•  SP header 
  •  

    40 años creando capacidades para comerciar ... y seguirán muchos más

     

     
     
    © Centro de Comercio Internacional, Forum de Comercio Internacional - No. 4/2004

    Photo: Bianco

    En 1964, cuando se creó el Centro de Comercio Internacional (CCI), los países en desarrollo estaban dejando atrás la época de la sustitución de importaciones y el comercio se encontraba esencialmente en manos del mundo industrializado. Los países en desarrollo y los países socialistas contribuían sólo con el 21% del comercio mundial, cuyo valor era de US$ 175.000 millones.

    Cuarenta años después, el comercio se ha multiplicado más de 40 veces, hasta alcanzar la vertiginosa cifra de US$ 7.300.000 millones (7,3 billones) al año, y ha llegado a todos los rincones del planeta. Las economías en desarrollo y en transición (171 Estados en total) tienen hoy una participación de 31%, es decir, 50% más que en 1964.

    Una bomba de tiempo

    El crecimiento del comercio ha sido extraordinario. Pero bajo estos logros se esconde una bomba de tiempo. Diez de las economías exportadoras en desarrollo y en transición - China, Hong Kong (Región Administrativa Especial de China), República de Corea, Malasia, México, Federación de Rusia, Arabia Saudita, Singapur, Taiwán (Provincia de China) y Tailandia - aportan cerca del 80% del comercio total de las economías en desarrollo y en transición.

    La situación es en extremo difícil para los 50 países menos adelantados (PMA), cuya participación en el comercio mundial es ínfima, ya que en estos 40 años pasó de 1,9% a apenas 0,6%.

    El problema es gigantesco, y amenaza con explotar desde hace varios años. Las olas de migración masiva, la agitación social y las pandemias tienen sus raíces en la pobreza y el abismo cada vez mayor que separa a ricos y pobres.

    En 1964, los grandes problemas comerciales de los países en desarrollo eran la falta de bienes de exportación, de capitales para aumentar la capacidad de la oferta, de acceso a los mercados y de competencias profesionales para exportar.

    Cuarenta años más tarde, las dificultades son quizá básicamente las mismas… pero el tiempo de detonación de la bomba se ha reducido considerablemente. Qué más puede hacer el CCI al respecto?


    El comercio de bienes ha crecido exponencialmente en 40 años, al pasar de US$ 175.000 millones en 1964 a US$ 7,3 billones (7.300.000 millones) en 2003. Pero mientras que los países desarrollados se han beneficiado de este crecimiento, la mayoría de los países en desarrollo no han prosperado. Las dificultades son extremas para los 50 países más pobres. En los últimos 40 años, su parte en el comercio mundial pasó de 1,9% a apenas un 0,6%.

    El comercio como instrumento para el desarrollo

    El CCI ya no es, afortunadamente, la única organización que ofrece asistencia técnica relacionada con el comercio (ATRC). Hasta hace muy poco, las agencias bilaterales de desarrollo no se interesaban por el comercio como herramienta para el desarrollo; por su parte, las agencias multilaterales comenzaron a ocuparse tímidamente del desarrollo del sector privado hace unos 20 años. Hoy, todas han reconocido que el comercio, impulsado fundamentalmente por el sector privado, puede actuar como un potente motor del desarrollo, y están prestando una atención creciente a su papel en el crecimiento social y económico.

    El CCI se ha empeñado constantemente en colaborar con las demás agencias de la ATRC. Hoy, en el nuevo contexto de la asistencia técnica, buscamos la forma de aprovechar nuestros 40 años de experiencia para contribuir de manera óptima al futuro de esta empresa colectiva.

    Más eficiencia para una nueva etapa en la historia del CCI

    El CCI ha venido racionalizando sus operaciones desde hace diez años, concibiendo nuevos mecanismos, metodologías, enfoques y programas. Además, ha promovido activamente la integración de los sectores privado y público en equipos nacionales que impulsen el desarrollo a través del comercio. Los beneficiarios, los organismos patrocinadores del CCI y los donantes han respondido con un apoyo entusiasta a los esfuerzos del CCI. En este número de aniversario de Forum de Comercio presentamos varias semblanzas de nuestra acción en este período.

    El CCI se apresta a escribir un nuevo capítulo de su historia. Otras agencias de desarrollo y empresas consultoras privadas, con medios mucho más importantes, operan hoy en ámbitos tradicionales del Centro. Esto no es una desventaja para el CCI, sino más bien una oportunidad para pasar revista a sus ventajas y adaptarlas a las nuevas condiciones de la ATRC.

    Dado que el CCI opera sobre la base de iniciativas de cooperación público‑privadas, en el centro de su acción se encuentran la creación de capacidades prácticas de exportación, las competencias relativas a la oferta, el perfeccionamiento de las instituciones de apoyo al comercio y la competitividad empresarial. Sin descuidar las demandas de la clientela ni la prestación de los servicios respecto de los cuales dispone de la "masa crítica" necesaria para desatar una reacción en cadena de desarrollo entre sus clientes, el CCI debe seguir inventando mejores medios para cumplir su mandato. Los ámbitos que se describen a continuación - firmemente arraigados en las capacidades técnicas del CCI - ofrecen, a mi juicio, oportunidades para que el Centro focalice sus esfuerzos y siga progresando en sus campos tradicionales.

