•  SP header 
  •  

    Comercio justo: Un nuevo modelo de negocios explota mercados del sur

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 3/2010 
     

    Un viticultor de Sudáfrica.Foto: Sascha Przyklenk 

    Ante los nuevos mercados emergentes del Sur, los criterios de la Organización Internacional de Etiquetado de Comercio Justo se están adaptando para que dejen de ser tan sólo un portal a los mercados de exportación del Norte.

    Habida cuenta del continuo desplazamiento de la actividad económica de países desarrollados a países en desarrollo, la tendencia al crecimiento del consumo en los mercados emergentes exige a las empresas transnacionales replantearse la manera de hacer negocios en el Sur.

    La FLO ve en estos cambios globales una oportunidad de introducir su sistema de certificación social internacional en los mercados de consumo del Sur. Ese desplazamiento ofrece la perspectiva de aumentar el impacto de la FLO en los productores y supone un reto para el tradicional modelo de negocios de la organización.

    Dicho modelo, basado en que consumidores de los países desarrollados compren productos con certificación FLO a agricultores desfavorecidos de todo el Sur, está cambiando porque el creciente número de consumidores de los mercados emergentes abre nuevas oportunidades a productores FLO del Sur. Con el aumento del comercio Sur-Sur, la marca de certificación FLO está cobrando significado de norma de calidad para los consumidores del Sur. Esto obedece a que, a diferencia de los consumidores del Norte que relacionan esa certificación sobre todo con el apoyo a productores desfavorecidos del Sur, la nueva clase emergente de consumidores de los países productores confía más en la calidad y seguridad de los productos nacionales que se certifican conforme a las normas internacionales.

    Veamos el caso de la India. A pesar del rápido crecimiento de su clase media, actualmente estimada en 300 millones, la India aún alberga a un tercio de los pobres del mundo1 y el sustento de más del 70% de la población en edad de trabajar depende de la agricultura. Agricultores y trabajadores a pequeña escala de unas 100 organizaciones de productores con certificación FLO ya se benefician de mejores términos comerciales en los mercados de exportación, pero en muchos casos siguen vendiendo una mayor parte de su producción en mercados nacionales y en términos convencionales. Explotar el potencial del creciente mercado de consumo de la India puede aumentar el impacto de la FLO en los productores del país ofreciendo a los consumidores productos nacionales de alta calidad y seguridad, gracias a la rastreabilidad y las normas ambientales de la certificación FLO. Según esta última, ese es un argumento de peso para invertir en el mercado de comercio justo de la India. En 2009, en dicho mercado se vendieron productos por un valor minorista total de casi €50.000. Mediante el plan de crear una iniciativa nacional FLO que apoye a productores, comerciantes y distribuidores en la comercialización, esperamos reforzar considerablemente nuestra actual posición en el mercado.

    La FLO ya constata el valor de invertir en mercados de consumo emergentes del Sur. La Etiqueta FLO de Sudáfrica (FLSA por su sigla en inglés) es un buen ejemplo: creada en 2009 como la primera organización de comercialización de comercio justo en un país productor, en su primer año de funcionamiento contabilizó casi €500.000 en ventas minoristas nacionales de 14 productores certificados. Tras obtener la licencia de la marca FLO, consiguen vender en términos de comercio justo una mayor parte de lo que producen y dependen menos de la demanda de los mercados del Norte. La FLSA también muestra que los productos nacionales con certificación internacional atraen a consumidores del Sur.

    Las nuevas oportunidades que ofrece el crecimiento del consumo en mercados emergentes ponen en entredicho el modelo tradicional del sistema de comercio justo. En primer lugar, exigen acomodar las diferencias en el sentir del consumidor respecto al comercio justo entre países desarrollados y países en desarrollo. Aunque la FLO procura potenciar a los consumidores de países desarrollados para que contribuyan a la lucha contra la pobreza en los países en desarrollo adquiriendo productos del comercio justo, la pobreza sigue siendo una realidad cotidiana para los consumidores del Sur. En los mercados emergentes, los consumidores se preocupan más del desarrollo de su propio país y su gente, y la comercialización nacional de productos locales de comercio justo les ofrece una vía para intervenir en forma equitativa y sostenible.

