•  SP header 
  •  

    Equilibrio, armonía y sostenibilidad en medio de la incertidumbre: Tendencias del desarrollo de la economía mundial en período de poscrisis

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2010 
     

    En la perspectiva de recuperación de la crisis financiera mundial, estimulada por el gasto de gobiernos nacionales, intervienen fuerzas que contribuirán a desarrollar una recuperación sostenible, incluso si persisten algunos riesgos. Los mercados emergentes pueden desempeñar un papel clave consolidando su participación en el comercio y la inversión mundiales, así como tomando medidas paralelas que estimulen la demanda interna.

    El recurso al rápido desarrollo y la explotación de la nueva tecnología puede ejercer una influencia positiva en el crecimiento económico y habría que dar prioridad a la reforma económica y financiera para construir una plataforma más segura que apoye tanto la expansión como la gestión de riesgos.

    Despunta un nuevo día: primeros signos de recuperación de la crisis financiera 

    Un bello poema de Bai Juyi, escrito durante la dinastía Tang, dice: 'Cuando las flores de la primavera se marchitan y caen en el temprano viento estival, aún se pueden encontrar flores de durazno montaña adentro en el patio trasero de un templo.' La concepción artística de estas dos frases poéticas describe exactamente la situación en esta época de poscrisis: después de tres años consecutivos de crisis de 2007 a 2009, finalmente vemos despuntar la recuperación. Los datos del primer semestre de 2010, publicados recientemente por las instituciones financieras internacionales, posicionan las mayores economías como las flores de durazno aportándonos verdaderas impresiones de una primavera tardía.

    Aunque subsisten algunos riesgos financieros ocultos y problemas como la crisis de la deuda soberana de Grecia están pendientes de solución, el tsunami financiero ha comenzado a remitir. En todo el mundo, las instituciones financieras sobrevivieron al terremoto y se están abriendo camino hacia una nueva fase de crecimiento. El sistema financiero mundial retoma la senda de la capacitación, la supervisión financiera mundial experimenta una profunda evolución y las posibilidades de que en un futuro cercano haya otra ronda de riesgos financieros sistémicos son escasas. Las políticas de rescate y los planes de estímulo a gran escala ayudaron a las principales economías a pasar de la recesión a una nueva fase de recuperación. Los indicadores económicos de Estados Unidos, la eurozona, el Reino Unido, Japón, India y China muestran signos de recuperación en la confianza del consumo, la demanda interna y externa, los bienes inmuebles, la inversión pública y la manufactura. Según las previsiones más recientes del FMI, el crecimiento económico mundial ascenderá este año a 6,3%, cuando en 2009 fue de 2,4%.

    Una primavera de recuperación aporta la esperanza de cosecha en otoño. Es hora de que economías y empresas aprovechan las oportunidades de la siembra primaveral, lo que implica mirar hacia adelante en las tendencias de esta época de poscrisis. Y la clave del desarrollo sostenible a largo plazo, tal como lo muestra la experiencia, es 'seguir la tendencia con mentalidad innovadora'.

    Camino a la recuperación sostenible

    Mirando al futuro, los años venideros se caracterizarán esencialmente por la 'recuperación sostenible'. Según el FMI, la media del crecimiento anual de la economía mundial debería mantenerse por encima del 3% de 2010 a 2014.

    Las fuerzas motrices de la recuperación sostenible proceden de los aspectos siguientes. Primero: a medida que la innovación financiera se va volviendo más prudente y se acerca a las verdaderas necesidades de sólidos fundamentos económicos, la profundización de la innovación tecnológica de la economía real y las finanzas mundiales se activará más, lo que impulsará la recuperación.

    Segundo: el reequilibrio en curso de la economía mundial impulsará la recuperación optimizando la asignación de los recursos mundiales. Las economías desarrolladas ajustarán el sendero del crecimiento impulsado por el consumo bajo altos niveles de deuda, mientras que los mercados emergentes dejarán de orientarse a las exportaciones para orientarse a la demanda interna.

    Tercero: en época de poscrisis, cada sector, incluida la banca mundial, intensificará la integridad intersectorial y la interactividad intrasectorial. La crisis financiera no solo rompió el viejo sistema, también creó cabales oportunidades de gestión e internacionalización. En el micronivel, tal globalización estimulará la recuperación acelerando el flujo transfronterizo de factores de producción esenciales.

