•  SP header 
  •  

    INFORME ANUAL DEL ITC

     

     
     

    En 2007, la prestación global de actividades de cooperación técnica del ITC acusó un aumento del 14%, incluyendo las iniciativas orientadas a los clientes y aquellas de gestión del cambio. Fue un año de reorientación, realineamiento y reforma de la organización, lo que trajo aparejados un mayor impacto de la prestación de servicios a lo largo del mismo y una plataforma de crecimiento sostenible mucho más sólida. Las operaciones más focalizadas y activas responden al propósito del ITC de centrarse en el "Impacto positivo de las exportaciones".

    Durante este año, el ITC pasó de la transición a un pleno proceso de gestión del cambio destinado a forjar una organización de carácter más responsivo y orientado al impacto. El cambio se materializó en toda la organización a través de las fundamentales medidas de reforma que comenzaron a aplicarse en las esferas de recursos humanos, gestión basada en los resultados, evaluación de necesidades, planificación empresarial y movilización de recursos.

    El personal del ITC fue un elemento esencial de todas esas iniciativas de cambio, incluida la conducción del proceso de consolidación de la oferta de negocios del ITC que pasó de 17 a 5 líneas. De ahora en adelante, el ITC también consolidará su posición en el marco de la Asistencia técnica en materia de comercio (TRTA) en las esferas clave de estrategia de exportación, empresas en la política comercial, competitividad de las exportaciones, fortalecimiento de las IAC e inteligencia comercial. Además, la oferta de servicios del ITC se alineó con los objetivos estratégicos y los subobjetivos aprobados por las Naciones Unidas en Nueva York.

    Un hito importante para la organización fue que todos los altos dirigentes reconocieran la necesidad de centrarse en el aporte del ITC a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). De ahí que se optara por la gestión basada en los resultados, incluidos nuevos indicadores de desempeño, para medir los logros y el impacto de nuestra labor. También cruciales para alcanzar este objetivo son las unidades de política, planificación y evaluación creadas en la Oficina de la Directora Ejecutiva. El hecho de dedicar un capítulo entero del presente informe a los ODM y el Programa Mujeres en el Comercio, que se iniciará en 2008, son otros tantos ejemplos de la atención que dedicamos a los ODM.

    El Foro Mundial para el Desarrollo de las Exportaciones (WEDF por su sigla en inglés), nuestra reunión insignia, tuvo por tema "Eliminemos las barreras: esquema de un programa dinámico de desarrollo de las exportaciones". Destacados oradores, entre ellos, Jagdish Bhagwati, Pascal Lamy y Richard Manning, se dirigieron a más de 200 expertos y responsables políticos de 52 países. Continuaremos obrando por mejorar este foro a fin de garantizar la conectividad de nuestra labor y ofrecer una plataforma donde los países compartan prácticas idóneas en el desarrollo de las exportaciones.

    El Informe Anual de este año se articuló en cuatro partes. En la primera se da un panorama del entorno estratégico donde opera el ITC, así como de sus intervenciones frente a retos y oportunidades. En la segunda, se describe el aporte del ITC a los ODM; la tercera se centra en los programas nacionales y regionales, y en la cuarta se resumen nuestros servicios e iniciativas globales. El Anexo I recoge una detallada información estadística sobre los proyectos de la organización en 2007.

    La mayor parte de los fondos del programa se destinó a África (39%) y, en segundo lugar, a Asia y el Pacífico (24%). Los 50 países menos adelantados (PMA) continúan absorbiendo aproximadamente el 40% de los recursos del ITC, lo que se acerca bastante a nuestro objetivo de dedicar el 50% de nuestros recursos a dichos países, los Estados sin salida al mar y los pequeños Estados insulares.

    La iniciativa Ayuda para el Comercio (APC) fue plenamente impulsada por la OMC en 2007 con la colaboración del ITC que contribuyó a dar voz al sector privado en las tres reuniones celebradas en Filipinas, Perú, y la República Unida de Tanzanía, respectivamente. Dicha iniciativa junto con la iniciativa Una ONU procuran una plataforma donde cimentar asociaciones. En este contexto, el ITC firmó memorandos de entendimiento con la Unión Africana, la Comisión Económica para África y el Banco Exim de la India; contrajo compromisos con los bancos regionales de desarrollo; es miembro activo del Grupo de Trabajo sobre Comercio, dirigido por la UNCTAD, y trabaja en varios de los ocho países piloto de la iniciativa Una ONU.

    El reto para 2008 consiste en consolidar muchos de los cambios iniciados en 2007 y materializar en el ITC una cultura basada en el desempeño. Entre otros, nos centraremos en incorporar los ODM ampliando los programas sobre pobreza, consideraciones de género y medio ambiente, tal como se recomendaba en nuestras evaluaciones.

    De conformidad con la Declaración de París sobre Eficacia de la Ayuda, el ITC se comprometió con aquellos países que proceden a establecer su agenda de desarrollo. A fin de garantizar la sostenibilidad de nuestras iniciativas en materia de ATRC, el ITC se centra en reforzar la capacidad de las IAC de ofrecer programas de desarrollo de las exportaciones a escala nacional y regional. Gracias a la asistencia del Banco Mundial, a partir de 2008, nuestras herramientas de inteligencia comercial serán gratuitas para todos los países en desarrollo y entendemos que nuestras nuevas líneas de negocios contribuirán a que las empresas exportadoras de dichos países cosechen más éxitos en mercados regionales y mundiales.

    En este Informe Anual de 2007 se subraya el impacto del ITC durante el año y se presentan casos reales de pequeños exportadores que se beneficiaron directa o indirectamente de nuestros servicios. El informe no pretende ser exhaustivo, sino dar una idea del alcance y la profundidad de la labor del ITC en el mundo entero mediante la descripción de los resultados concretos que se obtuvieron.

    Asimismo, en el informe se destaca el importante papel desempeñado por todos los organismos especializados de la ONU, los donantes y otras instituciones asociadas en lo que respecta al comercio en favor de los pobres. Quiero aprovechar esta oportunidad para hacer llegar mi más sincero agradecimiento a todos los donantes y socios del ITC que siguen apostando por nosotros y contribuyendo generosamente a nuestro programa de trabajo. Más importante aún, también quiero dar las gracias a nuestros países clientes, cuyo compromiso es crucial para el éxito de nuestra labor.

    Por último, vaya mi agradecimiento a la dirección y al personal del ITC por su gran dedicación, así como a Pascal Lamy, Director General de la OMC, y al Dr. Supachai Panitchpakdi, Secretario General de la UNCTAD, por su continuo apoyo a nuestra tarea.

    Patricia Francis
    Directora Ejecutiva
    Centro de Comercio Internacional