    En segundo lugar, los criterios de la FLO se establecieron en un principio teniendo presente el modelo de comercio Sur-Norte. Capacitar a los productores para que entraran en los mercados nacionales exigió reconsiderar nuestras políticas de productos y precios para ajustarnos mejor a las necesidades, las condiciones y los patrones de consumo propios a los mercados de consumo emergentes del Sur. Recientemente, la FLO inició el procedimiento destinado a establecer un nuevo marco de criterios (véase el recuadro), primera renovación para que éstos respondan mejor a las necesidades de los productores y les permitan planificar sus propias estrategias de negocios y desarrollo.

         
    Pequeños productores de la India (como este cultivador de pimienta) se benefician de precios justos y mejores condiciones comerciales en los mercados de exportación. Gracias a la nueva iniciativa nacional de la FLO y los cambios propuestos de sus criterios, también deberían aumentar las ventas en el mercado nacional. Foto: François Guénet    Ampliación: mercados emergentes como el de la India ofrecen grandes oportunidades a la FLO de acrecentar su impacto en agricultores y trabajadores a pequeña escala. Foto: Didier Gentilhomme 

    Por último, el rostro de la pobreza está cambiando en los mercados emergentes y con él los principales grupos meta del sistema de la FLO. El desplazamiento de la actividad económica de la agricultura a la manufactura, que estimuló el crecimiento económico en muchos países en desarrollo, implica que la pobreza se está convirtiendo cada vez más en un fenómeno urbano que aqueja con mayor gravedad a trabajadores inmigrantes y campesinos sin tierra. Para cumplir su misión en los países en desarrollo de crecimiento más rápido, la FLO tendrá que ocuparse más directamente de los trabajadores que participan en el procesamiento de productos certificados de comercio justo ampliando el ámbito de aplicación de sus criterios más allá de la agricultura a otros sectores como la manufactura.

    1 Medido por el porcentaje de población que vive por debajo de la nueva línea internacional de pobreza de $EE.UU. 1,25 por día. 


    NUEVA ESTRUCTURA MARCO DE LOS CRITERIOS 

    Comercio Justo 

    El Nuevo Marco de Criterios (NSF por su sigla en inglés) de la FLO abundará en el modelo vigente, pero con los objetivos de fortalecer la organización social y la autodeterminación de los productores, reforzar las peculiaridades de dichos criterios y sentar las bases para crear un sistema de comercio justo aún más eficiente.

    Peculiaridades de la FLO 

    Según el modelo actual, los criterios de la FLO se dividen en criterios genéricos y criterios específicos de productos; los genéricos engloban a pequeñas organizaciones de productores, agencias de contratación de mano de obra y producción por contrato. También hay criterios genéricos y específicos que se aplican a los comerciantes. En este nuevo marco, los criterios se reorganizan por categorías: producción, comercio, negocio y desarrollo. Esta última incluirá todos los requisitos y peculiaridades de la FLO, mientras que las de producción y comercio podrían equipararse con otras normas y sistemas de certificación. Esta reorganización de los criterios puede servir de primer paso en la labor hacia el reconocimiento mutuo de certificados con otros sistemas.

    El concepto de negocio y desarrollo para productores y comerciantes mantendrá requisitos propios de la FLO tales como la organización social obligatoria, los precios mínimos, los premios y las prefinanciación. Además de estos requisitos, el NSF incorpora un plan de negocios y desarrollo que procura espacio a productores, trabajadores y comerciantes para que definan sus propias vías de desarrollo. También se les ofrecen listas de temas propuestos para actividades de desarrollo entre los que pueden elegir según sus propias necesidades y estrategias de desarrollo.

    Se prevé publicar y empezar a aplicar estos nuevos criterios en el primer trimestre de 2011.

    Más información en: www.fairtrade.net/standards_in_progress.html?&L=1