•  SP header 
  •  

    Innovación, especialización y financiación electrónica para PYME

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/2002

    Las dificultades de acceso a la financiación siguen siendo un importante freno a las pequeñas y medianas empresas (PYME) en la mayoría de los países, y sobre todo en los países en desarrollo. Por lo general, los bancos niegan el crédito a las PYME, que consideran arriesgado y poco rentable. En verdad, la experiencia de terreno ha mostrado que el crédito a las PYME si puede ser rentable, y que no entraña más riesgos que el crédito a las grandes empresas o al sector público.

    Con demasiada frecuencia, los bancos confunden el riesgo con el peligro. Aunque es cierto que toda operación crediticia conlleva una posibilidad de impago, los bancos podrían aprender a calcular los riesgos de crédito en vez de rechazar sistemáticamente las solicitudes de las PYME. Si adoptan una perspectiva empresarial, podrían cosechar utilidades también en este segmento de la clientela. Para ello, tal vez les convenga mejorar su capacidad de evaluación de riesgos. Según un estudio del CCI, las empresas exportadoras de los países menos adelantados (PMA) consideran que la falta de dicha capacidad es una de las deficiencias más graves de los bancos locales.

    Otro instrumento es la calificación crediticia, que permite que los banqueros calculen y comparen los riesgos con respecto a un valor medio de referencia. El análisis gana así un grado de objetividad muy útil para los responsables de crédito con poca experiencia. El CCI ha preparado una guía para banqueros sobre la forma de evaluar las solicitudes de crédito, así como un programa informático llamado The Score Card System, el que incluye una función de análisis de riesgos.

    Motivos de impago

    Los malos resultados de la actividad crediticia se originan a veces en el desconocimiento de la realidad de la empresa. Para minimizar el número de impagos, es aconsejable ofrecer a las PYME - además del crédito - servicios de asesoramiento y desarrollo. Los responsables del crédito a las PYME deben tener un buen conocimiento de la clientela, el mercado y los interlocutores financieros. La financiación debe ser conforme a las costumbres, leyes y reglamentos locales.

    Por mucho tiempo, las entidades crediticias han descuidado a las microempresas. Pero un nuevo tipo de instituciones está proponiendo productos financieros destinados específicamente a este segmento. Es comprensible que los bancos generales no ofrezcan todos sus servicios a todos los clientes. Los bancos especializados crearán productos para las PYME, y emularán la eficacia y prestaciones complementarias de los programas estatales o de asistencia internacional. Es obvio que estas iniciativas sólo serán factibles si cuentan con el respaldo de la alta dirección de los bancos, y si los responsables de crédito reciben incentivos en función de los resultados.

    Otros métodos de financiación

    Un buen ejemplo es la experiencia del Banco de Desarrollo de la Pequeña Industria de la India (SIDBI), creado junto con el Banco de Desarrollo Industrial. El SIDBI introdujo toda una gama de servicios de tecnología de la información, como los cibercafés y la telecomunicación móvil, accesibles también para las pequeñas empresas. Asimismo, creó unos fondos de fomento de la tecnología y la calidad.

    El capital riesgo es otra forma de financiación de las PYME cuando los bancos no pueden intervenir, y sobre todo cuando las empresas no disponen de activos para constituir garantías. El capital riesgo es también la única fuente de financiación alternativa para las empresas que han superado la etapa de despegue, pero no han alcanzado aún su pleno desarrollo. La financiación de las PYME por aporte directo de capitales es un mercado incipiente.

    Los fondos de capital riesgo más prósperos son sumamente selectivos a la hora de escoger los proyectos, y suelen preferir las empresas orientadas a la exportación. En estos casos, las decisiones se toman luego de un cuidadoso análisis en el terreno, ya que el examen de la documentación en sí es insuficiente. Por último, la rentabilidad del crédito debe ser superior al promedio del mercado.

    Programas de tutoría y orientación

    A veces, los fondos de capital riesgo proporcionan asistencia no financiera y tutorías a los empresarios más talentosos. Estos fondos han comenzado a operar en los mercados emergentes, pero no en los PMA. Sin embargo, algunas empresas presentes en los PMA, como Lotus Holdings en Nepal, han señalado resultados satisfactorios en sus servicios y métodos de tutoría. En realidad, la falta de crédito a los PMA no obedece a la carencia de recursos, sino a la aversión que los bancos e instituciones financieras sienten por el riesgo.

