•  SP header 
  •  

    Ayuda para el Comercio: Inversión en la gente

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 2/2009 
     

    El Segundo Examen Global de la Ayuda para el Comercio que acogió la OMC a comienzos de julio reveló esferas de consenso sobre el camino por delante. Uno tras otro, los jefes de organizaciones internacionales exhortaron a que se pasara a la fase de aplicación, resistencia al proteccionismo, más financiación para el comercio y mayor intervención del sector privado, así como a que se concluyera la ronda de Doha. Fortalecer la dimensión regional de la Ayuda para el Comercio, alentar la responsabilización de los países y evaluar mejor el impacto también fueron puntos destacados del orden del día. "Si, en 2007, la Ayuda para el Comercio era urgente, hoy es esencial: es la inversión que permitirá a muchos países en desarrollo prepararse para salir de la crisis mejorando su capacidad comercial", declaró en el evento Pascal Lamy, Director General de la OMC.

    Creemos en la importancia de la Ayuda para el Comercio para operar un cambio positivo en los países. Nuestra tarea consiste en convertir imperativos comerciales más amplios en realidades para el sector privado en el terreno y asegurar que generen beneficios para quienes más los necesitan.

    El ITC es Ayuda para el Comercio al 100% y desempeña un papel concreto en los tres primeros de los cinco pilares que la sustentan, a saber: política comercial y reglamentación del comercio; desarrollo del comercio; fortalecimiento de la capacidad productiva, ajuste relacionado con el comercio e infraestructura relacionada con el comercio.

    A raíz de la actual crisis económica, la mente de los gobiernos se centra en aquellas opciones políticas de comercio y desarrollo que más aporten a sus economías. Ayuda para el Comercio es un programa complejo de por sí y frente a la complejidad añadida que trajo aparejada la crisis, nos corresponde el importante rol de asegurar que los asuntos planteados y las oportunidades se entiendan bien, no sólo en los países en desarrollo y la comunidades donantes sino también y, sobre todo, en la comunidad empresarial.

    El ITC alienta vivamente la participación del sector privado en la Ayuda para el Comercio y se propone fomentarla a tres títulos. En primer lugar, a título de beneficiarias: la capacidad de las empresas privadas de sacar mayor ventaja del sistema mundial de comercio y expandirse en forma sostenible ha de ser el resultado principal de esta iniciativa. En segundo lugar, a título de asociadas, mediante una participación activa de las cámaras de comercio; las instituciones financieras, incluidos los bancos de desarrollo; las fundaciones y las asociaciones del sector empresarial cuyo aporte es crítico para lograr que la ayuda sea más eficaz o reducir el riesgo. Y por último, en calidad de facilitadoras de acceso al mercado, puesto que las grandes empresas globales pueden desempeñar un papel importante en la incorporación de pequeños productores en las cadenas de suministro mundiales

    Aunque la infraestructura "pesada" es indispensable para posibilitar el comercio, la infraestructura "liviana" es la que dota a las empresas de competitividad. La inversión en la gente es clave porque quienes se dedican al comercio necesitan redes de apoyo bien informadas y conocedoras de los mercados comerciales para poder aprovechar oportunidades de exportación y adaptarse en un mundo cambiante.

    En este número de nuestra revista exploramos visiones políticas más amplias a través de destacados comentaristas internacionales, pero también procuramos equilibrarlas con relatos de personas y empresas exitosas a pesar de los cambios de la economía global. Se trata de experiencias que nos inspiran a todos y ofrecen un cuadro realista de lo que se puede lograr a través del comercio en beneficio de comunidades de países en desarrollo.

    El ITC sigue abogando por el comercio en el contexto de la Ayuda para el Comercio. A nuestro entender, el diálogo público-privado es aún más crítico para garantizar que las decisiones se tomen colectivamente y estén respaldadas por la debida información y un buen conocimiento de aquello que aporta una diferencia en el terreno.

    Queremos apoyar la toma de decisiones en estos momentos en que es preciso escoger entre opciones tan difíciles.