    Cooperación público‑privada

    Desde su creación en 1999, el Foro Ejecutivo del CCI se ha convertido en el principal espacio de debate práctico sobre estrategias nacionales de exportación y en marco de referencia sobre fomento de las exportaciones. Los participantes han formado una red de consultas permanente y, con la orientación del CCI, han desarrollado instrumentos y metodologías para su propio uso. Ello les ayuda a optimizar el impacto de los escasos medios que sus países dedican al fomento de las exportaciones. La evolución del Foro Ejecutivo, que va en camino de convertirse en un programa global, cada vez más ambicioso, ofrece al CCI una oportunidad única para afirmar la importancia de su función de apoyo en un prometedor segmento que le es propio.

    Estímulo del comercio Sur‑Sur

    La organización de encuentros fructíferos entre compradores y vendedores de países del Sur ha sido una especialidad del CCI por más de 20 años. Recientemente, el CCI ha innovado con programas como Comprar a África para África, LatinPharma y AsiaHealthcare, así como con diversas técnicas para potenciar la eficacia del programa. Cada año, el sistema de las Naciones Unidas (NU) compra suministros humanitarios destinados a África por valor de US$ 3.000 millones, pero menos del 7% proceden de este continente. Comprar a África para África trata de corregir esta anomalía. Se estima que, en los próximos diez años, 60 importantes productos farmacéuticos que hoy facturan US$ 40.000 millones quedarán sin protección de patente, lo que abre interesantes perspectivas para las empresas farmacéuticas de los países del Sur.

    En términos más generales, Brasil observa ahora sistemáticamente el mercado chino, la India se interesa por el mercado brasileño y China busca posiciones en ambos. Las coordenadas geográficas del comercio mundial están cambiando. A las grandes empresas no les hará falta ayuda para beneficiarse de este cambio. En cambio, las pequeñas y medianas empresas (PYME) sí la necesitarán, y será entonces cuando el CCI podrá ofrecer soluciones originales. Los análisis de flujos comerciales específicos, los estudios de la oferta y la demanda, la búsqueda de asociados comerciales complementarios y el mantenimiento y mejora de los encuentros compradores/vendedores en sectores cuidadosamente seleccionados, como la salud y la enseñanza, constituyen un segmento prometedor que el CCI debería seguir ocupando creativamente.

    Reducción de la pobreza mediante las exportaciones


    Desde hace unos años, el CCI ha estado aplicando el concepto de reducción de la pobreza por medio del comercio, que integra en las cadenas de exportación de productos y servicios a las comunidades pobres capaces de suministrarlos. Se ha dado prioridad a los sectores con poca intensidad de capital, como la industria ligera, textiles, cuero, productos agrícolas y turismo en comunidades. Los resultados preliminares en Brasil, Camboya, El Salvador y la India han suscitado un gran interés entre la población rural y los gobiernos.

    El enfoque del CCI prevé la formación de alianzas entre cooperativas, asociaciones comunitarias, organizaciones no gubernamentales, empresas privadas y otros actores. Aunque el programa es todavía experimental, ha mostrado que existe un gran potencial en este segmento de la cooperación, que el CCI debería desarrollar y ocupar plenamente, sobre todo en el contexto de las iniciativas de "integración de aspectos comerciales", como las que se pueden impulsar en el Marco Integrado. Para aumentar el rendimiento de los recursos limitados de que dispone el programa, se están preparando guías para la "autoejecución" de los proyectos piloto.

    Defensa de la empresa en negociaciones comerciales

    Otro campo en el que la demanda de servicios del CCI crece con rapidez es la defensa de los intereses de las empresas en el contexto de las negociaciones comerciales. La evolución del sistema comercial mundial, bajo los auspicios de la Organización Mundial del Comercio (OMC), ha suscitado la necesidad urgente de impulsar un buen trabajo de equipo entre las autoridades y las empresas. Gracias a las iniciativas del CCI, los países del Sur están comprendiendo que dar mayor resonancia a la voz del sector empresarial y defender sus intereses en las negociaciones comerciales, como hacen los países del Norte, también puede ser útil para las economías en desarrollo y en transición. Las actividades de la red World Tr@de Net, que hoy integran 52 países, y los encuentros regionales de Empresas para Cancún, que precedieron la Reunión Ministerial de la OMC en México, contribuyeron a aumentar la presencia efectiva del sector empresarial en los equipos negociadores de países en desarrollo.

    Posteriormente, las reuniones de Empresas para el Desarrollo han seguido centrándose en las cuestiones regionales relacionadas con las negociaciones comerciales. La demanda futura se centrará en una asistencia más intensa a sectores como la agricultura, los textiles y prendas de vestir, y los servicios, así como en el acceso a los mercados, en particular para los productos no agrícolas, y las medidas comerciales correctivas. El CCI está perfectamente equipado para ayudar en estos ámbitos.

