•  SP header 
  •  

    Ayuda para el Comercio: La reunión de Montreux aporta la voz empresarial a las evaluaciones de Ayuda para el Comercio

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2007, © Centro de Comercio Internacional

    De la política comercial al diseño de proyectos, escuchar la voz empresarial es la clave para asegurarse que la Ayuda para el Comercio impulse realmente las exportaciones.

    El pasado mes de junio, dirigentes de asociaciones empresariales de África, América Latina, Asia y Europa se reunieron con expertos de comercio en Montreux, Suiza, para forjar ideas sobre la mejor manera de canalizar la ayuda extranjera destinada a impulsar las exportaciones de los países en desarrollo. Los tres días de diálogo sobre "Sector privado y Ayuda para el Comercio" fueron organizados por el CCI y el Centro Internacional de Comercio y Desarrollo Sostenible (ICTSD por su sigla en inglés), organización no gubernamental con sede en Ginebra.

    "Nos alegra que el CCI y el ICTSD organizaran este diálogo con el sector privado que es una parte interesada muy importante de la Ayuda para el Comercio", comentó Valentine Rugwabiza, Directora General Adjunta de la OMC.

    Un equipo de trabajo de Ayuda para el Comercio, creado por la OMC, hizo una serie de recomendaciones sobre la mejor manera en que la Ayuda para el Comercio puede contribuir a que los países desarrollen sus economías en el contexto del Programa de Doha para el Desarrollo.

    En el diálogo de Montreux se analizó la idea del grupo de trabajo según la cual, al sector privado le cabe un papel importante en la Ayuda para el Comercio. El grupo de trabajo entendió que aumentar el diálogo entre el sector público y los empresarios privados mejoraría la efectividad de la evaluación de la ayuda para necesidades comerciales, el diagnóstico y la aplicación, así como la evaluación de la efectividad de esta última.

    Incorporación en la ecuación



    En el diálogo de Montreux se concluyó que los programas de Ayuda para el Comercio deberían considerar al sector privado como:

    • asociado en el diseño y la ejecución de proyectos,
    • defensor de la política comercial, y
    • beneficiario de programas de gestión y financiación de exportaciones ampliamente asequibles.
    Dos estudios de casos -uno sobre las operaciones aduaneras en Ghana y el otro sobre instalaciones de almacenamiento en frío en Malí- mostraron que incorporar a las empresas como asociadas contribuye a impulsar la competitividad de las exportaciones. Todas las partes reconocieron que era importante comprender las cuestiones relacionadas con la lentitud de los trámites aduaneros y el deterioro de productos frescos. El proceso de Ayuda para el Comercio contribuyó a propiciar el diálogo entre empresas y gobiernos, proporcionar el dinero inicial y abrir nuevos caminos para que las operaciones sean eficientes y sostenibles desde el punto de vista financiero.

    Un caso de Zambia ilustró el aporte de la Ayuda para el Comercio a la puesta en marcha de la defensa de la política comercial por conducto de una organización empresarial. Los asistentes constataron el valor que tiene mancomunar las opiniones de todas las organizaciones representantes de empresas -incluidas las microempresas y las pequeñas y medianas empresas (PYME)- y dotar a los representantes del sector privado de la capacidad analítica necesaria para defender con propiedad asuntos relativos a la política comercial.

    También se presentaron casos de Perú y Uganda sobre formación en gestión para las pequeñas empresas y las instituciones nacionales de comercio que trabajan con ellas. El acceso a la financiación sigue siendo una limitación. La clave es diseñar programas asequibles para una amplia gama de PYME de manera que no se les consideren subvenciones ni distorsiones del mercado.

    Exámenes regionales de la OMC



    A finales de este año, la OMC procederá a un examen general de las actividades de Ayuda para el Comercio junto con el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Africano de Desarrollo y el Banco Asiático de Desarrollo, después de hacer tres evaluaciones regionales en África, América Latina y el Caribe, y Asia.

    La OMC pidió que el CCI aporte el punto de vista del sector empresarial a dichas evaluaciones, habida cuenta de su experiencia exitosa en lo que respecta a la incorporación del sector empresarial en las negociaciones entre países en desarrollo. El diálogo de Montreux fue un primer paso en el proceso de ayudar al sector privado para que contribuya efectivamente en dichos exámenes regionales.

    Véase también la sección Round Tables en :http://www.intracen.org/mts  

    Redactores: Rajesh Aggarwal, Julie-Anne Lee y Natalie Domeisen, CCI.