•  SP header 
  •  

    Auge del comercio digital: ¿Están preparados los países en desarrollo?

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 1/2001

    La exportación de servicios, programas y equipos informáticos ofrece grandes oportunidades a los países en desarrollo y en transición. Además, las nuevas tecnologías permiten reducir costos y mantener una presencia en el mercado internacional. Pero: ¿están los beneficiarios eventuales dispuestos a lanzarse a la aventura digital?

    uevos métodos, negocios tradicionales...

    La economía digital está transformando el comercio internacional, al modificar las prácticas mercantiles y favorecer la aparición de nuevos intermediarios. A los negocios tradicionales se aplican hoy nuevos métodos, pero también van surgiendo nuevas oportunidades comerciales: esto es, en suma, el comercio electrónico.

    Los cambios del mercado

    El comercio electrónico abre nuevas puertas a las empresas de vocación exportadora, y especialmente a las más pequeñas. En particular, acelera la obtención de factores de producción, racionaliza las cadenas de abastecimiento y distribución para las exportaciones (es decir, elimina intermediarios) y reduce los costos de transacción. En síntesis, ayuda a las empresas a reubicarse en el mercado internacional.

    Adquirir competencias para el comercio electrónico no implica que el exportador tenga que usar técnicas digitales en cada etapa de sus transacciones internacionales. De momento, el mercado no lo exige.

    No obstante, los empresarios deben poner todo su empeño en adquirir las destrezas técnicas necesarias. Para ello se requiere una respuesta concertada, no sólo de la empresa, sino también de los planificadores del sector público y de los directivos de las instituciones de apoyo al comercio (en especial de los bancos).

    Un enfoque por etapas

    Las competencias digitales deberían adoptarse en forma paulatina. Dicho sucintamente, hay que comenzar por la capacitación de algunas personas; en seguida, se debe crear una presencia básica en la web, y "conectar" la empresa a fin de disponer de una infraestructura de comunicaciones para todos los usuarios. Luego, se extienden la red y las prácticas digitales a los asociados, clientes y proveedores, y por último se formulan estrategias competitivas basadas en el uso del comercio electrónico. Las pequeñas y medianas empresas (PYME) de las economías en desarrollo y en transición no tienen que preocuparse por adquirir este nivel digital en lo inmediato.

    Se trata, más bien, de que los programas públicos se concentren en lograr para las empresas exportadoras una capacidad digital suficiente para afirmar su presencia en el mercado internacional, y comiencen a introducir sistemas comerciales electrónicos en sus operaciones internas.

    Con el tiempo, las empresas deberían conseguir una plena capacidad de respuesta digital, nivel mínimo de competencias electrónicas que se espera de las empresas exportadoras más eficaces.

    Nuevas oportunidades comerciales

    Las tres principales categorías de oportunidades comerciales surgidas en los últimos años se encuentran en la exportación de servicios, los programas y los equipos informáticos. El auge de la exportación de servicios que utilizan tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) responde a la transformación de las prácticas empresariales y la aparición de nuevos intermediarios. Las exportaciones de programas y material informático ofrecen oportunidades principalmente en el marco de alianzas con empresas multinacionales.

    Exportación de servicios

    La internet facilita el acceso de los proveedores de servicios a la arena internacional. Ese mayor alcance les permite añadir valor a su oferta, diversificándola y también adaptándola a la demanda de la clientela. Las nuevas posibilidades de exportación para los proveedores tradicionales favorecen a las empresas con una trayectoria confirmada. También hay nuevas oportunidades de exportación en los segmentos basados en la web. Estos incluyen la gestión de portales, el desarrollo de contenidos, el diseño y promoción de sitios web, la capacitación digital, la gestión de proyectos en línea y la consultoría de telemedicina.

    Desarrollo de programas

    Para la mayoría de los creadores de programas de los países en desarrollo y en transición, la mejor manera de exportar su oferta consiste en asociarse con productores de programas y empresas comercializadoras de soluciones en los principales mercados. ¿Por qué? Porque la mayoría de los conceptores de programas en los países no industrializados carecen del reconocimiento comercial o de la aceptación del mercado indispensables para colocar sus productos a nivel internacional. Para Kamar M.S. Aulakh, de Quark, Inc., "por lo que se refiere al mantenimiento, la adaptación de productos y los servicios de consultoría en tecnologías de la información, la subcontratación de empresas de países en desarrollo y en transición se está convirtiendo en un aspecto sumamente importante de la economía digital".

    Mercados para el material informático

    Según cálculos del CCI, basados en las estadísticas de COMTRADE (Naciones Unidas), el valor de la demanda mundial de equipos y componentes informáticos (sin contar el material eléctrico) se elevó a casi US$ 600.000 millones en 1998, y sigue aumentando a un ritmo de 12% a 15% anual. Dado que las nuevas tecnologías generan una demanda más amplia y sustancial de servicios y sistemas basados en la internet, se prevé que el mercado mundial de importación de material para las TIC alcanzará un valor superior a US$ 1 billón (1 millón de millones) antes de 2005. En efecto, las TIC registran una de las tasas más elevadas (quizás la más elevada) de crecimiento entre todos los sectores de exportación.

