•  SP header 
  •  

    Cómo beneficiarse de la revolución en los servicios

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 4/2004

    Las redes internacionales son un elemento esencial de toda exportación de servicios rentable. Los programas del CCI crean oportunidades para que las PYME establezcan contactos vitales a nivel mundial.Foto: CCI

    La importancia que los servicios tienen para los países en desarrollo es objeto de un consenso cada vez mayor. La revolución del sector servicios permite que las pequeñas empresas de estos países compitan en los mercados mundiales. Ante el crecimiento exponencial de las nuevas oportunidades comerciales, el CCI se ha propuesto equipar a los exportadores para que puedan afrontar la competencia en estos mercados.

    Ante la transformación radical del comercio provocada por la globalización, el CCI trata de intensificar la participación de los proveedores de servicios en el comercio internacional. Con tal fin, se esfuerza por que más sectores cobren conciencia de los servicios que podrían exportar. "Ya es hora de exportar" es el mensaje que las asociaciones y cámaras sectoriales, apoyadas por el CCI, llevan a las empresas de servicios, y especialmente las pequeñas y medianas empresas (PYME) de los países no miembros de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos).

    La revolución de las exportaciones del sector servicios se ha producido a pesar de la incomprensión tradicional de su potencial. El estudio del comercio en este sector polifacético, tanto por las autoridades como por las asociaciones empresariales, ha sido inadecuado (véase el recuadro sobre las exportaciones "fantasmas"). Además, debido a la naturaleza intangible de los servicios, en cuyo marco "se venden más bien promesas que bienes", los proveedores, que suelen ser pequeñas empresas, ni siquiera saben cuándo están exportando.

    El papel central de los servicios

    No obstante, el reconocimiento creciente del papel esencial de los servicios en todas las economías y los nuevos criterios sobre la forma en que se deberían presentar, comercializar, vender y registrar los servicios han suscitado un interés cada vez mayor entre los exportadores y los funcionarios encargados del desarrollo del comercio en todo el mundo. Estos cambios fueron acelerados por la revolución digital de los años noventa, que creó poderosos mecanismos para la facilitación del comercio de servicios (véase el recuadro). El sector avanzó también gracias al consenso sobre la definición de este tipo de comercio, logrado en el marco de las negociaciones del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios (AGCS), de la Ronda Uruguay (véase el recuadro correspondiente). El CCI, reconociendo el potencial cada día mayor de este comercio para las empresas de países en desarrollo, integró sin demora el comercio de servicios en sus actividades globales.

    Un programa en evolución

    Tradicionalmente, el CCI ofrecía publicaciones y formación para apoyar el desarrollo de las exportaciones del sector servicios. Ahora, con el respaldo de muchos donantes, la organización dispone de programas de asistencia técnica bien elaborados que permiten mejorar el apoyo a la creación de capacidades multisectoriales para la exportación de servicios, en especial por las PYME del mundo en desarrollo. El CCI ha concebido un programa en seis etapas para impulsar la exportación de servicios en algunos países. Los que concluyen las seis etapas pasan a integrar la red ServiceExportNetwork del CCI. El programa incluye en particular:
    • realización de un estudio de capacidades y de una base de datos sobre asociaciones de servicios;
    • búsqueda de promotores locales y realización de encuestas entre las asociaciones;
    • creación de portales en internet para conectar a los países beneficiarios;
    • realización de seminarios de "formación de instructores" para PYME, asociaciones de servicios, cámaras de comercio y autoridades;
    • organización de encuentros de formación de redes regionales para asociaciones, y
    • asesoramiento a las autoridades sobre su papel en la promoción del comercio de servicios.
    Los comentarios de los países que han aplicado el programa han servido para que el CCI identifique y aborde algunas cuestiones específicas. Dar prioritariamente asistencia a las mujeres exportadoras de servicios es una de ellas. Aunque el 86% de las empresarias de todo el mundo operan en el sector servicios, muy pocas tomaron parte en los primeros seminarios del CCI sobre exportación de servicios. Por ende, el CCI hizo un esfuerzo especial a nivel regional y de países para invitar a las empresarias, sobre todo a través de sus asociaciones. Como resultado de esta iniciativa, entre un 30% y un 40% de los participantes en los seminarios son ahora mujeres. Además, el CCI ha preparado un directorio de asociaciones de empresarias para alentar la formación de redes internacionales de cooperación.

