•  SP header 
  •  

    Gestación de una superempresa mediática

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/2007,
    Entrevista con Mashudu Ramano, Presidente de Johnnic Communications

    Mashudu Ramano, dirigente empresarial tiene una nueva visión de África.© Johnnic Communications

    Johnnic Communications, también denominado Johncom, es uno de los mayores grupos africanos de prensa y espectáculo cuyos intereses van de librerías a salas de cine pasando por periódicos, edición musical y distribución de películas. Tiene vínculos importantes con un gigante multimediático de Gran Bretaña, pero esta empresa sudafricana siempre ha sido gran defensora del comercio Sur-Sur. Actualmente, se expande vigorosamente en Nigeria donde contribuye a desarrollar el potencial de la denominada Nollywoold, industria cinematográfica.

    P: La historia de Johncom desde 1995 es muy interesante, ¿podría hacernos un resumen?

    R: Johnnic Communications empezó llamándose Times Media Limited - TML. El National Empowerment Consortium, que compró Johncom, es una coalición que abarca la gama negra de la comunidad empresarial y los sindicatos. Esta combinación nos permitió pedir préstamos a los bancos para comprar Johncom en 1996. También establecimos una empresa conjunta con el grupo británico Pearson's. Hoy en día, Johncom es la primera empresa de prensa y espectáculo de Sudáfrica. Publica el dominical más importante, Sunday Times, y posee la cadena de librerías Exclusive Books, editoriales, la editorial musical Gallo Music y la distribuidora de cine Nu Metro.

    P: Johncom se enorgullece de ser una empresa verdaderamente sudafricana y africana. Sus ingresos casi se duplicaron entre 2004 y 2006, y en su sitio web se señala que Johncom es "una empresa sudafricana lucrativa -y lo que es igualmente importante, ética- que poseen y explotan sudafricanos" y en la cual, 65% del personal pertenece a comunidades que antes eran desfavorecidas. ¿Cuál es su opinión respecto a la imagen de África como continente sumido en la pobreza?

    R: Si contemplamos el continente en su conjunto, constatamos que la pobreza no obedece a la falta de recursos. Es una visión limitada, hay que tener ojos para ver lo que tenemos y cuando percibimos un poco mejor los bienes con los que contamos, no los movilizamos adecuadamente para sacarles provecho. Nigeria tiene 140 millones de habitantes, es decir, un poco más que Japón, y Japón es la segunda economía más grande del mundo, prácticamente sin ningún recurso. Nigeria tiene petróleo y minerales pero está muy atrasada en cuanto al tamaño de la economía y el nivel de vida. Si logramos poner orden en asuntos de gobierno, podremos empezar a utilizar verdaderamente nuestros recursos. Y algunos países, como Nigeria, están adoptando medidas para corregir esos problemas.

    P: ¿Por eso ustedes están invirtiendo mucho en la industria cinematográfica nigeriana? Nu Metro tiene asociaciones estratégicas con los principales estudios mundiales y distribuye sus mejores películas en Sudáfrica además de aprovisionar al comercio minorista de venta y alquiler de vídeos y DVD.

    R: Nollywood es enorme. Tengo entendido que la industria cinematográfica de Nigeria engloba a 500.000 personas. Basta ir a Nollywood y trabajar con ellos para crear otro centro de producción cinematográfica de calidad en África que no tenga que importar su cultura de otras partes. En Lagos estamos instalando una planta de producción de vídeos y DVD. Somos propietarios de Business Day Nigeria. Nos asociamos con el Gobierno para fomentar la producción de cine, estamos organizando lo que llamamos el Festival de Cine Nigeriano y proyectaremos películas de Nollywood en nuestros estudios cinematográficos que son conocidos por programar películas de calidad.

    Si contemplamos el continente en su conjunto, constatamos que la pobreza no obedece a la falta de recursos. Es una visión limitada, hay que tener ojos para ver lo que tenemos.

    P: No obstante, el subdesarrollo de los sistemas económicos puede causar problemas...

    R: Si se refiere a Sudáfrica, en 1994, el 7% de la población intentaba mantener una economía que ofreciera empleo y un sistema sostenible de medios de subsistencia para el 93% de la población. Era imposible. A partir de 1994, el Gobierno y los sectores empresariales hicieron un gran esfuerzo para fomentar la participación de personas excluidas hasta entonces, lo que redunda en interés de nuestra supervivencia y un comercio sostenible para el futuro: cuanto más gente participe, ya se trate de trabajadores, productores o consumidores, más sostenible será la economía. En 2002, cuando fuimos a Nigeria, no había centros comerciales modernos como los que estamos empezando a construir porque primero tuvimos que crear el entorno necesario para respaldar nuestros productos.


    © Johnnic Communications
    Empleados de Johncom en sus respectivos
    lugares de trabajo. Les invitamos a visitar el
    sitio web: http://www.johncom.co.za

    P: Según parece, ustedes están forjando su marca en torno a productos de calidad para africanos con miras a ser competitivos globalmente y predominar en el continente africano. ¿Es posible, incluso para una gran empresa, encontrar un lugar en el mercado global, o bien, que África se convierta en un mercado importante para el mundo?

    R: Estamos comprometidos con África pero también debemos aceptar que hay ciertas cosas que los africanos debemos solucionar si nos proponemos que África se vuelva a poner en marcha. Una de ellas es modificar el entorno regulador. Las empresas necesitan certidumbre reguladora. En el comercio del cine está la cuestión de la piratería: el mismo día que se estrena una película en Estados Unidos, los mercados locales ya la están distribuyendo en algunas partes de África. Hay cuestiones de repatriación de fondos como el derecho de los inversores extranjeros a repatriar beneficios o excedentes. Y la corrupción. Tenemos que encarar estas realidades y en algunas partes del continente se están abordando esos problemas. Creo que todo ello exigirá que los africanos concertemos esfuerzos para demostrar que se están operando cambios positivos, pero también tenemos que hacer saber al mundo que somos capaces de hacer esos cambios nosotros mismos y decidir el futuro de nuestro continente. 

    Entrevista de Peter Hulm.