•  SP header 
  •  

    Los países ACP adoptan un enfoque regional

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/2001

    ¿Cómo podrían los países ACP (África, el Caribe y el Pacífico) beneficiarse realmente del nuevo sistema mundial de comercio? Este fue el tema de una alocución central pronunciada por el Director Ejecutivo del CCI, J. Denis Bélisle, ante la reunión de los Ministros de Comercio de los países ACP (Bruselas, diciembre de 2000).

    A pesar de que ya han tenido dos décadas de acceso preferencial a los mercados de la Unión Europea (UE), previsto en el Convenio de Lomé, las exportaciones de los países ACP no han mejorado en lo sustancial. El Sr. Bélisle puso de relieve que el reciente Acuerdo de Cotonú, suscrito en 2000, da prioridad a la integración regional. Este nuevo enfoque de la integración regional es esencial para facilitar la incorporación de los países ACP en la economía mundial.

    Pero los países podrían tomar otras medidas para incrementar su capacidad comercial: eliminar los obstáculos a las inversiones; familiarizar a los exportadores con las normas del sistema multilateral; poner en práctica estrategias de exportación adecuadas a las necesidades de las empresas; desarrollar la competitividad, adoptando métodos de control de la calidad, mejores técnicas de comercialización y de embalaje, así como medios de financiación de las exportaciones y usos adecuados de las nuevas tecnologías de la información, y por último, mantener el espíritu de determinación y perseverancia de todos los actores.

    La asistencia técnica especializada puede ayudar a facilitar la integración regional y desarrollar el potencial exportador, agregó el Sr. Bélisle.

    El prometedor comercio entre países ACP

    En los años 1990, la tasa de crecimiento de los intercambios entre países africanos fue dos veces superior a la del comercio internacional total de la región, lo que demostró el gran potencial que el comercio intrarregional tiene en los países en desarrollo. No obstante, casi todos los países ACP siguen exportando productos básicos hacia mercados tradicionales, aumentando así su dependencia y vulnerabilidad ante las fluctuaciones de dichos mercados.

    Los países ACP pueden corregir estos desequilibrios, diversificando su producción en los niveles superiores de la cadena de valor y ampliando así su base de exportación. El comercio intrarregional y dentro de un mismo sector económico es especialmente prometedor.

    El CCI y el comercio Sur-Sur

    La asistencia técnica focalizada es uno de los medios para hacer realidad el potencial comercial de los países ACP, por ejemplo, mediante programas de desarrollo comercial intrarregional. Este enfoque - perfeccionado desde hace diez años y adaptado a las circunstancias locales - se aplicó por primera vez en los países de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC), con buenos resultados. La cooperación entre la SADC y el CCI - centrada actualmente en la madera, la pesca y los alimentos tropicales - está generando nuevas oportunidades de negocios, empresas mixtas y otros acuerdos comerciales transfronterizos. La misma metodología se ha adaptado para algunos sectores económicos de Asia, Oriente Medio y América Latina.

    El texto completo de la alocución del Sr. Bélisle puede solicitarse a Françoise Donet (donet@intracen.org).