•  SP header 
  •  

    Capacidad nacional para el aumento de las exportaciones

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 4/1999

    En la Tercera Conferencia Ministerial de la OMC (Seattle, 30 noviembre-3 de diciembre de 1999), el Presidente Clinton de los Estados Unidos invitó a los dirigentes de varias organizaciones multilaterales a intercambiar puntos de vista sobre lo que sus respectivas entidades podrían hacer para ayudar a los países menos adelantados a desarrollar sus capacidades nacionales y sacar un mayor provecho de la liberalización del comercio. A continuación, resumimos las opiniones manifestadas al respecto por el Director Ejecutivo del CCI, J. Denis Bélisle.

    Sin entrar a considerar las grandes dificultades en cuanto a la oferta - cuya solución exigirá un tiempo y recursos considerables -, el CCI piensa que se pueden lograr resultados de gran impacto mediante una asistencia técnica práctica y bien orientada, destinada a las pequeñas y medianas empresas. Esta asistencia debería concentrarse en tres esferas prioritarias:

    • lograr que los círculos empresariales de los países en desarrollo comprendan las normas de la OMC y las obligaciones y derechos nacionales que de éstas se derivan;

    • formular estrategias nacionales de exportación, y

    • perfeccionar las capacidades y competencias exportadoras de cada país.

    Comprensión de las normas de la OMC

    En los países en desarrollo, y en especial en los PMA, existe un escaso dominio de las normas de la OMC, que son conocidas sólo por las autoridades, las asociaciones profesionales o los universitarios. La necesidad de difundirlas sistemáticamente es, entonces, evidente. Para ello, no basta con proponer los habituales seminarios de dos días de duración, a cargo de expertos internacionales. En la actualidad, el CCI está preparando una metodología experimental, consistente en formar redes nacionales de todos los sectores interesados para impartirles los conocimientos pertinentes, en especial mediante:

    • la formación y la promoción de un diálogo efectivo entre expertos y asesores nacionales, del sector público, la empresa y los círculos académicos;

    • la ayuda a estos actores para que se organicen en redes nacionales y regionales y utilicen la red de internet para forjar lazos entre sí, con la OMC y con el CCI;

    • la tecnología, para poner a su disposición obras de consulta y de formación, como la Business Guide to the World Trading System, y

    • la capacitación de estos expertos para impartir formación sobre las normas de la OMC a dirigentes de empresa y funcionarios.

    El CCI, con la colaboración con la OMC y la UNCTAD, ha emprendido estas actividades en ocho países africanos (véase en Forum 2/99 la información sobre el Programa Integrado Conjunto de Asistencia Técnica). A comienzos del año 2000, el CCI lanzará la «World Tr@de Net», vasto programa que abarca otros países en desarrollo. Se han iniciado conversaciones con el Instituto del Banco Mundial para poder utilizar su programa de aprendizaje a distancia.

    Estrategias nacionales de exportación

    Para que los países en desarrollo se beneficien plenamente de las normas de la OMC, es imprescindible que éstas se vinculen a productos y mercados específicos. Ello implica que los sectores público y privado trabajen de consuno para elaborar estrategias exportadoras nacionales que aprovechen el nuevo sistema comercial e introduzcan sus productos en los mercados internacionales.

    Los países en desarrollo necesitan asesoramiento para dar este paso. Hace unos meses, el CCI organizó en Annecy (Francia) una reunión técnica de tres días de duración, durante la cual los representantes de organismos de promoción comercial de 22 países examinaron las dificultades y los éxitos de distintas estrategias exportadoras. Los países en desarrollo presentes expusieron claramente sus necesidades y esperanzas en materia de asistencia técnica en este campo.

    Competencias para la exportación

    Por último, los exportadores necesitan formación, por ejemplo, sobre mejoramiento de la competitividad, gestión de la calidad, embalajes, aspectos jurídicos del comercio internacional, desarrollo de los recursos humanos, diversificación y comercialización de productos, y la utilización eficaz de la información comercial, es decir, precisamente lo que el CCI ha venido haciendo desde hace 35 años. Estamos convencidos de que este tipo de desarrollo de capacidades es hoy más necesario que nunca. La dificultad reside en encontrar la financiación para realizarlo.

    La comprensión de las normas de la OMC, la formulación de las estrategias nacionales de exportación y la mejora de las competencias exportadoras son las tres esferas prioritarias en relación con el desarrollo de las capacidades nacionales. El CCI estima que las iniciativas que se toman en dichas esferas abren posibilidades sumamente prometedoras de aumento de las exportaciones y creación de empleo en los países en desarrollo.