•  SP header 
  •  

    El ITC en acción: Impulsar las exportaciones de productos creativos

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 3/2009

    En países en desarrollo y países en transición, el ITC desempeña un papel significativo en la capacitación para la exportación de productos creativos y, en particular, artesanías. La asistencia del ITC se centra en: facilitar el acceso a los mercados gracias a las nuevas tecnologías y la racionalización de las cadenas de suministro; respaldar al sector creativo mediante la promoción de oportunidades de comercio; mejorar la competitividad de las exportaciones y propiciar la incorporación de la dimensión cultural en las políticas nacionales de desarrollo del comercio.


    Accesorios de moda de fieltro de Mongolia en el mercado mundial



    El éxito del Programa de Reducción de la Pobreza a través de las Exportaciones (PRPE) que el ITC lleva a cabo en Mongolia abre la vía a los productores de lana del país para que capitalicen la demanda turística de productos de fieltro y obtengan buenos resultados en mercados exteriores.

    Dado que Mongolia se precia de contar con más de 24 millones de vacunos de los cuales 10,6 millones de ovejas, el procesamiento y la exportación de moda de lana y fieltro ofrecían oportunidades de generar ingresos y crear empleo en las comunidades pobres, nómades y urbanas. A fines de 2004, en colaboración con la Misión Luterana de Noruega (MLN), el PRPE puso en marcha un proyecto destinado a mejorar los medios de subsistencia de 250 beneficiarios, 90 por ciento mujeres, creando una cooperativa de 10 grupos productores de las provincias de Ulaanbaatar, Darkhan y Selenge. A raíz de la creciente afluencia de turistas en la última década (440.000 en 2008), la cooperativa abrió la tienda Tsagaan Alt Wool en Ulaanbaatar.

    El innovador diseño de los productos y la rigurosa gestión de la calidad fueron dos factores cruciales para el éxito del proyecto. Al principio, la tienda vendía sobre todo recuerdos y regalos decorativos de fieltro, como animales de peluche, destinados al mercado turista. Actualmente, los productos más vendidos son zapatos y accesorios de moda. Las ventas aumentaron considerablemente gracias a la multiplicación de puntos de venta, la calidad de los productos y la formación de los productores en el diseño de productos útiles como las zapatillas, para satisfacer la demanda de Occidente. Otro factor crítico en el éxito del proyecto fue la participación de la MLN, organización no gubernamental con gran experiencia en cooperación técnica relacionada con el sector de la lana, que comparte los objetivos del ITC de vincular a productores pobres con los mercados como medio de reducir la pobreza.



    La tienda Tsagaan Alt Wool, que recibió apoyo del PRPE del ITC para crear nuevas colecciones de productos e impartir formación a los productores, es hoy una atracción turística con un volumen de negocios de $EE.UU. 15.000 mensuales y respalda a los 300 miembros de la cooperativa. A su vez, esta última, impulsada por las ventas locales en el mercado turístico y con asistencia del PRPE, inició un exitoso negocio de exportación a Alemania, China, Japón, Noruega y Países Bajos. Aunque la participación de la MLN y el PRPE en el proyecto terminó, la cooperativa es autónoma y generó ganancias suficientes para financiar su presencia en la feria de Alemania Ambiente 2010, donde compartirá puesto con la Corporación de Artesanos de Camboya, otra asociada del proyecto del PRPE.



    Tejedores de seda de Laos abren puntos de venta

    Tejer y vestir prendas de seda son actividades muy arraigados en las tradiciones culturales y sociales de la República Democrática Popular Lao. Los tejedores, en su mayoría mujeres, fabrican chales, tapetes, manteles, bolsos de mano y fundas de almohadones. Ahora bien, debido a la falta de competencias de marketing y el desconocimiento de las exigencias del mercado internacional en términos de diseño y calidad del producto, los tejedores pobres no podían aprovechar los ingresos potenciales de la producción de seda.

    A través del proyecto piloto del PRPE que lleva a cabo el ITC se intentó invertir esa tendencia y se está captando a mujeres jóvenes que hasta ahora no se interesaban por el tejido. El objetivo de las actividades del proyecto es reducir la pobreza en las zonas rurales que fueron seleccionadas, crear oportunidades de empleo, generar ingresos y mantener viva la tradición de la seda.

    El proyecto alcanzó un nuevo hito con la apertura de cinco puntos de venta al por menor y la incorporación de un quinto pueblo en el programa. Dicho proyecto se inició en 2007 en colaboración con la Lao Handicraft Association, asociada nacional del ITC y cuatro comunidades piloto de tejedores del sur de Pakse.

    A fin de mejorar la calidad y la producción de la seda, el ITC, junto con Varitha Handicraft Silk and Cotton, contribuyó a la capacitación en técnicas de tejido y coloreado. También se proporcionaron equipos de producción y materias primas superiores para mejorar tanto la productividad como la calidad del producto. Además, para prestar asistencia permanente a la asociada del proyecto, dos diseñadores jóvenes, diplomados de la Escuela de Arte y Diseño de Ginebra, están pasando cuatro meses en el terreno donde trabajan con los tejedores y dicha asociada para crear nuevos diseños, coloraciones y herramientas de marketing.

    Gracias al proyecto, los tejedores de estas zonas rurales pobres fabrican y venden productos de seda de alta calidad que cumplen con los requisitos de mercados extranjeros y aumentan sus ingresos. Siempre se tuvo la intención de ampliar el proyecto a otras comunidades y la incorporación de Ban Saman en 2009 es una prueba de su éxito. También se abrieron puntos de venta minorista en Pakse, en el aeropuerto internacional y un hotel cercano, así como en el pueblo de Ban Sapay y en Vat Phou, declarado Patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Todo ello contribuirá a que los ingresos derivados del proyecto crezcan un 50 por ciento en el próximo año y el proyecto se extienda a otras comunidades de Laos.



    Programa interinstitucional para las industrias creativas de Mozambique

    El programa conjunto de la UNESCO, la OIT, el ITC y otros tres organismos gubernamentales en Mozambique tiene por objetivo desarrollar las industrias creativas y el turismo cultural, basado en la comunidad. Dicho programa se lleva a cabo en las provincias de Maputo, Nampula y Inhambane, donde se trabaja para promover vínculos con el sector privado y mejorar la cadena de valor de las industrias creativas. Debido al frágil apoyo institucional y legislativo, la calidad inestable y una alarmante tasa de piratería e infracciones en materia de copyright (que puede llegar al 80 por ciento, según estimaciones) este sector está estancado.

    El ITC analizó la cadena de valor del sector artesanal e hizo una evaluación de las necesidades de artesanos y músicos. Uno de los resultados de este estudio son los contratos modelo que se difundirán en 2010. También está previsto impartir formación en marketing de exportación y propiedad intelectual en colaboración con la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Además, el ITC elaboró una estrategia de desarrollo del mercado y de las exportaciones para 2010 y 2011 a fin de reforzar la competitividad internacional del sector a través del Centro de Estudos e Desenvolvimento de Artesanato, asociación de artesanos de Mozambique.