•  SP header 
  •  

    La necesidad de contar con buena información

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 4/2009

    © bamboobike.org

    Puede parecer obvio que cuando una organización comercial multinacional contribuye al desarrollo social, lo haga utilizando sus recursos esenciales. En el caso de algunas -por ejemplo, constructoras o empresas de servicios de utilidad pública- el aporte potencial es claro. Pero en organizaciones de servicios profesionales como la nuestra, tenemos que ser más creativos y encontrar la mejor manera de explotar nuestras competencias.

    Lo esencial para KPMG es promover la sostenibilidad en comunidades de todo el mundo. Básicamente, se trata de ayudar a quienes disponen de menos recursos y necesitan más oportunidades económicas y servicios básicos que fomenten la educación, la salud y el buen gobierno. Uno de los métodos que encontramos consiste en utilizar nuestras competencias y nuestra experiencia para evaluar empresas comerciales y suministrar información fiable a los inversores y otros interesados en contribuir al desarrollo de una zona determinada.

    Desde 2007, venimos trabajando con la Iniciativa Ciudades del Milenio (ICM), contraparte urbana del Proyecto Aldeas del Milenio. La ICM se propone ayudar a algunas ciudades de tamaño medio del África subsahariana a formular estrategias integradas de desarrollo urbano que incluyen la captación de inversiones extranjeras para estimular el crecimiento económico y el desarrollo.

    La ICM está dirigida por el profesor Jeffrey Sachs, Director del Instituto de la Tierra y asesor especial del Secretario General de la ONU sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

    Nuestras empresas profesionales ayudan a difundir informes de inversión fidedignos en los que se destacan las oportunidades de negocio viables que existen en los alrededores de las Ciudades del Milenio.

    Hasta ahora publicamos informes sobre cuatro Ciudades del Milenio (Kumasi en Ghana; Kisumu en Kenya; Estado de Ondo en Nigeria, y Blantyre en Malawi) y dos informes sobre la industria: producción de azúcar en Kisumu y fabricación de bicicletas de bambú en Kumasi.

    El proyecto de bicicletas de bambú es particularmente interesante. Los estudios llevados a cabo habían confirmado que la bicicleta es el mejor medio de transporte en las zonas rurales de Ghana, pero las que se venden suelen ser de mala calidad e inadecuadas para las necesidades locales. La fabricación de bicicletas más útiles y de mejor calidad, con cuadro de bambú cultivado en el país, ofrecía una oportunidad de mejorar el nivel de vida en zonas rurales en los alrededores de Kumasi. Pero, ¿sería una empresa viable en términos comerciales?

    Nuestro análisis del mercado local, así como de los costos de producción y comercialización daba a entender que la rentabilidad potencial de una fábrica de bicicletas de bambú depende de la escala de la operación. Por ejemplo, si tal fábrica captara alrededor del 7 por ciento del mercado actual real -es decir, si fabricara y vendiera 20.000 bicicletas por año- en un quinquenio, el valor actual neto (VAN) sería de unos $EE.UU. 50.000.

    Aún más, si lograra alzarse con 50 por ciento del mercado -es decir, si fabricara y vendiera 333.333 bicicletas por año- en un quinquenio el VAN ascendería a unos $EE.UU. 4 millones. Esta información es crucial para quien se proponga crear una empresa de ese tipo y también para los organismos gubernamentales que quieran atraer inversores comerciales.

    De manera más convencional, en el informe sobre el Estado de Ondo, se analizan detalladamente las diversas oportunidades de inversión en la agricultura, la minería y la energía de la región, pero también se advierte a los inversores sobre la precariedad de la infraestructura que aumenta significativamente los costos de producción, el alto nivel de burocracia estatal y la complejidad de los procedimientos de obtención de permisos y licencias.

    A su vez, nuestro trabajo en la región de Kisumu, Kenya, permitió detectar el importante potencial comercial de los sectores agropecuario y de procesamiento de productos en la región.

    Disponer de buena información es prerrequisito indispensable para toda asociación público-privada que se proponga facilitar el comercio local y regional, así como propiciar la transformación. Nuestro trabajo con la ICM ilustra la forma en que una empresa de servicios profesionales puede usar sus competencias para proponer buena información sobre mercados. La asociación de inversores, empresarios y autoridades en beneficio de los habitantes de las regiones y los sectores que estudiamos, junto con la generación de empleo y potencial pueden cambiar vidas y crear nuevas oportunidades.