•  SP header 
  •  

    Competitividad ambiental: Las compras "ecológicas"

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 2/2001

    No se deberían adquirir suministros perjudiciales para el medio ambiente. En la foto, cierre de un trato por la compra de madera certificada como "ecológica".

    Cómo aplicar criterios ambientales a las adquisiciones para reducir los costos totales y ganar competitividad.

    Las "compras ecológicas" suponen la aplicación sistemática de criterios compatibles con el medio ambiente a todas las adquisiciones y operaciones cotidianas. En definitiva, se trata de atender las necesidades de la empresa con los productos más adecuados y favorables al medio ambiente.

    Para muchos, esto podría parecer utópico. Después de todo, la incorporación de criterios ecológicos a las operaciones de compra tal vez redunde en un aumento de costos y la adquisición de productos de calidad inferior, y requiera una mayor inversión en tiempo y esfuerzos. En realidad, la "opción verde" puede aumentar la "atractibilidad" de los productos de cara a los grandes compradores y los consumidores, reducir los costos de operación y tratamiento de desechos y facilitar el cumplimiento de las normativas ambientales, cada vez más estrictas.

    ¿Por qué comprar "ecológico"?

    Las compras ecológicas se están convirtiendo en un factor de decisión importante para las pequeñas y medianas empresas (PYME) de los países en desarrollo y en transición. Las empresas que ignoran esta realidad están poniendo en peligro su supervivencia a largo plazo, en particular si se tienen en cuenta los siguientes aspectos:

    La demanda de los grandes compradores

    El comercio es una actividad cada vez más globalizada, incluso para las PYME. Hoy, son muchas las grandes empresas que exigen el respeto de normas ambientales en todos los eslabones de su cadena de abastecimiento. Por ejemplo, están aplicando las normas ISO 14000, patrón internacional en materia de sistemas de gestión del medio ambiente. Dicha normativa exige la incorporación de consideraciones ambientales en los procedimientos de compra, y en particular la obligación de mejorar el comportamiento ecológico de los proveedores.

    La mayor eficacia de los productos "verdes"

    Las nuevas generaciones de productos y tecnologías son más favorables al medio ambiente, y también más eficaces y rentables. Las PYME tendrán, pues, que seguir el ritmo de esta evolución.

    Requisitos legales

    Un número cada vez mayor de productos nocivos para el medio ambiente (en especial, sustancias químicas) han sido prohibidos por convenios y tratados internacionales. Algunas empresas están exportando sus productos y trasladando sus fábricas hacia países en desarrollo y economías en transición. A largo plazo, este proceso podría entrañar graves riesgos para los países que importan productos y tecnologías peligrosos, tanto en lo que atañe a la salud de la población como al estado del medio ambiente. Por consiguiente, la competitividad de estos países en el mercado mundial será perjudicada por costos ambientales "ocultos" de una cuantía considerable.

    Presión de los consumidores

    A raíz de la presión ejercida por los consumidores, varios países han comenzado a imponer restricciones a la importación de algunos bienes de consumo. Por ejemplo, se han adoptado leyes que limitan el uso de determinadas sustancias químicas en el procesamiento de textiles. Tales restricciones afectarán de forma creciente a las PYME, ya se trate de exportadoras directas a esos mercados o de proveedoras de productos de exportación.

    Beneficios potenciales

    Además de estos aspectos "obligatorios", las compras ecológicas arrojan beneficios de una cuantía comparable a la de los costos en que incurrirían las empresas al no cambiar de método:

    Posible reducción de costos

    Algunos de los costos propios de las adquisiciones son "visibles" (precio, transporte, etc.), mientras que otros se consideran "invisibles" (pérdidas derivadas del uso ineficiente de los recursos, grado de fiabilidad del producto, etc.). Las compras ecológicas pueden ayudar a reducir los costos generales a corto, mediano y largo plazos, gracias a la introducción de una perspectiva de "ciclos de vida".

    Cumplimiento de normativas

    Las compras ecológicas permiten cumplir normas. Una pronta adopción de este método puede ayudar a la empresa a adaptarse progresivamente a unas reglas ambientales cada vez más estrictas, por un menor costo general.

