•  SP header 
  •  

    En primera línea del cambio climático: Los mercados globales ofrecen un amortiguador vital para familias aisladas del Pacífico

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1/2010

    Foto: Abrill Esquivel y Jane Ussher

    Los expertos opinan que el cambio climático azotará primero a los países de las islas del Pacífico que por su llanura disponen de menos barreras frente a los fenómenos climáticos extremos y los pronosticados aumentos del nivel del mar que harán peligrar la pesca, el turismo y la agricultura. Mientras los líderes de la región buscan medios de ayudar a la gente a adaptarse, una organización fundada por empresarias de Samoa ayuda a cientos de familias a proteger sus medios de subsistencia ofreciéndoles vínculos con nichos de mercado en expansión. Si la crisis estalla, estas familias dispondrán de recursos para recuperarse.

    En Apia, la capital de Samoa, taxis blancos y autobuses enormes avanzan poco a poco por un mercado animado. Aparentemente es una escena cotidiana, pero este mercado representa una revolución silenciosa y podría ser un amortiguador vital frente al cambio climático para cientos de familias aisladas, como la de Faiumu Faimafili. Hace unos años era agricultor de subsistencia, vivía lejos de la capital y se debatía para pagar las facturas de agua y cumplir con las obligaciones comunitarias. La tierra del Sr. Faimafili producía más cocos de los que necesitaba la familia y al no haber mercado, el resto se dejaba pudrir. Cuando las presiones financieras se agudizaron, mandó a sus dos hijos mayores a trabajar fuera.

    Adimaimalaga Tafuna'l, Directora Ejecutiva de Empresarias para el Desarrollo (WIBDI por su sigla en inglés), organización fundada hace más de 15 años frente a una triple crisis nacional, afirma que en la Samoa rural hay tan pocos habitantes que, prácticamente, no existen mercados locales. En 1993, mientras Samoa se tambaleaba tras dos ciclones devastadores y una enfermedad que acabó con los cultivos de taro, alimento básico, casi de un día para otro, la Sra. Tafuna'l y otras empresarias exploraron diversas opciones.

    "Todos decían lo mismo. Necesitaban ingresos fiables y no tenían oportunidades", explica la Sra. Tafuna'l. Sacudidas externas, como los ciclones, hicieron retroceder años, incluso décadas, a quienes dependen de la pesca o la agricultura de subsistencia. Los expertos prevén que los países insulares del océano Pacífico serán los primeros afectados por el cambio climático que traerá aparejados huracanes más frecuentes y violentos, marejadas ciclónicas, inundaciones y sequías. Los gobiernos de toda la región reconocieron la urgente necesidad de adaptarse. Es crucial apoyar a la gente común a superar su vulnerabilidad económica.

    "Nos centramos en añadir valor a lo que tiene la gente a través de nichos de mercado", explica la Sra. Tafuna'l. El de productos orgánicos fue uno de esos nichos con los que dio WIBDI. Gran parte de la agricultura de Samoa consiste en huertos caseros de terreno volcánico, cultivados a mano y, por lo general, sin usar fertilizantes químicos.

    Decididas a crear oportunidades de mercado para los agricultores de subsistencia, las mujeres instauraron una feria mensual. "Al principio éramos muy malas empresarias y acabábamos por pagar los costos de nuestro propio bolsillo", recuerda la Sra. Tafuna'l. Pero ahora, los mercados habituales se focalizan en productos orgánicos y son tan populares que ocupan el centro de Apia una vez por mes; allí se venden mercancías con certificación internacional de más de 350 familias de Samoa. El propósito de WIBDI también cristalizó y con respaldo técnico y financiero de organizaciones como Oxfam, hoy ofrece oportunidades a familias rurales de ganar ingresos en el lugar donde viven. Asimismo, WIBDI brinda a los agricultores formación, supervisión y apoyo continuos, les ayuda con la certificación ecológica internacional y, lo que es crucial, les facilita vínculos con mercados globales.

    Hace poco, WIBDI empezó a exportar bananas a Nueva Zelandia y tiene contratos con Body Shop International. "Body Shop se dirigió a nosotras y en estos últimos años hemos trabajado mucho con ellos para mejorar nuestros sistemas y procesos", comenta la Sra. Tafuna'l. Dicha empresa compra aceite de coco virgen, prensado en frío y orgánico a agricultores de WIBDI como el Sr. Faimafili para usarlo en su nueva gama de productos Coconut Bath and Body. "Cuando dicha gama se lanzó en junio de 2009, recibimos correos electrónicos de todo el mundo. Aquello superó nuestros sueños más ambiciosos."

    "La cuestión ahora es la oferta. Es muy difícil para alguien del Pacífico hacerse con un mercado como Body Shop. Queremos que este mercado permanezca en el Pacífico", añade la Sra. Tafuna'l. De ahí que WIBDI esté buscando una vital cooperación regional con países como Tonga y Fiji. "Los ciclones podrían devastar nuestros cocoteros. Si eso ocurriera, diríamos a Body Shop que Tonga puede sustituirnos y de esa manera, el Pacífico conservaría este importante mercado."

    Ajenos a la política de cooperación regional, el Sr. Faimafili y su familia preparan verduras y aceite de coco orgánicos para que el personal de WIBDI los transporte a Apia. Desde que se incorporó en el proyecto, su familia se benefició de formación en producción orgánica y consiguió certificar su terreno conforme a las normas internacionales. Pero él dice que el mayor cambio es contar con ingresos fiables, gracias a los mercados locales e internacionales desarrollados por WIBDI. "Nuestros hijos ya no tienen que mandarnos dinero y volvieron a casa para trabajar la tierra y producir verduras y aceite de coco orgánicos", señala. Si sobreviene algún desastre, dispondrán de ahorros a los que echar mano, así como de vínculos con mercados locales y globales que les permitirán recuperarse con rapidez.

    Más de 350 familias de Samoa tienen la posibilidad de vender toda una gama de productos orgánicos a mercados locales e internacionales en expansión. Abrill Esquivel