•  SP header 
  •  

    Negociaciones comerciales: Empresas africanas hacen oír su voz

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 2/2004

    La culminación de la actual serie de negociaciones de la OMC debería beneficiar a los países africanos. El CCI está ayudando a los países en desarrollo a reanudar las discusiones sobre el comercio mundial, por medio de una serie de encuentros regionales entre empresas y gobiernos, con el fin de evaluar las ventajas de unos y otros y de afinar las estrategias de negociación.

    Las empresas de los países en desarrollo están reclamando enérgicamente la reapertura de las negociaciones, pero su voz suele ser ignorada en el ámbito de las discusiones comerciales. Los seminarios Empresas para el Desarrollo organizados por el CCI ayudan a los jefes de empresa a presentar sus argumentos a los negociadores gubernamentales y contribuyen a focalizar las posiciones de negociación nacionales. La serie tuvo un auspicioso comienzo en Nairobi (30-31 de marzo); participantes de África Oriental y Meridional analizaron sus expectativas con respecto a la Serie de Negociaciones de Doha para el Desarrollo, que finalizarán en enero de 2005.

    Defensa de intereses africanos

    Asistieron a Nairobi representantes de empresas y autoridades de 12 países: Botswana, Kenya, Lesotho, Malawi, Mozambique, Rwanda, Sudáfrica, Swazilandia, Tanzanía, Uganda, Zambia y Zimbabwe.

    "Si África desea que sus intereses sean considerados en la OMC, no tiene otra alternativa que seguir participando en las negociaciones", declaró Mukhisa Kituyi, Ministro de Trabajo e Industria de Kenya.

    "Pero debemos disponer de la información necesaria para ser eficaces. Los gobiernos negocian en nombre de sus empresas. Los gobiernos no lo saben todo. Por ende, para tener éxito deben constituir sólidas asociaciones con las empresas… Las empresas son partes indisociables de las negociaciones."

    El Director Ejecutivo del CCI, J. Denis Bélisle, dijo en la sesión inaugural que la meta de la reunión era "ayudar a los empresarios y los gobiernos a formar fuertes equipos público-privados para defender los intereses de África en las negociaciones comerciales de Ginebra".

    También asistieron el Ministro de Planificación y Desarrollo Nacional de Kenya, Peter Anyang' Nyong'o, y la Encargada de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en Nairobi , Leslie Rowe. Entre los asistentes del sector privado de la región figuraban directivos de cámaras de comercio, destacados exportadores, proveedores de productos básicos y defensores de los consumidores. Intervinieron expertos africanos y del CCI, que explicaron la situación actual de las negociaciones de Ginebra sobre agricultura y acceso a los mercados.

    La Sra. Rowe reiteró el compromiso de los Estados Unidos con el sistema multilateral de comercio y su voluntad de reducir y finalmente eliminar el apoyo a la agricultura. "Cada Estado miembro de la OMC debe tomar difíciles decisiones en cuanto a las concesiones que está dispuesto a hacer para obtener ventajas en otros campos. La contribución de las empresas a la formulación de una plataforma nacional de negociación es vital para el éxito de las discusiones comerciales multilaterales", añadió.

    La voz de las empresas

    "El buen desarrollo de las negociaciones del Programa de Doha para el Desarrollo depende, en gran medida, de la colaboración entre los negociadores comerciales nacionales y los líderes empresariales", dijo el Sr. Bélisle. El problema reside en que, a menudo, no hay diálogo entre ellos.

    Añadió que las empresas de los países en desarrollo, y en especial las que recién comenzan a confiar en sus capacidades, deben dar a conocer su opinión en los círculos gubernamentales antes de que las conversaciones se acerquen a un acuerdo. "No es bueno esperar a que los negociadores regresen a casa para quejarse entonces de que no supieron conseguir los acuerdos que el sector privado necesitaba", afirmó.

    Ramamurti Badrinath, Director de los Servicios de Apoyo al Comercio del CCI, promovió el concepto de "fomento empresarial", señalando que el sector privado de casi todos los países en desarrollo - después de años de considerar que lo mejor era dejar las discusiones comerciales a cargo de los negociadores gubernamentales - reclama ser consultado, como lo son sus homólogos en los países del Norte.

    Peter Naray, Asesor Principal del CCI en Sistema Multilateral de Comercio, señaló que él y sus colegas disponían de abundantes testimonios del desaliento de los empresarios africanos ante el bloqueo de las discusiones de Cancún, y de su deseo de volver lo antes posible a la mesa de negociaciones.

    Una importante consecuencia de Cancún es la proliferación de acuerdos bilaterales y regionales, que hacen más complejo el comercio internacional y no favorecen a los países con poca capacidad de negociación. También hay incertidumbre en cuanto al futuro de las negociaciones comerciales multilaterales. "La incertidumbre es el peor enemigo de las empresas", dijo el Sr. Bélisle. "Los empresarios necesitan saber lo que les espera, antes de adoptar decisiones, inclusive en materia de inversión."

