•  SP header 
  •  

    Marruecos: Nuevo papel de las OPC en la era digital

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 2/2002

    Los sectores y países que ya están a bordo del tren digital alcanzarán rápidamente mejores resultados de exportación. Sin embargo, muchas empresas de países en desarrollo son renuentes a incorporarse a la economía electrónica, por motivos diversos que van desde sus altos costos hasta las dificultades de acceso y la necesidad de dotarse de nuevas competencias, estructuras y métodos. Hace falta que las OPC se reorganicen internamente y ofrezcan nuevos servicios a las PYME para ayudarles a salvar la brecha digital. También tienen que cooperar más estrechamente entre sí, sobre todo en el ámbito regional.

    La rapidez de la expansión y el cambio de la economía digital ha ensanchado el desfase tecnológico entre los países desarrollados y los países en desarrollo. Los progresos de la técnica están redefiniendo la competitividad a nivel de empresa y de países, de tal manera que las nuevas calificaciones profesionales y las nuevas estrategias nacionales de exportación son hoy indispensables para la integración a largo plazo en la era digital.

    La brecha digital se ensancha

    Se ha demostrado que entre los países desarrollados y los países en desarrollo hay una profunda brecha digital, que tal vez siga acentuándose en los próximos años a medida que los primeros aumenten sus partes en este mercado de rápido crecimiento.

    La mayoría de los usuarios de la internet viven en los países industrializados, donde tener acceso a la red puede costar una décima parte de lo que cuesta en los países en desarrollo. Otros factores que agravan la brecha digital son los costos de acceso a las telecomunicaciones, o su insuficiencia, y la falta de una infraestructura de apoyo, como medios de financiación, un ordenamiento jurídico adecuado, servicios de formación y servicios estatales.

    Cambiar la cultura empresarial

    A medida que más y más empresas integren la internet en sus actividades, los compradores y proveedores de los países en desarrollo se verán obligados a adaptarse a los nuevos métodos de operación. A fin de controlar estos cambios, y no limitarse a soportarlos, las empresas tendrán que descentralizar sus recursos profesionales y la toma de decisiones. Esto no será fácil para muchos países en desarrollo, donde las nociones tradicionales de autoridad y jerarquía están profundamente arraigadas.

    Nuevas obligaciones

    El fuerte crecimiento del comercio por medios electrónicos está alentando a los países en desarrollo a aplicar estrategias adaptadas a sus necesidades, en las que se da un respaldo particular a las PYME. Dichas estrategias pueden ponerse en práctica sólo si el sector público participa directamente, en asociación con el sector privado.

    La era digital exige una reforma radical de las organizaciones de promoción comercial (OPC) en todos los niveles, incluidos los procedimientos de operación, las estructuras, las relaciones con la clientela y los servicios.

    Estas son algunas de las nuevas funciones de las OPC:

    • Responder a la nueva demanda de una clientela cada vez más diversa.
    • Cambiar la naturaleza del apoyo a las PYME, ofreciendo asesoramiento sobre comercio y mercados electrónicos, comercialización por medio de la internet, competencias tecnológicas, etc.
    • Establecer enlaces electrónicos con las PYME.
    • Abrir sitios web interactivos para OPC y PYME, creando bases de datos sobre los clientes y sus necesidades, y permitiendo que las empresas hagan aportes a estos sitios.


    Las OPC deben adaptar sus métodos de trabajo, reforzar sus sistemas tecnológicos y modelar una nueva cultura y nuevas pautas de comportamiento. Pero aun cuando estén dispuestas a aceptar estos cambios, seguirán tropezando con los obstáculos tradicionales: financiación insuficiente, escasez de personal calificado y motivado, contactos insuficientes con la clientela y falta de comprensión exterior de sus dificultades.

    Superar los escollos

    Para superar los problemas propios de la era digital, las OPC pueden adoptar una perspectiva a largo plazo y elaborar una estrategia de progreso digital acorde con las metas nacionales de exportación. Cada OPC debe definir una estrategia de apoyo a las PYME. Entre sus objetivos deberían figurar el perfeccionamiento de las competencias electrónicas, la formación de alianzas en este terreno y la focalización de sus servicios, los que deberían abarcar:

    • la información y capacitación necesarias para adquirir competencias tecnológicas;
    • la recopilación y difusión de información empresarial en la internet;
    • el asesoramiento sobre mercados electrónicos para transacciones entre empresas, y
    • el uso de sitios web para la comercialización.


    Estrategias nacionales...

    Incumbe a los gobiernos nacionales aplicar la estrategia y los programas que los países en desarrollo necesitan para superar la brecha digital. En particular, deberían abordar tres aspectos clave:

    • La capacitación de las PYME para aprovechar las tecnologías de la información y las comunicaciones y ganar eficiencia en el comercio internacional.
    • El papel de las OPC en la redefinición de una estrategia exportadora y de los servicios que prestan a los exportadores.
    • La importancia de la cooperación regional para lograr mayor eficiencia en la consecución de las metas del comercio internacional.


    ... Cooperación internacional

    Los países desarrollados tienen que ayudar de forma directa y activa a los países en desarrollo a superar su retraso e integrarse en el sistema de comercio multilateral.

    Esta cooperación debería revestir la forma de iniciativas bilaterales y multilaterales entre los gobiernos y las organizaciones internacionales y nacionales, así como entre las OPC e una misma región, las OPC de países desarrollados y países en desarrollo, y entre agrupaciones de OPC.

    Por último, es importante destacar la valiosa contribución de las TIC como elemento catalizador y centralizador de la cooperación entre las OPC.

    Es preciso, pues, consolidar estos esfuerzos mediante un sistema de prestación de ayuda técnica a las OPC de los países en desarrollo, que tome en consideración las actuales iniciativas de cooperación bilaterales y multilaterales.




    Centro Marroquí de Promoción

    • Mandato: Promover la exportación de productos industriales y agroalimentarios y de servicios.


    • Situación institucional: Entidad pública bajo la autoridad del Ministerio de Industria, Comercio, Energía y Minas.
    • Fundación: 1980.
    • Sede: Casablanca.
    • Personal: 64 personas.
    • Peculiaridad: Acogió la Tercera Conferencia Mundial de OPC (Marrakech, 2000). Las actas de dicha reunión pueden solicitarse directamente al CMPE.


    Señas de contacto:
    Centro Marroquí de Promoción de las Exportaciones (CMPE),
    23, rue Bnou Majed El Bahar, 20000 Casablanca, Marruecos
    Tel.: +212 22 302210
    Fax: +212 22 301793
    E-mail: cmpe@cmpe.org.ma
    Sitio web: http://www.cmpe.org.ma

    Lhoucine Agouzoul es Director de Sistemas de Información del Centro Marroquí de Promoción de las Exportaciones (CMPE). Mohamed Chahoub es Director de Planificación e Investigaciones del CMPE (cmpe@cmpe.org.ma).