•  SP header 
  •  

    Datos y cifras: El comercio en África

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/2007

    La estabilidad económica del África subsahariana, combinada con un clima favorable de crecimiento global, ofrece oportunidades que la región ha empezado a explotar. Aun así, es preciso trabajar más a "micronivel" a fin de acelerar la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

    Lo que está mejorando...

    Crecimiento uniforme El África subsahariana experimentó un tercer año consecutivo de crecimiento (más del 5%) en 2006, y el Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que en 2007, el crecimiento ascienda a 6% aproximadamente. La región se está acercando a un crecimiento del 7% anual, tasa necesaria para lograr el objetivo del milenio de reducir a la mitad la pobreza extrema para 2015.

    Aunque el ingreso per cápita bajó a comienzos de la década de 1990, el reciente aumento del crecimiento ha bastado para que ese ingreso aumentara un 3% anual, lo que supone un logro importante dado el alto crecimiento de población en la región.


    Signos de estabilidad

    Los altos precios y el aumento de producción del petróleo sustentan la aceleración de África. Ahora bien, el crecimiento tiene una base más amplia. Algunos indicadores de sólidos fundamentos de crecimiento -entre ellos, la inversión- muestran resultados contundentes en países que importan petróleo y en aquellos que reciben alivio de la deuda.

    A diferencia de los anteriores brotes de crecimiento en el África subsahariana, la mejora actual no ha llegado a costa de la estabilidad macroeconómica. La inflación se mantiene en los solos dígitos (a pesar del impacto de los altos precios del petróleo) y las reservas de divisas registran una sostenida tendencia ascendente desde mediados de la década de 1980.


     

    Más comercio Sur-Sur

    Debido al auge económico de la China y la India, las exportaciones del África subsahariana se orientan más a Asia que en el pasado, lo que refleja una mayor demanda de recursos de esa región. El rápido crecimiento de Asia ha creado oportunidades de desarrollar una industria manufacturera africana más fuerte. Dada que en Asia los costos aumentan, las empresas móviles podrían plantearse sacar ventaja de los bajos costos de mano de obra de África y de su proximidad a los principales mercados. No obstante, persisten limitaciones significativas que habrá que abordar antes que pueda emerger un sector privado más fuerte, ya sea mediante inversión interna o inversión extranjera directa.

    …y lo que aún necesita atención

    Alto costo de los negocios África sigue ocupando la posición más alta según el indicador del costo de hacer negocios del Banco Mundial, aunque la región encabezaba la última lista de países que están mejorando su clima empresarial.

    Los antecedentes satisfactorios en materia de crecimiento señalan el papel crucial que desempeña el desarrollo de las exportaciones como motor del crecimiento en general. Pero esta región tiene que encarar obstáculos de talla. Aunque, los costos de envío globales bajaron, muchos países africanos imponen procedimientos administrativos engorrosos al comercio internacional. El costo del transporte por tierra y las precarias instalaciones portuarias forman parte de una estructura desventajosa de costos de envío.

    Los requisitos burocráticos también pesan mucho.


    Capacitación

    Para fortalecer la industria manufacturera habrá que colmar las enormes brechas de productividad con exportadores de primer orden como la China. Los bajos costos de mano de obra no bastan como factor competitivo, a menos que los países africanos levanten retos como los altos costos de utilidad y la escasez de mano de obra calificada.


    Ampliación del sector formal

    El éxito de las exportaciones suele depender de que las empresas puedan cumplir diversas normas técnicas o de calidad, pero muchas empresas del África subsahariana no pueden hacerlo porque operan en el sector informal. Esta es una de las consecuencias de la alta imposición fiscal a las empresas del sector formal y reduce innecesariamente la base del potencial exportador de la región. Por otra parte, las dimensiones del sector formal también se ven restringidas por los múltiples procedimientos mencionados anteriormente a los que debe ceñirse.

    Gráficos reproducidos con autorización del Fondo Monetario Internacional. El equipo editorial deForum de Comerciolos seleccionó de los artículos publicados en "África: El continente avanza", número de diciembre de 2006 de la revista Finanzas y Desarrollo del FMI.