    Con el seminario de Nairobi, el CCI esperaba promover un mejor entendimiento entre el sector privado y los gobiernos de la región, con el fin de definir un programa coherente para la reanudación de las negociaciones de Doha.

    Retos futuros

    Los oradores convinieron en que todo retraso se traducirá en la pérdida de oportunidades de negocios para las empresas y de desarrollo general para las economías africanas.
    • Textiles. Los problemas de los productores más pequeños del mundo - que estarán expuestos a la formidable competencia de China, cuando el sector sea sometido a las normas de la OMC a contar del próximo año - fue un tema importante de la reunión. Martin Viljoen, Director Ejecutivo del Consejo de Exportación de la Industria Textil de Sudáfrica, propuso que los países subsaharianos comercializaran sus productos amparándose en la alianza "Brand Africa". Jeremy Musgrave, Presidente de National Blankets Textile, de Zimbabwe, dijo que los productores africanos podrían asegurar una parte pequeña pero viable del mercado mundial de los textiles y el vestuario uniéndose.
    • Agricultura. Según Angela A. Wauye, economista del Ministerio de Agricultura y Fomento Rural de Kenya, aunque la agricultura es tal vez la actividad comercial más importante para África, los granjeros del continente son, de todas las categorías empresariales, los menos informados y los más ausentes en las negociaciones y otras iniciativas de desarrollo. "Tienen que formar asociaciones y consorcios para beneficiarse de los efectos sinérgicos, las economías de escala y las eficacias técnicas", dijo.
    • Acuerdos comerciales regionales. "Los países africanos sacarían más provecho del sistema multilateral de comercio que de los acuerdos bilaterales o de otra índole", dijo Kipkorir Aly Azad Rana, Director General Adjunto de la OMC. Algunos participantes sostuvieron que al crear agrupaciones regionales en África y con otros países en desarrollo, el continente podría defender sus intereses de mejor forma que en las negociaciones de Doha. Rosalind H. Thomas, del Centro de Recursos de Financiación para el Desarrollo de la SADC, impugnó esta estrategia, por considerar que los intereses de los copartícipes en pactos de tal amplitud "suelen ser fundamentalmente diversos".

    Según Job K. Kihumba (Kenya), Director Ejecutivo de la Asociación de Agrupaciones Profesionales de África Oriental, gracias al CCI, las principales empresas y las autoridades comprenden lo que ocurre en la región y las oportunidades que ofrece el sistema mundial de comercio. "Es evidente que las negociaciones comerciales son vitales para las empresas. Son ellas las que, al final del día, saben dónde aprieta el zapato."

    Los participantes dijeron también que el CCI debería seguir ofreciendo análisis actualizados de las discusiones comerciales, centrados en las empresas, así como un mayor acceso a sus instrumentos y servicios.

    La serie de encuentros Empresas para el Desarrollo 2004 aprovecha la experiencia de las siete reuniones de Empresas para Cancún, celebradas en 2003. A raíz de esos encuentros regionales, 49 empresas se incorporaron a las delegaciones nacionales de negociación. Ambas series han recibido financiación de donantes como Alemania, Estados Unidos, Países Bajos, Suecia y Suiza.



    El CCI en la UNCTAD XI

    • Empresas para el Desarrollo - 8-9 de junio. Organizado por el CCI para la Semana del Comercio de la UNCTAD en Río de Janeiro, este encuentro se destinó principalmente a países latinoamericanos y caribeños.



    El fomento empresarial al orden del día

    En los siete seminarios regionales Empresas para Cancún, de 2003, participaron más de 300 directivos de empresa y negociadores gubernamentales, de 87 países. A la reunión de Empresas para el Desarrollo de Nairobi asistieron 60 participantes de los sectores público y privado de 12 países de África Oriental y Meridional. Estas iniciativas clarifican las posiciones de negociación y alientan el fomento empresarial en el comercio.

    Otros seminarios de 2004:
    • Economías en transición: Sofia, Bulgaria, 18-21 de mayo.
    • Países de América Latina y el Caribe: Río de Janeiro, Brasil, 10-11 de junio (junto con UNCTAD XI, São Paulo).
    • Países de Asia: (lugar aún no confirmado), septiembre u octubre.
    • Países de África Central y Occidental: (lugar aún no confirmado), noviembre o diciembre.
    Los documentos y conclusiones de la reunión de Nairobi están disponibles en http://www.intracen.org/worldtradenet.


    Para más detalles, diríjase a Peter Naray, Asesor Principal del CCI en Sistema Multilateral de Comercio (naray@intracen.org).

    Artículo preparado por Dianna Rienstra y Prema de Sousa, sobre la base de articulos e informes escritos por R. Evans y N. Domeisen.