•  SP header 
  •  

    Camerún: Asociación de apoyo a empresarias estimula a las exportadoras

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 4/2003

    Entrevista con Gisèle Yitamben, de la ASAFE

    En Camerún, la ASAFE, organización nacional de apoyo a las empresarias, está alentando a las mujeres a superar su vulnerabilidad económica y social, ofreciendo formación empresarial, estableciendo contactos con otras redes y definiendo estrategias de exportación para sus miembros.

    Gisèle Yitamben, fundadora de la ASAFE, cobró conciencia de los problemas específicos de las empresarias cuando trabajó para el Instituto Panafricano de Desarrollo, en los años 1980.

    Una carrera de obstáculos

    En esa época, a pesar de que trabajaban con ahínco, las condiciones de vida de las mujeres no rebasaban el nivel de subsistencia. No había entidades que respaldaran a las empresarias. Las instituciones de apoyo al comercio beneficiaban a las empresas más grandes, propiedad de hombres, que comercializaban los cultivos comerciales tradicionalmente producidos por hombres. Además, la legislación autorizaba a los hombres a impedir la actividad comercial de las mujeres si consideraban que ésta perturbaba la vida familiar.

    "Pero incluso hoy son muy pocas las mujeres que poseen o dirigen empresas de exportación", observa la Sra. Yitamben. "De nuestras 5.000 afiliadas, apenas 120 son propietarias de empresas, sólo 20 están exportando y diez exportan fuera de África." Según ella, los principales escollos al aumento del número de empresarias son: "poco interés por las empresas de mujeres; escasos recursos humanos calificados; programas comerciales inadaptados a las necesidades de las empresarias; intercambios insuficientes Norte-Sur y Sur-Sur, y acceso desigual a los mercados."

    Soluciones acordes a las necesidades

    "Las asociaciones como ASAFE pueden ayudar a las mujeres a superar las dificultades que frenan el crecimiento de sus empresas y el acceso a los mercados de exportación", dice la Sra. Yitamben. Por ejemplo, pueden:
    • compartir recursos para conseguir tecnología, pues los intercambios en las asociaciones permiten mejorar la conectividad y compensar la escasez de equipos informáticos individuales;
    • ofrecer enseñanza y formación para ayudar a las mujeres a obtener nuevas ocupaciones y mejorar las prácticas empresariales;
    • llevar a cabo estudios de mercado y aportar información para facilitar las exportaciones, y
    • servir de catalizadores del desarrollo, poniendo a sus miembros en contacto con otras asociaciones de mujeres y con redes empresariales confirmadas, y representándolos en los niveles local, nacional, regional e internacional.

    Lanzarse a exportar

    Según la Sra. Yitamben, "las exportadoras necesitan concentrarse en desarrollar nuevos productos, aumentar sus exportaciones actuales y buscar oportunidades para seguir creando empresas en el país". Para apoyar a las exportadoras, propone las siguientes medidas: "reforzar los programas de formación, formar redes de exportadoras a nivel continental, impulsar iniciativas para movilizar a las mujeres de zonas rurales apartadas y establecer centros para aunar y compartir recursos."

    La ASAFE entrega a sus organizaciones miembros información sobre mercados, obtenida de la internet y de las cámaras de comercio. Actualmente, prepara un portal web para promover los productos de sus miembros.

    Emplear tecnología para crear oportunidades

    Las tecnologías de la información y las comunicaciones sirven también para mantener contactos con otras redes, conseguir información de mejor calidad y seguir la evolución del mundo. La internet facilita una gestión flexible del tiempo a mujeres que están agobiadas por sus múltiples responsabilidades y compromisos sociales. Para los miembros que no pueden costear la compra de equipos, la ASAFE dispone de un centro internet donde comparten sus recursos.

    Crear competencias técnicas

    Además de proporcionar acceso a computadoras y a la internet, la ASAFE enseña a sus miembros cómo utilizarlas. También invita a sus asesores y a expertos gubernamentales a impartir formación y prestar asesoramiento a los miembros de la ASAFE sobre aspectos esenciales de la competitividad comercial, como el control de la calidad.

    Por otra parte, la Asociación tiene un centro de formación para jóvenes (45% de varones y 55% de mujeres). Allí se ofrecen diversas opciones de capacitación técnica, inclusive cursos basados en la web. En la matrícula se mantiene siempre un porcentaje superior de mujeres, que pagan sólo el 50% de los derechos de inscripción. "Sin estas medidas", dice la Sra. Yitamben, "la gran mayoría de los participantes en el programa serían hombres".

