativo por la gran motivación que supone querer salir adelante. Eso sí, me aseguro de que los trabajadores tengan un entorno laboral adecuado: buena iluminación, buena ventilación y las pausas necesarias", añade.

    Sus ventas muestran una tendencia común a todos los casos analizados en estas páginas. "La mujer moderna quiere una ropa acorde con las tradiciones, pero que refleje su personalidad actual", concluye. El conjunto de la foto es de tela vaquera stretch, estampada con un símbolo de la cultura adinkra, de Ghana, que representa la omnipotencia de Dios.

    La belleza y la confianza de la modelo caribeña, sustentadas en la tradición pero abiertas a la modernidad, expresan las aspiraciones y el potencial de innumerables empresas, pequeñas y creativas, del mundo entero.


    Entrevista de Prema de Sousa, Forum de Comercio ha entrevistado Sandra thompson. Para más detalles,  envíe un correo-e a ladykamit@yahoo.com


    Natalie Domeisen, Redactora Jefa de
    Forum de Comercio.

    Aportes de Prema de Sousa.