•  SP header 
  •  

    El radar de la moda capta el cuero etíope

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 3/2006

    Este bolso, que combina ética y belleza, ¿será el próximo accesorio imprescindible para estar a la moda? Los grandes minoristas y la prensa de las capitales de la moda piensan que sí.
    © A. Fiorente

    La etiqueta de comercio justo de lujo muestra la capacidad de exportación de Etiopía en productos de cuero acabados.

    En 2004, el comercio internacional del cuero y los productos de cuero totalizó US$ 60.000 millones y se prevé que seguirá creciendo. Por contar con la cuarta parte de la cantidad mundial de ovejas y cabras y el 15% del ganado vacuno, África tiene un potencial enorme, pero hay una brecha entre recursos y producción. Los países africanos producen sólo 14,9% del total mundial de cueros y pieles, pero casi ningún producto acabado, listo para comprar. Cuando un país como Etiopía fabrica lujosos productos de cuero, todo parece indicar que la promesa puede cumplirse.

    Etiopía tiene gran potencial de desarrollo de las exportaciones de cuero, que el Gobierno designó sector prioritario para elevar la cadena de valor de la producción del país, pasando del "cuero azul" al "cuero crust" y los productos de cuero acabados.

    El CCI contribuye a ese proceso mediante el proyecto Made in Ethiopia, dirigido por la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI). No sólo se fabrican bolsos y otros accesorios de cuero, también se está entrando en uno de los mercados más difíciles: el pináculo de la moda de lujo.

    Los participantes en el proyecto formaron una cooperativa de empresas locales y crearon la marca Taytu, nombre de la legendaria y obstinada emperatriz de Etiopía que reinó entre 1889 y 1913.

    Taytu ya está captando la atención. La primera colección estará lista a principios de 2007. En septiembre de 2006, se presentó en Première Classe, la feria comercial de accesorios más importante de París. Grandes minoristas de moda de Londres, París, Milán, Tokio y Nueva York cursaron pedidos preliminares.

    Cultura y ética propician la venta

    Estos accesorios -bolsos, mantones, sandalias, zapatos y joyas elegantes y coloridos- combinan en forma incomparable el diseño moderno, étnico y sofisticado.

    "Decidimos no competir en precio y producción masiva, sino en mercados donde tuviéramos una ventaja competitiva. Nuestro concepto de comercialización se basa en la importancia que tiene para una nueva categoría de consumidores conocer el origen de un determinado producto de moda", indica Simone Cipriani, Asesor de Desarrollo de Mercados del CCI.

    La investigación de mercados y la exhaustiva labor preparatoria del proyecto mostraron que los productos etíopes de cuero manufacturado, principalmente los bolsos, atraerían a los consumidores que los gurúes de la moda llaman "nuevos auténticos". A esos consumidores pudientes les interesa sobre todo la calidad, la belleza y la exclusividad; están dispuestos a pagar por ellas, pero también quieren productos fabricados mediante un procedimiento justo. Siempre compraron marcas de lujo y, ahora, se orientan a productos que consideran un reflejo de su estilo personal.

    "Existe una nueva tendencia cuyo principal elemento es que el producto traduzca la personalidad del consumidor. Muchos consumidores, conscientes de cuestiones éticas que se plantean a escala mundial, quieren un producto que transmita participación, militancia y esperanza en un futuro mejor", añade S. Cipriani.

    No es fácil conseguir un producto de esas características, pero la colaboración empresarial de quienes crearon la elegante línea Taytu satisface los criterios de los clientes entendidos, pues están forjando un nuevo mundo de creatividad, trabajan colectivamente en condiciones justas, comparten beneficios y aumentan los ingresos familiares. Mediante el uso innovador de materias primas tradicionales, crean piezas personalizadas y contemporáneas, imbuidas de valor ético. Su colección conlleva el aroma abstracto, artístico y encantador de Etiopía, pero alimenta el mercado occidental.

