•  SP header 
  •  

    De los desechos orgánicos a la energía limpia en la India

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 1/2010

    Foto:myclimate Haga clic aquí para ver los fotos

    En las colinas al pie del Himalaya del norte de la India, un proyecto de myclimate, organización no gubernamental suiza, crea nuevos empleos y oportunidades de ingresos, al tiempo que reduce las emisiones de GEI aplicando nueva tecnología.

    En el Estado de Uttarakhand, las fábricas de ladrillos ofrecen muchos puestos de trabajo y contribuyen en gran medida a la economía local, pero también son una fuente de contaminación del aire. El método de cocer ladrillos usando carbón de escasa calidad fue el mismo durante generaciones pero ahora, gracias a la introducción de pastillas de biomasa climáticamente neutrales (briquetas), se está reduciendo la cantidad de GEI de las fábricas.

    Dichas briquetas se fabrican con una mezcla de desechos orgánicos: aserrín, agujas de pino y bosta de vaca. Tanto la fabricación de briquetas como la recolección de material para biomasa en zonas rurales generan empleo.

    En los poblados de toda la región, las agujas de pino recogidas en el suelo del bosque son una fuente importante de biomasa para las briquetas. Como antes no se aprovechaba, ese material entrañaba el riesgo de que aumentaran los incendios forestales causados por la sequía y el calentamiento global. Ahora, su recolección es una fuente apreciada de ingresos adicionales para los lugareños que ganan un jornal superior al mínimo oficial.

    Desde un punto de vista comercial, el proyecto de myclimate tuvo un impacto considerable en la región.

    Alain Schilli, Director Adjunto de myclimate, afirma que por conducto de esta última entran en el proyecto unos €260.000 por año que redundan en una cifra anual de negocios de €970.000.

    "En el contexto de la India eso implica crear miles de empleos. En la región hay casi 300 fábricas de ladrillos y el proyecto sólo puede llegar al 5 por ciento de ellas, por lo que existe un enorme potencial de ulterior desarrollo", añade.

    El argumento más importante en favor de las briquetas de biomasa -y el único factor que cuenta para los directores de fábricas de ladrillos- reside en que producen el mismo efecto calórico que el carbón, pero a menor precio.

    Aunque la reducción de los GEI es un enorme beneficio para el medio ambiente, el aliciente inmediato para los usuarios de biomasa como combustible radica en el ahorro de costos que conlleva.

    Los hermanos Rajesh y Brijesh Rawat de la organización local Rural Renewable Urja Solutions Pvt. Ltd. (RRUSPL), fundadores y directores del proyecto, también están remplazando las cocinas de carbón o a gas de restaurantes, templos, escuelas y hospitales de la región por chulhas, cocinas eficientes y sin humo.

    Rajesh Rawat afirma que "éstas son comparables a estufas de gas e igualmente eficientes, pero la mayor ventaja es el costo, pues el uso de biomasa en lugar de gas de petróleo licuado (GPL) supone un ahorro neto de 50 por ciento".

    En las escuelas, el uso de estas cocinas de eficiencia energética también tiene un impacto educativo en las generaciones más jóvenes.

    "Los chicos muestran mucha curiosidad acerca de su uso y ese es buen motivo para explicarles que tiene que ver con el cambio climático", añade Brijesh Rawat.

    Más información sobre todos los proyectos de myclimate en el sitio web en alemán, francés e inglés: www.myclimate.org