•  SP header 
  •  

    El CCI define su estrategia para el comercio electrónico

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1/2001, © Centro de Comercio Internacional

    Las conclusiones del Foro Ejecutivo ayudaron al CCI a cristalizar sus ideas sobre la forma de ayudar a sus clientes a comprender, desarrollar y aplicar las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones - y las prácticas empresariales correspondientes - al comercio internacional. En estas páginas analizamos algunos aspectos esenciales de la estrategia del CCI.

    La ventaja comparativa del CCI

    En pocas palabras, la función del CCI consiste en lograr que las empresas de los países en desarrollo puedan competir en la nueva economía digital. La ventaja comparativa del CCI no reside en la fijación de normativas mundiales o en la creación de infraestructuras de telecomunicaciones. Otros organismos públicos y privados tienen los conocimientos, calificaciones y recursos necesarios para ocuparse eficazmente de esas tareas.

    El CCI se ocupa de plasmar una dimensión digital a los siguientes campos en que tiene una ventaja comparativa:

    • Comprensión de los importadores y exportadores en los países en desarrollo. La fuerza del CCI se ha basado tradicionalmente en su capacidad para entender las necesidades de los importadores y exportadores de los países beneficiarios, y brindarles sin cesar una asistencia práctica, orientada al logro de resultados concretos.

    • Colaboración con las instituciones de apoyo al comercio. El CCI tiene una profunda experiencia de cooperación con diversas entidades en los sectores público, semipúblico y privado. Estas relaciones pueden ser útiles para fomentar el comercio electrónico y gestionar las cadenas de aprovisionamiento.

    • Formación de redes. Aprovechando sus vínculos con organizaciones profesionales internacionales, instituciones académicas, centros de excelencia, organismos de desarrollo y empresas que comercializan servicios, programas y equipos, el CCI establece redes de productos de gran eficacia. Estas redes pueden convertirse en importantes fuentes de información y asesoramiento para sus asociados.

    • Mejorar la información sectorial. El CCI ha acumulado un vasto conocimiento sobre algunos sectores industriales y de servicios. El comercio electrónico permite suprimir aspectos ineficientes y mejorar el rendimiento de las cadenas de valor tradicionales, y generar nuevas posibilidades para las empresas. Al mismo tiempo, el comercio electrónico ofrece a compradores y vendedores la oportunidad de ampliar sus conocimientos y acceso a los mercados.




    La práctica del CCI

    Los programas nacionales de comercio electrónico

    El Plan de Ejecución del CCI está focalizado en la asistencia técnica a nivel nacional encaminada a desarrollar las competencias digitales de los países interesados. Para que éstos formulen sus propios programas de comercio electrónico se les presta una ayuda integrada que incluye actividades de formación, servicios de asesoría, información y redes de colaboración.

    Los servicios comprenden desde la formulación de estrategias nacionales de comercio electrónico hasta el fomento institucional de este sector, lo que exige en particular la formación a nivel de empresa. Se trata de un conjunto de programas interrelacionados, destinados a las empresas, autoridades e instituciones de apoyo al comercio.

    Las competencias digitales del CCI

    Al mismo tiempo, el CCI se esfuerza por modernizar sus propias capacidades digitales. Con tal fin, aumenta constantemente la disponibilidad de sus servicios y recursos en la internet y en CD-ROM, además de los medios tradicionales. Está prevista la creación de nuevos portales para la formación, las compras y la competitividad comercial. Cuando es útil y factible, el CCI - en colaboración con el Banco Mundial - se sirve de técnicas de videoconferencia a fin de aumentar su capacidad de divulgación entre los clientes.

    El CCI actualiza constantemente su base de conocimientos sobre la economía digital, que analiza desde la perspectiva de las PYME. Para compartir esta información con sus clientes, el CCI produce un número cada vez más importante de publicaciones y servicios.




    Los tres pilares de la estrategia del CCI para la adopción de técnicas digitales

    Sensibilización. El CCI procurará que sus clientes cobren conciencia del posible impacto, tanto positivo como negativo que entraña el comercio electrónico. Con tal fin:

    • intercambiará datos sobre el uso de la tecnología digital en el comercio: últimos avances, oportunidades, beneficios y límites;

    • acrecentará las capacidades de los países asociados para comprender el potencial comercial de los progresos de las tecnologías de la información y las comunicaciones, así como los problemas propios de la competitividad, en estrecha cooperación con las autoridades y directivos locales; y

    • actuará como catalizador, organizando conferencias regionales que reúnan a todas las partes interesadas en compartir ideas y prácticas óptimas.

    Acumulación de conocimientos. El comercio electrónico tiene un alto contenido de conocimientos. El CCI contribuirá a adquirir datos y atesorar los conocimientos imprescindibles para el éxito de las transacciones electrónicas. Con tal fin:

    • creará una base de conocimientos que incluya las prácticas óptimas y nuevas técnicas de todo el mundo;

    • aplicará a estas prácticas y técnicas la perspectiva de las economías en desarrollo y en transición, mejorará la claridad de esta información y adecuará su presentación a las necesidades de sus clientes; y

    • ofrecerá información, capacitación y asesoramiento para ayudar a los clientes a valorar las nuevas tecnologías y las prácticas empresariales conexas.

    Creación de competencias. El CCI promoverá oportunidades comerciales de mayor valor añadido para sus clientes, colaborando con ellos para aplicar a sus cadenas de abastecimiento los nuevos conocimientos y técnicas en materia de comercio electrónico. Con tal fin:

    • impartirá formación sobre las nuevas prácticas indispensables para sacar un máximo provecho de las técnicas propias del comercio electrónico;

    • facilitará los intercambios en materia de políticas y normativas sobre comercio electrónico;

    • promoverá una perspectiva internacional sobre la manera de conducir la empresa, y

    • ayudará a los clientes a comprender los cambios contextuales, orgánicos, estructurales, administrativos y de procesos que son indispensables para gozar plenamente de las ventajas que ofrece la tecnología de la internet.

    Este artículo se ha extraído de ITC Strategy for E-Facilitated Trade Development. Quienes deseen un ejemplar de la estrategia completa, diríjanse a John Gillies, Oficial de Capacitación del CCI (gillies@intracen.org).