•  SP header 
  •  

    En busca de liderazgo en medio de la crisis(2)

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1/2009

    A medida que el mundo desarrollado se fue sumiendo en la crisis económica, hubo una marejada de pánico y desesperación en gobiernos e instituciones financieras del mundo entero. Datos contradictorios subrayan el hecho de que nadie conoce realmente el alcance de las consecuencias.

    A su vez, la incertidumbre de inversores y consumidores redundó en una contracción generalizada de la demanda; una disminución del comercio mundial por primera vez en 60 años; un desplome de la inversión extranjera directa; una caída de los precios de productos básicos, una contracción de remesas y una falta de financiación del comercio.

    De hecho, la vida ha cambiado para todos nosotros. En el ITC, nuestro mandato sigue siendo ayudar a empresas de países en desarrollo -y a quienes les apoyan a través de instituciones de apoyo al comercio tanto nacionales como regionales- no sólo a sobrevivir a la crisis actual, sino también a labrarse un futuro mejor.

    Aunque los países en desarrollo afrontan enormes retos, también deberían ver oportunidades. Es preciso que países y empresas se centren en algunas prioridades que contribuyan a su competitividad y les preparen para la reapertura de los mercados.

    Los artículos de esta edición versan sobre la crisis, sus causas y posibles remedios. Refleja la determinación del ITC de apoyar la posición de empresas de países en desarrollo que se descarta con tanta facilidad en momentos como éste.

    Recientemente, hubo algunos signos esperanzadores como la disposición de la reunión del G20 a seguir manteniendo un compromiso permanente con los países en desarrollo. El Ministro de Estado del Reino Unido y otros colaboradores aclaran el significado de esos resultados, la repercusión que tendrán en cada uno de nosotros y quién es responsable de tomar qué medidas.

    Acertadamente, preocupó en todo el mundo que se volviera a recurrir a políticas proteccionistas. A largo plazo, éstas no serán de ayuda. Por el contrario, países y empresas deben ampliar su capacitación en inteligencia comercial, lo que les puede suministrar información cualitativa sobre los segmentos del mercado en crisis, la creación de mecanismos de garantía de calidad que puedan diferenciarles en el mercado y la inversión en el desarrollo de empresas propiedad de mujeres.

    La financiación del comercio cumple una función crítica en la aceleración de esta recuperación. Los gobiernos, en asociación con la banca, deben contraer el firme compromiso de mantener el flujo de crédito. Al respecto, escuchamos la opinión del Director General de la Organización Mundial del Comercio.

    Y así como aprendemos de lo que salió mal, también tenemos que aprender de aquello que la gente hace bien. Les invito a leer los artículos sobre el papel edificante que está desempeñado el sector turístico en el desarrollo sostenible.

    Aquellos países y empresas que cimientan prácticas sostenibles saldrán de la crisis con mayor capacidad de resiliencia. Es nuestro deber aprender de la crisis y construir una plataforma comercial aún más sólida para apoyar a la pequeña empresa en todo el mundo.

    Tal es nuestro compromiso permanente en el ITC.

    Patricia Francis
    Directora Ejecutiva