    Refuerzo del capital social

    "Reunimos a 12 fabricantes en una cooperativa y con ellos diseñamos una colección de moda basada en las tradiciones culturales de Etiopía", puntualiza S. Cipriani. También se contrató a Barbara Guarducci, diseñadora de accesorios italiana, para encontrar el equilibrio entre artesanía, moda y cultura. Ella trabajó seis meses con dichos fabricantes y los consultores de ONUDI capacitaron a trabajadores y proveedores del cuero. También se incorporó a trabajadores de los sectores textil y artesanal para bordar, engarzar y adornar. En algunos casos, se trababa de mujeres pobres que sólo habían trabajado en el sector informal. Formaron una cooperativa y, por primera vez, tuvieron la oportunidad de hacer negocio con empresas "oficiales".

    Taytu engloba a unas 250 personas de comunidades de Addis Abeba y alrededores. Dado que el proyecto se ajusta al plan gubernamental de desarrollo del sector del cuero, los funcionarios facilitaron el papeleo para crear la empresa cooperativa.

    Después de un año de trabajo en el proyecto, se prepara la colección de verano de 2007. Taytu presenta sus productos y capacita al personal en gestión y despacho de pedidos.

    La asistencia técnica proseguirá otras tres temporadas de moda, después de lo cual se espera que Taytu sea autosuficiente. La marca ya cuenta con un director general etíope y la asistencia internacional va disminuyendo a medida que aumentan las capacidades locales. Además, los asociados del proyecto establecieron un centro de control de calidad en el Instituto Tecnológico del Cuero y Productos de Cuero y se proponen abrir una escuela de diseño, en colaboración con una marca de lujo de fama internacional.

    Conforme al contrato de sociedad firmado por las 12 empresas de la cooperativa, los beneficios se comparten y un porcentaje se destina a la creación de nuevas colecciones.

    "El proyecto está acabando con la idea de que este país carece de capital social y nuestra colaboración contribuye a reforzar dicho capital. Demuestra que los etíopes poseen la capacidad de trabajar juntos, de confiar unos en otros y de tener éxito", concluye Simone Cipriani. 


    Costureras etíopes aprenden a fabricar bolsos para lucrativos mercados mundiales.
    © CCI/S. Cipriani






    La rueda del desarrollo en marcha
     
    En los últimos 10 a 15 años, la industria etíope del cuero se dedicó esencialmente al cuero azul. Peculiaridad de los países en desarrollo, pues se trata de la primera etapa de la cadena de valor del cuero. En cambio, ahora, para aumentar el valor añadido, se orienta al cuero crust (etapa siguiente) o cuero acabado. A tales efectos, el Gobierno de Etiopía y ONUDI establecieron una estrategia basada en la creación de productos de piel para ampliar las capacidades de acabado de la manufactura del cuero. La idea es que una mayor demanda redunde en una mayor producción en el país.

    Además, el Gobierno procede a adoptar medidas que faciliten esa nueva orientación. El proyecto Made in Ethiopia entra en ese marco, pues se trata de producir una colección de artículos utilizando cuero nacional en lugar de cuero importado. En este proyecto también participan el Instituto Tecnológico del Cuero y Productos de Cuero, y la Asociación Etíope de Curtidores y Fabricantes de Calzado y Artículos de Cuero.

    "A largo plazo, se deberían utilizar pellejos y pieles etíopes para fabricar productos de cuero acabados en el país. Por eso este proyecto es tan importante, ya que muestra que la producción y la comercialización de esos productos pone en marcha la rueda del desarrollo porque en lugar de materias primas se exportan productos acabados", señala Simone Cipriani.

    El aporte del CCI al proyecto Made in Ethiopia se inserta en el Programa Integrado de Desarrollo de las Exportaciones del Sector del Cuero en África iniciado en 1997 con apoyo financiero de los Países Bajos.

    Este programa -en el que se reconoce que por su alto coeficiente de mano de obra, el sector del cuero es una importante fuente de empleo- fomenta las capacidades de los países africanos para exportar cuero de alta calidad; entre otros, mediante la serie de ferias comerciales Meet in Africa que comenzaron en 2002 y tienen mucho éxito.


    Para más detalles, diríjase a Simone Cipriani: cipriani@intracen.org

    Dianna Rienstra, Redactora adjunta de Forum de Comercio escribió este artículo en colaboracion con Natalie Domeisen y Prema de Sousa.