•  SP header 
  •  

    Mercados cambiantes

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2010 
     

    La crisis económica mundial modificó radicalmente las oportunidades de mercado y el entorno global de negocios. A medida que la economía mundial se va reequilibrando, se espera que los nuevos motores del crecimiento económico sean el consumo y la demanda crecientes de los mercados emergentes.

    En esta edición también exploramos el impacto de las tendencias de los mercados cambiantes en términos de comercio, inversión y oportunidad a través de los comentarios de empresarias y empresarios, economistas e investigadores de primera línea. Además, analizamos en profundidad algunos retos y oportunidades que representan esos cambios para la inversión extranjera, la biotecnología, la tercerización de servicios, el turismo y la industria textil y del vestido.

    Las economías asiáticas fueron las primeras en rebotar después de la crisis mundial y se espera que otros mercados emergentes generen números de crecimiento que eclipsen a economías maduras y desarrolladas.

    Las predicciones a más largo plazo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos sugieren que los países en desarrollo y emergentes de hoy en día, probablemente, contabilicen casi el 60% de producto interior bruto mundial en 2030. Además, según las cifras más recientes del ITC, los países en desarrollo realizan casi el 40% del comercio mundial y casi la mitad de ese comercio corresponde a la categoría Sur-Sur.

    Ese crecimiento del comercio Sur-Sur se atribuye a varios factores: la rápida expansión económica de algunos países en desarrollo, la mejora de la facilitación del comercio y la infraestructura del transporte, el fortalecimiento de la integración regional, así como las redes y transacciones empresariales, interempresariales y sectoriales.

    Aunque el comercio mundial sigue recuperándose en su conjunto y el comercio Sur-Sur está en aumento, el análisis del ITC de las tendencias del comercio demuestra que los países menos adelantados (PMA) se resienten de las consecuencias de la crisis financiera mundial. En 2009, el valor de las exportaciones no petroleras de dichos países a los principales socios comerciales disminuyó más del 8,5% a pesar de que el volumen de las mercancías exportadas aumentó casi un 6%. En efecto, los PMA están exportando más por menos en este período de poscrisis.

    Por el lado positivo y en términos de exportaciones, los PMA se siguen desempeñando mejor que la media mundial según datos del ITC. En el último trimestre de 2009, las exportaciones no petroleras del grupo registraron un aumento anual del 2% mientras que el volumen de las exportaciones mundiales acusó una disminución del 0,2% respecto al mismo trimestre de 2008.

    Frente al crecimiento potencial de los mercados emergentes, es preciso nutrir y ampliar el comercio Sur-Sur como fuente de demanda para salvaguardarlo de futuras convulsiones económicas mundiales. Hubo un aumento de cooperación entre los países en desarrollo para reducir las barreras al comercio Sur-Sur tanto comerciales como de otras índoles, tendencia que trajo aparejada la oportunidad de reducir la dependencia de las exportaciones de productos básicos de muchos de esos países mediante un creciente potencial de oportunidades de comercio que ofrecen bienes y servicios de contenido tecnológico cuyo valor añadido es más alto.

    La perspectiva mundial en términos de seguridad financiera e inversión también cambió. Tras el derrumbe de las tradicionales estructuras financieras de los países desarrollados, se reconoció que los sistemas financieros de los países en desarrollo son opciones sólidas que inducen una mayor confianza para invertir.

    Asimismo, la crisis puso de relieve la tendencia ya emergente hacia una reglamentación de la creación de valor, lo que redundó en la reconfiguración de grandes cadenas de valor internacionales. Dicha tendencia supuso una ventaja para algunos proveedores, pero no para otros. Ahora bien, tal como subrayan muchos de nuestros colaboradores en este número de Forum de Comercio Internacional, las dificultades ofrecen oportunidades. Una cosa es cierta, maximizar el potencial del comercio en los mercados emergentes requiere un enfoque más estructurado.

    Mejores medidas de facilitación del comercio, opciones de financiación del comercio y empresas conjuntas pueden ayudar a muchas pequeñas y medianas empresas a orientar sus negocios hacia el comercio Sur-Sur.

    A fi n de adaptarse a la nueva realidad de los mercados, se necesitan soluciones innovadoras tanto de las empresas como de las instituciones de apoyo al comercio que aseguren un mayor crecimiento económico, la creación de empleo y oportunidades empresariales que consoliden posiciones en los mercados actuales y futuros.

    Patricia Francis