    Nuevas oportunidades en la exportación de servicios

    La globalización y las tecnologías modernas de la información y las comunicaciones han hecho del sector servicios el segmento de más rápido crecimiento en el comercio internacional. Para sorpresa de muchos, varios países en desarrollo y en transición están exportando servicios, y otros tantos podrían hacerlo para diversificar sus economías. El CCI ha intensificado sus esfuerzos y modificado su enfoque, a fin de apoyar a los exportadores de servicios. Su programa es objeto de una gran demanda en todos los países en desarrollo y en transición. La red ServiceExportNet del CCI, dedicada a los exportadores potenciales y los pequeños exportadores de servicios, está creciendo rápidamente.

    Para el CCI, la exportación de servicios es un terreno propicio, en el cual podrá ampliar sus actividades y responder a las nuevas tendencias del comercio en el siglo XXI. Además de los servicios, los segmentos relacionados con la biodiversidad y la cultura ofrecen al CCI oportunidades especiales para comprender e impulsar el desarrollo a través del comercio.

    Información comercial estratégica

    La información comercial - terreno en el que el CCI inició su acción hace 40 años - ha crecido exponencialmente desde la aparición de la internet. Más importante aún, los expertos predicen que, en el siglo XXI, el conocimiento y la rapidez en el uso de la información y los conocimientos técnicos determinarán qué países y empresas serán líderes del comercio mundial. El Secretario General de la ONU, Kofi Annan, ha subrayado la importancia de los cambios en curso: "En el mundo de hoy, el acceso a la información puede ser la llave para salir de la pobreza y progresar."

    Qué pueden hacer los productores y los comerciantes de los países de bajos ingresos para detectar rápidamente las oportunidades de negocios? La transparencia de las tendencias del mercado, las normas de competencia y el conocimiento de los obstáculos comerciales son requisitos previos para todos. Pero la transparencia comercial no es todavía una realidad para muchas empresas de las zonas remotas en el mundo en desarrollo y en transición, y tampoco para los agentes que negocian en su nombre.

    En cooperación con otras organizaciones, el CCI ha creado una serie de instrumentos de análisis de mercado, basados en la internet, eficaces y fácilmente utilizables, para mejorar la transparencia de los flujos comerciales, las condiciones de acceso a los mercados, la competencia y las oportunidades comerciales. Una evaluación externa reciente mostró el buen rendimiento de los instrumentos de análisis estratégicos de mercado del CCI, y señaló la importancia de redoblar los esfuerzos por asegurar la transparencia de los mercados internacionales.

    El CCI debe seguir ocupando este segmento, con iniciativas audaces que ayuden a los países en desarrollo a superar su precaria dependencia respecto de un número limitado de productos. Estos países necesitan nuevos mercados especializados para su reactivación social.

    Instrumentos prácticos

    La competitividad es la clave de la supervivencia y el crecimiento de las empresas. Por ello, la mayoría de las PYME de los países en desarrollo y economías en transición buscan instrumentos prácticos e innovadores de perfeccionamiento empresarial, adaptados a sus necesidades. Durante una década, el CCI ha creado una serie de guías sobre comercio internacional, "checkers" o evaluadores de las aptitudes para exportar, sistemas de evaluación comparativa, y materiales y metodologías de formación y asesoramiento. Estos medios auxiliares para el comercio y el fomento de las capacidades comerciales de las PYME se difunden por medio de las instituciones nacionales de apoyo al comercio, que los adaptan a las circunstancias de cada país o sector. Creaciones exclusivas del CCI, son objeto de una gran demanda y constituyen un campo en el que el CCI puede seguir innovando y progresando.

    Los próximos años

    La globalización es una realidad insoslayable. La competencia comercial internacional seguirá intensificándose. Hay que poner el comercio al servicio de todos. Pero los plazos para los pobres son urgentes. Hacen falta esfuerzos concertados, en mayor escala, para que los sectores desfavorecidos se integren en la economía mundial. El CCI seguirá aportando una contribución singular y pragmática a esta empresa colectiva.

    En estos 40 años, el CCI se ha forjado una sólida reputación como centro de excelencia en el ámbito de la asistencia técnica relacionada con el comercio y la formación de capacidades. Para defender su "marca de fábrica", el CCI debe conservar su pragmatismo, su respuesta a la demanda, su audacia y su dedicación exclusiva a sus esferas de competencia profesional. Las posibilidades de crecimiento son diversas, en las áreas en que el CCI ha logrado buenos resultados y demostrado su capacidad de acción. Esto es coherente con su cometido original: ayudar a las economías en desarrollo y en transición a conquistar mayores partes del comercio mundial. El CCI ya ha puesto manos a la obra, en previsión de las demandas que prevé para los años venideros. No obstante, el CCI también debe mantener la flexibilidad y creatividad indispensables para aprovechar los nuevos retos y oportunidades que se presentarán inevitablemente al mundo en desarrollo a medida que vaya cambiando el panorama comercial del siglo XXI.