    Peter Walters, Director de la División de Desarrollo de Productos y Mercados del CCI, comenta las nuevas prioridades y actividades del CCI en apoyo a la exportación de servicios: "Incluso cuando el tiempo apremiaba, hemos colaborado con nuestros asociados a fin de crear conciencia del interés que la exportación de servicios reviste para los países en desarrollo. Tal es el caso particular de algunos pequeños Estados insulares, para los que exportar servicios, como el turismo, es una verdadera 'esperanza para el futuro', habida cuenta del declive de la agricultura y de la falta de industrias manufactureras en muchas de estas economías."

    La incontestable y creciente importancia de los servicios se ha reflejado en una nueva voluntad de los gobiernos, las entidades de fomento de las exportaciones y las agrupaciones de empresas de crear capacidades nacionales y regionales para facilitar una exportación de servicios exenta de problemas. Los ejemplos siguientes muestran la diversidad de la oferta de servicios exportables:
    • Una empresa consultora en ingeniería civil de Malasia vende servicios de diseño informatizado a empresas que instalan nuevas fábricas en un parque industrial de Indonesia.
    • Una empresa chilena de diseño interior ayuda a una estación turística de Costa Rica a poner de relieve la compatibilidad ecológica de sus bungalows de lujo.
    • Una empresa australiana de ingeniería diseña sistemas de contención de desechos de hidrocarburos para gasolineras en Tailandia.
    • Una empresa india de manejo de datos se encarga del procesamiento de tarjetas de crédito para una empresa italiana de financiación del consumo.

    Captar los beneficios de la liberalización

    En las economías en desarrollo, las empresas de servicios deberían comenzar a beneficiarse de la venta de servicios a precios competitivos. Por ejemplo, en los sectores financiero y de las telecomunicaciones, las negociaciones de la OMC ya han producido compromisos en el sentido de proseguir la liberalización. La consiguiente competencia se traducirá en nuevas reducciones de precios. Además, la mayor protección garantizada por los derechos de propiedad intelectual en el marco del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio, de la OMC, debería aportar ventajas a las empresas locales y a las exportadoras de servicios.

    No obstante, la liberalización también acarrea una competencia más intensa para las empresas de servicios nacionales. La misma tecnología que las empresas de países en desarrollo utilizarán para ofrecer servicios a mercados de exportación lejanos permitirá que los proveedores de países lejanos presten servicios a las economías locales. Es evidente, pues, que para hacer realidad los beneficios de estas nuevas oportunidades hay que inculcar una mejor comprensión e impartir formación sobre las "mejores prácticas", en estrecha colaboración con las asociaciones de proveedores de servicios y las autoridades. El programa de asistencia técnica del CCI, concebido para promover este tipo de métodos, contribuirá de forma determinante al éxito de la exportación de servicios de muchos países en desarrollo.



    Fuerte crecimiento del sector servicios mundial

    En 2001, el comercio internacional de servicios rebasó los US$ 1,4 billones (millón de millones). Entre mediados de los años ochenta y el comienzo del nuevo milenio, el sector servicios fue el componente con el más rápido crecimiento del comercio mundial. Los servicios constituyen una parte importante de las economías de todo el mundo, inclusive las de países en desarrollo, con proporciones que van del 39% del producto interior bruto (PIB) en Nigeria al 89% en Hong Kong, China. Las industrias de servicios son cada vez más importantes en los países menos adelantados, y suelen contribuir al menos con el 45% del PIB. La expansión rápida de estas industrias ha redundado en tasas de creación de empleo impresionantes, que ayudan a reducir la pobreza. Los servicios aportan en general un cuarto de los insumos de las industrias básicas de gran eficacia y valor añadido. Esto explica la importancia especial que un fuerte crecimiento de los servicios tiene para los países en desarrollo con sectores primarios dominantes, como la silvicultura y las industrias extractivas.

    "Según algunos analistas, los servicios constituirán el 50% del comercio mundial en 2020", dice Peter Walters, del CCI . "Uno de los principales factores del crecimiento exponencial de los servicios, presente y futuro, es el progreso de las telecomunicaciones y la informática. Esta evolución ha provocado la proliferación de nuevas oportunidades para el sector y ha ejercido una influencia considerable en las nuevas formas de apreciar y vender los servicios.

    Otro mensaje crucial del CCI es el siguiente: 'Nunca se es demasiado pequeño para exportar servicios'. Incluso una empresa individual puede ser un próspero exportador", explica.