    Las redes como alternativa

    La Sra. Yitamben también insiste en que las organizaciones de apoyo a las mujeres deben cooperar con otras redes, en particular de empresarias. Las redes de colaboración son importantes, ya que pueden abrir oportunidades de exportación al multiplicar los contactos que redundan en asociaciones provechosas para todas las partes.

    En 1992, encabezó una misión comercial Sur-Sur a la India, financiada por el Banco Mundial. "Estudiamos organizaciones paralelas y soluciones alternativas, como la experiencia de la SEWA [véanse las págs. 6-7], que nos pareció válida y reproducible en Camerún."

    Las asociaciones como catalizadores del éxito

    Los interlocutores

    La Asociación de Apoyo a la Mujer Empresaria colabora con otras organizaciones de apoyo a las mujeres en Benin y la República Democrática del Congo, y con la Federación Africana de Empresarias. Otro asociado esel Centro de Comercio Internacional, principalmente en formación y creación de redes de información. La ASAFE está adaptando los módulos didácticos del CCI sobre gestión de empresas y exportación de servicios a las condiciones de Camerún (véanse las págs. 18-19).

    El respaldo internacional

    La Sra. Yitamben piensa que la comunidad internacional podría acelerar el desarrollo de África colaborando con las asociaciones de empresarias. Hasta ahora, han recibido apoyo pequeños proyectos de trabajadoras independientes y de microfinanciación para mujeres pobres. "La asistencia es escasa para las mujeres que no forman parte de las categorías más pobres. Me gustaría saber que muchas organizaciones internacionales tenderán una mano a las asociaciones de apoyo a las mujeres. En efecto, las mujeres son más eficaces y más responsables, y casi siempre reembolsan sus deudas."

    "También me gustaría que el CCI estableciera un programa plenamente dotado para empresarias, y que el Banco Mundial dedicase mayores recursos financieros a los programas de apoyo a las mujeres. Por ahora, las Naciones Unidas y sus organismos invierten sólo en microproyectos", dice la Sra. Yitamben. "Lo que se necesita es que la comunidad internacional destine más inversiones y servicios de apoyo más estructurados."



    Organización: Asociación de Apoyo a la Mujer Empresaria (ASAFE)
    Sede: Douala, Camerún
    Miembros: 5.000 trabajadoras independientes, 120 de las cuales son propietarias de empresas
    Personal: 15 asalariadas, a saber, la fundadora, dos coordinadoras, cuatro instructoras y ocho encargadas de contactos y promoción
    Sitio web:http://www.asafe.org
    Consejo a otras empresarias: "Traten de colaborar. En esto queda mucho por hacer. Quienes tienen un interlocutor en el país a donde quieren exportar cosechan grandes beneficios (por ejemplo, mujeres de la República Democrática del Congo que tengan un contacto o asociado en Camerún, y viceversa). Las redes entre empresas son muy importantes. Establecer una red de pequeños exportadores de toda África debería ser una prioridad para las asociaciones de empresarias de la región."



    ¿Quiénes integran la ASAFE?

    La Sra. Yitamben fundó la ASAFE en 1987. Hoy, el 90% de sus miembros dirigen pequeñas empresas en diversas actividades, como textiles, transformación de alimentos (por ej., pescado ahumado), comercio minorista y servicios (peluquerías, confección, etc). La mayoría son independientes o poseen pequeñas empresas que emplean de cinco a diez personas. El 70% provienen de zonas urbanas, y el 30%, de distritos rurales de todo el país.

    Casi todas las miembros de la ASAFE, sobre todo en el segmento de edad de 20-40 años, han terminado la enseñanza primaria. Muchas han cursado al menos parte de la enseñanza secundaria, y unas pocas tienen educación universitaria.

    Fuentes de financiación

    Las miembros de la ASAFE pagan una cuota anual proporcional al tamaño de su empresa, pero la Asociación no llega a autofinanciarse, ya que sus miembros no pueden asumir el costo elevado de los servicios recibidos. Parte de la financiación es asegurada por fuentes externas, como el Gobierno del Japón y las ONG suizas Action de Carême y Pain pour le Prochain. También contribuyen varias fundaciones e iglesias de los Estados Unidos; además, la ASAFE ha recibido ayuda de la Agencia Canadiense de Desarrollo Internacional y de ONG internacionales.


    Entrevista realizada por Mary Treacy, Asistente de Redacción de Forum de Comercio. Para más detalles sobre la ASAFE, diríjase a Gisèle Yitamben (gisele.yitamben@asafe.org).