•  SP header 
  •  

    Fairtrade: ¿Qué hay detrás de la etiqueta?

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1-2/2008 
     

    Ilustración de Giles Kershaw 

    Diez preguntas a Robin Cameron, Director Ejecutivo de Fairtrade Labelling Organizations (FLO) Internacional

    ROBIN CAMERON
    Puesto:
    Director Ejecutivo
    Organización: Fairtrade Labelling Organizations (FLO) Internacional

    F. ¿Cuál es la diferencia entre Fairtrade y comercio justo? 

    RC. 'Fairtrade' es concretamente el sistema de certificación y etiquetado regido por FLO. La expresión 'comercio justo' se refiere al movimiento en general y abarca a otras organizaciones.

    F. ¿Cuál es el alcance del mercado de productos éticos? 

    RC. La evidencia sugiere que el apetito de productos éticos es muy grande. En los cinco últimos años, las ventas de productos Fairtrade aumentaron un 40% en término promedio y se estima que en 2007, las ventas al por menor totalizaron € 2.400 millones (US$ 3.200 millones). De ahí que los consumidores estén contribuyendo a apoyar a más de 1,5 millones de agricultores y otros trabajadores de más de 60 países en desarrollo. Y si incluimos a familias y personas a cargo, el total asciende a más de 7,5 millones de personas.

    Esperamos que este crecimiento se mantenga a medida que Fairtrade llegue a nuevos mercados, cree nuevos productos etiquetados y madure en mercados relativamente jóvenes como los de Estados Unidos y Japón. También esperamos que el mercado se amplíe en términos de variedad de productos, países donde opera Fairtrade y países donde se venden productos Fairtrade. El comercio Sur-Sur también será un potente motor de crecimiento.

    F. ¿A su entender, qué impacto tendrá la crisis económica mundial en Fairtrade? 

    RC. Los acontecimientos recientes nos han llevado a aguas desconocidas, pero por el momento hay claros indicios de que las ventas de Fairtrade se mantendrán. Aunque en los nueve últimos meses, la perspectiva de recesión y de aumento del precio de los alimentos de primera necesidad tuvo una cobertura exhaustiva de la prensa, las ventas de Fairtrade siguieron aumentando en nuestros mayores mercados. Por ejemplo, en el Reino Unido, entre abril y junio de 2008 aumentaron un 55% respecto al mismo período del año anterior.

    Si la recesión se instala, las prioridades de algunos consumidores cambiarán y, por supuesto, eso podría endentecer el crecimiento, pero una de nuestras fuerzas más importantes reside en la manera en que se fue cimentando el mercado durante años y existe un núcleo de millares de personas que tomaron medidas para promover las ventas de productos Fairtrade en las dos últimas décadas.

    Estudios recientes sugieren que el compromiso de los consumidores con los productos de comercio ético sigue siendo firme. Por ejemplo, en la publicación Feeling the Pinch del Centro Henley, se muestra que los consumidores indican la opción 'dejar de comprar productos de comercio justo y respetuosos del medio ambiente' al final de la lista de medidas que podrían adoptar si la situación económica empeorara.

    Una recesión hace daño a todos, pero una cosa es segura: en una desaceleración global, los productores del sur, con toda seguridad, resultarán proporcionalmente más perjudicados y necesitarán toda la ayuda que Fairtrade pueda ofrecerles.

    F. ¿En qué medida el Sello de Certificación Internacional de Comercio Justo Fairtrade cubre la sostenibilidad ambiental? 

    RC. FLO reforzó sus estándares ambientales en 2006 para que la elaboración de productos certificados Fairtrade fuera más respetuosa del medio ambiente. Por ejemplo, los productores certificados incorporan la protección del medio ambiente en la gestión de sus explotaciones y también se les alienta a reducir al mínimo el uso de energías no renovables. De hecho, creemos que los estándares ambientales de Fairtrade son en gran parte tan fuertes como los de otros sistemas que se centran más concretamente en el medio ambiente. Ahora bien, aunque nuestro compromiso reside en promover, estimular y recompensar las buenas prácticas ambientales, el objetivo de Fairtrade es apoyar a los productores más desaventajados. Debemos evitar imponer restricciones ambientales demasiado onerosas que impidan a los productores acceder al mercado Fairtrade.

    F. En este mismo número (véase página 44) se dice que la diversidad de etiquetas 'verdes' confunde a los consumidores. ¿Cuál es la relación entre la etiqueta Fairtrade y otras etiquetas éticas y ambientales? 

    RC. En los últimos años, el creciente interés del consumidor propició el surgimiento de varios sistemas de certificación y también contribuyó al crecimiento de algunas organizaciones existentes. Acogemos con satisfacción cualquier aspecto positivo para promover una agricultura sostenible que beneficie a los agricultores, los trabajadores y el medio ambiente.

    Sabemos que Fairtrade no es la única respuesta, pero aun así, lo consideramos uno de los sistemas más sólidos. Por ejemplo, para vender café con etiqueta Fairtrade, el 100% de su contenido ha de obtenerse en términos Fairtrade, mientras que otros sistemas son menos exigentes. Más aún, sólo Fairtrade asegura que los productores estén protegidos por un precio base (Precio Mínimo Fairtrade) que cubre el costo de la producción sostenible y reciban una Prima Fairtrade extra.