    Cuarto: los mercados emergentes se validarán aún más como motores clave del crecimiento económico mundial en época de poscrisis. Desde la crisis, en cuyo epicentro estaban Estados Unidos y Europa, las economías emergentes no sólo hicieron excepcionales aportes a la recuperación de la economía mundial, también ejercieron una influencia trascendental en la estructura de dicha economía.

    Quinto: en época de poscrisis habrá un rápido desarrollo y explotación de la nueva tecnología y los recursos. Esa mejora del factor de productividad total a escala mundial apoyará la recuperación.

    Riesgos de la recuperación

    La época de poscrisis está llena de oportunidades, pero aún tenemos que considerar los riesgos potenciales.

    Primero: reasignar en forma equilibrada los recursos de la economía mundial llevará bastante tiempo, por lo cual, la recuperación será muy lenta.

    Segundo: visto que aún afrontamos problemas tales como los riesgos financieros sistémicos y el incumplimiento de la deuda soberana, la verdadera recuperación será tortuosa.

    Tercero: dado que distintas zonas y economías se recuperarán a un ritmo diferente, la teoría de juegos de la estructura de la política global será más complicada.

    Por lo tanto, tenemos que sacar adelante una reforma económica y financiera de poscrisis para controlar los riesgos potenciales. La estructura de la economía mundial será más equilibrada y sostenible tras la corrección y una capacitación coherente permitirá controlar mejor los riesgos. Además, la supervisión financiera mundial será más efectiva y prudente, y la consulta internacional más flexible y coordinada.

    En la poscrisis, los mercados emergentes seguirán demostrando que son un motor clave del crecimiento económico mundial. Según estadísticas del FMI, la media anual de crecimiento del PIB de dichos mercados asciende a 4,3% mientras que aquella de las economías avanzadas se cifra en 2,5% y la media mundial en 3,2%. En términos de paridad del poder adquisitivo, en 2009, los mercados emergentes contabilizaron el 52% del PIB mundial superando por primera vez a las economías avanzadas. Dando una mirada al futuro ciclo económico, los mercados emergentes deberían seguir acelerándose y ofrecer un puntal de crecimiento de la economía mundial. Por otra parte, dichos mercados también desempeñarán un papel esencial en el reequilibrio económico mundial.

    En época de poscrisis, los mercados emergentes reducirán la dependencia de las exportaciones alentado la inversión y el consumo internos, así como poniendo énfasis en nuevas industrias de bajo carbono. Todas esas medidas no sólo asegurarán una demanda de consumo estable y creciente, en virtud de la brecha causada por la contracción de las economías avanzadas, también contribuirán a que los mercados emergentes mantengan un desarrollo sostenible pasando del crecimiento orientado a las exportaciones al crecimiento impulsado por la demanda interna.

    El papel de la PYME en la recuperación

    Desde la perspectiva del micronivel, las pequeñas y medianas empresas (PYME) harán aportes irremplazables al crecimiento económico y el empleo durante la poscrisis. En estos últimos años, más y más economías tomaron medidas para ayudar a las PYME a recaudar fondos, pues los problemas financieros son universales. Dichas medidas incluyen: apoyo financiero público; innovación de los servicios financieros de las PYME; canales diversificados y financiación directa, así como un sistema multinivel de garantía de crédito. Cabe prever que la financiación de PYME tenga un futuro promisorio en época de poscrisis, sobre todo, en los mercados emergentes. Por lo tanto, los bancos comerciales harán esfuerzos para promover la capacidad de contabilidad de costos de la financiación de esas empresas; optimizar procedimientos de aprobación a medida; mejorar la capacidad de las PYME en materia de valoración del riesgo crediticio; prestarles más servicios financieros y de consultoría, mejorar los sistemas de información sobre préstamos y establecer un apropiado sistema de clasificación de créditos para las PYME. Diferentes economías colaborarán en la construcción de una plataforma y la exploración de una forma más efectiva de comunicación y cooperación bilaterales y multilaterales entre PYME, gobiernos e instituciones financieras para compartir experiencias y prácticas idóneas de financiación de las PYME, aprendizaje mutuo y búsqueda de beneficios comunes.

    Por último, en época de poscrisis, la economía mundial experimentará tendencias de equilibrio, armonía y sostenibilidad, los mercados emergentes desempeñarán un papel esencial en el crecimiento económico mundial y las PYME, cabe esperar, entrarán en un entorno financiero favorable que promueva el desarrollo.