•  SP header 
  •  

    Contratos de empresa conjunta: Aunar talentos para un modelo

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 4/2002

    Algunos de los participantes en la reunión del comité pro bono sobre empresas conjuntas (septiembre de 2002).

    Jean-Sébastien Roure

    Primicia mundial: los contratos modelo del CCI para empresas conjuntas.

    Septiembre de 2002. En una gran sala de conferencias de Ginebra (Suiza), bajo los auspicios del CCI, se discute el texto de las disposiciones que figurarán en los contratos modelo sobre empresas conjuntas internacionales, destinados a las pequeñas y medianas empresas (PYME). Participan destacados juristas y expertos jurídicos de países desarrollados y en desarrollo, y representantes de instituciones internacionales como la Unión Económica y Monetaria de África Occidental, el Mercado Común para África Oriental y Meridional, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, la Secretaría del Commonwealth, la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro y el Banco Africano de Desarrollo. Todos los continentes están representados. Se trata de la primera iniciativa de esta naturaleza tomada por una organización internacional.

    El CCI emprendió este proyecto tras una encuesta realizada anteriormente en 125 países, según cuyos resultados el 77% de las organizaciones de promoción comercial consideraban que era prioritario disponer de modelos de contrato para empresas conjuntas.

    El CCI se ha empeñado en asegurar que en el documento final se tengan en cuenta y se integren los contextos jurídicos específicos y los intereses de las economías emergentes y los países en desarrollo, de manera que las PYME de estos países puedan constituir empresas mixtas estables y jurídicamente equilibradas. Con demasiada frecuencia, en los contratos modelo se ignoran las circunstancias específicas de las economías emergentes o en desarrollo.

    El interés de los participantes es inmenso: en una reunión de comienzos de 2002 se decidió por unanimidad que había que convocar una segunda reunión. En ambas ocasiones, los participantes asumieron sus propios costos para estar presentes en Ginebra. El debate es muy animado, y cada experto trata de ajustar la redacción del contrato en discusión a fin de que sea concordante con los requisitos legales de su propio país. También se insiste en que los contratos deben ser neutrales, y que su utilización no entrañe perjuicio para ninguna de las partes. Al concluir esta reunión, aún quedan algunos aspectos que deben afinarse: a pesar del atractivo del fin de semana, hay voluntarios dispuestos a reunirse al día siguiente en las oficinas de un gabinete jurídico de Ginebra para ultimar los detalles del texto.

    Jean-Sébastien Roure es Asesor Adjunto del CCI en Aspectos Jurídicos del Comercio Exterior (roure@intracen.org).