    Asociación con las multinacionales

    "La mejor estrategia consiste en colaborar con las empresas multinacionales (EM), en vez de oponerse a ellas, pues también éstas necesitan socios comerciales", dijo R.K. Verma, Director Ejecutivo del Centro de Investigación y Desarrollo de la Electrónica de la India, durante los debates del Foro Ejecutivo.

    El mercado de los equipos de TIC está dominado por las EM. Desde la perspectiva de los exportadores de países en desarrollo, las características de este mercado son las siguientes:

    • importantes dificultades para el ingreso de productores independientes;

    • separación geográfica y organizativa entre la investigación y concepción de productos, la producción misma y su comercialización;

    • producción focalizada en tareas o componentes, y no en la cadena de producción o montaje completa;

    • concentración en los niveles inferiores de la "escala de complejidad" del mercado (es decir, en los circuitos integrados y piezas de computadora) y limitaciones para progresar en la cadena de valor;

    • creciente competencia entre los subcontratistas de tareas y componentes, y prioridad a los precios y a la capacidad para responder al ciclo de vida, cada vez más breve, de los productos del sector, y competitividad determinada en gran medida por la cercanía de los principales mercados y polos de crecimiento (lo que es paradójico, dado que las TIC tienden por esencia a suprimir los efectos de las distancias geográficas).

    Las empresas de los países en desarrollo y en transición que se han implantado en el mercado de equipos para las TIC lo han logrado ante todo gracias a su participación en las redes - cada vez más extendidas - de abastecimiento y subcontratación organizadas por las multinacionales.




    Las competencias digitales en la empresa : Un enfoque por etapas

    Etapa 1: Eficiencia individual. Al ir intensificándose la presión de la economía digital, que exige una capacidad de respuesta total, hay que garantizar que el personal esté familiarizado con las nuevas tecnologías, y sepa servirse eficazmente de la internet y el correo electrónico.

    Etapa 2: Presencia básica en la web. Se trata de crear un sitio y de promoverlo entre la clientela y los proveedores, indicando la dirección en las tarjetas de visita y los membretes de la correspondencia. Recurra a un diseñador profesional. Exija la inclusión de información bien estructurada, un sistema de navegación fiable y rapidez de acceso. Evite las imágenes o dispositivos complicados.

    Etapa 3: "Infoestructura". Adapte los procesos internos según los modelos en línea de los ciclos de compraventa que afectan a sus clientes, asociados, proveedores y personal. Integre otros sistemas básicos en el proceso de desarrollo de la infoestructura. Establezca una red interna para que el personal de la empresa pueda consultar informaciones en un mismo punto de acceso.

    Etapa 4: Ampliación de la organización. Aumente el contenido de la información compartida. Empiece creando una red comercial externa, ofreciendo a sus clientes y asociados un acceso limitado y controlado a la infoestructura de la empresa.

    Etapa 5: Transformación de la empresa. Construya la red externa de acuerdo con el concepto de las "comunidades". Adapte el sitio web a los visitantes, desarrolle la capacidad de seguimiento de visitas y favorézcalas. Vuelva a diseñar los procesos en que se basa el sitio a fin de que respondan no sólo a las necesidades de eficacia interna, sino a la demanda de la clientela y los asociados.

    Etapa 6: Transformación estratégica. Llegar a esta etapa supone que la internet forma ya parte integral de los sistemas de la empresa, así como de sus procesos y, sobre todo, de su filosofía. Se trata ahora de que la dirección reflexione sobre la naturaleza de las actividades de la empresa y aplicar sus competencias digitales para redefinir, si procede, los productos y servicios que ofrece, la forma en que los ofrece y las consecuencias para sus relaciones con la clientela y los asociados.

    Fuente: I. Worrell, I. Sayers, P. Williams, CCI




    Oportunidades para los programadores de países en desarrollo

    Un importante creador de programas habla de los proveedores de países en desarrollo y en transición:

    "Para mantener nuestra buena posición en este mercado tenemos que asegurarnos los servicios de los programadores más brillantes.

    La concepción de programas es el negocio principal de Quark, y debe seguir siendo una función interna de la casa. Por consiguiente, no subcontratamos este trabajo a otras empresas, independientemente de los precios o rentabilidad ventajosa que nos ofrezcan.

    En cambio, en otros campos, como el mantenimiento, la adaptación de productos a los usuarios y los servicios consultivos en TI, la subcontratación a empresas de países en desarrollo y en transición está cobrando suma importancia.

