•  SP header 
  •  

    Las asociaciones público-privadas y el sector creativo

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 4/2009

    A través de iniciativas como la Alianza Global para la Diversidad Cultural y la Red de Ciudades Creativas, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) destacó la importancia de promover asociaciones público-privadas (APP) como modelo para que la industrias culturales y creativas sean motores del crecimiento económico.

    Recientemente, la idea de que el desarrollo es asunto exclusivo de los gobiernos fue sustituida por un reconocimiento del rol del sector privado y la sociedad civil. El Pacto Mundial de la ONU desempeñó un papel pionero en el fomento de APP. Según la UNESCO, esta nueva visión se aplica a las industrias culturales y creativas que, con un valor global de $EE.UU. 1,3 billones, son uno de los sectores de crecimiento más rápido. Promover industrias creativas viables en países en desarrollo es indispensable para propiciar el pleno desarrollo humano y explotar el pleno potencial de crecimiento económico de la actividad y el talento artísticos, en lo que respecta a PYME. El reto clave que afrontan los formuladores de políticas reside en crear entornos que propicien iniciativas locales y nacionales, las cuales deben basarse en nuevas formas de APP.

    La Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales, 2005, plasma el principio de las APP en el sector cultural. En el marco de la Alianza Global para la Diversidad Cultural, 2001, la UNESCO estudió muchas facetas de las APP en apoyo de proyectos de las industrias culturales de países en desarrollo. Esa alianza se está convirtiendo en una plataforma electrónica más ambiciosa que se centra en propiciar acuerdos de asociaciones trisectoriales en el sector cultural, proporcionando cantidad de conocimientos y contactos de información a los sectores público y privado y la sociedad civil.

    En el marco de los programas de la UNESCO en materia de libros, publicaciones y artesanías también se detectaron grandes lagunas que sólo pueden colmarse mediante la cooperación y la colaboración entre las respectivas partes interesadas. En muchos países en desarrollo, estas industrias se debaten por alcanzar su potencial, pues se ven obstaculizadas por la débil infraestructura institucional y política, los bajos niveles de capacidad empresarial, el escaso valor añadido, la excesiva dependencia de empresas extranjeras y la infracción promueve los derechos de autor.

    La Red de Ciudades Creativas de la UNESCO aplica las enseñanzas extraídas de estas asociaciones. La red está diseñada para promover el desarrollo social, económico y cultural mediante el fomento de asociaciones creativas en los campos de literatura, música, diseño, oficios, artesanías populares, cine, artes mediáticas y gastronomía. Se espera que cada ciudad aspirante forje una asociación integrada por los sectores público y privado y la sociedad civil. La red también alienta a las ciudades participantes a forjar más asociaciones a escala local y global.

    En los últimos años, diversos grupos de la sociedad civil y representantes del sector privado, de ONG a asociaciones profesionales, formaron coaliciones nacionales e internacionales para apoyar y fortalecer al sector creativo, impulsar el crecimiento económico y contribuir al florecimiento de expresiones culturales. Asociaciones del sector privado y coaliciones de la sociedad civil también supervisan el avance, debaten políticas y ofrecen innovadoras oportunidades de desarrollo empresarial.

    La experiencia de la UNESCO en el fomento de APP para las industrias culturales y creativas muestra que deberían considerarse más bien como inversiones en desarrollo humano que como subsidios. El desarrollo de este sector también exige la participación directa de la empresa privada y las asociaciones profesionales en la búsqueda del equilibrio entre intereses públicos y privados. Tales asociaciones son el camino hacia un futuro mejor, no sólo porque proporcionan recursos financieros adicionales, sino también porque trabajan directamente con el sector privado en la estructuración y el desarrollo de mercados para bienes y servicios culturales. Esas colaboraciones poseen un fuerte componente Norte-Sur y Sur-Sur que es fundamental para la sostenibilidad del desarrollo cultural, social y económico, y la reducción de la pobreza.

    Las industrias culturales y creativas crean, producen y distribuyen bienes y servicios basados en la imaginación y la creatividad humanas. Incluyen imprenta y edición; artes visuales y escénicas; turismo cultural e industrias relacionadas con el patrimonio cultural; cine; música; radio, televisión e industrias en línea; bellas artes, diseño y artesanías.

    Más información sobre la economía creativa en la Ayuda para el Comercio, no. 3-2009 de Forum de Comercio. www.forumdecomercio.org