•  SP header 
  •  

    Centros de Resolución de Controversias: Primer encuentro

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/2005

    Foto: CCI/C. Hossmann

    El CCI organizó el primer encuentro mundial de directivos de los nuevos y dinámicos centros de arbitraje y mediación, quienes analizaron sus problemas comunes de gestión así como nuevas iniciativas de formación y cooperación.

    La solución judicial de las controversias mercantiles requiere tiempo y dinero, y puede parecer excesiva para la opinión pública. Por su parte, los centros de arbitraje y mediación pueden ofrecer soluciones más rápidas y confidenciales, pero tienen otros problemas, sobre todo en las economías en desarrollo.

    En un simposio organizado por el CCI (Chamonix, Francia, septiembre de 2004), más de 60 directores de centros de arbitraje y mediación comercial de 50 países en desarrollo y países desarrollados examinaron sus problemas operativos comunes. Asistieron algunas de las instituciones más destacadas del mundo, como la Cámara de Comercio Internacional, la Federación Internacional de Instituciones de Arbitraje Comercial y la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional.

    Los nuevos centros, especialmente de las economías en desarrollo, conocieron la experiencia de las instituciones de mayor renombre en la gestión de controversias comerciales, y los centros experimentados pudieron evaluar nuevas ideas.

    Gran demanda de servicios

    El enorme número de controversias en una época de aumento del comercio es un factor importante para la gestión de estos centros. La Comisión de Conciliación, Mediación y Arbitraje de Sudáfrica, que ha resuelto unos 340.000 casos desde enero de 2000, a un ritmo de 500 por día, es el ejemplo más notable. Sus expertos poseen excelentes dotes de organización, además de un perfecto dominio del arbitraje.

    Pero ocurre a menudo que las secretarías, e incluso los equipos de árbitros, no tienen una dotación suficiente de personal calificado. Para sobrevivir, los centros no pueden limitarse a prestar servicios de arbitraje o mediación, sino que deben formar especialistas. La creación de una asociación para jóvenes juristas, especialmente mujeres, ha ayudado al centro alemán a multiplicar el número de árbitros calificados.

    Cambiar mentalidades

    También se subrayó la importancia de las aptitudes diplomáticas y de comunicación. Los centros tienen que sensibilizar a sus interlocutores "tradicionales", como los legisladores y los funcionarios judiciales, sobre la pertinencia de sus servicios. Los participantes conocieron los avances logrados en el Reino Unido, donde el Centro para la Resolución Eficaz de las Controversias trata casos que le son remitidos por el sistema judicial.

    Varios centros explicaron sus esfuerzos por realzar la imagen de los servicios de arbitraje y mediación entre los empresarios. Casi todos colaboran con las cámaras de comercio nacionales.

    Para ganar visibilidad y confianza, al iniciar sus actividades contratan a árbitros extranjeros experimentados; luego, ofrecen servicios gratuitos a las pequeñas empresas que no pueden sufragar los costos de un juicio en los tribunales, y organizan otras actividades, tales como conferencias.

    La especialización en determinados sectores o industrias (desde conflictos con los consumidores hasta controversias en la construcción o el deporte) es otro medio eficaz para formar una sólida base de clientes.

    De la competencia a la colaboración

    Un problema frecuente es la competencia con otros centros en un mismo país. En Letonia, por ejemplo, más de 100 centros ofrecen servicios de resolución de controversias. Los participantes propusieron dos soluciones. La primera es la fusión de centros, como en Lituania. La segunda es su armonización, que ha sido adoptada por los 25 nuevos centros de Argentina y seis de Suiza. El uso de las mismas normas de procedimiento y de iniciativas encaminadas a crear una imagen de marca común mejoraron el prestigio de todos sus centros, nacionales e internacionales.

     Además, los centros están integrándose a nivel regional e internacional.