    Por regla general, los criterios de selección para elegir a las empresas subcontratistas de TI son los mismos que se aplican a cualquier otra actividad. Las empresas importadoras se preocupan de dos factores primordiales: costos y calidad. Otro factor importante es la capacidad de cumplir con los plazos de entrega.

    Además de China, India y Singapur, hay varios otros países de Europa Oriental y Asia que ya han demostrado su capacidad o están abriéndose camino en este campo. En el sector de los programas informáticos, el secreto de toda relación de trabajo provechosa entre la casa matriz

    y las filiales o los subcontratistas es la comunicación, dado que la elaboración de programas es un proceso relativamente prolongado y difícil, que exige la celebración de consultas constantes entre los miembros de un equipo.

    Los planificadores de estrategias nacionales de exportación deberían focalizarse en la educación, la experiencia y las infraestructuras."

    Resumen de una entrevista con Kamar M.S. Aulakh, Vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Quark, Inc., de los Estados Unidos. El texto completo de la entrevista figura en el sitio web del Foro Ejecutivo ("July Brainstorming").

    ¿Están preparados los países en desarrollo?
    Tres estudios del CCI

    La serie de estudios que se llevaron a cabo en preparación para el Foro Ejecutivo 2000 indicó que las empresas con un buen nivel de competencias digitales son una excepción. En efecto, los círculos empresariales de la mayoría de las economías en desarrollo y en transición no han unido sus fuerzas, ni para adquirir calificaciones electrónicas ni tampoco para utilizar la internet como instrumento que les permita aumentar o al menos mantener su competitividad internacional.

    Las PYME y el uso de las TIC

    En el marco de uno de los estudios, el CCI tomó contacto con 50 PYME "digitalmente conectadas" de Asia sudoriental, África septentrional, el Oriente Medio y Europa Oriental. Se trataba de conocer su opinión sobre las TIC como herramienta de desarrollo comercial y evaluar su nivel de preparación para el comercio electrónico.

    Los resultados fueron sorprendentes. La conectividad era considerada como un instrumento de comunicación muy útil, pero no como un factor esencial de competitividad. Las TIC eran importantes para forjar una cultura empresarial moderna e innovadora; en cambio, su influencia directa era escasa o nula por lo que se refería a las perspectivas de ventas o a la eficacia de las compras.

    Muy pocos de los empresarios consideraban que sus actividades debían incluir una estrategia de integración a la web. Tampoco creían que la aplicación de las TIC iba a convertirse en un elemento fundamental de sus estrategias de desarrollo empresarial. Para la aplastante mayoría, las transacciones sin problemas que promete el comercio digital están todavía muy lejos, debido a las dificultades inherentes a la introducción de mecanismos de financiación y pago en línea, y de recaudación de derechos de aduana y otros gravámenes.

    Prácticas de compra en línea de las PYME exportadoras de ropa

    Un segundo estudio se centró en el uso de la internet como medio para generar buenos rendimientos en las compras. Se examinaron las prácticas de exportadoras de confección en Bangladesh, Filipinas y Sri Lanka que importan una parte considerable de los tejidos que utilizan. El estudio confirmó que la única aplicación usada hasta ahora por estas empresas era el correo electrónico. La mayoría no veía la necesidad de servirse de la internet para encontrar nuevas fuentes de aprovisionamiento. Ninguna utilizaba las funciones de "solicitud de cotización". Tampoco compraban o usaban los servicios logísticos ofrecidos en la red.

    Organizaciones nacionales de promoción del comercio

    Un tercer estudio de 51 organizaciones de promoción comercial de países en desarrollo y en transición puso de relieve que su respuesta a las demandas de la economía digital era desigual. Menos de la mitad de las personas consultadas por el CCI señalaron que sus estrategias nacionales de desarrollo de las exportaciones incluían componentes específicos sobre comercio electrónico. Entre los países que se habían dotado de estrategias de comercio digital, pocos disponían de un enfoque integrado que les garantice un entorno favorable al crecimiento o de programas globales de apoyo al sector empresarial.

    Brian Barclay, del CCI, coordinó el Foro Ejecutivo 2000. Natalie Domeisen comoderó las discusiones por correo electrónico que precedieron el Foro mismo.




    La competencia digital en términos operativos

    Las empresas pueden:

    • Realizar estudios de mercado preliminares y detectar posibles interlocutores comerciales.

    • Entablar y mantener contactos regulares por correo electrónico.

    • Conseguir referencias para la obtención de créditos.

    • Negociar contratos.

    • Transmitir y firmar contratos utilizando medios digitales.

    • Cursar pedidos de materiales y controlar su fabricación y entrega.

    • Facilitar la tramitación aduanera de los materiales importados.

    • Coordinar la producción y entrega con los subcontratistas.

    • Facilitar al comprador datos sobre la producción y entrega de sus pedidos.

    • Coordinar los despachos con los transportistas.

    • Obtener certificados de origen y otros documentos de exportación.

    • Organizar el pago a los proveedores y recibir pagos de compradores.