•  SP header 
  •  

    Economías creativas: Un sector dinámico del comercio mundial

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 3/2009

    En el Informe sobre la Economía Creativa 2008 de Naciones Unidas se demuestra que las industrias creativas son poderosos motores del crecimiento económico y el desarrollo del comercio en los países en desarrollo. Eso se constata en el impacto económico directo de la venta de bienes y servicios, así como en el efecto multiplicador que surte en otros sectores al estimular nuevas oportunidades de negocio y mejorar la capacidad.

    Las conclusiones más importantes del informe apuntan a la necesidad de contar con una política bien concebida que reconozca el alcance y la diversidad de la economía creativa. Dicha política debería apoyar el desarrollo de datos fiables y globales sobre las distintas dimensiones de la economía creativa, así como la observancia de los derechos de propiedad intelectual para garantizar la protección de los intereses de los artistas y creadores de los países en desarrollo.

    Panorama del mercado



    En los últimos años, el mercado global del comercio de bienes y servicios de las industrias creativas conoció un dinamismo sin precedente. Según datos de la UNCTAD, el valor global de las exportaciones ascendió a $EE.UU. 424.400 millones en 2005, contabilizando el 3,4 por ciento del comercio mundial, mientras que en 1996 se había cifrado en $EE.UU. 227.400 millones. En el período 2000-2005, la parte de las industrias creativas en los mercados mundiales creció a razón del 8,7 por ciento anual, tendencia que probablemente persistirá, habida cuenta de las perspectivas positivas de la demanda global. Las exportaciones de servicios creativos aumentaron un 8,8 por ciento anual, pasando de $EE.UU. 38.200 millones en 1996 a $EE.UU. 89.000 millones en 2005.



    Los países desarrollados dominaron los flujos de importación y exportación, mientras que los países en desarrollo fueron aumentando año tras año su parte en los mercados mundiales de productos creativos y sus exportaciones crecieron más rápido que aquellas de los países desarrollados. En 1996, las exportaciones de bienes creativos de las economías en desarrollo representaron el 29 por ciento de las exportaciones mundiales; en 2005 ascendieron al 41 por ciento y China contabilizó el 19 por ciento de ese total.



    El dinamismo de las exportaciones de productos creativos de los países en desarrollo es nuevo. El aumento de las exportaciones de China fue notable, pues pasaron de $EE.UU. 18.400 millones en 1996 a $EE.UU. 61.300 millones en 2005. En ese mismo periodo, las exportaciones de bienes creativos de los países en desarrollo crecieron un 143 por ciento, pasando de $EE.UU. 55.700 millones a $EE.UU. 136.200 millones. Las economías asiáticas contabilizaron más de las tres cuartas partes del total de las exportaciones de bienes creativos, mientras que en América Latina y el Caribe, las exportaciones aumentaron más del doble, pasando de unos $EE.UU. 3.500 millones a $EE.UU. 8.600 millones. Aun así, el nivel de exportaciones de esta región se mantuvo comparativamente bajo, habida cuenta del potencial de sus industrias creativas. La contribución de África a las exportaciones mundiales fue marginal (menos del 1 por ciento) a pesar de que sus exportaciones pasaron de $EE.UU. 973 millones a $EE.UU. 1.800 millones.



    Factores más importantes de la economía creativa en todo el mundo





    Los mayores impulsores del extraordinario crecimiento de las industrias creativas en todo el mundo pueden encontrarse en la tecnología, los crecientes mercados de consumidores y los mejores vínculos con el sector turístico.



    Tecnología. La convergencia de las tecnologías multimedia y de telecomunicaciones dio lugar a la integración de los medios de producción, distribución y consumo del contenido creativo y, a la vez, fomentó nuevas formas de expresión artística y creativa. Paralelamente, la liberalización de empresas estatales abrió la vía a mayores inversiones del sector privado. La tecnología digital trajo aparejado un enorme crecimiento en el ámbito de los medios a través de los cuales se transmiten a los usuarios contenidos creativos como vídeos a la carta, podcasting de música, streaming, ordenadores y prestación de servicios de televisión por cable, satélite e Internet.



    Crecimiento de la demanda. Las nuevas tecnologías de comunicación (digital, móvil e Internet) dieron lugar a una nueva generación de usuarios que además de ampliar la gama de sus experiencias culturales, se suman a ellas transformándose en creadores. Los avances tecnológicos también abarataron el costo de esos artículos.



    Turismo. El crecimiento mundial del turismo nutrió el aumento de las ventas de bienes y servicios creativos en el mercado turístico. El sector cultural también contribuyó en virtud de la demanda de visitas a sitios culturales, museos, galerías, festivales y espectáculos de música y danza.



    Impacto positivo

    Las industrias creativas catalizan el cambio positivo de las dimensiones socioculturales de los países en desarrollo y también tienen un impacto económico directo. De ahí que el sector desempeñe un papel importante en todos los aspectos del desarrollo nacional. El impacto positivo de las industrias creativas en las comunidades de los países en desarrollo abarca los aspectos siguientes.





    Aspectos económicos. El comercio internacional es un componente clave de la economía creativa. La UNCTAD cifra su crecimiento en un promedio anual del 8,7 por ciento, según los datos más recientes de los que se dispone (2000-2005).



    Aspectos sociales. Un importante impacto social de las industrias creativas reside en su contribución al empleo, pues suelen contabilizar entre el 2 y el 8 por ciento de la fuerza de trabajo en la economía, dependiendo del alcance del sector definido.



    Aspectos culturales. Desde una perspectiva cultural, el valor de las industrias creativas en la promoción de la diversidad cultural se va acentuando a medida que continúa el proceso de globalización.



