•  SP header 
  •  

    Asociaciones público-privadas de Nestlé en la agricultura

     

     
     
    Forum de Comercio Internacional - No. 4/2009

    © Nestlé

    Primer fabricante de alimentos y bebidas del mundo, Nestlé obtiene sus materias primas agrícolas directamente de unos 160.000 productores y 600.000 agricultores en más de 50 países. Consciente de la importancia de esta relación directa, centra su estrategia de responsabilidad social empresarial en prácticas comerciales sostenibles en los sectores del agua, la nutrición y el desarrollo rural.

    En el marco de más de 20 asociaciones público-privada (APP), tanto oficiales como oficiosas, Nestlé colabora con productores agrícolas y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales (ONG) en la búsqueda de soluciones innovadoras para la gestión del agua y la agricultura sostenible en países en desarrollo. Por ejemplo, Nestlé invirtió en zonas rurales de China y Viet Nam y cooperó con autoridades locales en la adaptación de algunas experiencias y prácticas idóneas de otras regiones para aportar beneficios reales a comunidades agrícolas.

    Tecnología del biogás en la producción de leche en Shuangcheng, China,

    La fábrica de productos lácteos de Shuangcheng, en la provincia de Heilongjiang (China nororiental) se construyó en 1987; es la instalación más grande de su tipo en Asia y la cuarta mundial del Grupo Nestlé en términos de producción anual de leche.

    La demanda de productos lácteos del distrito aumentó rápidamente, pero junto con el aumento de la productividad llegaron los problemas. La Universidad de Berna hizo una evaluación de la sostenibilidad y el impacto ambiental de ese aumento, y demostró la importancia del almacenamiento adecuado del estiércol para evitar la contaminación de las aguas subterráneas. Ahora bien, la construcción de contenedores de estiércol costaba cara y no aportaba beneficios financieros inmediatos, por lo cual, los agricultores no tenían incentivos para hacer la inversión necesaria. Nestlé, apoyó una iniciativa de las autoridades locales, encontró una posible solución, económica y de tamaño adecuado en los "digestores" de biogás. Además de capacitar a los agricultores para asegurar el correcto manejo y almacenamiento del estiércol, agrónomos de Nestlé y autoridades locales ayudaron a instalar más de 1.500 pequeñas plantas de biogás.

    Los generadores de biogás no sólo ayudan a evitar la contaminación del agua, también producen energía suficiente para cubrir las necesidades de cocina y calefacción de los agricultores. Se están experimentando unidades más grandes con capacidad de generar electricidad adicional para diversos usos domésticos y comunitarios. Se trata de una tecnología simple que permite reducir el consumo de leña y carbón, así como aumentar el ahorro familiar, al tiempo que reduce las emisiones de carbono que agravan la contaminación atmosférica y el calentamiento global. Más importante aún, la producción de biogás ofrece a los agricultores un incentivo económico para gestionar eficazmente el estiércol de sus rebaños y reducir la contaminación del agua. Desde que Nestlé inició el proyecto de biogás en 2003, las actividades de formación y divulgación respaldadas por la empresa en 74 explotaciones piloto redundaron en una mayor demanda de esta tecnología por parte de los ganaderos.

    Promoción de la producción sostenible de café Robusta en la provincia de Dak Lak, Viet Nam

    En 2005, Nestlé comenzó a apoyar un proyecto de APP para promover la producción sostenible de Robusta en Viet Nam. Junto con el grupo Neumann Kaffee y la entidad alemana de cooperación internacional GTZ, puso en práctica un proyecto piloto de introducción de mejores prácticas en el cultivo y procesamiento sostenibles de café en Dak Lak, la mayor zona de producción de Robusta del país, y capacitación de los agricultores en técnicas de riego eficaces. También participaron en el proyecto los principales actores del sector cafetalero local: el Departamento de Agricultura y Desarrollo Rural, el Centro de Extensión Agrícola, la agencia CafeControl, el Instituto de Tecnología y Ciencias Agroforestales del Altiplano Occidental (WASI) y el Centro de Investigación de Suelos del Altiplano Central (CSC).

    Los resultados y experiencias acumulados por el proyecto se difundieron a escala nacional en cooperación con la Asociación del Café y el Cacao de Viet Nam. Luego, se estableció un sistema para hacer llegar a las comunidades agrícolas, la información sobre los resultados de la investigación en técnicas agrícolas y de procesamiento. A fin de asegurar que éstas reciban esa información y la capacitación necesaria se procede por etapas.

    ETAPA 1: Recopilación de toda la información pertinente y actualizada que se recaba en investigaciones locales sobre todos los aspectos de la cadena de suministro del café. Esta información se verifica y compila en prácticos documentos técnicos para la formación de instructores. A cargo del WASI y el CSC.

    ETAPA 2: Formación de divulgadores y agricultores modelo sobre métodos participativos de extensión agrícola (GTZ) y técnicas especializadas de producción de café, en sesiones de formación para instructores (seis módulos anuales a cargo del WASI y el CSC).

    ETAPA 3: Los expertos en divulgación adaptan el contenido de los módulos de capacitación técnica para instructores y los convierten en manuales de capacitación práctica para cafetaleros que se utilizan en escuelas agrícolas de zonas rurales (seis módulos anuales para grupos de 20 agricultores).

    ETAPA 4: En el proyecto se dan ejemplos estándar de buenas prácticas agrícolas, centrados en la gestión del riego y los fertilizantes, utilizando parcelas de demostración supervisadas por el WASI y el CSC.

    ETAPA 5: Los agricultores anotan sus actividades en un diario que sirve para calcular los resultados financieros y describir las relaciones insumo-producto. Los resultados se analizan en sesiones de formación organizadas en la escuela rural para que los agricultores aprendan de experiencias ajenas.

    Resultados del proyecto

    El proyecto de 2005 fue valorado positivamente por cafetaleros, organizaciones asociadas y responsables políticos. Concretamente, ayudó a aumentar la eficacia del riego de los cafetales, reduciendo un 60 por ciento el consumo de agua. Ahora, la experiencia adquirida se aprovecha en provincias vecinas.