    El apoyo no financiero puede darse a través de bancos, de iniciativas con apoyo estatal o de servicios de la empresa privada. A veces, éstos últimos son financiados por entidades donantes (como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), en el caso de Egipto y de la Rep. Unida de Tanzanía), lo que permite ofrecer a las PYME prestaciones a un costo abordable. El apoyo también puede revestir la forma de programas de orientación a cargo de "mentores", los que en algunos casos son ex directivos jubilados incorporados como instructores en programas estatales (por ejempio, Estados Unidos, Reino Unido o Australia). Así, estos programas pueden proponer asesoramiento de expertos a precios muy bajos. Otros programas de mentores, como Kemap en Kenya, participan activamente en las nuevas empresas y actúan incluso como garantes ante los bancos. La India se dotó a fines de 2000 de un innovador y estimulante mecanismo de garantía crediticia para préstamos de una cuantía máxima de US$ 514.000.

    Otro mecanismo útil es el "bill-discounting" (pago inmediato de la factura por el banco del comprador), que en muchos países sustituye al crédito y elimina las dificultades de encontrar una garantía. Una alternativa interesante es el seguro de crédito. Un ejempio es el de la Compañía de Seguros para el Comercio Exterior, de Túnez, no exige garantías, lo que ha mejorado la competitividad de las PYME nationales.

    E-financiación y comercio de países en desarrollo: de la teoría a la realidad

    A los gobiernos y la comunidad international incumbe un importante papel en los esfuerzos encaminados a que la financiación electrónica sea una realidad en los países en desarrollo. La prioridad debe ser la oferta de acceso barato a la red Internet. Pero también hay que prestar atención a la capacitación de las PYME para evolucionar en la nueva economía. Los gobiernos podrían ocuparse esencialmente de mejorar el intercambio de información, en vez de invertir recursos directamente en las PYME, como han hecho antes en los países en desarrollo. El Brasil es un buen ejemplo de rápidos avances en este sector. Otra medida oficial importante ha de ser la adopción de normativas que rijan las prácticas en materia de competencia. La financiación electrónica puede operar en diferentes redes, como los portales de la internet, las oficinas de Correos o el comercio minorista. Las autoridades deben garantizar el respeto de las reglas de competencia. He aquí algunos de los mejores ejemplos de financiación electrónica:

    Pride Africay la microfinanciación electrónica: Pride Africa es una red de microfinanciación que ofrece crédito e información financiera a más de 80.000 PYME en Kenya, Malawi, Rep. Unida de Tanzanía, Uganda y Zambia. Antes de la creación de este servicio, la población y las pequeñas empresas tropezaban con la rigidez de las normas bancarias y con el monopolio sobre la información ejercido por los gobiernos y las grandes empresas. Pride Africa se propone vincular las microempresas con el sector financiero oficial, recurriendo a la agrupación de las solicitudes de préstamo y garantizando el control y el seguimiento contable de los créditos.

    SMEloan: Esta empresa atiende las necesidades de las PYME de Hong Kong. Sus préstamos "Express Loans", de una cuantía máxima de unos US$ 128.000, son aprobados inmediatamente después de la recepción de una solicitud electrónica, lo que permite que las empresas tengan una financiación instantánea. Aunque no es específicamente una entidad de microfinanciación, de hecho concede pequeños créditos a la mayoría de las PYME que los solicitan.

    E-banking: La banca electrónica también puede facilitar la financiación de las PYME. El tráfico electrónico permite reducir los costos de las operaciones bancarias, de manera que los bancos aumentan sus utilidades sin que sea necesario elevar los tipos de interés.

    Los países en desarrollo se encuentran por ahora virtualmente marginados de estos nuevos mecanismos.

    Para avanzar rápidamente en este campo es imprescindible adoptar un enfoque global sobre comercio electrónico.

    El programa "e-Trade Bridge" del CCI se ha concebido específicamente para los países en desarrollo y los países menos adelantados, y podría servir de estructura básica para crear las capacidades electrónicas nacionales, con la participación de los planificadores estratégicos, las empresas, las instituciones de apoyo al comercio y los bancos especializados.


    Carlo F. Cattani es Asesor Principal en Financiación Comercial, programa especializado del CCI que busca promover el acceso a la financiación en los países en desarrollo (cattani@intracen.org).