•  SP header 
  •  

    Barreras ambientales al comercio: ¿Quién gana, quién pierde y cuánto?

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 2/2001

    La interacción entre el comercio y el medio ambiente es uno de los temas más difíciles para la OMC, en parte debido a la escasez de datos estadísticos fiables. Un estudio realizado con instrumentos de análisis de mercado del CCI y datos provenientes de la base COMTRADE, de las Naciones Unidas, y la base de datos de la UNCTAD sobre obstáculos al comercio trata de aportar algunas cifras indispensables para el debate.

    P: Según muchas organizaciones ambientales, las normas de la OMC han coartado las iniciativas encaminadas a restringir el comercio de productos peligrosos para el medio ambiente. ¿Cuáles son las conclusiones de su estudio?

    R: Como es sabido, las normas de la OMC autorizan claramente a los países a establecer barreras comerciales por motivos ambientales. Nuestro estudio tenía por objeto determinar el grado en que se aplican tales sanciones, sobre qué productos, y los efectos de las mismas. De 4.917 productos de comercio internacional examinados, sólo 1.171 no son objeto de barreras ambientales (en adelante, BA). Los otros 3.746 productos, que tropiezan con barreras por lo menos en un país importador, representaban el 88% del tráfico mundial de mercancías en 1999 (excluidos los servicios). Podría decirse que la gran mayoría del comercio internacional está potencialmente sometida a BA.

    P: ¿No es demasiado?

    R: En realidad, no se trata de que el 88% de los bienes comercializados internacionalmente tropiecen directamente con estos obstáculos. El valor de las transacciones efectivamente restringidas por las BA se eleva a US$ 679.000 millones, es decir, el 13% del comercio mundial. De los 3.746 productos citados, el 86% de las exportaciones en valor superan dichas barreras. Esto significa que los exportadores se concentran en los mercados libres de restricciones. Desde otro punto de vista, un estudio efectuado por la OMC en 1999 mostró que cerca del 11% de las 2.300 notificaciones de medidas tomadas en virtud del Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio se referían a cuestiones ambientales.

    P: ¿Son éstas realmente medidas relacionadas con el medio ambiente? Algunos países en desarrollo se han quejado - incluso oficialmente ante la OMC - de que se trata de un proteccionismo disfrazado de los países industriales.

    R: Nuestro enfoque fue práctico. Al exportador no le interesa si se trata de la protección del medio ambiente o de un proteccionismo económico disfrazado. Le interesa poder exportar.

    P: Otra cuestión que se plantea es la del ámbito de las BA, por ejemplo, si se aplican a uno o varios países.

    R: Dividimos los productos en tres categorías: los que no son objeto de BA por los 134 principales países importadores; los que son objeto de BA por lo menos en un país, y los productos respecto de los cuales por lo menos el 25% de las importaciones mundiales en valor son objeto de BA directas (independientemente del número de países que apliquen tales medidas). Esta última categoría la llamamos "productos ampliamente afectados". En el caso de 44 productos, por lo menos el 90% del comercio mundial estaba afectado directamente por BA. El valor total de estos intercambios (US$ 41.000 millones) equivale al total de las exportaciones de Finlandia o a la mitad de las exportaciones de Irlanda. También era objeto de BA la mitad del comercio mundial de otros 258 productos, cuya cifra de negocios combinada era en 1999 de US$ 238.000 millones (4% del comercio mundial).

    P: ¿A qué productos se aplican BA?

    R: Los máximos niveles de protección por BA se observaron en alimentos, plantas, bulbos y flores cortadas. En conjunto, por lo menos el 90% del comercio mundial de estos productos fue objeto de BA en 1999.

    P: ¿Cuáles son los productos más afectados?

    R: Las piezas de carne bovina deshuesada, por un valor de US$ 5.200 millones de un total de US$ 5.400 millones del intercambio internacional, es decir, una tasa de cobertura del 97%. Pero las tasas más altas no correspondían sólo al sector agrícola. Los automóviles de gran tamaño figuraban en primer lugar entre los productos industriales, con US$ 57.000 millones afectados, de un total de US$ 81.000 (81%). Los camiones, automóviles más pequeños y piezas de motor se destacaban en otros segmentos de BA (encabezaban las categorías de 70%-80%, 50%-60% y 10%-20%, respectivamente).

    P: ¿Hay otros productos importantes afectados?

    R: En nuestra lista figuran 100 productos. Se destacan la madera de coníferas, el gas natural, el calzado, los medicamentos y los teléfonos.

    P: En principio, éstos no son productos considerados habitualmente como nocivos para el medio ambiente.

    R: Tuvimos que tomar en consideración todas las barreras comerciales relacionadas con el comercio y los motivos que pueden esgrimir los países importadores de conformidad con las normas de la OMC - protección de la salud y la seguridad de la fauna, la flora, los animales domésticos y las personas, y del medio ambiente en general.

    En un sentido estricto, sólo una pequeña parte de las restricciones obedece a cuestiones ambientales. Pero no hubiese tenido sentido limitarse a estas normas, ya que a los países exportadores les preocupan todas las barreras comerciales. Aunque la protección de la fauna está relacionada con un número reducido de productos afectados, determina en cambio el nivel más estricto de restricción. El ecoetiquetado se practica en cerca de 1.400 productos, cuya cifra de negocios global se avecina a US$ 251.000 millones.

    También fue necesario examinar toda la gama de BA aplicables, que no se limitan a la prohibición de las importaciones: recargos de aranceles, gravámenes suplementarios e impuestos internos sobre las importaciones - conocidos como medidas para-arancelarias en la UNCTAD; medidas financieras (pagos por adelantado, más de un tipo de cambio aplicable, retrasos en las transferencias, etc.); medidas sobre la extensión automática de licencias (licencia automática, vigilancia previa); medidas de control de la cantidad (extensión de licencias no automática y autorizaciones previas, contingentes, prohibiciones, restricción de exportaciones y restricciones por empresa); medidas monopolísticas (cauce único para importar, uso obligatorio de servicios nacionales), y medidas técnicas (especificaciones, inspección previa a los despachos, trámites de aduana especiales, obligación de devolver los productos usados, obligación de reciclaje).

    Las BA pueden incluirse en todas estas categorías. Por ejemplo, las medidas financieras pueden consistir en la exigencia de depósitos reembolsables. Los contingentes de protección del medio ambiente en virtud del Protocolo de Montreal (capa de ozono) se incluyen en las medidas de control de la cantidad. En total, 115 medidas tienen la capacidad potencial de afectar el comercio internacional; de éstas, sólo 43 son efectivamente impuestas por los países importadores.

    P: ¿A quiénes afectan más estas BA?

    R: Las conclusiones de nuestro estudio son muy claras: los exportadores de los 49 países menos adelantados (PMA) están mucho más expuestos a las BA que los exportadores de otros países. Aunque sólo la mitad de las exportaciones de los PMA son productos afectados potencialmente por las BA, un 40% de estos productos están directamente afectados, proporción que en los demás países es inferior al 20%. Los PMA - pobres entre los pobres - tropezarán probablemente con mayores obstáculos a medida que crezcan las preocupaciones ambientales en todo el mundo, sobre todo en lo que atañe a los productos agrícolas, que constituyen sus principales exportaciones.

    Friedrich von Kirchbach y Mondher Mimouni, del CCI, conjuntamente con Peter Cornelius, del Foro Económico Mundial, llevaron a cabo el estudio mencionado para el Global Competitiveness Report del FEM. Para más detalles, diríjase a F. von Kirchbach, Jefe de la Sección de Análisis de Mercados del CCI (vonkirchbach@intracen.org).