    Las "exportaciones fantasmas"

    Las exportaciones de servicios no suelen quedar registradas en las estadísticas comerciales de los países en desarrollo, y tampoco son recogidas íntegramente en las economías desarrolladas. Se da así una idea distorsionada de la importancia económica que tienen las actividades de servicios. Las deficiencias estadísticas se originan en:
    • la inclusión de los servicios relacionados con la exportación de bienes (por ejemplo, formación, mantenimiento o financiación) en la masa de datos correspondientes a los bienes mismos;
    • el no registro de gran parte del comercio de servicios entre empresas;
    • la falta de mecanismos para expresar la actividad exportadora del sector servicios en su conjunto, y no sólo del transporte y el turismo;
    • el no registro de las ventas de servicios a empresas extranjeras en el mercado nacional del vendedor, y
    • la falta de conciencia de las empresas de servicios de que en realidad están exportando.


    La Ronda Uruguay: una nueva comprensión de los servicios

    Las negociaciones del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, en el marco de la Ronda Uruguay, fueron el catalizador de una nueva forma de percibir el comercio de servicios. El AGCS reconoció que su exportación podía revestir cuatro formas. Un avance importante aportado por el AGCS fue la definición de las circunstancias en que había exportación de servicios. Cualquiera de los cuatro "modos" de suministro descritos a continuación constituye "comercio", siempre que una empresa nacional reciba un pago de una empresa extranjera ("no residente").

    Modo 1: Suministro transfronterizo, en que sólo el servicio mismo atraviesa la frontera (por ejemplo, la transmisión por correo electrónico de un documento traducido o de un estudio de mercado).

    Modo 2: Consumo en el extranjero, en que el cliente viaja al país donde se presta el servicio (por ejemplo, el turismo, o el consumo de servicios por un empresario de visita en el extranjero).

    Modo 3: Presencia comercial, en que el proveedor establece una actividad en el extranjero (por ejemplo, una oficina temporal de proyectos de construcción).

    Modo 4: Presencia de personas físicas, en que el proveedor del servicio viaja a otro país a prestarlo (por ejemplo, las modelos de alta costura o los consultores).



    Zambia se esfuerza por reducir su déficit en el comercio de servicios

    Desde mediados de los años ochenta y hasta fecha reciente, Zambia era un ejemplo de país que centraba sus iniciativas de exportación en los bienes y no en los servicios. En 2001, Zambia importó servicios por valor de US$ 372 millones, y exportó sólo US$ 143 millones. El Consejo de Exportación de Zambia (EBZ) comprendió que había que rectificar esta situación.

    El Consejo identificó cinco subsectores de servicios con potencial exportador: publicidad, consultoría de empresas, servicios educativos, servicios de ingeniería y construcción, y servicios financieros.


    Foto: Export Board of Zambia
    A finales de 2003,  la Sección de Comercio de Servicios del CCI organizó una serie de talleres destinados a las PYME. En el taller organizado en Zambia conjuntamente con el EBZ participaron más de 75 personas. Mirriam Nkunika, Presidenta del Consejo de Directores del EBZ, declaró: "Tal vez lo que más necesitamos es aprender a comercializar y exportar servicios. Aunque suelen ser ignorados por los responsables de las políticas, los servicios son vitales para facilitar todos los aspectos de la actividad económica."

    Inmediatamente después del taller, el EBZ emprendió su propio programa de sensibilización y una serie de presentaciones sistemáticas sobre la importancia de las exportaciones de servicios. Entre los mercados potenciales para las exportaciones de Zambia figuraban Angola, Botswana, la República Democrática del Congo, Malawi, Namibia y Sudáfrica.

    El CCI comenzó a coordinar un programa regional con la participación de Botswana, Namibia y Zambia.

    Glyne Michelo, Director Ejecutivo del EBZ, insistió en que el déficit de más de US$ 200 millones en el comercio de servicios era inaceptable. "Hacen falta redes de colaboración entre los operadores y entre las asociaciones del sector servicios, así como una cooperación estrecha entre el EBZ y todos los principales interesados", dijo en la asamblea general anual del Instituto de Agrimensores de Zambia.



    Impulso virtual para los exportadores de servicios

    Gracias a la revolución digital de los años noventa, los exportadores de servicios pueden comercializar y colocar sus productos en cualquier lugar del mundo. Las ventajas de la tecnología digital son múltiples:
    • Contacto directo: Los compradores de propiedades pueden usar internet para efectuar verdaderas visitas virtuales a las casas que les interesan. La industria médica está usando internet para prestar servicios directamente al hogar del usuario por medio de su computadora. Los minoristas están ofreciendo servicios de compra en línea.
    • Homogeneidad: Las bases de datos y los procedimientos normalizados permiten evitar la variabilidad en la prestación de servicios. Amazon, Dell y muchas otras empresas utilizan el correo-e, las funciones de PMF (preguntas más frecuentes) en línea y otros recursos para homogeneizar los servicios prestados.

    Texto de Alison Clements‑Hunt