    Aspectos de desarrollo sostenible. Las industrias creativas contribuyen al desarrollo sostenible mediante la "sostenibilidad cultural" que conserva todo tipo de activos, de idiomas minoritarios a obras de arte, pasando por artefactos y sitios del patrimonio cultural. Las industrias creativas también son respetuosas del medio ambiente ya que sus insumos primarios son servicios (creatividad) y no recursos naturales.



    Obstáculos a la expansión de la economía creativa

    A pesar de que las industrias creativas son hoy un motor importante del crecimiento de las economías emergentes, la gran mayoría de países en desarrollo aún no logra explotar capacidades creativas con fines de desarrollo. Las dificultades que afrontan guardan relación con el conocimiento de la cadena de valor de la producción y distribución de bienes creativos, la recolección de datos fiables, el desconocimiento de modelos de gobierno eficiente de ese comercio y la capacidad de conjugar las oportunidades que ofrece la tecnología con la protección de la propiedad intelectual.





    Política en favor de la economía creativa

    En el informe de la UNCTAD se subraya que las políticas destinadas a estimular el desarrollo de las industrias creativas en los países en desarrollo deben reconocer la índole transversal y multidisciplinaria de la economía creativa y sus amplios vínculos y ramificaciones de carácter económico, social y cultural. Estos vínculos se extienden por numerosos sectores de la economía global que van de las artes y la cultura al turismo, pasando por el comercio internacional, la tecnología y las comunicaciones. De ahí la necesidad de que las políticas que se adopten reflejen los vínculos que existen entre la inversión, la tecnología, la iniciativa empresarial y el comercio.





    Actualmente, la formulación de políticas basadas en pruebas se ve obstaculizada por la falta de datos generales y fiables sobre las diversas dimensiones de la economía creativa. Aun así, utilizando las fuentes estadísticas existentes se puede avanzar un poco en la evaluación de la producción y el comercio de productos creativos en los países en desarrollo. Ahora bien, para seguir avanzando es preciso crear nuevos modelos de recolección de datos cualitativos y cuantitativos sobre las industrias creativas y el funcionamiento de las mismas en la economía, así como mejorar la calidad de los actuales procesos de recolección de datos.

    Los esfuerzos para hacer respetar los derechos de propiedad intelectual deben garantizar que se tengan debidamente en cuenta los intereses de los artistas y creadores de los países en desarrollo. La propiedad intelectual debería aportar estímulo a los creadores y empresarios mediante un activo económico comerciable e instrumental para realzar el potencial del sector creativo en términos de desarrollo.





    Política recomendada

    En virtud del carácter transversal de la economía creativa, las políticas en la materia han de formularse sobre una base interministerial y coordinada. Existe una amplia gama de instrumentos que los formuladores de políticas de los países en desarrollo pueden utilizar para definir las consiguientes estrategias. Sobre todo, es preciso crear estructuras, sancionar leyes en materia de competencia y establecer regímenes de propiedad intelectual, además de los tradicionales debates sobre el valor intrínseco. Más concretamente, han de tomarse iniciativas políticas en materia de:





    • descripción de los activos culturales y las industrias creativas;
    • desarrollo y financiación de pequeñas y medianas empresas (por ejemplo, microfinanciación);
    • legislación sobre los derechos de autor y cumplimiento de la misma;
    • apoyo a los artistas y las artes, tanto de forma directa (a través de fondos) como de forma indirecta (incentivando el apoyo del sector privado);
    • conservación del patrimonio cultural tangible e intangible, y
    • expansión de la capacidad y el conocimiento especializado digital.
    • Todo esto debe ir acompañado de otra labor de formulación de políticas más generales que incluyan:



    • desarrollo del mercado, tanto doméstico como de exportaciones;
    • promoción del turismo;
    • educación, capacitación y entrenamiento, y
    • asistencia a la industria (por ejemplo, a través de incentivos a la inversión, concesiones fiscales, etc.).
    • Sabido es que el paradigma de desarrollo ideal ha de basarse en el desarrollo sostenible, medido en términos económicos, culturales, sociales y ambientales. Gracias a su potencial multidimensional, el sector de las industrias creativas ofrece una oportunidad excepcional a los países en desarrollo, pero ese potencial sólo se realizará plenamente mediante una política de desarrollo bien concebida que se conjugue con empresas muy vigorosas que colaboren estrechamente con las comunidades creativas dentro de cada país.





      El Informe sobre la Economía Creativa 2008, primer estudio que presenta la perspectiva de las Naciones Unidas sobre el tema, recoge aportes de la UNCTAD, el PNUD, la UNESCO, la OMPI y el ITC, así como pruebas empíricas de que las industrias creativas figuran entre los sectores más dinámicos que emergen en el comercio mundial. También presenta los datos más recientes sobre estas industrias y aborda los retos y oportunidades que tienen por delante.

      Informe completo en inglés:http://www.unctad.org/en/docs/ditc20082cer_en.pdf
      Resumen en español: http://www.unctad.org/sp/docs/ditc20082ceroverview_sp.pdf






       Definición de las industrias creativas

      Las industrias creativas se encuentran en el corazón de la economía creativa. Aunque no existe una definición formal del sector, la UNCTAD estipula que las industrias creativas:

       son ciclos de creación, producción y distribución de bienes y servicios que utilizan creatividad y capital intelectual como insumos primarios;



       comprenden un conjunto de actividades basadas en el conocimiento que se centran en las artes sin limitarse a ellas y pueden generar ingresos por medio del comercio y los derechos de propiedad intelectual;



      abarcan productos tangibles y servicios intelectuales o artísticos intangibles con contenido creativo, valor económico y objetivos de mercado;

      están en la encrucijada de los sectores de artesanía, industrial y de servicios, y



      constituyen un nuevo sector dinámico en el comercio mundial.