    Satisfacción del consumidor

    Las compras ecológicas permiten dar respuesta a las preferencias del consumidor. La demanda de productos compatibles con el medio ambiente - habitual en los países desarrollados - comienza a imponerse también en los países en desarrollo y en transición.

    Mejora de la competitividad

    En síntesis, las compras ecológicas elevan la competitividad general de la empresa. La aplicación de criterios ambientales puede ayudar a mejorar las posiciones estratégicas en los mercados, nacional e internacionales.

    La ventaja más importante consiste quizá en que los beneficios generados por las compras ecológicas se refuerzan entre sí, generando sinergias al interior de la empresa. Para las entidades que se propongan competir en el mercado mundial, cada vez más exigente y transparente, las compras ecológicas ofrecen otras ventajas: perfeccionamiento constante de productos y servicios; efecto estratégico de reducción de costos; mejora de la imagen pública, e impulso del desarrollo sostenible. Es probable que todos estos actores sean bien acogidos por las autoridades cuando éstas consideren la adopción de leyes y medidas de fomento de las compras ecológicas.

    Para comenzar: el enfoque del "ciclo de vida"

    La comprensión de este enfoque es esencial para introducir la filosofía de las compras ecológicas y ponerla en práctica en la empresa o institución. El ciclo de vida de un producto tiene cuatro etapas principales: producción, distribución, utilización y fin de vida. Esta última etapa puede ser su eliminación como desecho, pero también podría ser el reciclaje o la reutilización del producto. De acuerdo con el enfoque del ciclo de vida, el rendimiento del producto debe ser evaluado en cada una de estas etapas. La compra, en cuanto operación que vincula la producción y la utilización, reviste entonces una importancia estratégica en la perspectiva de maximizar los beneficios del producto.

    Análisis del producto

    El enfoque del ciclo de vida puede integrarse en las operaciones de compra gracias a dos aspectos básicos del producto: el consumo de recursos y su impacto (contaminación/riesgos). Esto significa que los encargados de las adquisiciones tienen que saber, entre otras cosas, si el producto que les interesa procede de recursos ecológicamente vulnerables (por ejemplo, ecosistemas frágiles, especies forestales raras o animales en peligro de extinción). Se preferirán los productos en parte reciclados a los que contengan materiales totalmente vírgenes. Las empresas deberían buscar los productos que generen los niveles más bajos de desechos mediante el uso de materiales adecuados o de tecnologías perfeccionadas, lo que se traducirá en ahorros considerables.

    Preguntas pertinentes

    También hay que obtener precisiones sobre las etapas de transporte y distribución. ¿Se necesitan grandes cantidades de recursos, como combustibles o material de embalaje, y son estos materiales reciclados o reutilizables? Las empresas deberían encontrar soluciones para aliviar el impacto sobre el medio ambiente.

    El consumo y la utilización plantean cuestiones similares en lo relativo al empleo de recursos. En general, habrá que evitar el consumo intensivo de recursos escasos. Por lo que se refiere a la contaminación y los riesgos para los seres humanos, el enfoque del ciclo de vida trata de proponer soluciones que reduzcan los efectos negativos y el costo ambiental, como evitar el uso de sustancias restringidas o prohibidas, materiales no degradables o embalajes que pueden tener filtraciones durante el transporte, etc.

    Como se ve, la adopción del enfoque del ciclo de vida para las compras no exige un análisis muy complejo. La mayoría de los productos y tecnologías más "limpios" ayudan a conseguir ventajas económicas y, al mismo tiempo, a proteger el medio ambiente.

    Detección de dificultades

    Sin embargo, sobre todo en los países en desarrollo y en transición, las PYME podrían temer que debido a sus dificultades operacionales quizá no logren aplicar criterios de compra ecológica. Es cierto que muchas PYME disponen de una capacidad limitada de producción, almacenamiento y financiación, lo que constituye un obstáculo para lograr economías de escala. Por ende, no siempre podrán planificar y efectuar compras y despachos en las cantidades más económicas. Los despachos parciales consumen más combustibles que los despachos agrupados, lo que repercute en el medio ambiente. También se pierden recursos de producción debido a las interrupciones que se producen al faltar temporalmente los insumos; los materiales almacenados también pueden deteriorarse o perderse debido a una gestión o manipulación deficientes.

