•  SP header 
  •  

    Exportadores e importadores en los países en desarrollo: Invertir en la Internet

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/1999

    ¿Cómo aprovechar al máximo la red en los países en desarrollo? Mucho se sabe sobre sus avances y las prestaciones que ofrece. En cambio, los exportadores, importadores y servicios de apoyo comercial disponen de escasas orientaciones metodológicas para cerner entre tantos datos las enseñanzas y datos prácticos que necesitan.

    La Internet está cambiando acelerada mente en muchos planos, sean estos la tecnología, el comercio, los contenidos o los métodos publicitarios. Empero, este Primer Plano da a entender que las organizaciones vinculadas con el comercio deberían adoptar sin demora esta herramienta revolucionaria. Para colmar sus lagunas, deberían servirse de la experiencia adquirida por quienes ya se han lanzado a navegar por la red.

    Algunas enseñanzas

    En primer lugar, la conexión con la Internet ha de integrarse en los principales objetivos comerciales y no quedar relegada como simple tarea de expertos técnicos. Ello se desprende de diversas entrevistas y del artículo «La Internet, componente de su estrategia comercial».

    También es imprescindible dedicar recursos a la comercialización y el mantenimiento de los medios telemáticos, y no sólo a su diseño e instalación. Según algunos expertos, un tercio de tales recursos debe destinarse a los gastos iniciales, un tercio a la promoción y un tercio al mantenimiento y la modernización.

    Otra enseñanza es que algunas actividades se prestan más para la venta y el suministro vía Internet. La música, los libros, los programas informáticos, los viajes y los servicios financieros son los más destacados. Las posibilidades de crecimiento son todavía grandes, como lo muestra el artículo «Consejos prácticos para las empresas de servicios».

    La mayoría de los usuarios pueden encontrar en la Internet medios para reducir los costos de comunicación, estrechar lazos con sus interlocutores, obtener datos y contactos interesantes e incluso centralizar la gestión de las compras y suministros. Al respecto, véase «Aprender a comprar en la Internet».

    Las dificultades

    No hay que olvidar los problemas que se plantean a las empresas de países en desarrollo que utilizan la red como herramienta de apoyo comercial: fallas en los telecomunicaciones, número insuficiente de sitios locales, necesidad de traducir los documentos (el inglés predomina en la red) y de adaptar la legislación a este nuevo medio, y costos elevados de instalación y acceso.

    Resulta difícil popularizar el uso de la Internet cuando sólo se dispone de unas pocas computadoras por empresa. (Un estudio efectuado por la Corporación Financiera Internacional entre empresas de países en desarrollo puso de relieve que, con respecto a las de países in-dustrializados, son muy pocos los empleados que tienen acceso a la Internet.)

    Hay que recordar que el uso de la Internet en del comercio mundial es incipiente. Algunas cuestiones conexas son analizadas por Bernard Ancel, Jefe de Información Comercial del CCI, en «Explorando los mercados internacionales».

    Un escollo frecuentemente citado es el de la insuficiencia de las infraestructuras. Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, los países desarrollados cuentan con 312 proveedores de servicios de Internet por cada 10.000 personas, contra 6 proveedores en los países en desarrollo. En los primeros hay 54 líneas telefónicas por 100 personas, contra apenas 2,5 en los países en desarrollo.

    Soluciones prácticas

    En esta sección se proponen respuestas a algunas dificultades citadas: sustitución de las líneas telefónicas por antenas parabólicas; el establecimiento de sitios que ofrecen información y programas informáticos gratuitos, así como de grupos de noticias y de debate; los megasitios con atajos para la cybernavegación comercial; consejos para el desarrollo de una cultura de la Internet (grupos de debate, correo electrónico, sitios web), y estrategias de promoción (véanse las páginas 36-37, sobre el sitio de servicios de exportación del CCI).

    A menos de contar con un volumen mínimo de computadoras e infra-estructuras, las aplicaciones que conectan a comerciantes y clientes tal vez no sean la solución más adecuada para los países en desarrollo. «La pequeña empresa y la Internet: ¿Espejismo o realidad?» muestra que se debe actuar con suma cautela. Pero también pone de manifiesto que las firmas que invierten en Internet son estimuladas por el dinamismo de prestaciones de la red.

    El comercio electrónico rebasa el marco de las ventas, las entregas o la prestación de servicios. En realidad, está abarcando progresivamente todas las actividades de las empresas en la Internet, como los estudios de mercado, la oferta de información confidencial y enlaces con contactos y fuentes de información comerciales, la promoción de productos y servicios, y la interacción en grupos de debate y de noticias comerciales, que abordamos en este Primer Plano dedicado a la Internet.

    Natalie Domeisen, Redactora Jefa de Forum, dirigió las entrevistas y coordinó la sección.