•  SP header 
  •  

    Poner el comercio al servicio del desarrollo

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 2/2004

    La Conferencia examinará tres temas transversales del debate sobre comercio y desarrollo: la reducción de la pobreza, las cuestiones de género y las industrias creativas.

    El comercio mundial ha tenido un rápido crecimiento en las dos últimas décadas. En 2003 fue de 4,7%, y la UNCTAD estima que llegará a 7% en 2004. Esta tendencia también se da en muchos países en desarrollo.

    No obstante, sólo una pequeña parte de dichos beneficios llega a la mayoría de los países en desarrollo. Por ejemplo, la participación de los países menos adelantados (PMA) en el comercio internacional pasó de 1,7% en 1970 a 0,6% en 2002.

    Resultados desiguales

    Buena parte de las desigualdades se derivan del tipo de comercio predominante en cada país.
    • Los bienes y servicios con alto valor añadido - en especial los que contienen un alto coeficiente tecnológico y de conocimientos - pueden aumentar los ingresos comerciales, como lo han mostrado espectacularmente algunos países de Asia Oriental. Su índice de pobreza se redujo en 40% en los años 1990, mientras que el producto interior bruto (PIB) por habitante se triplicó en los últimos 20 años, según los Indicadores del Milenio de Naciones Unidas.
    • Los productos básicos se encuentran en el otro extremo de la escala, ya que son sumamente vulnerables a las fluctuaciones de precios y los choques externos.
    • Los productos manufacturados con alto coeficiente de mano de obra se sitúan en una zona intermedia; aunque suelen ser competitivos, tienen bajo valor añadido y pueden suscitar una "carrera hacia el fondo".
    • La exportación de servicios genera algunas de las utilidades más cuantiosas, lo que ha permitido que varios países reduzcan considerablemente su nivel de pobreza. Según un estudio preparado por la UNCTAD para la Conferencia de São Paulo, los servicios contribuyen ahora con cerca del 50% del PIB de los países en desarrollo (68% en los países desarrollados), y su comercio representa el 16% del comercio total y el 23% de la participación de estos países en el total mundial de exportación de servicios. Los servicios generan cerca de la mitad del empleo en el sector formal.

    Sin embargo, los PMA tienen una participación infinitesimal (0,4%) en la exportación de servicios, inferior a sus importaciones (1% del comercio total de servicios). Los PMA y casi todos los países en desarrollo son importadores netos de servicios.

    Una forma de reducir esta brecha consiste en exportar más servicios, para lo cual disponen claramente de una ventaja comparativa: su gran disponibilidad de fuerza de trabajo, concretada sobre todo en el desplazamiento temporal de "personas físicas" (el llamado "modo 4" del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios).

    Más allá de Doha

    El movimiento de personas físicas - junto con el "trato especial y diferenciado" para los países en desarrollo en ámbitos como los acuerdos comerciales, el acceso a mercados y los productos básicos, por ejemplo - es uno de los factores esenciales para el éxito de la serie de negociaciones de Doha. Si Doha logra imponer el desarrollo como objetivo fundamental del comercio mundial, contribuirá a la realización del Objetivo de Desarrollo del Milenio de crear "un sistema multilateral comercial y financiero abierto, equitativo, basado en normas, previsible y no discriminatorio".

    Alentar el comercio Sur-Sur

    Aunque por ahora sólo representa algo más del 10% del comercio mundial total, el comercio Sur-Sur está creciendo a un ritmo de 11% anual, y ya constituye cerca del 43% del comercio total de los países en desarrollo. Como ha dicho el Presidente de Brasil, Luiz Inácio da Silva, está apareciendo una "nueva geografía comercial y económica".

    Sembrar hoy para cosechar mañana

    Según Rubens Ricupero, Secretario General de la UNCTAD, "al fomentar el desarrollo en todo el mundo, el sistema multilateral de comercio puede dar a todos los países la capacidad de captar mayores beneficios. Para contar en el futuro con mercados pujantes en los países en desarrollo, hay que impulsar ahora su crecimiento".



    Globalización y estrategias de desarrollo

    Las experiencias más exitosas en la aplicación de estrategias nacionales de desarrollo nos enseñan lo siguiente:
    • El aumento rápido y sostenido de las inversiones puede transformar la estructura económica, con una reducción relativa del sector primario en beneficio de la manufactura y los servicios, y elevar progresivamente la productividad.
    • El aumento sostenido de las inversiones no puede lograrse sólo con las fuerzas del mercado y las inversiones extranjeras directas; el Estado debe tener una participación activa.
    • Los gobiernos nacionales también deben favorecer el crédito, crear un marco jurídico favorable a la actividad empresarial, levantar infraestructuras y promover la capacitación de la fuerza de trabajo.
    • Al mismo tiempo, los acuerdos comerciales y financieros regionales y las mejoras en la infraestructura regional pueden impulsar el crecimiento y crear mercados más grandes, reduciendo la dependencia con respecto a los mercados tradicionales.


    Erica Meltzer es Oficial de prensa de la UNCTAD. Artículo basado en la carpeta de prensa preparada para la UNCTAD XI.

    En el sitio web de la UNCTAD (http://www.unctad.org) se pueden consultar todos los documentos disponibles en línea y más antecedentes sobre la UNCTAD XI.