    Una peculiaridad de Fairtrade es atender al desarrollo. Este sistema de certificación está específicamente diseñado para facilitar la capacitación y el empoderamiento de pequeños productores y trabajadores desaventajados de países en desarrollo.

    La confusión de los consumidores nos preocupa y estamos trabajando con otros grupos de representantes de consumidores y ONG; también apoyamos la labor de instituciones como ISEAL que se esfuerzan por clarificar este campo.

    F. Incluso en lo que respecta a la etiqueta Fairtrade, los consumidores no tienen la seguridad de que se tomen en cuenta todas sus preocupaciones éticas. ¿Eso es un problema? 

    RC. Más que un problema es una oportunidad de tener un impacto aún mayor. En octubre, por ejemplo, publicamos un nuevo estándar para flores que establece condiciones de comercialización más estrictas en las cadenas de suministro.

    Las flores son uno de los productos más dinámicos de FLO y este sector es un importante exportador de productos certificados de Colombia, Ecuador, Egipto, Etiopía, India, Kenya, Sri Lanka, Tanzanía y Zimbabwe. Tras campañas e informes sobre condiciones de trabajo sumamente precarias, en algunas granjas de trabajo, introdujimos este nuevo estándar que amén de otras mejoras, sólo certifica a aquellas que garantizan condiciones de trabajo seguras y aceptables. Tanto para nosotros como para el crecimiento del mercado, es vital que los consumidores puedan comprar flores Fairtrade sabiendo que los trabajadores reciben un trato justo.

    F. ¿Existen algún plan de asociación entre FLO y otras etiquetas? 

    RC. Sí. Estamos valorando la factibilidad de crear una etiqueta común de la madera con el Consejo de Administración Forestal y, periódicamente, mantenemos conversaciones con representantes de otros sistemas de etiquetas y esquemas complementarios. También estamos estudiando la posibilidad de trabajar con otros certificadores, lo que podría reducir los honorarios de inspección y la carga logística y administrativa que supone para las organizaciones de productores.

    F. Los productores orgánicos de África se quejan de los costos prohibitivos de certificación. ¿Cómo afronta FLO esa preocupación? 

    RC. Confiamos en que el sistema de tarifas de FLO sea razonable y permita participar a los productores. A tales efectos, pasamos del sistema inicial de tarifas que se basaba en el volumen, a un sistema relacionado con los costos reales, lo que implica que el costo se basa en la cantidad de días de trabajo que requiere la inspección.

    Ahora bien, sabiendo que algunos colectivos experimentan graves dificultades, FLO dispone de un Fondo de Certificación de Productores destinado a organizaciones de productores que necesitan ayuda para pagar las tarifas de la certificación. Los solicitantes que cumplan con los estándares Fairtrade se someten a una verificación de alcance, y allí donde hay mercado para sus productos, pueden recibir hasta el 75% de dichas tarifas. En 2007, ese fondo desembolsó e 74.000 (US$ 99.000).

    F. ¿Cómo pueden capitalizar el desarrollo de mercados éticos los exportadores y líderes nacionales de países en desarrollo? 

    RC. FLO trabaja principalmente con productores agrícolas que se proponen exportar. En muchos casos, esos productos básicos son su única fuente de ingresos. Vendiéndoles en el mercado Fairtrade, los productores se benefician de los precios Fairtrade, lo que les da seguridad financiera y cubre el costo de su producción sostenible.

    El apoyo para que los productores accedan a la certificación Fairtrade, no sólo beneficia a la comunidad rural en cuestión, también le ofrece oportunidades de acceder a nuevos mercados. Algunos gobiernos, por ejemplo, los de las Islas de Barlovento, apoyan oficialmente a los productores para que accedan a la certificación. Y muchos comerciantes pagan las tarifas de certificación de las organizaciones de productores a las que les compran. Esto beneficia a ambas partes porque los productores cosechan beneficios sociales y financieros, y los comerciantes tienen acceso a un nuevo mercado en crecimiento.

    F. ¿Cómo ve usted el futuro de Fairtrade? 

    RC. El crecimiento de Fairtrade en los últimos años implica que ahora podemos hacer un cambio cualitativo en el impacto de nuestro trabajo, así como crear y respaldar cambios duraderos sobre la forma en que se practica el comercio.

    Ampliaremos, profundizaremos y reforzaremos nuestras operaciones en beneficio de más productores: ampliaremos Fairtrade para dar cabida a más productores y comunidades de un mayor número de países; profundizaremos Fairtrade para aumentar el valor que cada productor y organización de productores atribuye a su compromiso con Fairtrade, y ofreceremos más apoyo y servicios comerciales. También reforzaremos nuestra organización para que esté más racionalizada y sea más eficaz en función de los costos, y que los productores estén mejor representados. 

    Fairtrade Labelling Organizations (FLO) International es una asociación sin fines de lucro que implica a 23 organizaciones miembros (Iniciativas del Sello de Comercio Justo Fairtrade y  Redes de Productores), así como a comerciantes y expertos externos. La asociación desarrolla y revisa los Criterios de Comercio Justo Fairtrade y asesora a los productores certificados Fairtrade sobre el cumplimiento de los Criterios de Comercio Justo Fairtrade, la consolidación de sus negocios y el logro de nuevas oportunidades en el mercado.www.fairtrade.net/home.html?&L=1