•  SP header 
  •  

    Incorporación del comercio en proyectos de desarrollo

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1/2007, © Centro de Comercio Internacional

    Cultivo de geranios en la región de Vakinankratra, Madagascar, febrero de 2007.© MCC

    Los países dan prioridad a la ayuda relacionada con el comercio en el nuevo modelo de financiación de proyectos de desarrollo de la Millennium Challenge Corporation.

    Benin: rehabilitación del puerto de Cotonú; Ghana: construcción de instalaciones de embalaje y almacenamiento para productos agrícolas de exportación; Madagascar: búsqueda de mercados internacionales para pequeñas empresas.

    Cada uno de estos proyectos de ayuda extranjera, concebidos y planificados por los propios países para maximizar su desarrollo económico mediante el comercio, es fruto del innovador método de asistencia impulsado por la Millennium Challenge Corporation (MCC), entidad del Gobierno de Estados Unidos.

    Creado hace tres años para ayudar a los países pobres que quieren responsabilizarse de su propio desarrollo, a los que aporta cuantiosos subsidios multianuales e incondicionados, el programa selecciona a los países que alcanzan los mejores resultados según 16 indicadores de buena gobernanza, inversiones en el sector social y políticas económicas. Los países en desarrollo participantes definen sus prioridades para "reducir la pobreza por medio del crecimiento" y establecen un plan de financiación, en consulta con las empresas y la sociedad civil. Los esfuerzos se centran en la obtención de resultados con arreglo a un "pacto" en torno a objetivos y modelos de referencia consensuados. Cada país se encarga de aplicar ese pacto con fondos de la MCC.

    Todo indica que los países dan prioridad a la ayuda relacionada con el comercio. Más de la mitad de los US$ 3.000 millones de ayuda recibida para los 11 programas nacionales que financia la MCC se invirtió en proyectos destinados a mejorar la capacidad de los países para operar en el comercio internacional.

    De los 25 países beneficiarios, 12 son africanos. Madagascar firmó el primer pacto quinquenal, en abril de 2005. Desde entonces, otros 10 han suscrito los pactos respectivos (entre ellos, Benin, Cabo Verde, Ghana y Malí). Las dotaciones de los pactos van de US$ 110 millones para Cabo Verde a US$ 547 millones para Ghana. En África, se están preparando las propuestas y programas de inversión de Burkina Faso, Lesotho, Marruecos, Mozambique, Namibia, Senegal y Tanzanía.

    Indicadores comerciales



    Uno de los 16 criterios de selección se refiere a políticas favorables al comercio. La Fundación Heritage concibió un indicador comercial que mide el grado de apertura al comercio internacional a partir de los aranceles medios y los obstáculos no arancelarios aplicados por los países. Otros indicadores, tales como "días y costos para iniciar un negocio" de la Corporación Financiera Internacional y "calidad reguladora" del Instituto del Banco Mundial, también estimulan a los países a ofrecer un mejor clima de inversión para capitales nacionales y extranjeros.

    Mediante otro programa, más pequeño, se ayuda a los países que fallaron en uno o dos indicadores y no se han calificado, aportándoles asistencia para remediar sus deficiencias en las políticas en cuestión. Hasta ahora, la MCC aprobó 13 programas de esta índole, entre ellos seis en África (Burkina Faso, Kenya, Malawi, Tanzanía, Uganda y Zambia), varios de los cuales versan sobre las políticas aduaneras y de fronteras. Zambia aprovecha esta ayuda para fortalecer sus servicios sanitarios y fitosanitarios, incorporar técnicas aduaneras modernas y mejorar el control, la normalización y la certificación de calidad de las importaciones y exportaciones. Por último, muchos programas se centran en la lucha contra la corrupción, obstáculo de talla para las empresas y el comercio.

    Los países beneficiarios solicitaron subsidios para proyectos de diversa índole. Por ejemplo, Benin recibirá US$ 169 millones para mejorar la infraestructura y el funcionamiento del puerto de Cotonú a fin de eliminar los retrasos, reducir costos de operación y aumentar en 50% el volumen del tránsito de mercancías por dicho puerto.

    La prioridad del Gobierno de Ghana es modernizar las instalaciones de tratamiento de las frutas y legumbres cosechadas. Cabo Verde aumentará su capacidad portuaria y eliminará los obstáculos a la competencia internacional en sectores prioritarios. Malí se propone dar un gran impulso a las exportaciones agrícolas, mejorando los sistemas de riego y creando un parque industrial en el aeropuerto de Bamako.

    La interacción entre el comercio, la ayuda y las estrategias orientadas a estimular el crecimiento de la economía y reducir la pobreza es una realidad para los beneficiarios directos de estos programas. En Madagascar, un proyecto permitió determinar que los geranios eran un segmento de alto valor añadido e impulsar una cooperativa. Tras impartir formación a los cultivadores, la capacidad de producción duplicó. La cooperativa también recibió ayuda para acceder al crédito y negociar un contrato con un productor de aceites esenciales destinados al mercado europeo. Cuando se le pregunta si aprecian el color de los geranios, el director de la cooperativa contesta: "Nos gusta más el color del dinero." Los ingresos de los cultivadores aumentaron de dos tercios, gracias al apoyo de la MCC.

    Motivados por experiencias como ésta, los países en desarrollo seguirán dando alta prioridad al comercio como vía para reducir la pobreza e impulsar el crecimiento económico. De momento, la mayoría de los proyectos relacionados con el comercio se concentran en las infraestructuras cuya necesidad es evidente. Pero si no invierten también en bienes y servicios de calidad de exportación, el aprovechamiento de los nuevos puertos, almacenes y carreteras será deficiente. El CCI ayuda a los países a equilibrar los proyectos de "Ayuda para el comercio" para que aborden tanto las capacidades empresariales como la infraestructura.

    La MCC, junto a los demás donantes, el sector privado y los gobiernos, puede aportar mucho a los países en desarrollo para que participen efectivamente en el comercio global. 

    Maureen Harrington, Vicepresidenta de Políticas y Relaciones Internacionales de la Millennium Challenge Corporation (http://www.cpii.columbia.edu/projects/ ).