•  SP header 
  •  

    Moda ética: Control de calidad en Proyectos Comunidad Africana

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 3/2010 
     

    Haga clic aquí para ver las fotos 

    En África Oriental, un proyecto de moda ética del ITC demuestra que se puede cumplir con la calidad y las normas internacionales incluso en las comunidades más apartadas e indigentes.

    Creado para Coop, la cadena minorista más grande de Italia, Proyectos Comunidad Africana (African Community Projects, ACP) se estableció en 2008 en el marco del Programa de Moda Ética del ITC. En este proyecto que conecta a miles de artesanos marginados con mercados internacionales mediante asociaciones con casas y distribuidores de moda de alta gama, el ITC sirve de intermediario

    El primer pedido de ACP para Coop, Bolsas ACP, consistió en una serie de sencillas bolsas de algodón hechas a mano por vecinos de comunidades desfavorecidas de África Oriental. Aprovechando la habilidad de artesanos locales se crearon nueve modelos adornados con flores de ganchillo, cuentas masai, botones de hueso y materiales reciclados.

    Cuando Coop recibió ese primer pedido de 300.000 Bolsas ACP, les sorprendió que el porcentaje de no conformidad fuera tan sólo del 2%, es decir, bajo en comparación con los estándares industriales.

    'Es inferior a los de nuestras fabricas en China,' comentó Francesca Gatteschi, Jefa de Compras de Unicoop Firenze, Italia.

    Cabe señalar que ese bajo porcentaje se logró gracias al riguroso sistema de control de calidad aplicado en los ACP.

    Para operar con eficiencia, en el marco del programa se estableció un 'centro empresarial' en un enorme taller situado en la zona industrial de Nairobi que también sirve de centro de desarrollo de productos, almacén y sede regional de los proyectos ACP.

    Todos los pedidos enviados del centro empresarial de África a Europa se sometían a un control de calidad plenamente integrado en todo el proceso de producción. Se exigió que algunas líneas de producción de Kenya y Uganda pasaran por seis etapas de control de calidad. Los resultados obtenidos muestran que un eficiente sistema de control de calidad puede adaptarse en cualquier parte, incluso en zonas rurales desfavorecidas, y producir mercancías que se ajustan a las estrictas normas internacionales.

    Huelga decir que fue todo un reto garantizar que 300.000 bolsas de algodón blanco y 100% fabricadas en África cumplieran con las normas exigidas para distribuirlas en convencionales puntos de venta italianos. En primer lugar era prioritario mantener la mercancía limpia entre la barrosa estación de lluvias y la polvorienta estación seca, sobre todo porque las bolsas se transportaban de un lugar a otro al auténtico estilo africano: en la parte trasera de autobuses, camiones y bicicletas; eso se logró instalando diversos almacenes y contando con un eficiente personal de limpieza. Ahora bien, la verdadera clave de este exitoso modelo fue la participación de los propios artesanos que integraron las verificaciones de la calidad en toda la cadena de suministro.

    Cada artesano que participa en ACP es responsable de la calidad de las mercancías que pasan por su puesto. En el centro empresarial, el personal de control de calidad examina todos los materiales que salen, los espacios de trabajo se limpian dos veces por día y la conformidad de cada producto se verifica según va pasando por las distintas unidades (estampado, costura y planchado), antes de someterlo a un último examen de empaquetado y envío.

    Judy Adhiambo Okumu, Directora de Control de Calidad del Centro Empresarial de Moda Ética de Nairobi, sostiene que 'muchos artesanos no estaban acostumbrados a operar así, pero adhirieron al principio, lo que permitió hacer tan buen trabajo'.

    Además, a los trabajadores se les remunera de conformidad con las normas y directrices establecidas por la Asociación para el Trabajo Justo. En el marco del Programa de Moda Ética del ITC también se creó un diligente departamento de control de calidad con 40 trabajadores a tiempo completo para apoyar el proyecto Bolsas ACP. 'Examinábamos cada pieza varias veces y en diferentes etapas. Fuimos increíblemente rigurosos a la hora de descartar las bolsas defectuosas o que no cumplían con el 100% de las especificaciones,' señala la Sra. Okumu y añade: 'Logramos que quienes trabajan con nosotros entendieran el significado de un trabajo bien hecho y supieran que formar parte de este sector exige precisión y profesionalismo.'

    Más información en inglés sobre el proyecto Bolsas ACP en: www.africacommunityprojects.org