•  SP header 
  •  

    Papúa Nueva Guinea

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2009 
     

    © istocak photo 

    Cuando su marido cayó enfermo, Kim Arut no tuvo más alternativa que dejar su trabajo y ocuparse de la gestión de la empresa familiar. Tres años después, el hostal Kumul Lodge en Papúa Nueva Guinea va viento en popa.

    Kumul Lodge, hostal turístico y paraíso de observación de aves, se encuentra en el altiplano de la provincia de Enga, Papúa Nueva Guinea. Cuando Kim Arut y su marido comenzaron a explotarlo en 1999, habían previsto que él se ocupara solo de la empresa, pues ella quería seguir trabajando en Telekom. En 2006, la salud de su marido comenzó a deteriorarse y los médicos le recomendaron volver a su casa de Mount Hagen, a menor altura y lejos del aire enrarecido de la montaña. Desde entonces, sin otra alternativa, la Sra. Arut se ocupa de la empresa.

    Registrar una empresa en Papúa Nueva Guinea es un trámite laborioso y costoso que tarda ocho semanas en término medio. La Sra. Arut y su esposo recibieron una subvención de 70.000 kina (unos $EE.UU. 27.000) del gobierno provincial que destinaron a la creación de la empresa y la construcción de las primeras seis habitaciones. Ahora, tienen 23 y capacidad para atender a 69 personas en el mes de mayor demanda (agosto).

    "En 2004 tuvimos un par de visitantes de la guía turística Lonely Planet que observaron la impresionante avifauna del lugar. Nuestro negocio verdaderamente despegó cuando Kumul Lodge se añadió a esta guía. Desde entonces, los visitantes toman contacto con ellos a través de la oficina de turismo de Port Moresby. Tras el enorme aumento del número de solicitudes, esa oficina les ayudó a crear su propio sitio web.

    Kumul Lodge (a significa ave del paraíso) es el segundo lugar de observación de aves más visitado en Papúa Nueva Guinea. Su tranquilidad atrae a los turistas extranjeros que quieren disfrutar de la relajación, la caminata de altura y el contacto con la naturaleza. En muchos casos, los observadores de aves dan nombre a las nuevas especies que ven en Kumul Lodge, actualizan la lista de la zona y la remiten a la Sra. Arut que la difunde entre los nuevos visitantes.

    A una hora de Kumul Lodge hay alguna competencia, pero la Sra. Arut está segura de que su hostal ofrece una experiencia incomparable. "Quienes vienen aquí no quieren un televisor en la habitación. Tampoco permitimos consumir alcohol... no queremos asustar a los pájaros que vienen a observar nuestros huéspedes extranjeros", comenta.

    Crecimiento de la empresa



    "El negocio se vendría abajo si yo no estuviera ahí", admite la Sra. Arut. Su esposo se muestra a menudo admirativo ante su éxito: "No sé lo que estás haciendo, pero nos estás dando un gran prestigio." Según ella, él no tiene la menor idea de cómo dirige el negocio.

    La Sra. Arut se hizo cargo de las operaciones en 2006, cuando comenzaron a llegar grupos de viajeros. La mayoría viene de Alemania, Austria, Estados Unidos, Finlandia, Francia, Reino Unido y Sudáfrica, en grupos de 10, 12 ó 15 personas. También reciben muchos visitantes individuales de Australia. "Creo que este año, debido a la crisis financiera mundial casi no habrá reservas de Estados Unidos. Hasta ahora, hemos recibido reservaciones del Reino Unido y Sudáfrica", señala.

    En marzo de 2009, la habitación doble costaba alrededor de 155 PGK ($EE.UU. 60) por noche; en término medio los clientes pasan allí tres a cuatro días. La facturación anual asciende a unos 900.000 PGK ($EE.UU. 350.000), cifra suficiente para costear no sólo los gastos de la Sra. Arut, su marido y sus cuatro hijos, sino también mejoras en el hostal.

    Crecimiento de la comunidad



    En 2007, la Sra. Arut participó en la organización de un taller respaldado por la Corporación Financiera Internacional (CFI) y destinado a elaborar una estrategia de turismo para Papúa Nueva Guinea. La CFI, la Dirección de Promoción del Turismo y el Ministro de Turismo se reunieron en Kumul Lodge con otras autoridades y los propietarios del hostal.

    La Sra. Arut quisiera contratar expertos en turismo que contribuyeran a elevar el nivel en Kumul Lodge, pero dice que sus trabajadores no están dispuestos a recibir instrucciones de forasteros. De ahí que se encargue personalmente de impartirles formación. También quisiera hacer un curso de gestión empresarial, pero no tiene a nadie que la reemplace durante esa formación.

    Kumul Lodge emplea a 15 personas, todas del pueblo, que reciben un salario quincenal, incluso en temporadas de poca actividad. La mayoría son mujeres y se ocupan de cocinar, limpiar y ordenar las habitaciones. "Muchos visitantes extranjeros van a la cocina y tratan de enseñarle a mi prima [a cargo de la cocina] a cocinar; así fue que tuvimos algunos excelentes bufés de platos internacionales", comenta la Sra. Arut.

    Kumul Lodge paga derechos de paso a los propietarios de terrenos colindantes, a razón de 10 PGK ($EE.UU. 4) por persona, y trata de instruirles sobre la importancia que tienen las aves para el hostal a fin de que no dañen a los pájaros que los huéspedes pagan por ver.

    Todas las oportunidades son buenas



    La alta temporada turística va de junio a septiembre y comprende el festival cultural de Mount Hagen en agosto. Cada año, esa temporada aporta fondos suficientes para mejorar el hostal. En 2008, por ejemplo, se construyó otra habitación. Kumul Lodge no puede satisfacer la demanda en la temporada alta y aunque quisieran seguir ampliando no tienen fondos suficientes. También hace falta cercar, instalar un sistema de abastecimiento de agua y otro de captación de energía solar para sustituir las fogatas en las que se hierve el agua destinada a las duchas y la calefacción.

    Además, tienen previsto mejorar las comunicaciones con la instalación de un teléfono móvil en cuanto puedan permitirse pagarlo. Hasta entonces, sin correo electrónico ni conexión a Internet, durante la temporada alta la Sra. Arut seguirá recolectando mensajes de los visitantes a amigos y familiares para enviarlos por correo electrónico desde la computadora que tiene en Mount Hagen y luego imprimirá las respuestas para entregárselas en Kumul Lodge.