    Una tendencia creciente es el apoyo a las empresas clientes en todos los lugares donde desarrollen sus actividades, reflejado en el aumento de los acuerdos de cooperación entre los grandes centros de arbitraje y sus homólogos del mundo entero. "Creemos que es importante crear o reforzar nuestros vínculos con los centros de arbitraje de los 14 Estados miembros de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional, habida cuenta de los negocios y las inversiones de las empresas sudafricanas en estos países", dijo Danie van Wyk, de la Fundación de Arbitraje de Sudáfrica (AFSA).

    Potenciar la acción de los centros

    Hubo consenso en cuanto a que los servicios de arbitraje y mediación cumplen un papel cada vez más útil para el comercio internacional. Como resultado de esta reunión, el CCI está ayudando a estos centros a establecer una red abierta de asistencia técnica recíproca, Sur-Sur, Norte-Sur y Sur-Norte.

    Por ejemplo, el CCI y varios países de África Meridional, en cooperación con la AFSA, están preparando un acuerdo de cooperación entre centros de la región, que responde al deseo de los círculos empresariales de facilitar el arreglo de los conflictos entre, por ejemplo, empresas de Sudáfrica y Madagascar, o Mauricio y Mozambique.

    El CCI está aprovechando las competencias de entidades como la AFSA, el Centro de Arbitraje y Mediación de Madagascar y el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Mauricio.

    Por su parte, el Centro de Madagascar colabora con el Consejo de Arbitraje de la India para resolver el cre- ciente número de controversias entre empresas de estos dos países.

    Varios centros de arbitraje, como los de Argel (Argelia), Estonia y Ginebra (Suiza), impresionados por la eficacia de los métodos no litigiosos, están incorporando servicios de conciliación y mediación a su actual oferta de servicios de arbitraje.

    Divulgar el mensaje de cooperación

    Varios participantes publicaron informes sobre la reunión en sus boletines y sitios web, entre ellos los centros de Camerún, Ginebra, Kuala Lumpur (Malasia), Madagascar y México.

    El Instituto de Árbitros Certificados de Londres, que posee probablemente el mejor acervo mundial de experiencia en materia de arbitraje, también ha creado un foro en el que los directores de centros de arbitraje y mediación pueden proseguir las discusiones entabladas en dicha reunión.

    "La reunión de Chamonix está destinada a figurar entre las citas periódicas obligadas de los servicios de resolución de controversias", dijo Jean‑François Bourque, Consejero Jurídico Principal del CCI y organizador del simposio. La próxima reunión está prevista para comienzos de 2006. En ella se estudiará con más detenimiento la creación de servicios de mediación y conciliación para las empresas, sobre la base de algunos ejemplos de países en desarrollo y países en transición. Muchos de éstos tienen tradiciones culturales de mediación, y están liderando la búsqueda de soluciones menos litigiosas a las controversias entre empresas.



    Un aspecto del cambiante mundo empresarial


    Según el CCI, la solución rápida y eficaz de las controversias entre empresas es un eslabón esencial de la cadena que une a proveedores y compradores. "Para las economías en desarrollo y economías emergentes, los centros de mediación y arbitraje son un factor excepcional de integración en la economía mundial", dijo J. Denis Bélisle, Director Ejecutivo del CCI. "No sólo ofrecen métodos para resolver las controversias que surgen inevitablemente en el comercio, sino que pueden promover medios para evitar dichas controversias y dar un apoyo directo a las empresas a nivel operativo."

    Ya nadie duda de que tales servicios son favorables a un entorno de competitividad. "Quien desee hacer negocios en Mauricio sabe que deberá someterse a las normas de arbitraje internacional", dijo Barnen Pillay, del Tribunal Permanente de Arbitraje de la Cámara de Comercio e Industria de Mauricio. La existencia de un sistema eficaz de resolución de controversias es un aliciente para inversores y empresarios, tal como los sistemas de transporte o las políticas macroeconómicas y fiscales.

    Los servicios de solución extrajudicial de controversias han aportado nuevas prácticas al paisaje jurídico mercantil, desde asociados hasta procesos, técnicas y actitudes. Por ejemplo, hoy muchos centros son dirigidos por mujeres. 


    Para más detalles, diríjase a Jean‑François Bourque, Consejero Jurídico Principal del CCI (
    bourque@intracen.org ).