    Todos estos problemas tienen solución. Las PYME pueden unirse para comprar los recursos que necesitan. El análisis de los insumos adquiridos permite determinar cuáles son los niveles indispensables para el funcionamiento de la empresa, datos que sirven para definir nuevas estrategias de suministro y niveles de existencias. Por otra parte, el estudio de los locales de producción y almacenamiento puede servir para mejorar la distribución del espacio y los recursos.

    Otra dificultad de las PYME proviene de la falta de información técnica, que los proveedores suelen retener con el pretexto de que se trata de "secretos comerciales". Además de mantener registros de las características del funcionamiento de los artículos adquiridos, la empresa puede obtener datos de otras fuentes, entre las que figuran otros compradores, cámaras de comercio, asociaciones sectoriales e incluso las secciones comerciales de las embajadas extranjeras. Si se dispone de una conexión a la internet, se pueden encontrar fácilmente catálogos o sitios web dedicados a las compras "verdes".

    Otro escollo es la rigidez de los gerentes de las PYME. Éstos deberían reconocer que las compras ecológicas sólo son una forma refinada de las buenas prácticas en materia de adquisiciones. Con un poco de sentido común, comprar "ecológicamente" es bastante fácil.

    Como en casi todas las demás actividades empresariales, para que las compras ecológicas sean rentables en un mercado de creciente competitividad es indispensable adoptar sistemas de mejora continua. En el fondo, esta filosofía de compras es en sí un instrumento de mejora aplicable tanto por la propia empresa como por sus proveedores. De momento, las PYME que aplican criterios de compra ecológica son fundamentalmente proveedoras de grandes empresas. A largo plazo, a medida que se extienda la aplicación de la ISO 14000 y otras normativas, muy pocas PYME podrán evitar esta práctica.

    Artículo basado en un estudio realizado para el CCI por Desta Mebratu, quien redactó el manual de formación Environmental Procurement for SMEs. Para más detalles, diríjase a Margareta Funder, Oficial de Sistemas de Formación en Gestión de Compras y Suministros Internacionales del CCI a funder@intracen.org.




    Tres malentendidos sobre la compra ecológica

    Malentendido: "Los productos "verdes" son más caros."

    Respuesta: La mayoría de los productos ecológicos tienen precios competitivos. En algunos casos, el precio de compra inicial de los productos más favorables al medio ambiente podría ser superior al de otros productos, como ocurre con las bombillas eléctricas de bajo consumo energético respecto de las de filamento. Sin embargo, en términos de duración y costos de utilización (por ejemplo, consumo de energía), el costo general de los productos ecológicos (en nuestro ejemplo, las bombillas de bajo consumo) es considerablemente menor que el de los productos ordinarios.

    Recuerde... que lo que cuenta son las cualidades de rendimiento del producto, y no sus características secundarias o puramente estéticas.




    Malentendido: "Los productos ecológicos son de menor calidad."

    Respuesta: La mayoría de los productos ecológicos tienen una calidad suficiente para los fines a que están destinados. De hecho, algunos son de calidad superior. Cierto es que la producción ecológica no da prioridad a criterios estéticos (color, embalajes llamativos, etc.) que no estén relacionados con el rendimiento. Por ejemplo, gran parte del consumo de papel puede efectuarse adecuadamente con material reciclado, aunque pudiera parecer de calidad inferior.

    Recuerde... que no hay que dejarse impresionar por el costo inicial. Más bien, se debe considerar el costo total del producto, incluido su uso y eliminación final.




    Malentendido: "La evaluación ecológica de productos es un proceso excesivamente complicado."

    Respuesta: La compatibilidad ecológica de la mayoría de los productos puede evaluarse de forma muy simple, observando sus características en relación al consumo de recursos y sus repercusiones sanitarias. Los productos con un mayor impacto ambiental pueden ser objeto de análisis más sistemáticos.